Com­ba­ti­vos pe­je­rre­yes

Los pes­ca­mos só­lo con mos­ca en los es­pe­jos Pri­me­ra La­gu­na y La Leo­na, y en el di­que Las Pal­me­ras. Una exi­to­sa al­ter­na­ti­va.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fo­tos: DIE­GO FLO­RES

Pa­ra los pun­ta­nos el pe­je­rrey es pa­sión de mul­ti­tu­des, el pez que mueve más pes­ca­do­res y ge­ne­ra el ma­yor f lu­jo eco­nó­mi­co. Cuan­do se tra­ta de la mos­ca, el rec­tor son las tru­chas, se­gui­da muy de lejos por la re­cien­te­men­te in­cor­po­ra- da car­pa. ¿Pe­ro qué su­ce­de en un su­pues­to cros­so­ver en­tre fly fis­hing y fle­chas de pla­ta? Bueno, jus­ta­men­te de eso tra­ta es­ta no­ta, de mez­clar la mís­ti­ca pe­je­rre­ye­ra con la tra­di­ción mos­que­ra. De en­ga­ñar al más te­lú­ri­co de nues­tros pe­ces por los ca­mi- nos me­nos acos­tum­bra­dos.

En octubre de 2016 me to­có dar una clí­ni­ca pa­ra la Aso­cia­ción de Pes­ca con Mos­ca de San Luis (APMSL) ba­jo el le­ma de “to­do me­nos tru­chas”. Y así, char­lan­do con Wally Gri­llo, pio­ne­ro de la mos­ca en la pro­vin­cia e hi­jo del fa­mo­so ma­tun­gue­ro Hu­go Gri­llo, sur­gió un raid de dis­tin­tos pes­que­ros. San Luis es una pro­vin­cia con una sor­pren­den­te va­rie­dad de am­bien­tes, aguas cla­ras, bue­nas po­bla­cio­nes y escasez de planc­ton, que tie­ne a los pe­je­rre­yes más ham­brien­tos

y ca­za­do­res. Du­ran­te tres días re­le­va­mos dos la­gu­nas y un em­bal­se. En to­dos cu­bri­mos cuo­ta re­gla­men­ta­ria, fi­gu­ra­ti­va­men­te por­que de­vol­vi­mos ca­si to­do.

No­ta­ble su pam­pa sur, es­pi­no­sa, are­no­sa, a me­dio ca­mino en­tre La Pam­pa y Men­do­za, con ese to­que tan par­ti­cu­lar de los pai­sa­jes ári­dos. Ta­cho­na­da por cien­tos de pe­que­ñas la­gu­nas co­mo si fue­ra un que­so gru­ye­re. Sur­can­do la ru­ta 43 lle­ga­mos a nues­tro pri­mer des­tino: el Com­ple­jo Pri­me­ra La­gu­na, un oa­sis en me­dio de tan­ta dis­tan­cia agres­te. La úni­ca con co­mo­di­da­des ho­te­le­ras en cien­tos de ki­ló­me­tros a la re­don­da. Cua­li­dad su­ma­men­te re­que­ri­da por men­do­ci­nos o cor­do­be­ses, que de­bi­do a la dis­tan­cia se to­man va­rios días pa­ra pes­car­la.

Pri­me­ra La­gu­na y La Leo­na

La in­cer­ti­dum­bre ma­cha­ca­ba a los an­fi­trio­nes, ya que era la pri­me­ra vez que na­da­rían mos­cas en esas aguas. Pe­ro to­do se di­si­pó al ver las la­gu­nas, co­que­tas, su­per­sa­nas y ex­plo­ta­das de aves acuá­ti­cas. Es­te cam­po de ac­ce­so pri­va­do po­see dos es­pe­jos. El más gran­de y pro­fun­do es Pri­me­ra La­gu­na, con una su­per­fi­cie de 100 ha y que en el ojo de

la sur­gen­te ro­za los 17 me­tros de pro­fun­di­dad, uno 5 de pro­me­dio y una li­ge­ra car­ga sa­lo­bre de 3 g/l. La otra la­gu­na al­ter­na­ti­va es La Leo­na, más ba­ja, ve­ge­ta­da y pe­que­ña, abar­ca unas 30 ha.

Em­pe­za­mos por la úl­ti­ma, que por lo abrup­to de las cos­tas y un den­so ani­llo cos­te­ro de al­gas, de- ci­di­mos que lo me­jor era abor­dar­la em­bar­ca­dos. De un mo­do muy pa­ta­gó­ni­co, con Wally re­man­do len­ta­men­te y abor­dan­do dis­tin­tos sec­to­res, mien­tras Emi­li­ano y quien es­cri­be cu­bría­mos el agua con strea­mers, equi­pos Nº 3 o 4 y lí­neas flo­tan­tes.

