Atra­pan sue­ños y ca­lor

Ca­rac­te­rís­ti­cas y pro­pie­da­des tér­mi­cas. Ti­pos se­gún la es­ta­cio­na­li­dad y la zo­na a uti­li­zar­las. Al­gu­nos mo­de­los de mer­ca­do.

Weekend - - CAMPING - Tex­tos: GA­BRIEL WIL­SON. Fo­tos: CEDOC

La s bol­sas de dor mir son ca­pa­ces de atra­par y con­ser­var una ca­pa de ai­re que no cir­cu­la cer­ca del cuer­po. Con la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ese ai­re se ca­lien­ta y la bol­sa se con­vier­te en una es­pe­cie de ba­rre­ra en­tre el ai­re de afue­ra y el que se en­cuen­tra en su in­te­rior. En­ton­ces: no es el sa­co lo que ca­lien­ta, uno mis­mo es quien lo ca­lien­ta con la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po.

La fun­ción de las bol­sas de dor­mir con­sis­te en ra­len­ti­zar la pér­di­da de ca­lor del cuer­po, que pue­de pro­du­cir­se de cua­tro for­mas di­fe­ren­tes: eva­po­ra­ción, ra­dia­ción, con­duc­ción y con­vec­ción. En la eva­po­ra­ción: la hu­me­dad en la su­per­fi­cie de la piel se eva­po­ra y pro­du­ce sen­sa­ción de frío. Ra­dia­ción: por el he­cho na­tu­ral de es­tar vi­vo, el cuer­po hu­mano irra­dia cons­tan­te­men­te ca­lor ha­cia el ex­te­rior, tan­to más cuan­to más fría es la at­mós­fe­ra que ro­dea el cuer­po. Por con­duc­ción se en­tien­de el pa­so del ca­lor en­tre dos cuer­pos u ob­je­tos que es­tán en con­tac­to. El ob­je­to más ca­lien­te trans­fie­re ca­lor al más frío. No­so­tros ca­len­ta­mos con el ca­lor de nues­tro cuer­po to­do lo que to­ca­mos con la piel (por eso es im­pres­cin­di­ble usar siem­pre una bue­na col­cho­ne­ta ais­lan­te co­mo com­ple­men­to de la bol­sa). Por úl­ti­mo, la con­vec­ción: el ai­re ca­len­ta­do por el cuer­po tien­de a es­ca­par­se, es­pe­cial­men­te si hay vien­to. Un nue­vo ai­re frío ocu­pa su lu­gar y en­fría el cuer­po. La pér­di­da de ca­lor de­pen­de de la tem­pe­ra­tu­ra y de la ra­pi­dez con la que el ai­re nue­vo lle­ga.

El cuer­po y el cli­ma

La mí­ni­ma tem­pe­ra­tu­ra a la que es ca­paz de ais­lar una bol­sa de­pen­de en gran par­te del me­ta­bo­lis­mo de ca­da per­so­na y de su re­sis­ten­cia en ge­ne­ral al frío. En con­se­cuen­cia, es im­por­tan­te que ca­da uno bus­que el mo­de­lo de bol­sa que más le con­ven­ga se­gún su pro­pia sen­si­bi­li­dad tér­mi­ca y las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas de uso ha­bi­tual que se pre­vean. No so­la­men­te hay di­fe­ren­cias im­por­tan­tes de sen­si­bi­li­dad a ni­vel de tem­pe­ra­tu­ras en­tre di­fe­ren­tes per­so­nas, sino que una mis­ma per­so­na pue­de reac­cio­nar

de for­ma muy dis­tin­ta du­ran­te la uti­li­za­ción de la bol­sa en días di­fe­ren­tes. Esa “sen­sa­ción tér­mi­ca” de­pen­de de los si­guien­tes fac­to­res: es­ta­do fí­si­co ge­ne­ral; las con­di­cio­nes del día: fa­ti­ga, ali­men­ta­ción, etc.; las con­di­cio­nes per­so­na­les: se re­sis­te me­jor el frío es­tan­do se­co y lim­pio al acos­tar­se que es­tan­do can­sa­do y sin po­si­bi­li­dad de la­var­se. De la tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior, por su­pues­to, pe­ro tam­bién de la hu­me­dad. De lo bien ais­la­do del sue­lo que se es­té, por eso un buen ais­lan­te es fun­da­men­tal. De la ro­pa in­te­rior, me­dias y go­rro que se lle­ven co­lo­ca­dos. Y de lo pro­te­gi­do que se es­té del vien­to (in­clu­so una le­ve bri­sa ha­ce que la bol­sa pier­da pres­ta­cio­nes).

