Una propuesta que se re­nue­va.

La ciu­dad brin­da mu­chos atrac­ti­vos para los tu­ris­tas que quie­ren ex­pe­ri­men­tar un con­tac­to ge­nuino con la na­tu­ra­le­za. A lo clá­si­co re­no­va­do su­ma stand up yo­ga.

Weekend - - CONTENIDO - Por Clau­dio Ló­pez Iscafre.

Puer­to Madryn brin­da mu­chos atrac­ti­vos para los tu­ris­tas que quie­ren ex­pe­ri­men­tar un con­tac­to ge­nuino con la na­tu­ra­le­za. A lo clá­si­co re­no­va­do su­ma stand up yo­ga y otra gran va­rie­dad­deal­ter­na­ti­vas.

El sur ar­gen­tino siem­pre es una gran op­ción cuando pen­sa­mos en lu­ga­res para dis­fru­tar las va­ca­cio­nes o para una es­ca­pa­da. Den­tro del enor­me aba­ni­co que ofre­ce la ciu­dad de Puer­to Madryn, en la pro­vin­cia de Chubut, se des­ta­ca por su am­plia va­rie­dad de pro­pues­tas. Se pue­de na­dar con lo­bos ma­ri­nos, re­co­rrer sus aguas en ka­yaks, avis­tar las ba­lle­nas que lle­gan en es­ta épo­ca del año, em­bar­car­se en un cru­ce­ro o rea­li­zar ex­pe­di­cio­nes en 4x4. Siem­pre con una gran in­fra­es­truc­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca y ho­te­le­ra que ha­ce la ex­pe­rien­cia aún más se­duc­to­ra. Co­men­ce­mos el via­je.

Vi­vir la na­tu­ra­le­za

Exis­ten imá­ge­nes que se con­vier­ten en íco­nos de un lu­gar. En es­te sen­ti­do, la co­la par­ti­da de una ba­lle­na fran­ca aus­tral so­bre­sa­lien­do del océano azul se­gu­ra­men­te sea si­nó­ni­mo de Puer­to Madryn. La be­lle­za de es­tos cet áceos, que l le­ga n a me­dir has­ta 16 me­tros y pe­sar 5 to­ne­la­das, es úni­ca. Po­der ob­ser­var­los de cer­ca es una vi­ven­cia di­fí­cil de ol­vi­dar. En es­ta épo­ca del año y has­ta el mes de di­ciem­bre los ejem­pla­res lle­gan a las cos­tas de Chubut para dar a luz a sus crías y en­se­ñar­les a na­dar. Exis­ten di­fe­ren­tes ma­ne­ras de apro­xi­mar­se a ver­las y re­la­jar los sen­ti­dos, apre­cian­do es­te es­plén­di­do es­pec­tácu­lo na­tu­ral. Des­de ca­si to­das las pla­yas de la ciu­dad es po­si­ble ob­ser­var­las, pe­ro uno de los me­jo­res lu­ga­res es El Do­ra­di­llo. Ubi­ca­do a só­lo 15 km del cen­tro, es­te si­tio per­mi­te ha­cer un avis­ta­je más cer­cano. Tam­bién hay em­bar­ca­cio­nes que sa­len des­de Puer­to Pi­rá­mi­des.

Dis­tin­tos ope­ra­do­res ofre­cen re­co­rri­dos en go­mo­nes o ca­ta­ma­ra­nes, con tri­pu­la­ción y guía.

Otra for­ma de co­no­cer­las

Has­ta el 31 de agos­to el cos­to de las ex­cur­sio­nes re­gu­la­res es de $ 1.150 y $ 575 para me­no­res de en­tre 5 y 12 años. Qui­zás la for­ma más ex­ci­tan­te de vi­si­tar a las ba­lle­nas sea en el se­mi­su­mer­gi­ble Ye­llow Sub­ma­ri­ne, una em­ba rca­ción que po­see ven­ta­nas ba­jo el ni­vel del agua e hi­dró­fo­nos para po­der es­cu­char­las. La sa­li­da tie­ne una du­ra­ción de una ho­ra y me­dia, na­ve­gan­do por el Gol­fo Nue­vo en un ra­dio de 10 mi­llas del pun­to de par­ti­da, de­pen­dien­do de la po­si­ción de los ani­ma­les. Su va­lor es de $ 2.300 y $ 1.150 para niños de 4 a 12 años, has­ta el 31 de agos­to.

