An­ti­ci­po de ve­rano en el Pla­ta.

Nos pro­pu­si­mos el desafío de lo­grar una pes­ca va­ria­da pro­pia del ve­rano en los me­ses más fríos del año y de­mos­tra­mos que aun en pleno in­vierno po­de­mos “ha­cer­nos el agos­to” con do­ra­dos, ta­ra­ri­ras y mu­cho más.

Weekend - - CONTENIDO - Por Wil­mar Me­rino.

Nos pro­pu­si­mos el desafío de lo­grar una pes­ca va­ria­da pro­pia del ve­rano en los me­ses más fríos del año y de­mos­tra­mos que aun en pleno in­vierno po­de­mos “ha­cer­nos el agos­to” con do­ra­dos, ta­ra­ri­ras y mu­cho más.

El desafío que nos pro­pu­si­mos era in­cier­to: lo­grar especies de ve­rano en el Río de la Pla­ta, en tiem­pos de tem­pe­ra­tu­ras po­la­res. Sím­bo­lo de un cam­bio cli­má­ti­co que se ha­ce sen­tir por es­tas pla­yas, el que­ri­do Rio­pla tu­vo un oto­ño bas­tan­te cá­li­do y un in­vierno no tan frío has­ta pro­me­diar el mes pa­sa­do, por lo cual te­nía­mos la con­vic­ción de que el agua no es­ta­ba tan fría y, por lo tanto, eli­gien­do un buen día so­lea­do po­día­mos te­ner chan­ces cier­tas de dar con al­gu­nas especies pro­pias de tiem­pos es­ti­va­les.

Lle­var ade­lan­te es­ta ta­rea de bús­que­da alo­ca­da re­que­ría de un guía con gran pre­dis­po­si­ción –ya que lo que fui­mos a bus­car no es lo que tra­ba­jan los pro­fe­sio­na­les en es­tos tiem­pos pe­je­rrey­ce­ros– y dis­pues­to a que­mar com­bus­ti­ble en un am­plio ran­go de es­pa­cio, ya que plan­tea­mos una do­ble jor­na­da de pes­ca: en una tra­ba­ja­ría­mos la zo­na ca­pi­ta­li­na y en otra el bor­de ex­te­rior del Del­ta.

Her­nán Dus­saut fue quien acep­tó pren­der­se a la pa­tria­da y así las co­sas es­pe­ra­mos los días ade­cua­dos –que fe­liz­men­te se die­ron an­tes del cie­rre de la pre­sen­te edi­ción– para rum­bear de en­tra­da ha­cia el an­te­puer­to por­te­ño, en busca de do­ra­dos y om­ní­vo­ros que su­po­nía­mos aún ac­ti­vos en si­tios pun­tua­les.

Par­tien­do de Ti­gre, hi­ci­mos in­ten­tos en la zo­na por­tua­ria, apro­ve­chan­do una sa­li­da de agua ca­lien­te don­de no­ta­mos pre­sen­cia de sá­ba­los. Buen sín­to­ma, por tra­tar­se del ali­men­to na­tu­ral del do­ra­do. Ar­ma­mos

equi­pos de bait­cast de 1,80 a 2,10 me­tros y 6-18 li­bras de re­sis­ten­cia (1 li­bra: 0,453592 gra­mos), con re­eles de per­fil ba­jo car­ga­dos con mul­ti­fi­la­men­to de 30 li­bras. La pri­me­ra ho­ra solo nos dio sá­ba­los pin­cha­dos del lo­mo –al­gu­nos de has­ta 3 ki­los– pe­ro nin­gún do­ra­do. Fi­nal­men­te, logramos un par de cap­tu­ras me­no­res de do­ra­di­llos muy sal­ta­ri­nes. Pin­cha­mos tres más que se nos fueron. No nos con­for­ma­ron los tamaños, pe­ro al me­nos sir­vió para sa­ber que al­gu­nos que­dan dan­do vuel­tas en aguas por­te­ñas aun con fríos ex­tre­mos. Lue­go cam­bia­mos el ám­bi­to de pes­ca y nos fui­mos a una zo­na cer­ca­na a los ma­le­co­nes que pro­te­gen el puer­to por­te­ño. Apro­ve­chan­do que ha­bía lle­va­do ma­sa, ten­ta­mos om­ní­vo­ros ti­ran­do contra las pie­dras. Las bo­gui­tas de 1 a 1,5 ki­los se man­tie­nen muy ac­ti­vas, en tanto sor­pren­dió la cap­tu­ra de un par de ba­gres blan­cos de ta­ma­ño im­por­tan­te –más de 2 ki­los– y un par de car­pas de más de 7 ki­los que pe­se a su por­te im­pre­sio­nan­te no die­ron gran pe­lea. Pri­me­ra eta­pa, con ob­je­ti­vo cum­pli­do.

