La mejor tran­si­ción en el Pa­ra­ná Me­dio.

Nos en­fren­ta­mos al ti­gre de los ríos só­lo con ar­ti­fi­cia­les, se­ñue­los y mos­cas. Tác­ti­cas, equi­pos y lu­ga­res don­de en­con­trar a es­tos ague­rri­dos ca­za­do­res.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ale­jan­dro Inzaurraga.

En Goya, nos en­fren­ta­mos al ti­gre de los ríos só­lo con ar­ti­fi­cia­les, se­ñue­los y mos­cas. Tác­ti­cas, equi­pos y lu­ga­res don­de en­con­trar a es­tos ague­rri­dos ca­za­do­res.

La tran­si­ción. El pa­sa­je de lo cla­ro a lo os­cu­ro, la bre­cha que se­pa­ra la quie­tud de la ve­lo­ci­dad, el tra­yec­to de la hon­du­ra a la su­per­fi­cie, el lap­so que va del día a la no­che. De­fi­ni­ti­va­men­te el do­ra­do es un pez de tran­si­cio­nes, y para dar con él, lo­ca­li­zar­lo y dis­fru­tar a pleno de su pes­ca hay que es­tar muy aten­tos a es­tas tran­si­cio­nes fí­si­cas o tem­po­ra­les. Fí­si­cas, cuando nos re­fe­ri­mos a un cam­bio de agua cla­ra a una os­cu­ra, por ejem­plo en una desem­bo­ca­du­ra, un des­bor­de de la­gu­na o cual­quier otra jun­ta de aguas de di­fe­ren­te to­na­li­dad que se pre­sen­te. Si­tios más que pro­pi­cios para pa­sar una mos­ca o un se­ñue­lo que si­mu­len un pez fo­rra­je­ro. Tam­bién las tran­si­cio­nes de aguas de igual to­na­li­dad pe­ro de di­fe­ren­te ve­lo­ci­dad, que pue­den dar­se

en pro­xi­mi­da­des de una sa­lien­te de la cos­ta, de un tron­co se­mi­su­mer­gi­do o de aflo­ra­mien­tos de un fon­do irre­gu­lar y ni ha­blar de un ve­ril abrup­to. Si­tios pre­di­lec­tos de los do­ra­dos para ace­char a sus pre­sas. Y tem­po­ra­les cuando la tran­si­ción es de la no­che al día y vi­ce­ver­sa: es sa­bi­da la pro­ver­bial afi­ni­dad de to­das las especies ca­za­do­ras por los dos cre­púscu­los del día (el diurno y el noc­turno), mo­men­tos de me­dias lu­ces que hay que apro­ve­char para en­con­trar a los do­ra­dos con to­dos sus sen­ti­dos en­fo­ca­dos en dar con una po­si­ble pre­sa.

Pri­me­ro el San­ta Lucía

Con Ja­vier En­ri­que y Ger­mán Ava­los Bi­lling­hurst ha­bía­mos co­men­za­do es­te nue­vo re­le­va­mien­to en aguas co­rren­ti­nas, pre­ci­sa­men­te en la desem­bo­ca­du­ra del r ío S a nt a Lucía en el Pa­ra­ná, a muy po­cos mi­nu­tos de na­ve­ga­ción –aguas arri­ba– de la ciu­dad de Goya. Se tra­ta de una jun­ta de aguas bien di­fe­ren­cia­das. Las leo­na­das del gran río re­ci­bien­do a las ne­gras y trans­lú­ci­das del t r ibut a r io a la vis­ta de gar­zas, big uás y ot ras aves ic­tió­fa­gas, que siem­pre son una bue­na se­ñal (si hay aves, ha­brá pe­que­ños pe­ces; si hay pe­que­ños, ge­ne­ral­men­te ha­brá ma­yo­res tras ellos).

