Di­ver­sión en el oro ne­gro.

Para los aman­tes del todo te­rreno, el ba­rro es una de las su­per­fi­cies más di­ver­ti­das y al mis­mo tiem­po más “es­ca­sa”. Un lu­gar para dis­fru­tar­la todo el año.

Weekend - - CONTENIDO - Por Jo­sé Mu­ji­ca.

Para los aman­tes del todo te­rreno, el ba­rro es una de las su­per­fi­cies más di­ver­ti­das y al mis­mo tiem­po más “es­ca­sa”. Un lu­gar para dis­fru­tar­la todo el año.

Ge­ne­ral­men­te, cuando hablamos de ba­rro en una tra­ve­sía 4x4 es por­que llo­vió los días pre­vios y ca­si siem­pre se pre­sen­ta en obs­tácu­los cor­tos, por­que cuando te­ne­mos gran­des obs­tácu­los de ba­rro es muy di­fí­cil po­der su­pe­rar­los, la cir­cu­la­ción se com­pli­ca mu­cho y hay que uti­li­zar téc­ni­cas de res­ca­te para po­der ha­cer­lo. Si so­mos po­cos, has­ta pue­de lle­gar a ser divertido, pe­ro si 15 o 20 ca­mio­ne­tas son las que te­ne­mos que pa­sar y de­mo­ra­mos 15 mi­nu­tos o más con ca­da una, ima­gí­nen­se cuán­to se pue­de tar­dar en su­pe­rar un solo obs­tácu­lo.

Es­ta su­per­fi­cie es muy es­ca­sa por­que prác­ti­ca­men­te de­pen­de del cli­ma, y si te­ne­mos en cuenta el tiem­po con el que pro­gra­ma­mos una sa­li­da 4x4, la va­ria­ble cli­má­ti­ca jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal, por­que es muy pro­ba­ble que si no llue­ve los días pre­vios a nues­tra tra­ve­sía, nos en­con­tre­mos con la su­per­fi­cie to­tal­men­te se­ca y el tan an­sia­do ba­rro bri­lla­ría por su au­sen­cia.

Lue­go de mu­chos años de bus­car y bus­car lu­ga­res don­de ga­ran­ti­zar un buen ba­rro que sea in­de­pen­dien­te del cli­ma, en­con­tra­mos en Ibi­cuy, a ori­llas del río Pa­ra­ná, en la pro­vin­cia de En­tre Ríos, cer­ca del Ca­bo San­ta Ma­ría, la Es­tan­cia San Isi­dro, un cam­po de más de 2.000 hec­tá­reas que an­ti­gua­men­te per­te­ne­ció a Jus­to Jo­sé de Ur­qui­za y que ac­tual­men­te con­ser­va un añe­jo y res­tau­ra­do cas­co cons­trui­do en 1870 por su hi­ja Cán­di­da.

El sue­lo de es­ta es­tan­cia nos lla­mó mu­cho la atención. Aun­que el pi­so es are­no­so, es­tá cu­bier­to por una ca­pa su­per­fi­cial de apro­xi­ma­da­men­te 30 cen­tí­me­tros del ba­rro ne­gro más pu­ro que se pue­dan ima­gi­nar. Un ba­rro per­ma­nen­te, muy blan­do, que al no ser ar­ci­llo­so no rompe na­da del vehícu­lo y que ade­más sa­le rá­pi­da­men­te con un la­va­do. Si man-

te­ne­mos las ven­ta­ni­llas ce­rra­das du­ran­te la cir­cu­la­ción y cu­bri­mos las al­fom­bras con car­to­nes, po­de­mos de­cir que el re­cuer­do que nos que­da después de una sa­li­da es una bue­na fo­to con nues­tra 4x4 em­ba­rra­da has­ta el te­cho.

