In­cli­na­ción la­te­ral

Có­mo sa­lir ai­ro­so de una si­tua­ción que si no se re­suel­ve rá­pi­do y de ma­ne­ra ins­tin­ti­va pue­de lle­gar a oca­sio­nar un gra­ve ac­ci­den­te.

Weekend - - PESCA - *Es­pe­cia­lis­ta en con­duc­ción 4x4.

Si­guien­do con las téc­ni­cas de se­gu­ri­dad en con­duc­ción 4x4, aho­ra lle­gó el turno de la in­cli­na­ción la­te­ral, tal vez una de las si­tua­cio­nes más com­pli­ca­das que po­de­mos en­con­trar­nos cuan­do ha­ce­mos 4x4, por­que es una ma­nio­bra que nos pue­de lle­nar de dudas, y es­ta in­cer­ti­dum­bre lle­va al mie­do: el prin­ci­pal enemi­go de la con­duc­ción se­gu­ra en 4x4. El te­mor nos pue­de ha­cer du­dar, y en es­ta ma­nio­bra no hay mar­gen pa­ra la in­cer­ti­dum­bre. Un so­lo error pue­de pa­gar­se muy ca­ro. Y, co­mo ya an­ti­ci­pa­mos en otras no­tas, las téc­ni­cas de con­duc­ción son con­tra­rias a nues­tro ins­tin­to.

El ca­pí­tu­lo más im­por­tan­te. La técnica de se­gu­ri­dad en con­duc­ción 4x4 re­fe­ri­da a las in­cli­na­cio­nes la­te­ra­les es, sin du­da, el ca­pí­tu­lo más im­por­tan­te que de­be apren­der y asi­mi­lar una per­so­na que se inicia en la ac­ti­vi­dad off road, por­que es el co­no­ci­mien­to que más he­rra­mien­tas le va a ofre­cer al con­duc­tor a la hora de cir­cu­lar por una su­per­fi­cie irre­gu­lar y res­ba­la­di­za. Pe­ro co­mo to­da ge­ma, es tam­bién la si­tua­ción que, en so­lo dos se­gun­dos, nos va a ge­ne­rar mi­les de dudas, que ten­dre­mos que sa­ber re­sol­ver de ma­ne­ra rá­pi­da y co­rrec­ta.

Ni­ve­les. Si nos re­fe­ri­mos a ni­ve­les de con­duc­ción 4x4, sin en­trar en de­ta­lles, a gros­so mo­do po­dría­mos de­cir que hay tres: prin­ci­pian­te, me­dio y avan­za­do. La di­fe­ren­cia en­tre el ni­vel prin­ci­pian­te y los otros dos es que el prin­ci­pian­te de­be apren­der las téc­ni­cas de con- duc­ción 4x4 y de se­gu­ri­dad. ¡No las co­no­ce! Mien­tras que la di­fe­ren­cia en­tre el con­duc­tor de ni­vel me­dio y el de avan­za­do es que am­bos co­no­cen las téc­ni­cas, tan­to de con­duc­ción co­mo de se­gu­ri­dad, pe­ro el de ni­vel avan­za­do las eje­cu­ta más rá­pi­da­men­te, con más efi­ca­cia y con ma­yor se­gu­ri­dad que el de ni­vel me­dio.

Sin mar­gen pa­ra el error. Con­ven­ga­mos que no es re­co­men­da­ble que un con­duc­tor prin­ci­pian­te o uno de ni­vel me­dio, que­de ex­pues­to a una si­tua­ción de in­cli­na­ción la­te­ral, ya que es una ma­nio­bra pa­ra con­duc­to­res ex­per­tos, que no tie­nen mar­gen pa­ra du­dar, y que van a eje­cu­tar la técnica de con­duc­ción con ef ica­cia, con se­gu­ri­dad y en cues­tión de dé­ci­mas de se­gun­dos.