Otra lin­da ma­ne­ra de sen­tir­se parte de la na­tu­ra­le­za sin in­va­dir­la es vi­si­tar la Re­ser­va Na­tu­ral Tu­rís­ti­ca Pun­ta Lo­ma, ubi­ca­da a 17 km de la ciu­dad de Puer­to Madryn. Des­de los mi­ra­do­res si­tua­dos en los acan­ti­la­dos se apre­cian las bu­lli­cio­sas co­lo­nias de lo­bos y ele­fan­tes ma­ri­nos, am­bas especies re­si­den­tes per­ma­nen­tes de las cos­tas chu­bu­ten­ses; tam­bién hay ga­vio­ti­nes sud­ame­ri­ca­nos, rep­ti­les y aves au­tóc­to­nas. La lo­be­ría fue crea­da el 6 de enero de 1967; ac­tual­men­te se tran­si­ta por sen­de­ros in­ter­pre­ta­ti­vos muy bien se­ña­li­za­dos y cuenta con la pre­sen­cia de ani­ma­les du­ran­te todo el año.

Con el mar de alia­do

L os aman­tes del tu­ris­mo aven­tu­ra en­cuen­tran su pa­raí­so en es­ta ciu­dad del sur. Las ac­ti-

vi­da­des son tan­tas que que­dar­se quie­to es un pe­ca­do. Puer­to Madryn es co­no­ci­da como la Ca­pi­tal Na­cio­nal del Bu­ceo. Afi­cio­na­dos de todo el mundo lle­gan para su­mer­gir­se en sus aguas, pe­ro aque­llos que no son ex­per­tos tam­bién pue­den dis­fru­tar de una ac­ti­vi­dad mag­ní­fi­ca: bu­cear con lo­bos ma­ri­nos. Si bien la prác­ti­ca pue­de rea­li­zar­se du­ran­te todo el año, és­te es el mo­men­to jus­to ya que en in­vierno los lo­bos aún son ca­cho­rros y jue­gan con los na­da­do­res. Las lan­chas sa­len muy tem­prano, con la ma­rea al­ta. Na­ve­gan unos 20 mi­nu­tos has­ta la re­ser­va Pun­ta Lo­ma y se fon­dean. Es ahí cuando lle­ga el mo­men­to de zam­bu­llir­se en el agua y es­pe­rar que los ani­ma­les se acer­quen. El res­pe­to por la na­tu­ra­le­za in­di­ca que es­to de­be ser así, son ellos quie­nes de­ci­den si vie­nen a ju­gar un ra­to, nun­ca al re­vés. Na­dar con lo­bos ma­ri­nos cues­ta des­de $ 1.800.

Tam­bién stand up yo­ga

A l re­co­rrer la cos­ta, en los di­fe­ren­tes bal­nea­rios nos en­con­tra­mos con pro­pues­tas para coor­di­nar cla­ses de wind­surf por $ 500 la ho­ra, stand up padd­le y has­ta con el no­ve­do­so stand up yo­ga, que mez­cla la prác­ti­ca de es­ta mi­le­na­ria ac­ti­vi­dad con la tran­qui­li­dad del mar. Todo es­to mien­tras las con­di­cio­nes ma­rí­ti­mas lo per­mi­tan y las aguas per­ma­nez­can cal­mas. Para los afi­cio­na­dos al re­mo acon­se­ja­mos con­tra­tar la ex­cur­sión a Pun­ta Cue­vas en kayak. El re­co­rri­do du­ra apro­xi­ma­da­men­te dos ho­ras y en el via­je los guías de­ta­llan la bio­di­ver­si­dad de la zo­na (cos­to de $ 550 por persona).

A ho­ra, si la idea es des­can­sar y en­tre­gar­se al dis­fru­te sin mu­cho es­fuer­zo físico, siem­pre es­tá la op­ción de re­co­rrer el gol­fo en el ca­ta­ma­rán Re­gi­na Aus­tra­le. Es­te bar­co ofre­ce un res­tau­ran­te, una con­fi­te­ría, ser­vi­cio de guía y tres cu­bier­tas – dos ba­jo te­cho y una a cie­lo abier­to– que de­jan apre­ciar los be­llos pai­sa­jes pa­ta­gó­ni­cos. En es­ta épo­ca del a ño el sol sue­le abra­zar su­til­men­te a los na­ve­gan­tes que eli­gen salir al deck. Un da­to: de­jan su­bir con el equi­po de ma­te. De mar­zo a di­ciem­bre tie­ne sa­li­das re­gu­la­res des­de el Puer­to Tu­rís­ti­co de Puer­to Madryn, los sá­ba­dos, do­min­gos y fe­ria­dos a las 13 ho­ras. La na­ve­ga­ción se ex­tien­de

por tres ho­ras y cues­ta $ 500 para los ma­yo­res y $ 250 para me­no­res de 4 a 12 años.