Con rum­bo al Del­ta

En­to­na­dos por el éxi­to de la pri­me­ra jor­na­da, apro­ve­cha­mos un día ex­cep­cio­nal en­tre dos tor- men­tas, en mi­tad del mes pa­sa­do, cuando el pro­nós­ti­co pro­me­tía 23 gra­dos (a la pos­tre nun­ca pasó los 20) para ir por ta­ra­ri­ras y do­ra­dos al bor­de ex­te­rior del Del­ta y la fa­mo­sa is­la Oyar­vi­de.

Par­tien­do del Del­ta y to­man­do el de­rro­te­ro ha­bi­tual ha­cia la bo­ca del Pa­ra­ná de las Pal­mas, nos me­ti­mos en el ria­cho Dia­blo a sa­car unos ama­ri­llos que ser­vi­rían de car­na­da para nues­tros in­ten­tos con ce­bos na­tu­ra­les, ya que no solo lle­va­mos se­ñue­los. Ya con la pro­vi­sión que es­ti­ma­mos su­fi­cien­te cum­pli­da en po­cos mi­nu­tos, jun­to a nues­tros com­pa­ñe­ros de pes­ca Lu­cas Di­ni y Mar­tín Díaz An­dra­de co­men­za­mos a tes­tear sa­li­das de arro­yos sin éxi­to, has­ta que de­ci­di­mos ba­jar­nos en la en­tra­da de uno y em­pe­zar a tran­si­tar­lo aguas aden­tro. Para ello lle­va­mos un pa­lo de vi­da, como el usa­do para de­tec­tar el ve­ril en la al­bu­fe­ra de Mar Chi­qui­ta, con el ob­je­ti­vo de ir pin­chan­do el sue­lo por el que íba­mos a tran­si­tar y de­tec­tar así la even­tual pre­sen­cia de ra­yas.

Nos es­par­ci­mos para per­mi­tir­nos tra­ba­jar con li­ber­tad y no tu­vi­mos pi­que con se­ñue­los en los pri­me­ros mi­nu­tos, por lo que de­ci­dí po­ner una bo­ya plop

Do­ble T y en­se­gui­da pin­ché una ta­ru chi­ca que pi­có ca­si al ex­traer la lí­neas del agua. A ella si­guie­ron dos más, de si­mi­lar por­te. Ha­bien­do detectado que las ta­rus es­ta­ban en zo­na, cam­bié por un spin­ner­bait de Al­fer’s para tra­ba­jar­lo len­to “pei­nán­do­les la ña­ta” y a fuer­za de in­sis­tir lo­gré una her­mo­sa ta­ru de unos 2 ki­los. Tras otro com­pás de es­pe­ra, volví a po­ner la bo­ya, lo­gran­do un ejem­plar so­ber­bio de unos 3 ki­los. Ob­tu­ve otros dos ejem- pla­res cer­ca del me­dio­día y ya con mis com­pa­ñe­ros cer­ca tras ha­ber­se ale­ja­do sin éxi­to, tra­ba­ja­mos to­dos en una zo­na de 50 me­tros, lo­gran­do tres ejem­pla­res con se­ñue­los tipo crank y dos más con mi spin­ner­bait. Mar­tín y

el guía Her­nán con­cre­ta­ron otras dos cap­tu­ras y di­mos por ce­rra­da la eta­pa “ta­ru­chas” para ir por do­ra­dos tras el al­muer­zo ca­lien­te que el guía sir­ve a bor­do.

Pre­mio do­ra­do

Más que sa­tis­fe­chos ve­nía­mos de ha­ber de­mos­tra­do que aun en pleno in­vierno, con in­sis­ten­cia, po­día­mos lo­grar ta­ra­ri­ras, que mien­tras na­ve­gá­ba­mos a des­tino para in­ten­tar una pes­ca de do­ra­dos, no re­pa­ra­mos en que el guía nos su­gi­rió ir apron­tan­do se­ñue­los de po­ca pa­le­ta para tra­ba­jar una zo­na de pie­dras con en­gan­che. Por eso en nues­tros pri­me­ros in­ten­tos tu­vi­mos un par de ar­ti­fi­cia­les per­di­dos.

Op­tan­do lue­go por al­gu­nos li­pless con rattlin, en una tur­bu­len- cia gran­de de aguas en­con­tra­das, me­ti­mos los pri­me­ros do­ra­di­llos, que no lle­ga­ban a dos ki­los. Dus­saut tra­ba­ja­ba la lan­cha con maes­tría para evi­tar mo­les­tos giros de la em­bar­ca­ción, y así pu­di­mos pei­nar la zo­na ade­cua­da­men­te, pro­ban­do con al­gu­nos min­now de pa­le­ta cor­ta y los men­cio­na­dos li­pless. Logramos un par de do­ra­dos me­no­res que rá­pi­da­men­te de­vol­vi­mos a su me­dio.