En el Ca­bo San­ta Ma­ría, ade­más de en­con­trar una su­per­fi­cie muy no­ble, te- ne­mos enor­mes ti­ra­das de ba­rro, en al­gu­nos casos su­pe­rio­res a los 2.000 me­tros. Asi­mis­mo, al exis­tir de­ba­jo del ba­rro una ca­pa are­no­sa, los vehícu­los trac­cio­nan muy bien, ha­cien­do realmente muy di­ver­ti­da la jor­na­da.

Des­de que en­con­tra­mos es­ta mina de oro ne­gro, allá por el 2015, hi­ci­mos unas 10 tra­ve­sías, in­vi­tan­do a los aman­tes del buen off road a pa­sar un día de cam­po dis­fru­tan­do el mejor 4x4, con un ser­vi­cio de lu­jo y a só­lo 170 km de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

La úl­ti­ma sa­li­da fue el fe­ria­do del mar­tes 20 de ju­nio. Asis­tie­ron 19 ca­mio­ne­tas pro­ve­nien­tes de di­fe­ren­tes lu­ga­res del país, un con­tin­gen­te de más de 40 personas que dis­fru­ta­ron a pleno de una con­duc­ción se­gu­ra en el ba­rro.

La con­vo­ca­to­ria fue tem­prano. A las 9 de la ma­ña­na nos en­con­tra­mos en los jar­di­nes de la es­tan­cia. Mien­tras com­par­tía­mos un desa­yuno cam­pes­tre, apro­ve­cha­mos los pri­me­ros mi­nu­tos para ha­cer una pro­fun­da char­la téc­ni­ca ex­pli­can­do a los par­ti­ci­pan­tes la di­ná­mi­ca de la tra­ve­sía y los tips

más im­por­tan­tes para una bue­na cir­cu­la­ción en es­ta su­per­fi­cie.

Ha­cia el ba­rro

Las 19 ca­mio­ne­tas sa­li­mos en ca­ra­va­na rum­bo a los cir­cui­tos ele­gi­dos para la jor­na­da, siem­pre guia­dos por el ca­pa­taz de la es­tan­cia, que con su ca­ba­llo nos va mos­tran­do los di­fe­ren­tes lu­ga­res de pa­so y los ni­ve­les de los va­deos. Y tam­bién nos acom­pa­ña­ron bom­be­ros res­ca­tis­tas de Ibi­cuy, con­tra­ta­dos es­pe­cial­men­te en ca­da tra­ve­sía para aten­der po­si­bles ac­ci­den­tes. Afor­tu­na­da­men­te, en las 10 sa­li­das ya rea­li­za­das só­lo vi­nie­ron a pa­sear y a co­mer, nun­ca tu­vi­mos que re­que­rir sus ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les.

Cuando lle­ga­mos al pri­mer cir­cui­to, los par­ti­ci­pan­tes que­da­ron ató­ni­tos. No po­dían creer a don­de les es­tá­ba­mos pro­po­nien­do que me­tie­ran sus ca­mio­ne­tas: el lu­gar pa­re­cía una la­gu­na, realmente in­ti­mi­da­ba. Una vez que nos reuni­mos to­dos en el in­gre­so, les in­di­qué que yo en­tra­ría pri­me­ro con mi Hi­lux y que si­guie­ran fiel­men­te mi hue­lla. Que yo en­ca­be­ce­ra la ca­ra­va­na tran­qui­li­zó un po­co a los par­ti­ci­pan­tes y de a po­co se fueron ani­man­do a en­trar. Al com­pro­bar que realmente se po­día cir­cu­lar, fueron to­man­do confianza. Y a me­di­da que trans­cu­rría la jor­na­da se iban con­vir­tien­do en ex­per­tos ma­ne­jan­do en el ba­rro.