Aco­mo­dan­do la em­bar­ca­ción con el mo­tor eléc­tri­co para no per­tur­bar el sec­tor, co­men­za­mos los in­ten­tos en spin­ning y bait cast con se­ñue­los de me­dia agua y equi­pos com­pues­tos por ca­ñas de bait cast de 6,6 pies (1 pie: 0,3048 me­tros) y 6 a 15 li­bras (1 li­bra: 453,592 gra­mos), con re­eles ro­ta­ti­vos de ba­jo per­fil y equi­pos de spin­ning con va­ras de 7 pies y si­mi­lar li­bra­je con re­eles fron­ta­les me­dia­nos. En am­bos casos car­ga­dos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to del 0,23 al 0,25 y ter­mi­na­dos con 1,5 a 2 m de fluo­ro­car­bono del 0,60 mm. Es­ta pun­te­ra, ade­más de no de­la­tar el en­ga­ño por ser trans­lú­ci­da, evi­ta mo­les­tos en­re­dos del mul­ti­fi­la­men­to con los an­zue­los. Y como es­te ma­te­rial re­sis­te las den­te­lla­das del do­ra­do, ha­ce que se pue­da pres­cin­dir del ca­ble de ace­ro. Otra ven­ta­ja: de­bi­do a la con­duc­ta del do­ra­do de acer­car­se al pez cla­va­do y en lucha, pro­cu­ran­do arre­ba­tar­le el su­pues­to bo­ca­do, muchas ve­ces pue­de atro­pe­llar el se­dal y cor­tar­lo en es­tas em­bes­ti­das, sien­do el tra­mo de f luo­ro­car­bono un rease­gu­ro en es­tos casos.

Bag res, sá­ba los, bog uit as, mo­ja­rras y ale­vi­nos de otras es-

pe­cies for­man parte de la die­ta del do­ra­do. Bus­can­do imi­tar algo pa­re­ci­do y ape­te­ci­ble den­tro de su me­nú pro­ba­mos se­ñue­los de dis­tin­to ca­la­do y di­se­ño. Fueron los más vo­lu­mi­no­sos y que mue­ven agua (con más vi­bra­ción) los que lo­gra­ron des­ta­par la olla del pi­que. Los rattles (bo­li­llas de ace­ro que tie­nen en su in­te­rior al­gu­nos mo­de­los), agre­gan so­ni­do y atrac­ti­vo, así que nos in­cli­na­mos por ellos, ya que la es­tra­te­gia era lan­zar al agua turbia y cru­zar con el ar­ti­fi­cial tra­ba­jan­do a pleno a la zo­na de agua cla­ra. El pez ca­za­dor ocul­to en esa fran­ja de tran­si­ción es orien­ta­do pri­me­ro por el chas­qui­do del se­ñue­lo al caer al agua, se­gun­do por la vi­bra­ción y so­ni­do que emi­te en su tra­yec­to­ria y en úl­ti­ma ins­tan­cia por la vis­ta del en­ga­ño a me­di­da que el agua se va acla­ran­do.

Do­ra­dos como lo­bos

Los pi­ques no tar­da­ron en lle­gar. Y cuando de­ci­mos pi­ques, nos re­fe­ri­mos a pi­ques fir­mes. Y de do­ra­dos, no do­rad il los. In­clu­so do­ble­tes. Es fre­cuen­te es­ta con­duc­ta en los do­ra­dos cuando se los pes­ca con equi­pos li­via­nos: el pez en lucha, le­jos de asus­tar a sus con­gé­ne­res, emi­te se­ña­les de ca­ce­ría, no de pe­li-

gro, y eso atrae a otros do­ra­dos como a una jau­ría de lo­bos a la escena de la pe­lea. Por eso es tan efec­ti­vo que un se­gun­do pes­ca­dor lan­ce su se­ñue­lo o su mos­ca jus­to por de­trás del do­ra­do que vie­ne pren­di­do. Es una bue­na ma­ne­ra de con­cre­tar do­ble­tes y has­ta tri­ple­tes. La pre­cau­ción de­be ser no cru­zar las lí­neas ni en­re­dar­se, lo que pue­de lle­var a irre­me­dia­bles y odio­sos cor­tes. Con bue­na fae­na rea­li­za­da en la bo­ca del San­ta Lucía, em­pren­di­mos via­je ha­cia el sur, con des­tino fi­nal en la zo­na del Iso­ró, don­de Ja­vier tie­ne ins­ta­la­da una ba­se de ope­ra­cio­nes en pleno sec­tor de pes­ca, con un cam­pa­men­to con co­mo­di­da­des de so­bra para el pes­ca­dor. Car­pas es­truc­tu­ra­les con ca­mas y col­cho­nes, luz eléc­tri­ca, pa­rri­lla, co­ci­na, quin­cho, ba­ños con agua ca­lien­te y todo lo necesario para alo­jar­se a mi­nu­tos de los me­jo­res pes­que­ros. Una bue­na ma­ne­ra de aho­rrar tiem­po y po­der pes­car bien los dos mo­men­tos cla­ves del día sin lar­gas na­ve­ga­cio­nes ni tanto des­pla­za­mien­to, amén del pla­cer de per­noc­tar en un ám­bi­to na­tu­ral y sil­ves­tre.