Tem­pe­ra­tu­ras de uso

Al ele­gir una bol­sa de dor­mir, ten­dre­mos que fi­jar­nos en sus es­pe­cif ica­cio­nes téc­ni­cas las re­fe­ren­tes a su tem­pe­ra­tu­ra de uso. Las de­fi­ni­cio­nes que bus­ca­re­mos son: tem­pe­ra­tu­ras de con­fort y ex­tre­ma. La pri­me­ra es la tem­pe­ra­tu­ra a te­ner en cuen­ta en el mo­men­to de la com­pra, en la cual se pue­de dor­mir có­mo­do, sin pa­sar frío. Por tem­pe­ra­tu­ra ex­tre­ma se en­tien­de aque­lla tem­pe­ra­tu­ra en que la bol­sa pro­te­ge de la hi­po­ter­mia, es de­cir, que per­mi­te so­bre­vi­vir unas 6 ho­ras de descanso en po­si­ción fe­tal con sen­sa­ción de frío.

Es­ta­cio­nes del año

Las bol­sas de dor­mir es­tán ca­te­go­ri­za­das ha­bi­tual­men­te se­gún la es­ta­cio­na­li­dad. Si se van a usar en ve­rano su ran­go de tem­pe­ra­tu­ra de con­fort es de unos +4/+5 ºC o más; pa­ra 2 es­ta­cio­nes, 0 ºC; 3 es­ta­cio­nes: 0 a -5 ºC; e in­vierno: -10 ºC y has­ta me­nos. Por su­pues­to, es una cla­si­fi­ca­ción re­la­ti­va, y apar­te de la es­ta­ción del año, hay que te­ner en cuen­ta la zo­na es­pe­cí­fi­ca de uso y sus con­di­cio­nes me­te­reo­ló­gi­cas par­ti­cu­la­res, co­mo hu­me­dad am­bien­te o vien­tos ca­rac­te­rís­ti­cos. Siem­pre es acon­se­ja­ble ele­gir un sa­co de dor­mir con un ran­go de tem­pe­ra­tu­ra de con­fort más ba­jo que la tem­pe­ra­tu­ra me­nor a la que se es­pe­ra en­con­trar en el lu­gar de des­tino. Por ejem­plo, si la zo­na tie­ne tem­pe­ra­tu­ras cer­ca­nas a 0 °C, se re­co­mien­da ele­gir un sa­co de -6 °C en vez de uno de +1 °C. En ca­so de que la tem­pe­ra­tu­ra se man­ten­ga más al­ta de lo es­pe­ra­do, es más fá­cil ven­ti­lar el sa­co pa­ra ma­yor cir­cu­la­ción de ai­re.

Ca­rac­te­rís­ti­cas

Ma­te­ria­les de fa­bri­ca­ción, ca­pa­ci­dad tér­mi­ca y for­ma, son fac­to­res de­ter­mi­nan­tes que de­be­mos te­ner en cuen­ta en el mo­men­to de ele­gir un mo­de­lo. Tam­bién hay que co­non si­de­rar el pe­so y el vo­lu­men den­tro tro de la bol­sa de trans­por­te, so­bre­bre to­do si se car­gan en mo­chi­las so o al­for­jas de bi­ci­cle­ta. Las bol­sas de dor­mir pue­den ve­nir con re­lleno eno tér­mi­co na­tu­ral (plu­ma de ave)e) o sin­té­ti­co. Las de re­lleno na­tu­ra­lal entregan ma­yor in­su­la­ción pe­ro son más cos­to­sas y tie­nen al­gu­nas des­ven­ta­jas de uso, co­mo la di­fi­cul­tad de man­te­ni­mien­to (la­va­do, se­ca­do) y la más im­por­tan­te: pier­den bue­na par­te de su ca­pa­ci­dad ais­lan­te si

se­se mo­jan. La ma­yo ma­yo­ría de los acam­pan­tes eli­ge­ne­lig bol­sas bbol­sas con in­su­la­ción sin­té­ti­ca­sin­tét por ppor su buen desem­pe­ño y re­la­ción­re­lac pre­cio-ca­li­dad. Es­tos re­llen re­lle­nos se en­cuen­tran rea­li­za­dos prin prin­ci­pal­men­te en fi­bras de po­liés­ter­po­liés y ofre­cen ven­ta­jas co­mo: se­ca­do­se­ca fá­cil y rá­pi­do; si se hu­me­de­cen­hu­me­dec man­tie­nen igual una acep­ta acep­ta­ble ais­la­ción del frío frío, son en ge­ne ge­ne­ral más eco­nó­mi­cos que las de plu­ma de gan­so y no pro­du­cen aler­gia.

