Va­ria­do y en­tre­te­ni­do

Un pes­que­ro ideal pa­ra di­ver­tir­se con ami­gos y fa­mi­lia, y con­se­guir una va­ria­da pa­ra to­dos los gus­tos. Do­ra­dos, su­ru­bíes, pa­tíes y mu­cho más muy cer­ca de Ca­pi­tal Fe­de­ral.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fo­tos: JULIO POLLERO

In­mer­sos en la fie­bre que ge­ne­ra la pes­ca de pe­je­rrey, de­ci­di­mos cam­biar de es­pe­cie y bus­car al­gu­na al­ter­na­ti­va cer­ca­na a la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res que nos hi­cie­ra vi­vir una bue­na y cam­bian­te pes­ca va­ria­da de ca­li­dad. La idea era pro­bar tan­to con car­na­da vi­va co­mo con ar­ti­fi­cia­les pa­ra po­der cu­brir di­fe­ren­tes ran­gos den­tro de es­te ti­po de pes­ca. Ha­bla­mos con dis­tin­tos guías y ami­gos de va­rios lu­ga­res pe­ro la pro­pues­ta de Pa­tri­cio Ba­rre­to col­mó nues­tras ex­pec­ta­ti­vas y nos con­ven­ció rá­pi­da­men­te de ir a pro­bar al Pa­ra­ná Pa­vón.

Si bien es­te río no tie­ne el re­nom­bre de otros cur­sos cer­ca­nos, igual ge­ne­ra en el pes­ca­dor an­sias y ga­nas de pro­bar de qué se tra­ta, con qué nos pue­de sor­pren­der y, prin- ci­pal­men­te, el atrac­ti­vo de po­der cap­tu­rar al­gún pez de je­rar­quía.

Cuan­do el pes­ca­dor de­ci­de in­ten­tar con di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des, son mu­chas las co­sas que de­be­mos te­ner en cuen­ta pa­ra no fa­llar en el in­ten­to. Vea­mos...

Equi­pos uti­li­za­dos

La pes­ca con ar­ti­fi­cia­les la íba­mos a rea­li­zar con equi­pos de spin­ning y de bait­cas­ting. La in­ten­ción era tra­tar de cap­tu­rar es­pe­cies ta­les co­mo el do­ra­do y la ta­ra­ri­ra. Y ade­más, con car­na­da bus­car pa­tíes, su­ru­bíes y tam­bién do­ra­dos. Pa­ra los se­ñue­los ar­ma­mos

equi­pos li­via­nos de 8 a 14 li­bras (1 libra = 0,453592 ki­lo) de po­ten­cia, con un lar­go má­xi­mo de 1,80 m. Usa­mos tan­to re­eles fron­ta­les co­mo ro­ta­ti­vos chi­cos, car­ga­dos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to de 0,17 mm y con la con­di­ción de que tu­vie­ra un buen re­gis­tro de freno.

En cuan­to a se­ñue­los, lo ideal se­ría lle­var tres o cua­tro de los que pen­sa­mos an­da­rían se­gu­ro, pe­ro co­mo ca­si nun­ca fun­cio­na es­ta teo­ría, siem­pre car­ga­mos con nues­tro ar­se­nal fe­rre­te­ro en di­fe­ren­tes ca­jas or­de­na­do­ras pa­ra no te­ner in­con­ve­nien­tes o fu­tu­ras ex­cu­sas.

Tam­bién agre­ga­mos al­gu­nos se­ñue­los de lá­tex, ya que es­ta­ba la po­si­bi­li­dad con­cre­ta de pro­bar con las ta­ru­chas des­bor­des de la zo­na. Pa­ra la pes­ca con car­na­da lle­va­mos ca­ñas de has­ta 2,10 m de lar­go con una po­ten­cia má­xi­ma de 20 lb, re­eles ro­ta­ti­vos me­dia­nos car­ga­dos al­gu­nos con ny­lon 0,40 mm y otros con mul­ti­fi­la­men­to , lí­de­res de ace­ro de unos 40 cm de lar­go ata­dos con an­zue­los 6/0 al 8/0 y al­gu­nos plo­mi­tos co­rre­di­zos de 10 a 40 g. Ade­más lle­va­mos una muy bue­na va­rie­dad de car­na­da vi­va com­pues­ta por mo­re­nas, cas­ca­ru­dos y an­gui­las.

Pri­me­ro los pa­tíes

Pin­ta­ba una se­ma­ni­ta com­pli­ca­da en cuan­to al tiem­po, así que muy pron­to de­ci­di­mos ar­mar nues­tra sa­li­da y bus­ca­mos el me­jor día po­si­ble. Y no le erra­mos. Sol pleno to­da la

jor­na­da y tem­pe­ra­tu­ra ideal.

Bien tem­pra­ni­to en­ca­ra­mos por la Pa­na­me­ri­ca­na ha­cia la ru­ta de los puen­tes. En Zá­ra­te nos de­tu­vi­mos en La Es­ta­ción del Pes­ca­dor a t oma r u nos ma­tes con Tono Ci­li­ber­ti y Co­qui­to, dos gran­des ami­gos que siem­pre nos can­tan la pos­ta en cuan­to al pi­que. Mien­tras char­lá­ba­mos era in­ce­san­te el in­gre­so de pes­ca­do­res a bus­car di­fe­ren­tes car­na­das y con­se­jos.

