LUBRICACION DE LA CA­DE­NA

Weekend - - CAZA MENOR -

La trans­mi­sión de la bici su­fre enor­me­men­te en los ca­mi­nos pol­vo­rien­tos, por lo que una bue­na lu­bri­ca­ción es in­dis­pen­sa­ble. Pe­ro tam­po­co de­be­mos exa­ge­rar: a una ca­de­na de­ma­sia­do hú­me­da se le pe­ga­rá to­do el ma­te­rial en sus­pen­sión, lo que aten­ta­rá con­tra su vi­da útil. El equi­li­brio lo lo­gra­re­mos con una go­ti­ta en ca­da es­la­bón, nun­ca un cho­rro con­ti­nuo de lu­bri­can­te so­bre la ca­de­na. Una bue­na al­ter­na­ti­va son los lu­bri­can­tes con te­flón: si bien re­quie­ren va­rias apli­ca­cio­nes du­ran­te la mar­cha, for­man una pe­lí­cu­la que evi­ta que se for­me ese en­gru­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.