“Le­van­ten que nos va­mos a ju­gar una car ta fuer te”, pro - puso el guía y nos su­gi­rió que nos abri­gá­se­mos que íba­mos a na­ve­gar unos 20 mi­nu­tos. Fi­nal­men­te lle­ga­mos a un pa­le­río muy in­tere­san­te en el que sa­bía­mos que arries­gá­ba­mos en ca­da ti­ro, pe­ro tam­bién que po­día ha­ber buen pre­mio. Así las co­sas, ju­gán­do­nos el ar­ti­fi­cial en ca­da lan­ce, agra­de­ci­mos al má­xi­mo a nues­tros equi­pos por per­mi­tir­nos ti­ros bien pre­ci­sos que nos per­mi­tie­ron sa­car al­gu­nos do­ra­di­llos de 2,5 y 3 ki­los en­tre los ci­ta­dos pa los y pie­dras. Para no en­gan­char es clave usar an­zue­los sim­ples en vez de tri­ples, que ade­más se­rán los que nos ga­ran­ti­cen lo­grar la pie­za de buen por­te aun a ries­go de per­der al­gu­nos ejem­pla­res me­no­res.

Nos fal­tó pro­bar la pes­ca de do­ra­dos con ce­bos na­tu­ra­les. Pe­ro a de­cir ver­dad, son pla­nes para ha­cer con to­da la tri­pu­la­ción de acuer­do, pues con lan­cha en mo­vi­mien­to a ve­ces es in­com­pa­ti­ble la pes­ca con ar­ti­fi­cia­les de al­gún miem­bro con la lí­nea a la de­ri­va de otro pes­ca­dor.

Una “vie­ja” sor­pre­sa

La sor­pre­sa vino al cla­var un pez de ex­tra­ña pe­lea, ca­si de mo­do cir­cu­lar, sin sal­tos ni bu­ceos… nos mi­rá­ba­mos los cuatro pes­ca­do­res ex­tra­ña­dos mien­tras el guía pre­pa­ró el copo. Re­cién al aso­mar cer­ca de la em­bar­ca­ción vi­mos a la ex­tra­ña cria­tu­ra: una vie­ja del agua in­men­sa, que al ser ro­ba­da de la co­la pro­ta­go­ni­zó tan sin­gu­lar com­ba­te.

Ya ca­yen­do el sol ini­cia­mos el re­torno feliz de ha­ber lo­gra­do en dos jor­na­das un in­tere­san­te aba­ni­co de especies: ba­gres blan­cos y ama­ri­llos, car­pas, bo­gas, sá­ba­los, ta­ra­ri­ras, do­ra­dos y la men­ta­da vie­ja del agua. Una se­ñal de que, pe­se al frío, el que in­sis­te y busca bien pue­de “ha­cer­se el agos­to” an­ti­ci­pan­do el ve­rano. Desafío ga­na­do. Aho­ra le to­ca a us­ted com­pro­bar que, aún en pleno in­vierno, el Pla­ta es mu­cho más que pe­je­rre­yes.

Las ta­ru­chas de la cuen­ca del Pla­ta se ale­tar­gan pe­ro no hi­ber­nan: en pe­que­ñas ven­ta­nas de ca­lor es po­si­ble pes­car­las aun en pleno in­vierno. Los do­ra­dos se mos­tra­ron ac­ti­vos en zo­nas de pa­los emer­gen­tes y fon­dos de pie­dra.

Con ta­ra­ri­ras, las bo­yas plop fueron las que nos die­ron pi­ques de en­tra­da. Al me­dio­día, to­ma­ron se­ñue­los.

Los ama­ri­llos di­je­ron pre­sen­te en el Dia­blo, así como los sá­ba­los en el puer­to por­te­ño. Tras es­tas dos especies se mue­ven los do­ra­dos.

El scou­ting con guía Her­nán Dus­saut por el puer­to por­te­ño y el Del­ta nos pre­mió con bue­nos do­ra­dos.

Las aguas quie­tas del an­te­puer­to por­te­ño nos die­ron tre­men­dos ba­gres blan­cos y car­pas in­men­sas pes­can­do con ma­sa como car­na­da.

Sor­pre­sas te da la pes­ca: tre­men­da vie­ja del agua ro­ba­da del lo­mo por ac­ci­den­te con un se­ñue­lo cuando pes­cá­ba­mos en fon­dos de pie­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.