El mejor do­ble­te

La tar­de la ocu­pa­mos en re­co­rrer arro­yos, la­gu­nas, bo­qui­tas y co­rre­de­ras que fueron sor­pren­dién­do­nos en ren­di­mien­to. A ve­ces bue­nos lu­ga­res que nos fa­lla­ron y en oca­sio­nes si­tios que no pa­re­cían tan bue­nos que se des­ta­ca­ron por pi­ques por so­bre la me­dia. Pe­ro así es la pes­ca, nun­ca se sa­be dón­de sal­ta­rá la mejor lie­bre, lo que nos obli­ga a con­ver­tir­nos en in­can­sa­bles lan­za­do­res de se­ñue­los, en per­ma­nen­tes in­ten­ta­do­res. El pre­mio que nos es­pe­ra siem­pre va­le la pena.

En al­gu­nos pun­tos clave de po­ca pro­fun­di­dad, aun para los ar­ti­fi­cia­les de me­dia agua que se en­gan­cha­ban aba­jo, de­ci­di­mos tu­near se­ñue­los, re­cor­tan­do un po­co los ba­be­ros de plás­ti­co con un ali­ca­te o ca­len­tan­do con un en­cen­de­dor la pa­le­ta y do­blán­do­la para mo­di­fi­car su án­gu­lo de ata­que, ob­te­nien­do en úl­ti­ma ins­tan­cia una me­nor pro­fun­di­dad de ac­ción. Así con­se­gui­mos en una jun­ta de aguas de di­fe­ren­te to­na­li­dad, en la en­tra­da de una la­gu­na, dar con el mejor do­ble­te de la jor­na­da. Y con las úl­ti­mas lu­ces ro­ji­zas del día, a la ho­ra má­gi­ca, cap­tu­ra­mos la pie­za ma­yor para co­ro­nar un ex­tra­or­di­na­rio día de pes­ca.

Un fi­nal de jor­na­da que ade­más nos de­pa­ra­ba un pre­mio ex­tra: un asa­do cre­pi­tan­do so­bre las bra­sas con el que Fla­vio, Al­fre­do y Co­rea nos es­pe­ra­ban en el cam­pa­men­to.

El se­gun­do día lo de­di­ca­mos a in­ten­tar lo mis­mo que el an­te­rior pe­ro con mos­ca (fly cast). Ar­ma­mos con­jun­tos de po­ten­cia #7 y #8 con lí­neas de flote, lí­de­res no muy lar­gos de fluo­ro­car­bono y mos­cas vo­lu­mi­no­sas de to­nos os­cu­ros ata­das en an­zue­los 2/0 y 3/0. La for­ma de vin­cu­lar la mos­ca al con­jun­to, si no se con­fía en el fluo­ro­car­bono, es me­dian­te un ca­ble de ace­ro de al me­nos 15 cm y de unas 20 li­bras

de re­sis­ten­cia, los de 7x7 (49 he­bras de alam­bre) son bue­nos para dar­le na­tu­ra­li­dad en el agua y muy dúc­ti­les a la ho­ra de atar­los. Usa­mos dos nu­dos de bue­nas pres­ta­cio­nes: Al­bright (óp­ti­mo para vin­cu­lar el nai­lon del tip­pet al ca­ble de ace­ro) y el la­zo an­ti­des­li­zan­te (ideal para atar el ca­ble al ojal de la mos­ca).