Los te­ji­dos que for­man el fo­rro ex­te­rior e in­te­rior de las bol­sas de dor­mir de­ben ser li­via­nos, trans­pi­ra­bles, fuer­tes y lo más re­sis­ten­tes al agua que sea po­si­ble. Pa­ra lo­grar es es­tas ca­rac­te­rí­si­cas se em­plean taf taf­fe­tas de ny­lon y po­liés­ter.

La ca­pa­ci­dad tér­mi­ca es­tá de­ter­mi­na­da fun­da­men­tal­men­te por las sig si­guien­tes ca­rac­te­rís­ti­cas: el es­pe­so sor de la ca­pa ais­lan­te y su ca­li­dad, el ti­po de cons­truc­ción (al­veo­lar, etc etc.), y los de­ta­lles técnicos (co­lla­rín, for for­ma de la ca­pu­cha, ais­la­mien­to de la cre­ma­lle­ra, etc.). Es­tos tres fac­to­re res de­ter­mi­nan en gran me­di­da las ca­pa­ci­da­des ca­lo­rí­fi­cas del sa­co de dor­mir, o sea, aque­llas que per­mi­ten acu­mu­lar con efec­ti­vi­dad ai­re ca­lien­te en su in­te­rior.

For­mas de las bol­sas

Es un pun­to que afec­ta di­rec­ta­men­te a su comodidad y fun­cio­na­li­dad pa­ra dor­mir. Exis­ten dos mo­de­los prin­ci­pa­les: los de ti­po rec­tan­gu­lar, más con­ven­cio­na­les y co­mu­nes que brin­dan ma­yor li­ber­tad de mo­vi­mien­tos y comodidad que los ti­po mo­mia. La ma­yo­ría tam­bién se pue­de abrir y usar­se co­mo un co­ber­tor. Al­gu-

nos po­seen una ex­ten­sión en la par­te de la ca­be­za pa­ra así man­te­ner­la cu­bier­ta o más có­mo­da. Cuen­tan en ge­ne­ral con buen es­pa­cio en los pies y ca­be­za, pe­ro es­to se vuel­ve ne­ga­ti­vo en con­di­cio­nes de ex­tre­mo frío ya que hay más lu­gar pa­ra que el ai­re frío cir­cu­le. Pa­ra es­tos es­tán los de ti­po mo­mia, que se lla­man así por­que el usua­rio se pue­de aco­mo­dar den­tro co­mo si se tra­ta­ra de un sar­có­fa­go, gra­cias a la ca­pu­cha in­cor­po­ra­da. Se tra­ta de di­se­ños pa­ra aho­rrar pe­so y ma­xi­mi­zar la re­ten­ción del ca­lor. Son más an­chos arri­ba en los hom­bros y an­gos­tos en los pies, y tie­nen una ca­pu­cha que cu­bre to­da la ca­be­za y el cue­llo. Es­te ti­po de bol­sas man­tie­ne el ca­lor del cuer­po más efi­cien­te­men­te, ya que tie­nen me­nos es­pa­cio pa­ra ca­len­tar. Por eso son idea­les pa­ra sa­li­das en tem­pe­ra­tu­ras frías. Co­mo ul­ti­mo con­se­jo: an­tes de com­prar, es­tu­diar con de­te­ni­mien­to qué es lo que ver­da­de­ra­men­te ne­ce­si­ta­mos, y ac­tuar en con­se­cuen­cia. El mer­ca­do lo­cal ofre­ce de­ce­nas de mo­de­los y, co­mo en mu­chos otros ám­bi­tos, lo ba­ra­to sue­le sa­lir ca­ro.

COMPRASC Y CON­SUL­TAS: Bo­wie S.R.L.: www.bo­wie.com.ar | Broksol: www.bro­gas. com | Cam­pi­nox: www.cam­pi­nox.com.ar | Co­lony Out­doors (ma­yo­ris­ta): http://las co­lo­nias­dis­tri­bu­cio­nes.com/in­dex.php/es/ cam­ping/370/626 | Dolp­hin Pes­ca: www. dolp­hin­pes­ca.com | Ex­plo­rer Pro Shop: www.ex­plo­rersrl.com.ar | La Ar­di­lla Cam­ping: www.ar­di­lla­cam­ping.com.ar | La Tries­ti­na: www.tries­ti­na.com.ar | Mon­tag­ne Out­doors: www.mon­tag­neo­ut­doors.com.ar | S.A. An­gel Ba­ral­do C.I.A.: www.ba­ral­do.com. ar | Wald S.A.: www.wald.com.ar

La elec­ción de la bol­sa de dor­mir no so­lo de­pen­de­rá de la tem­pe­ra­tu­ra que in­di­ca la eti­que­ta, sino del lu­gar don­de real­men­te la uti­li­za­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.