Oto­ño en las pla­yas de Mer­ce­des

Una pro­pues­ta ideal pa­ra es­te mo­men­to del año: na­ve­gar las aguas del río Ne­gro uru­gua­yo has­ta la lo­ca­li­dad de Mer­ce­des.

Weekend - - NAUTICA - Tex­tos y fo­tos: FRAN­CIS­CO SAVINO

Aun pa­ra aque­llos que tie­nen muy cla­ra la na­ve­ga­ción en el río Ne­gro, es con­ve­nien­te que al lle­gar a Vi­lla So­riano se in­terio­ri­cen con la Pre­fec­tu­ra del lu­gar de las novedades vi­gen­tes, por­que se tra­ta de un río muy cam­bian­te en lo que se re­fie­re a la al­tu­ra de sus aguas. Por esa ra­zón, si bien va­mos a de­ta­llar los way­points pa­ra na­ve­gar­lo, es im­por­tan­te sa­ber que ellos son só­lo una guía, ya que el río pue­de cam­biar pro­duc­to de las cre­cien­tes o de los dra­ga­dos que se rea­li­zan pe­rió­di­ca­men­te en él.

Pe­ro, ¿qué tie­ne de atrac­ti­vo es­te río que es tan fre­cuen­ta­do por los na­ve­gan­tes? Por un la­do, sus aguas son bas­tan­te cla­ras (al me­nos las que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver) y, por otro, po­see gran­des ex­ten­sio­nes de pla­yas de are­na que ha­cen que uno dis­fru­te mu­cho de las ac­ti­vi­da­des náu­ti­co-de­por­ti­vas.

Pre­cau­cio­nes

En ge­ne­ral, sus pla­yas dan la po­si­bi­li­dad de acer­car­se lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ba­jar ca­mi­nan­do del bar­co. Ade­más exis­te la chan­ce de em­bi­car en ellas. To­do ac­ce­so a las pla­yas de­be ser efec­tua­do con cui­da­do. Si va­mos a em­bi­car es con­ve­nien­te pri­me­ro fon­dear en un lu­gar de po­ca pro­fun­di­dad, ba­jar y ca­mi­nar la zo­na pa­ra sen­tir con los pies que no ha­ya ob­je­tos (co­mo al­gu­na pie­dra, tron­cos, etc.) que pue­dan las­ti­mar el cas­co.

Mien­tras na­ve­gue­mos el río Ne­gro de­be­mos cu­brir per­man­te­men­te el ca­nal 16 de V HF, ya que la Pre­fec­tu­ra uru­gua­ya nos pue­de lla­mar pa­ra ve­ri­fi­car nues­tra po­si­ción. Si va­mos a fon­dear en al­gún lu­gar es ne­ce­sa­rio in­for­mar­lo pa­ra que ellos es­tén en­te­ra­dos. Al ana­li­zar la na­ve­ga­ción de es­te ám­bi­to ve­re­mos que no es muy com­pli­ca­da, por­que nor­mal­men­te es­tá muy bien ba­li­za­do con bo­ya­ri­nes. En nues­tro de­rro­te­ro aguas arri­ba siem­pre de­ja­re­mos los bo­ya­ri­nes ro­jos por es­tri­bor y los ver­des por ba­bor. Y es muy im­por­tan­te sa­ber cuá­les fal­tan pa­ra no equi­vo­car­se. Un detalle: el río Ne­gro no se na­ve­ga siem­pre por el cen­tro –su eje–, sino que mu­chas ve­ces se pro­du­cen brus­cas caí­das ha­cia una u otra cos­ta, y en oca­sio­nes se de­be na­ve­gar muy cer­ca de ellas.

Otro te­ma a te­ner en cuen­ta es que mu­chos bo­ya­ri­nes es­tán a con­si­de­ra­bles dis­tan­cias unos de otros, y por la al­tu­ra de las em­bar­ca­cio­nes a ve­ces no se ven cla­ra­men­te. Es­ta si­tua­ción nos pue­de lle­var a co­me­ter erro­res. Por ejem­plo, si en una cur­va del río fal­ta­ra un bo­ya­rín, eso ha­ría que cor­te­mos ca­mino y po­dría­mos pa­sar so­bre un ban­co de are­na. De ahí el ase­so­ra­mien­to pre­vio en la Pre­fec­tu­ra lo­cal.