Los de­ja­mos tra­ba­jan­do tran- qui­los y nos di­ri­gi­mos al pun­to de en­cuen­tro con nues­tro guía, que nos es­pe­ra­ba con su em­bar­ca­ción lis­ta pa­ra em­pren­der el via­je has­ta nues­tro pri­mer lu­gar de pes­ca. Du­ran­te la na­ve­ga­ción, que en prin­ci­pio es bas­tan­te lar­ga, fui­mos apron­tan­do nues­tros equi­pos y pre­gun­tan­do al­gu­nas co­sas pa­ra tra­tar de no errar­le.

La pri­me­ra pa­ra­da la hi­ci­mos cer­ca del río Vic­to­ria pa­ra in­ten­tar con los pa­tíes. Era una pes­ca de pa­so no­más. En­car­na­mos con mo­re­nas y an­gui­las y fue­ron las lí­neas al agua. Ca­si de in­me­dia­to tu­vi­mos los pri­me­ros pi­ques de pa­tíes, no muy gran­des pe­ro di­ver­ti­dos. Al­gu­nos se des­pren­die­ron an­tes de po­der izar­los, pe­ro otros se pu­die­ron fo­to­gra­fiar.

En bus­ca de los do­ra­dos

Que­da­ba un lar­go tra­yec­to has­ta el Pa­ra­ná Pa­vón, nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo, pe­ro que­ría­mos ca­len­tar las mu­ñe­cas y ver có­mo

es­ta­ba la co­sa. Guar­da­mos to­do y na­ve­ga­mos has­ta los pri­me­ros lim­pio­nes de aguas cla­ras, sec­tor don­de es­ta­ba co­mien­do el do­ra­do. Ca­be acla­rar que mu­chos lu­ga­res va­mos a en­con­trar­los con agua su­cia, es­pe­sa y con se­di­men­tos, to­das con­di­cio­nes inapro­pia­das pa­ra pes­car do­ra­dos en es­tos mo­men­tos. Fui­mos ha­cien­do va­rias caí­das “al gol­pe” con se­ñue­los te­nien­do al­gu­nos tí­mi­dos ata­ques de do­ra­dos chi­cos que se pin­cha­ban, sal­ta­ban y lar­ga­ban nues­tros en­ga­ños. Tu­vi­mos que achi­car un po­co los se­ñue­los y ahí pu­di­mos cla­var unos cuan­tos do­ra­di­tos que nos hi­cie­ron di­ver­tir bas­tan­te.

Se acer­ca­ba el me­dio­día y ha­bía que co­mer al­go: el guía nos te­nía pre­pa­ra­da una sor­pre­sa: asa­di­to en la is­la con la par­ti­cu­la­ri­dad que de ahí mis­mo íba­mos a po­der pes­car. Y así fue, dis­fru­ta­mos de la co­mi­da mien­tras pes­cá­ba­mos al­gu­nos do­ra­dos más.

Car­ga­mos to­do rá­pi­da­men­te y nos fui­mos en bus­ca de los su­ru­bíes den­tro de un arro­yo en el que co­rría bas­tan­te el agua y que caía en una la­gu­na in­ter­na. Pa­sa­mos una y otra vez por so­bre un re­man­so don­de pu­di­mos pin­char un par de ca­cho­rri­tos de su­ru­bí, no muy gran­des pe­ro que ilus­tra­ban la no­ta. Has­ta el mo­men­to na­da pa­ra de­cir, to­do lo pro­pues­to se da­ba sin ate­nuan­tes.

El turno de las ta­ra­ri­ras

Fui­mos a bsu­car­las con las úl­ti­mas lu­ces del día. Na­ve­ga­mos has­ta un arro­yo in­terno y en­con­tra­mos unos cho­rri­llos de agua. En el cam­po no ha­bía más de 40 cm de pro­fun­di­dad, con mu­cha ve­ge­ta­ción en su­per­fi­cie. Es­te fue el mo­men­to de pro­bar con ra­nas de lá­tex an­ti­en­gan­che. En los pri­me­ros ti­ros no mo­vía­mos na­da, pa­re­cía un char­co sin vi­da. Pe­ro cuan­do lo­gra­mos ac­ti­var­las tu­vi­mos un pi­que tras otro de ta­ru­chas de to­dos los ta­ma­ños, vien­do mu­chas ve­ces có­mo le erra­ban al se­ñue­lo en su ata­que. La idea era re­co­ger muy len­to y así lle­ga­ron las cap­tu­ras.

La ver­dad que fue una sa­li­da de lu­jo, cer­ca­na pa­ra los por­te­ños y con mu­chas va­rian­tes. Así que ami­gos pes­ca­do­res, en­tre to­dos los ríos y afluen­tes del Pa­ra­ná que ten­gan en men­te, agen­den el Pa­vón. Sin dudas, un pes­que­ro que pue­de cum­plir con to­das nues­tras ex­pec­ta­ti­vas y al­gu­na sor­pre­sa más.

Ga­re­tean­do en un arro­yo in­terno di­mos con va­rios su­ru­bíes chi­cos. Tu­vi­mos tam­bién muy lin­dos pi­ques de do­ra­dos. Una sa­li­da de lu­jo.

A pe­sar de que la tem­pe­ra­tu­ra no ayu­da­ba, mu­chas ta­ru­chas to­ma­ban ar­ti­fi­cia­les de lá­tex en su­per­fi­cie.

No pu­di­mos dar con los gran­des de la zo­na que fui­mos a bus­car, pe­ro nos di­ver­ti­mos con los pa­tíes y do­ra­dos que to­ma­ron mo­re­na y an­gui­la co­mo car­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.