La tie­rra tam­bién tie­ne lo su­yo

Tran­si­tar la es­te­pa pa­ta­gó­ni­ca apre­cian­do el con­tras­te de re­lie­ves, los acan­ti­la­dos con vis­tas pa­no­rá­mi­cas y los ex­ten­sos ca­mi­nos de ri­pio, sue­le ser muy divertido. Más si se al­qui­la una bi­ci­cle­ta con al­guno de los ope­ra­do­res lo­ca­les. Las sa­li­das son va­ria­das, con dis­tin­tas exigen- cias fí­si­cas. El al­qui­ler por ho­ra de una moun­tain bi­ke cues­ta $ 200. Exis­te la al­ter­na­ti­va de lle­gar has­ta el ce­rro Avan­za­do en 4x4. Es­te lu­gar, si­tua­do a só­lo 16 km de la ciu­dad, de­ja apre­ciar la in­men­si­dad des­de sus 105 me­tros de al­tu­ra so­bre el ni­vel del mar.

Ha­ce al­gu­nos años Puer­to Madryn co­men­zó a dis­tin­guir­se tam­bién por su gas­tro­no­mía. Dis­tin­tos even­tos y fes­ti­va­les pu­sie­ron a es­ta ur­be, ubi­ca­da en la cos­ta no­roes­te de la pro­vin­cia de Chubut, en un lu­gar de pri­vi­le­gio den­tro del ma­pa de los sa­bo­res de la Ar­gen­ti­na. Hoy po­see un cir­cui­to de res­tau­ran­tes muy am­plio, con va­rie­dad de opciones, don­de se des­ta­can las pre­pa­ra­cio­nes con in­gre­dien­tes lo­ca­les como el cor­de­ro, las na­va­jas y lan­gos­ti­nos, las al­gas wa­ka­me y los que­sos de oveja. En­tre los res­tau­ran­tes des­ta­ca­dos de la ciu­dad se pue­de vi­si­tar “En mis fue­gos”, del re­co­no­ci­do chef Gus­ta­vo Ra­pret­ti, don­de los pla­tos con pes­ca del día son in­me­jo­ra­bles, Tam­bién “Bis­tró de Mar”, un enor­me res­tau­ran­te so­bre la pla­ya que sue­le es­tar muy con­cu­rri­do pe­ro don­de se co­me muy ri­co (las por­cio­nes son ge­ne­ro­sas y se des­ta­ca la car­ta de ma­ris­cos). O “El Al­men­dro”, un res­tó en­can­ta­dor montado en una an­ti­gua ca­sa re­ci­cla­da en la cual se pue­de sa­bo­rear des­de ke­bak de cor­de­ro so­bre to­ma­tes asa­dos has­ta pla­tos ve­ge­ta­ria­nos.

En def initi­va, P uer to Madr yn es una ciu­dad tu­rís­ti­ca por ex­ce­len­cia que no de­ja de sor­pren­der a sus vi­si­tan­tes con pro­pues­tas que se re­nue­van en ca­da temporada. Va­le la pena agen­dar­la.

Ex­pe­di­cio­nes 4x4 has­ta el ce­rro Avan­za­do, un pai­sa­je úni­co que per­mi­te apre­ciar el mar des­de los 105 me­tros de al­tu­ra.

Arri­ba: avis­ta­je de del­fi­nes os­cu­ros des­de el se­mi­su­mer­gi­ble Ye­llow Sub­ma­ri­ne, y bu­ceo con lo­bos ma­ri­nos en la re­ser­va Pun­ta Lo­ma.

Des­de ju­nio has­ta di­ciem­bre las ba­lle­nas lle­gan a Puer­to Madryn, un es­pec­tácu­lo inefa­ble. La ciu­dad cuenta con una cos­ta­ne­ra con ne­go­cios de di­fe­ren­tes ru­bros, am­plia can­ti­dad de res­tau­ran­tes y gran va­rie­dad de ho­te­les.

Do­lli Iri­go­yen es la ma­dri­na de “Madryn al Pla­to”.

Dis­tin­tos ope­ra­do­res al­qui­lan bi­ci­cle­tas de mon­ta­ña para salir a pe­da­lear por la zo­na. Hay tra­ve­sías para ca­da exi­gen­cia fí­si­ca. La ho­ra de al­qui­ler cues­ta $ 200.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.