Logramos pren­der un par de do­ra­di­llos an­tes de que se le­van­ta­ra un im­por­tan­te vien­to del Sur que nos lle­vó a abandonar los pes­que­ros más abier­tos de las co­rre­de­ras de la Bo­ca Nue­va y bus­car refugio en los arro­yos con re­pa­ro de mon­te en la zo­na co­no­ci­da como La Cue­va del Pa­to Ne­gro. Allí, a po­co de lle­gar no­ta­mos ac­ti­vi­dad en las ori­llas ba­jo los ár­bo­les, lo que nos im­pul­só a cam­biar es­trí­me­res por bo­li­tas de plás­ti­co con un pe­que­ño lí­der de ace­ro y an­zue­lo de pa­ta cor­ta pa­san­te por den­tro de la es­fe­ra. De es­ta ma­ne­ra, lan­zan­do con la ca­ña de mos­ca es­tos en­ga­ños ha­cia la ori­lla, ca­si por de­ba­jo de los ár­bo­les (ha­cien­do que ca­ye­ran como un fru­to del mon­te) logramos des­en­ca­de­nar in­tere­san­tes pi­ques de pi­ra pi­tá (sal­món de río) y has­ta de un pa­cú que ter­mi­nó des­pren­dién­do­se después de un par de fuer­tes es­ca­ra­mu­zas. La idea es lan­zar, que la bo­li­ta ha­ga el “plop” ca­rac­te­rís­ti­co de una se­mi­lla o fru­to ca­yen­do, de­jar que se hun­da mi­ran­do aten­ta­men­te la lí­nea de flote y, si no­ta­mos que tie­ne un mo­vi­mien­to an­ti­na­tu­ral, cla­va­mos an­tes de sen­tir el pi­que. Es una cla­va­da vi­sual, an­tes de sen­tir­la en la mano cuando ya pue­de ser tar­de. Muy in­tere­san­te, ca­si apa­sio­nan­te, que nos hizo ol­vi­dar por com­ple­to del vien­to, de los do­ra­dos y de muchas otras co­sas. Otra pes­ca, una al­ter­na­ti­va más para la mos­ca, un ca­mino para se­guir ex­plo­ran­do y apren­dien­do y una gra­ta sor­pre­sa que nos brin­da­ron las aguas go­ya­nas.

Por la tar­de

La jor­na­da si­guió ven­to­sa y nos im­pu­so vol­ver a los se­ñue­los con re­sul­ta­dos si­mi­la­res a los del día an­te­rior. Has­ta logramos dar­nos el gus­to de in­ten­tar con se­ñue­los pa­sean­tes y tam­bién con ellos tu­vi­mos ata­ques. Si bien el do­ra­do no es un ha­bi­tual ca­za­dor de su­per­fi­cie, la emo­ción que re­pre­sen­ta ver a un ejem­plar su­bien­do y ata­can­do arri­ba bien va­le el in­ten­to.

De­ja­mos Goya con muchas vi­ven­cias nue­vas, los se­ñue­los lle­nos de den­te­lla­das, al­gu­nas mos­cas mas­ti­ca­das, unas cuan­tas emo­cio­nes vi­vi­das y la cer­te­za de que los do­ra­dos –esos ha­bi­tan­tes de las tran­si­cio­nes– es­tán pre­sen­tes en ca­li­dad y can­ti­dad, como para vi­vir a pleno bue­nas jor­na­das de pes­ca con ar­ti­fi­cia­les. Con la con­vic­ción de que si nues­tra vi­da es tam­bién una tran­si­ción, na­da mejor que tran­si­tar­la pes­can­do.

Co­rre­de­ras, bo­cas, aguas su­fi­cien­te­men­te cla­ras y do­ra­dos: una com­bi­na­ción ideal para la pes­ca con ar­ti­fi­cia­les en aguas go­ya­nas.

Arri­ba: úl­ti­ma arri­ma­da de un do­ra­do cap­tu­ra­do en bait cast con un se­ñue­lo de me­dia agua en la desem­bo­ca­du­ra del río San­ta Lucía en el Pa­ra­ná. Arri­ba de­re­cha: Ja­vier ex­hi­bien­do su muy bue­na cap­tu­ra.

Arri­ba: saliendo a pes­car del cam­pa­men­to en la zo­na del Iso­ró. Es ideal alo­jar­se tan pró­xi­mo a los pes­que­ros. Aba­jo: li­be­ra­ción si­mul­tá­nea de uno de los va­rios do­ble­tes que se die­ron en es­te re­le­va­mien­to.

Arri­ba: pi­rá pi­tá pes­ca­do en fly cast con bo­li­tas plás­ti­cas imi­tan­do fru­tos. Arri­ba der.: do­ble­te en bait cast y spin­ning en la bo­ca del San­ta Lucía (atrás se ve la jun­ta de aguas). Der.: pes­can­do en La Bo­ca Nue­va.

Sha­dow Tech

El mejor do­ra­do del re­le­va­mien­to se dio en una co­rre­de­ra de me­dia­na hon­du­ra después de la pues­ta de sol, la ho­ra pre­di­lec­ta de los gran­des ca­za­do­res.

Izq.: Ger­mán y una pa­lo­me­ta cap­tu­ra­da en spin­ning.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.