Que­bra­das pa­ra des­cu­brir

Di­ver­sos cir­cui­tos cer­ca­nos a la ciu­dad de Sal­ta, dis­fru­tan­do her­mo­sos pai­sa­jes y su­peran­do las exi­gen­cias del te­rreno y de un cli­ma cam­bian­te.

Weekend - - BIKE - Tex­tos: AL­DO RIVERO. Fo­tos: RODRIGO GAR­CIA COBAS

Sal­ta enamo­ra. Así que via­ja­mos nue­va­men­te con mi co­pi­lo­to Rodrigo Gar­cía Cobas pa­ra efec­tuar va­rios re­co­rri­dos. Acos­tum­bra­dos al llano, siem­pre es bue­na una acli­ma­ta­ción pa­ra nues­tras pier­nas y efec­tuar al­gu­na pe­da­lea­da de me­dia­na exi­gen­cia en la mon­ta­ña. Tam­po­co dis­po­nía­mos de mu­cho tiem­po, por lo que ape­nas lle­ga­dos nos con­tac­ta­mos con Gus­ta­vo Suárez, de Over­land Sal­ta, que cuen­ta con 15 años de ex­pe­rien­cia en la pro­vin­cia y ofre­ce un ser­vi­cio com­ple­to con al­qui­ler de bi­cis y equi­po, aun­que en nues­tro ca­so ha­bía­mos via­ja­do con las pro­pias MTB’s.

Lue­go de 1.000 km de cam­po li­so con mi nue­va Me­ri­da One

Twenty, no veía la hora de cas­co­tear­la co­mo se me­re­ce. Un des­tino cer­cano y de me­dia­na exi­gen­cia es la tre­pa­da por Fin­ca Las Cos­tas, ca­si lin­de­ra con la Que­bra­da de San Lo­ren­zo y a so­lo 15 km del cen­tro. Tem­pra­ni­to nos jun­ta­mos con Gus­ta­vo y par­ti­mos. La pri­me­ra par­te del re­co­rri­do no era ex­ten­sa, por lo que em­plea­mos re­la­cio­nes li­via­nas pa­ra ca­len­tar los múscu­los y en­ca­rar por ri­pio pa­ra el la­do de la mon­ta­ña. El ca­mino, flan­quea­do por ár­bo­les y con di­ver­sas plan­ta­cio­nes a los cos­ta­dos, era plano en su pri­me­ra par­te. Y a me­di­da que nos acer­cá- ba­mos al pie de la mon­ta­ña em­pe­zó a in­cli­nar­se y obli­gó a cam­biar la re­la­ción de pe­da­leo.

Cru­zar y vol­ver a cru­zar el río

El cru­ce del ca­si se­co río Are­na­les mar­có el pun­to de in­fle­xión. A par­tir de allí y con una bre­ve fran­ja de ve­ge­ta­ción ba­ja, nos in­ter­na­nos en la sel­va pe­de­mon­ta­na re­ple­ta de ce­bi­les y la­pa­chos ama­ri­llos de 15 m de al­tu­ra don­de un tu­cán nos mi­ró pa­sar muy atento. ¡Ca­mino muy pe­dre­go­so e in­cli­na­do! Las llu­vias de los días an­te­rio­res ha­bían de­ja­do in­nu­me­ra­bles char­cos

y el cru­ce cons­tan­te –12 ve­ces– del río pro­vo­có que a los po­cos ki­ló­me­tros es­tu­vié­ra­mos em­pa­pa­dos de la cin­tu­ra pa­ra aba­jo. Nun­ca rec­to, siem­pre si­nuo­so nos obli­ga­ba a api­lar­nos so­bre el ma­ni­llar pa­ra que la bici no se pa­ra­ra de ma­nos. Pe­ro la exu­be­ran­cia del pai­sa­je lo per­do­na­ba to­do y so­lo al­gún ra­yo de sol se co­la­ba en­tre los ár­bo­les mar­can­do el ca­mino.