Si nos re­fe­ri­mos a las zo­nas más com­pli­ca­das de na­ve­gar, po­de­mos de­cir que son el Pa­so de los Al­tos y los Ba­jos del Pan­tano-

so, en­tre los way­points 41 al 47. Nor­mal­men­te hay que res­pe­tar el bo­ya­do, por­que viejas es­co­lle­ras de pie­dra se in­tro­du­cen en el río tan­to por el nor­te co­mo por el sur ha­cia el me­dio del ca­nal, y se co­rre el ries­go de gol­pear­las si uno no res­pe­ta la ru­ta. De to­das for­mas, es­tá muy bien ba­li­za­do. En es­ta zo­na los bo­ya­ri­nes sí se en­cuen­ran cer­ca unos de los otros. Ade­más, hay dos bo­ya­ri­nes: uno ver­de y otro ro­jo, y sa­be­mos que hay que pa­sar en­tre ellos, lo que fa­ci­li­ta la na­ve­ga­ción.

Al lle­gar a la ciu­dad de Mer­ce­des (way­point 59) se pue­de se­guir la ru­ta ha­cia el nor­te o bien in­gre­sar al puer­to co­mer­cial. El ac­ce­so a es­te puer­to de­be ser rea­li­za­do con pre­cau­ción. Por ba­bor te­ne­mos pie­dras que des­pren­de la is­la y por es­tri­bor un con­duc­to de des­car­ga cloa­cal muy cer­ca de la su­per­fi­cie. Si bien to­do se en­cuen­tra per­fec­ta­men­te ba­li­za­do, al­gu­nos no ven las bo­yas o las ma­lin­ter­pre­tan. Si res­pe­ta­mos el bo­ya­do la co­sa no es tan com­pli­ca­da: un bo­ya­rín ver­de­ro­jo-ver­de se deja por ba­bor pa­ra evi­tar las pie­dras, y uno ro­jo se deja por es­tri­bor pa­ra li­be­rar­nos del pe­li­gro­so con­duc­to.

Ser­vi­cios

En cuan­to a los mue­lles, el na­ve­gan­te de­por­ti­vo tie­ne dos pa­ra ama­rrar: el co­mer­cial y el 33 Orien­ta­les. El pri­me­ro, más pro­te­gi­do por la Is­la del Puer­to, po­see tres ni­ve­les. Ello se de­be a que el río Ne­gro va­ría con­si­de­ra­ble­men­te su ni­vel de­bi­do a las re­pre­sas que exis­ten aguas arri­ba. En es­te mue­lle se en­cuen­tran los ser­vi­cios de sa­ni­ta­rios y du­chas con agua fría y ca­lien­te, y las ofi­ci­nas de Hi­dro­gra­fía y Pre­fec­tu­ra. Aquí se ama­rra nor­mal­men­te de proa o de po­pa al bo­ya­rín, y de po­pa o de proa al mue­lle, lo que más con­ven­ga.

El mue­lle 33 Orien­ta­les (way­point 63) tie­ne un so­lo ni­vel y es­tá en un lu­gar de río más abier­to, por lo que en ca­so de fuer­tes vien­tos uno se en­cuen­tra más des­pro­te­gi­do. Co­mo aquí no hay bo­ya­ri­nes, si no hay na­die se pue­de ama­rrar de banda –de cos­ta­do– o bien con an­cla de proa y po­pa al mue­lle. En am­bos mue­lles hay agua, elec­tri­ci­dad y guar­dia las 24 ho­ras con per­so­nal de Hi­dro­gra­fía. Sin du­da, las au­to­ri­da­des uru­gua­yas es­tán rea­li­zan­do gran­des es­fuer­zos eco­nó­mi­cos pa­ra que la na­ve­ga­ción sea más pla­cen­te­ra y se­gu­ra. Va­le la pe­na apro­ve­char­la.

Al sa­lir del Puer­to de Mer­ce­des, el ca­ño de desagüe so­bre el que es­tán pa­ra­dos los pes­ca­do­res es un pe­li­gro.

En el mue­lle co­mer­cial, las em­bar­cio­nes se amarran a los bo­ya­ri­nes. En es­te ca­so se ha­lla fi­ja­da por po­pa al bo­ya­rín y por proa al mue­lle, lo que fa­ci­li­ta el des­em­bar­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.