La con­duc­ción de­be ser ágil, a un ré­gi­men de re­vo­lu­cio­nes del mo­tor cons­tan­te, sin ha­cer ma­nio­bras vio­len­tas. Es im­por­tan­te en­trar en el obs­tácu­lo mo­de­ran­do la ve­lo­ci­dad, por­que una in­gre­so fuer­te pue­de romper par­tes de la 4x4. Una vez que las rue­das de­lan­te­ras es­tán en el ba­rro, ahí sí hay que ace­le­rar para que las rue­das gi­ren rá­pi­da­men­te y su fuer­za cen­trí­fu­ga eva­cue el ba­rro del di­bu­jo del neu­má­ti­co. Es muy im- por­tan­te do­si­fi­car el ace­le­ra­dor, man­te­nien­do el ré­gi­men de re­vo­lu­cio­nes pe­ro sin per­der el con­trol del vehícu­lo, lo que se lo­gra ace­le­ran­do y des­ace­le­ran­do.

Al me­dio­día hi­ci­mos una pa­ra­da para co­mer un gran pi­ca­da, cuando ya el ham­bre se ha­cía sen­tir en­tre los par­ti­ci­pan­tes. Fue un buen mo­men­to de ca­ma­ra­de­ría, pe­ro que a nues­tro pe­sar du­ra­ría po­co: el cir­cui­to con­ti­nua­ba y to­dos los pre­sen­tes ha­bían ido has­ta ahí para co­no­cer los secretos del oro ne­gro.

La sor­pre­sa fi­nal

Lue­go de la pi­ca­da con­ti­nua­mos con los cir­cui­tos, aho­ra ya to­dos con más ex­pe­rien­cia y confianza. Nos de­di­ca­mos a ha­cer gran­des ti­ra­das de ba­rro sin pa­rar, para trans­pi­rar la ca­mi­se­ta y dis­fru­tar de ver­dad to­das las pres­ta­cio­nes que nos ofre­ce es­te tipo de vehícu­los 4x4.

An­tes de fi­na­li­zar con la jor­na­da de ba­rro, la ca­ra­va­na lle­gó has­ta la la­gu­na, a ori­llas del Pa­ra­ná Gua­zú, un lu­gar pa­ra­di­sía­co den­tro de los 5 ki­ló­me­tros de cos­ta de río que po­see la es­tan­cia. Un am­bien­te ideal para to­mar fo­to­gra­fías y sen­tir to­da la ener­gía que tie­ne uno de los ríos más im­por­tan­tes que po­see la Ar­gen­ti­na

Ce­rra­mos el even­to al­mor­zan­do un es­pec­ta­cu­lar asa­do en los jar­di­nes de la es­tan­cia, don­de se po­dían ver las son­ri­sas en las ca­ras de los par­ti­ci­pan­tes. Es que lu­ga­res así, que nos den tan­ta sa­tis­fac­ción, son di­fí­ci­les de en­con­trar. La pró­xi­ma sa­li­da a la zo­na se­rá a fines de oc­tu­bre, don­de es­pe­ra­mos vol­ver a ver a mu­chos de los amigos que se su­man a es­tos via­jes des­de ha­ce más de 21 años.

Arri­ba: la ca­mio­ne­ta atra­ve­san­do uno de los obs­tácu­los de ba­rro con agua, ace­le­ran­do para no que­dar­se en­ca­ja­da. Arri­ba de­re­cha: la ca­ra­va­na cir­cu­lan­do por uno de los cir­cui­tos y la or­ga­ni­za­ción rea­li­zan­do uno de los tan­tos res­ca­tes. De­re­cha: to­dos los par­ti­ci­pan­tes po­san­do en El Mo­lino.

Arri­ba: su­peran­do uno de los va­dos del cir­cui­to. Arri­ba de­re­cha: otro res­ca­te, don­de se ve el ca­ba­llo que sir­ve de “tes­ti­go” en los va­deos. De­re­cha: los par­ti­ci­pan­tes ob­ser­van­do y sa­can­do fo­to­gra­fías en un obs­tácu­lo de ba­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.