Em­pe­za­mos pes­can­do so­bre plan­cho­nes de al­gas, si­guien­do los bu­los. Des­con­cer­tan­te­men­te, las res­pues­tas fue­ron muy tí­mi­das, y los po­cos pi­ques re­vo­lea­dos co­rres­pon­die­ron a ci­ga­rri­tos. Así pa­só una hora has­ta que Emi­li­ano sa­có uno lin­do, con la mos­ca bien en lo pro­fun­do, tras la es­pe­ra de desatar una ga­lle­ta en la lí­nea.

En­ton­ces pen­sé: ¿no es­ta­rán co­mien­do en aguas más abier­tas y pro­fun­das? Y así, cam­bian­do a un mi­nis­hoo­ting in­ter­me­dio y pei­nan­do la fran­ja en­tre 50 cm y po­co más de 1 me­tro, co­men­za­ron los pi­ques. La mos­ca del día fue una Got­cha ro­ja san­gre ata­da en an­zue­lo de pe­je­rrey. Tras la sies­ta obli­ga­da, y en un atar­de­cer plan­cha­do co­mo acei­te, si­guien­do los car­dú­me­nes y mu­chas ve­ces cas­tean­do a vis­ta so­bre los wa­kes, pes­ca­mos los ejem­pla­res más gran­des y agre­si­vos. Un jor­na­da inol­vi­da­ble co­mo pa­ra col­gar en un cua­dri­to.

To­do un ejem­plo

Du­ran­te el asa­do noc­turno en el quin­cho tu­ve una char­la su­ma­men­te in­tere­san­te con el ad­mi­nis­tra­dor, Gus­ta­vo Bal­do. Muy ce­lo­so de la la­gu­na, con­tro­la a ra­ja­ta­bla el cum­pli­mien­to de la cuo­ta y prohí­be el uso de car­na­da vi­va, vec­tor de es­pe­cies exó­ti­cas o trans­lo­ca­ción de au­tóc­to­nos que po­drían arrui­nar­lo to­do. Los que lle­gan con sus bol­sas de mo­ja­rras pue­den usar­las, pe­ro ma­tán­do­las an­tes. Tam­bién rea­li­za re­gu­la­res mo­ni­to­reos con bió­lo-

gos pa­ra fi­jar sus pro­pios cu­pos, res­ta­ble­cer con siem­bras des­ba­lan­ces de se­xo por tem­pe­ra­tu­ras al­tas, o en­ri­que­cer la car­ga y di­ver­si­dad planc­tó­ni­ca. Tam­po­co per­mi­te la na­ve­ga­ción a mo­to­res de ex­plo­sión, sien­do to­do a re­mo. En fin, la quin­tae­sen­cia de una pes­que­ría, esa pa­la­bri­ta tan po­co im­ple­men­ta­da lla­ma­da ma­ne­jo. ¡Fe­li­ci­ta­cio­nes por ello!

Nue­vos in­ten­tos

El se­gun­do día lo de­di­ca­mos a la Pri­me­ra La­gu­na, que dio un pi­que más abun­dan­te aun­que de ejem­pla­res más mo­des­tos. Em­pe­za­mos lan­zan­do en­tre abras de ár­bo­les su­mer­gi­dos, que son el re­sul­ta­do de una cre­cien­te por el le­van­ta­mien­to de las na­pas de­bi­do el des­mon­te. Tras pes­car el ve­ril del al­ga, nos ti­ra­mos unos ga­re­tes la­gu­ne­ros por el cen­tro y los pi­ques si­guie­ron igual de fir­mes. Pa­sa­do el al­muer­zo nos vol­vi­mos a em­bar­car pa­ra pro­bar co­sas lo­cas, co­mo ce­ba­do pa­ra ver si con­cen­trá­ba­mos el car­du­men en aguas ca­ren­tes de den­tu­dos. No hu­bo ca­so, el me­jor mé­to­do sig uió sien­do un pros­pec­tea­do a re­mo de las cos­tas, cu­brien­do ca­da bahía o zo­na de re­fu­gio. A di­fe­ren­cia de las la­gu­nas bo­nae­ren­ses, ja­más en­con­tra­mos los pe­ces amon­to-

na­dos. Es­te se­gun­do día las cap­tu­ras os­ci­la­ron en­tre los 25 y 35 cm, sien­do la mos­cas del día las Cris­tal Bug­ger in­ver­ti­das, más efec­ti­vas por evi­tar el en­gan­che de las al­gas y di­ri­gir la cla­va­da al ma­xi­lar su­pe­rior.

Fal­tó frío pa­ra los gran­des,.. que los hay en por­tes de más de 1 ki­lo. Pe­ro ya le va­mos a en­con­trar la vuel­ta en una pró­xi­ma vi­si­ta. Real­men­te es un pes­que­ro muy re­co­men­da­ble, ideal pa­ra de­bu­tar con mos­ca con la es­pe­cie.