Na­die na­ce sa­bien­do. Una per­so­na que pue­de do­mi­nar una si­tua­ción de in­cli­na­ción la­te­ral con una 4x4 es un ver­da­de­ro off roa­der, pe­ro pa­ra ello hay que sa­ber efec­tuar la ma­nio­bra co­rrec­ta. Hay que sa­ber que uno no bus­ca la in­cli­na­ción la­te­ral de ma­ne­ra de­li­be­ra­da, sino que se da cir­cuns­tan­cial­men­te cuan­do ha­ce­mos 4x4 en una su­per­fi­cie irre­gu­lar, por ejem­plo en los mé­da­nos, en la sel­va o en la mon­ta­ña. Y es muy co­mún que nos pa­se, por eso hay que pres­tar mu­cha aten­ción a la técnica que de­be­mos apli­car. Co­mo de­ci­mos siem­pre, una co­sa es lo que nues­tro ins­tin­to nos dic­ta que ha­ga­mos, y otra muy di­fe­ren­te lo que de­be­mos ha­cer real­men­te. Su­pon­ga­mos que es­ta­mos cir­cu­lan­do por el lo­mo de un an­cho mé­dano y en cues­tión de un se­gun­do, por una dis­trac­ción, nues­tro re­co­rri­do se des­vió de la lí­nea del lo­mo y que­da­mos en in­cli­na­ción la­te­ral. No ve­nía­mos muy rá­pi­do sino pa­sean­do y, de re­pen­te, nues­tra 4x4 se in­cli­nó y co­men­zó a de­rra­par de cos­ta­do. Ahí mis­mo, an­te tan­to mie­do y dudas, nues­tro ins­tin­to nos va pe­dir que rá­pi­da­men­te vol­va­mos a su­bir o que fre­ne­mos. Si ha­ce­mos cual­quie­ra de es­tas dos co­sas, acen­tua­ría­mos la reac­ción fí­si­ca y to­do el pe­so se iría ha­cia la pen­dien­te y el ries­go de vuel­co se­ría in­mi­nen­te.

Lo co­rrec­to. An­te es­ta si­tua­ción hay que gi­rar el vo­lan­te ha­cia la pen­dien­te, o sea ha­cia aba­jo, y ace­le­ra r has­ta que nues­tra 4x4 que­de to­tal­men­te per­pen­di­cu­lar a la pen­dien­te, apun­tan­do rec­to ha­cia aba­jo. Una vez en es­ta po­si­ción, com­bi­na­mos con la técnica de des­cen­so de pen­dien­tes que vi­mos los números an­te­rio­res has­ta lle­gar a la zo­na pla­na del fi­nal. Siem­pre de­be­mos mi­ni­mi­zar el ries­go y re­cién cuan­do ha­ya pa­sa­do vol­ver a pen­sar en có­mo re­gre­sar al pun­to en el que nos es­con­trá­ba­mos.

Im­por­tan­te. No exis­te otra ma­nio­bra in­di­ca­da pa­ra su­pe­rar es­ta si­tua­ción, no im­por­ta si aba­jo te­ne­mos pie­dras, ár­bo­les, ra­mas o agua, mien­tras ba­je­mos con freno mo­tor apo­ya­dos en nues­tra 4 rue­das va­mos a es­tar a sal­vo. Des­pués ve­re­mos las ro­tu­ras que le po­da­mos cau­sar al vehícu­lo, lo im­por­tan­te en es­tos ca­sos es cui­dar­nos de un da­ño fí­si­co. Y lo que te­ne­mos que evi­tar a to­da cos­ta es vol­car nues­tra 4x4. No im­por­ta por cuál su­per­fi­cie es­te­mos cir­cu­lan­do, siem­pre que nues­tro vehícu­lo que­de en in­cli­na­ción la­te­ral va­mos a acom­pa­ñar la caí­da con el vo­lan­te y ace­le­ran­do has­ta re­cu­pe­rar la se­gu­ri­dad y la es­ta­bi­li­dad del ro­da­do.

An­te una si­tua­ción así el peor error es de­te­ner­se. Lo co­rrec­to es vo­lan­tear ha­cia la ba­ja­da y ace­le­rar. De es­ta for­ma la ca­mio­ne­ta se en­de­re­za­rá y sal­dre­mos vic­to­rio­sos de un mo­men­to com­pli­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.