Ca­si 1.500 m arri­ba

Lue­go de 30’ mi­nu­tos tre­pan­do y cru­zan­do el río, el án­gu­lo del as­cen­so de­cre­ció en la me­di­da que la ve­ge­ta­ción se es­pa­cia­ba y nos in­ter­ná­ba­mos en la que­bra­da. ra­da. Al­gu­nos des­bor­des del arro­yoo for­ma­ban pe­que­ñas la­gu­ni­tas con on in­fi­ni­dad de ma­ri­po­sas, te­ros,, gar­zas y otras aves que nos re­ga­la­ban un fes­tín mul­ti­co­lor. Fin­cas des­per­di­ga­das con va­cas y plan­ta­cio­nes di­ver­sas, un arro­yo de mon­ta­ña bor­dea­do el ca­mino... “Nos tra­jis­te a la ca­sa de la Fa­mi­lia a In­galls”, le di­ji­mos a Gus­ta­vo.

Ha­bía­mos as­cen­di­do has­ta a los 1.467 m y allí arri­ba el sol pi­ca­ba.ca­ba Con 13 km lle­ga­mos al fi­nal del ca­mino pa­ra efec­tuar una bre­ve pa­ra­da. Elon­ga­mos mien­tras co­mía­mos al­gu­na fru­ta y Gus­ta­vo nos re­la­ta­ba his­to­rias de la zo­na y las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ba­ja­da. El ca­mino era el mis­mo, pe­ro cam­bia­ba, ya que el des­ni­vel acu­mu­la­do ju­ga­ba a fa­vor nues­tro. Co­mo en las sa­li­das el ni­vel de los bi­kers es va­ria­do, él nor­mal­men­te los se­pa­ra y ca­da gru­po ba­ja con un guía. En el ca­so nues­tro, que ya ve­nía­mos cas­co­tean­do mon­ta­ña ha­ce ra­to, nos sol­ta­ría de­trás su­yo. Con Rodrigo ya nos co­no­ce­mos: nos pa­sa­ría­mos en la pri­me­ra oca­sión, pe­ro res­pe­tan­do siem­pre la tra­yec­to­ria ideal.

De­san­da­mos la sen­da y don­de em­pe­za­ba el bos­que y el ca­mino si­nuo­so car­ga­mos la trans­mi­sión con cam­bios más al­tos pa­ra que la ca­de­na no flo­ta­ra, des­pla­za­mos la co­la un po­co fue­ra del asien­to... y ro­can­rrol. A 42 km/h: cur­va, con­tra­cur­va, al­gún de­rra­pe pa­ra ti­mo­near la rue­da tra­se­ra y au­lli­dos a dis­cre­ción. Los cru­ces del río, que a la ida nos mo­ja­ban los to­bi­llos, aho­ra nos em­pa­pa­ban has­ta los hom­bros y –li­te­ral­men­te– los pa­sá­ba­mos vo­lan­do so­bre las pie­dras.

Lue­go de un va­do y una pe­que­ña tre­pa­da que to­mé muy fuer­te, una pie­dra le­van­ta­da por la rue­da de­lan­te­ra pe­gó en el cua­dro y lue­go en mi pier­na. El do­lor fue ins­tan­tá­neo, y cuan­do pu­de fre­nar la bici ya se me es­ta­ba hin­chan­do. Por suer­te al cos­ta­do del ca­mino co­rría el arro­yo y su agua fría me fre­nó la in­fla­ma­ción. Si en las zo­nas ru­ra­les don­de ha­bía es­tre­na­do mi Me­ri­da do­ble sus­pen­sión de car­bono me ha­bía pa­re­ci­do una bici tre­men­da, en la mon­ta­ña de­mos­tró que era su ám­bi­to: ágil, ve­loz, se­gu­ra y li­via­na, real­men­te otra di­men­sión de pe­da­leo y dis­fru­te. Tal vez por eso lle­ga­mos al pun­to de par­ti­da mo­ja­dos, fe­li­ces y ham­brien­tos, na­da que una bue­nas em­pa­na­das sal­te­ñas no pu­die­ran re­me­diar.