Di­que Las Pal­me­ras

Es­te jo­ven em­bal­se em­pla­za­do so­bre el río Cla­ro, co­rres­pon­dien­te a la cuen­ca de las Sa­li­nas Gran­des, fue ter­mi­na­do en 2010. Sem­bra­do de pe­je­rre­yes se es­ti­pu­ló una ve­da de 2 años pa­ra lue­go abrir la pes­ca. Muy cer­ca en­con­tra­mos el his­tó­ri­co San Fran­cis­co del Mon­te de Oro, ca­be­ce­ra tu­rís­ti­ca del no­roes­te de la pro­vin­cia. Allí se exi­lió D. F. Sar­mien­to en 1826, cons­tru­yen­do su pri­me­ra es­cue­la con so­lo 15 años: el ran­cho de ado­be y pa­ja que ilus­tra los vie­jos bi­lle­tes de $ 50. Hoy se con­ser­va ba­jo un ale­ro que lo pro­te­ge de las in­cle­men­cias, y de he­cho lo vi­si­tá­ba­mos mien­tras al­mor­zá­ba­mos una ex­qui­si­tas em­pa­na­das.

Tal cual me en­se­ña­ran en el sal­te­ño de Cam­po Ale­gre, pa­ra pes­car pe­je­rre­yes con mos­ca en los em­bal­ses hay que ama­ne­cer en el agua, mo­men­to en que el grue­so de los ejem­pla­res se acer­can a ca­ran­chear en los ba­jos cos­te­ros. Así sa­li­mos con Emi­li­ano de San Luis bien os­cu­ro y 110 ki­ló­me­tros des­pués nos em­pon­cha­mos co­mo al­pi­nis­tas por­que el frío ca­la­ba has­ta los hue­sos. Con equi­po Nº 4 y nue­va­men­te mi­nis­hot­tings trans­pa­ren­tes y lea­der lar­go ter­mi­na­do en 3X, em­pe­za­mos a cua­dri­cu­lar un ba­jo lleno de plan­tas su­mer­gi­das. Con ma­gras res­pues­tas en fun­ción de lo es­pe­ra­do, co­men­cé a ro­tar mos­cas has­ta que di con la in­di­ca­da: Got­chas na­tu­ra­les oli­va y de bri­llos su­ti­les, co­mo una ma­dre­ci­ta. En agua cla­ras y li­ge­ra­men­te hú­mi­cas de dos me­tros de vi­si­bi­li­dad, los co­lo­res es­tri­den­tes no da­ban re­sul­ta­do co­mo en Pri­me­ra La­gu­na o La Leo­na (de 40 cm de vi­si­bi­li­dad). Los pe­jes pi­ca­ban jus­to en el ve­ril, al lí­mi­te del yu­yal su­mer­gi­do, de a dos o tres pi­ques en su­ce­sión co­mo si se tra­ta­ra de pa­sa­das de car­dú­me­nes pe­que­ños. Pa­ra vol­ver a cu­brir agua por 10 o 15 mi­nu­tos has­ta una nue­va an­da­na­da, con es­tri­pa­das cor­tas y eléc­tri­cas.

Mien­tras, Emi­li­ano se­guía en la ma­la sin pi­que has­ta que le pa­sé una Crazy Charly co­lor na­tu­ral de su­ti­les bri­llos do­ra­dos, y al ter­cer ti­ro tu­vo un pi­que. Así trans­cu­rrió una ma­ña­na su­ma­men­te di­ver­ti­da, has­ta que a las 10:30 el pi­que se cor­tó de­fi­ni­ti­va­men­te con 15 pe­je­rre­yes sa­ca­dos y de­vuel­tos, de un pro­me­dio de 28/30 cm. Lue­go ven­dría una an­to­ló­gi­ca des­pe­di­da tru­che­ra en las sie­rras, pe­ro eso for­ma par­te de otra his­to­ria…

Pe­je­rrey pro­me­dio de la la­gu­na La Leo­na. Aba­jo: ama­ne­cer en la Pri­me­ra La­gu­na, pes­can­do los pa­los cos­te­ros, re­fu­gio de la ma­yor can­ti­dad de ejem­pla­res.

Di­fe­ren­tes es­ce­nas de pes­ca con mos­ca den­tro del com­ple­jo Pri­me­ra La­gu­na, du­ran­te la cal­ma tar­de del pri­mer día de re­le­va­mien­to.

Lin­do pe­je­rrey cap­tu­ra­do con mos­ca en el em­bal­se. Her­mo­sa vis­ta del di­que Las Pal­me­ras. Va­deo en una fres­ca ma­ña­na en el di­que, muy cer­ca del cam­ping ubi­ca­do en su mar­gen nor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.