Se su­ma la llu­via

Des­pués de un po­co de fia­ca al sol, se­gui­mos el pe­da­leo. El plan ori­gi­nal se es­ta­ba os­cu­re­cien­do por cul­pa de unos nu­ba­rro­nes que apa­re­cían so­bre el flan­co de la mon­ta­ña, por eso la vi­si­ta al Mu­seo de Güe­mes que­dó pen­dien­te pa­ra otro día y op­ta­mos por el cir­cui­to Yun­gas de San Lo­ren­zo, to­man­do el sen­de­ro ha­cia el ce­rro Ele­fan­te que nos de­man­da­ría hora y me­dia. Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, ten­dría­mos que ha­cer­lo en su ma­yor par­te con la bici al hom­bro, pa­ra ba­jar a las cha­pas del otro la­do. Pe­ro so­lo ha­bía­mos he­cho unos cien­tos de me­tros y nos en­vol­vie­ron las nu­bes. La ex­pe­rien­cia pe­sa, y ahí en­ten­di­mos por qué Gus­ta­vo

nos ha­bía exi­gi­do una pren­da de abri­go unas ho­ras an­tes.

Co­men­zó una llo­viz­na tu­pi­da y la vi­si­bi­li­dad de­cre­ció no­ta­ble­men­te, por lo que lue­go de po­ner­nos los rom­pe­vien­tos cam­bia­mos el des­tino por una sen­da ha­cia la Que­bra­da de San Lo­ren­zo, con una vis­ta in­com­pa­ra­ble de Sal­ta ca­pi­tal. Ra­chas de vien­to cru­za­do nos sa­cu­dían mien­tras sen­de­reá­ba­mos el úl­ti­mo tra­mo en­tre pie­dras mo­ja­das y ra­mas que nos azo­ta­ban. Pa­re­cía in­creí­ble que dos ho­ras an­tes el sol nos es­ta­ba co­ci­nan­do. Lle­ga­mos al as­fal­to sin in­con­ve­nien­tes y nos des­pe­di­mos de Gus­ta­vo pa­ra re­tor­nar a Sal­ta. Te­nía­mos has­ta allá so­lo 12 km y la ma­yo­ría por bi­ci­sen­das. Mien­tras la que­bra­da iba des­apa­re­cien­do en­tre las nu­bes, en Sal­ta bri­lla­ba un sol des­lum­bran­te. In­me­jo­ra­ble ex­cu­sa pa­ra se­guir pe­da­lean­do.

Nu­ba­rro­nes y una llo­viz­na ce­rra­da obli­ga­ron a cam­biar el des­tino y a ba­jar pa­ra elu­dir una tor­men­ta en ple­na mon­ta­ña. En la par­te pla­na y al­ta de la que­bra­da la ve­ge­ta­ción era más ba­ja, com­pa­ra­da con la sel­va pe­de­mon­ta­na del co­mien­zo. Do­ce ve­ces cru­za­mos el pe­dre­go­so le­cho del río Are­na­les.

Por se­gu­ri­dad, en las ba­ja­das es ne­ce­sa­rio dis­tan­ciar­se. Tu­cán en la sel­va de yun­gas. Pa­ra­da de descanso e hi­dra­ta­ción acom­pa­ña­dos por los pe­rros de una fin­ca.

Un arro­yo cris­ta­lino, con abun­dan­te avi­fau­na bor­dea el ca­mino una vez lle­ga­dos a la que­bra­da. En al­gu­nas sen­das em­pi­na­das y con obs­tácu­los no hu­bo otra que des­mon­tar y ca­mi­nar con la bici.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.