Concordia: zo­na de gi­gan­tes.

La lo­ca­li­dad en­tre­rria­na, pe­se a las inun­da­cio­nes, si­gue sien­do un pes­que­ro in­creí­ble para cap­tu­rar do­ra­dos de gran por­te. Equi­pos, téc­ni­cas y to­dos los de­ta­lles.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ju­lio Po­lle­ro.

La lo­ca­li­dad en­tre­rria­na, pe­se a las inun­da­cio­nes, si­gue sien­do un pes­que­ro in­creí­ble para cap­tu­rar do­ra­dos de gran por­te. Equi­pos, téc­ni­cas y to­dos los de­ta­lles.

Después de un mes tor­men­to­so en el que la ciu­dad en­tre­rria­na de Concordia su­frió otra vez los em­ba­tes del agua, La Zo­na Lod­ge re­abrió sus puer­tas para po­der rea­li­zar es­te nue­vo re­le­va­mien­to con sin­gu­lar éxi­to, pe­ro sin nin­gu­na sor­pre­sa: más de lo mis­mo, los do­ra­dos más gran­des del mundo. La Zo­na es el nom­bre de un pes­que­ro pri­va­do so­bre el río Uru­guay co­no­ci­do mun­dial­men­te, que cuenta con un es­pa­cio apro­xi­ma­do de 900 por 500 me­tros. Se ubi­ca cer­cano a la re­pre­sa de Sal­to Gran­de, don­de se da una pes­ca sig­ni­fi­ca­ti­va de di­fe­ren­tes especies de gran ta­ma­ño, des­ta­cán­do­se sin du­das el do­ra­do por so­bre to­das, sin des­cui­dar que las bo­gas de allí son enor­mes, lle­gan­do a ve­ces a los 6 kg de pe­so, y los pe­ces de cue­ro como el pa­tí y el su­ru­bí tam­bién sue­len al­can­zar por­tes con­si­de­ra­bles.

Las mo­da­li­da­des

La pes­ca en es­te lu­gar se rea­li­za so­la­men­te con las úni­cas dos lan­chas y guías ha­bi­li­ta­dos para tal efec­to. Y en La Zo­na só­lo

po­de­mos pes­car con de­vo­lu­ción obli­ga­to­ria y ac­tuan­do úni­ca­men­te con ar­ti­fi­cia­les, ya sea con fly, bait­cas­ting o spin­ning. Para el f ly de­be­mos lle­var ca­ñas y re­eles para lí­nea 8 y 10, lí­neas de f lo­te y hun­di­mien­to y mos­cas g ra ndes a r ma­das pre­fe­rent ement e en co­lo­res ro­jo, ne­gro, ama­ri­llo y blan­co. Para in­ten­tar pes­car con bait­cas­ting con­vie­ne pre­pa­rar ca­ñas de en­tre 20 y 25 li­bras (1 li­bra = 0,453592 ki­lo), de un lar­go de 1,80 a 2,10 m y con ac­ción de pun­ta.

Los re­eles de­ben ser fuer­tes, del tipo hue­vi­to o ba­jo per­fil, con una ca­pa­ci­dad de car­ga de mul­ti­fi­la- men­to de en­tre 70 y 100 m, más un ex­ce­len­te y fir­me re­gis­tro de freno.

Fi­nal­men­te, para pes­car con la mo­da­li­dad de spin­ning de­be­mos con­si­de­rar las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas de equi­pos en cuan­to al lar­go y po­ten­cia, con la di­fe­ren­cia de que en es­te ca­so te­ne­mos que em­plear re­eles fron­ta­les.

Cuando ar­me­mos las ca­jas de se­ñue­los no con­vie­ne de­jar na­da li­bra­do al azar: hay que lle­var todo e in­ten­tar cu­brir to­das las pro­fun­di­da­des y prin­ci­pal­men­te las ne­ce­si­da­des que va­yan surgiendo en el mo­men­to. No po­de­mos de­jar los pop­pers para ac­tuar en su­per­fi­cie, ni los de me­dia agua para in­ten­tar so­bre las cos­tas, ni los lla­ma­dos pa­le­to­nes para cuando haya que ras­car el fon­do y mu­cho me­nos los nue­vos y ori­gi­na­les se­ñue­los de lá­tex, con los que dán­do­les un po­co de pe­so po­de­mos lo­grar im­por­tan­tes pi­ques cuando me­nos lo ima­gi­na­mos.

Anéc­do­tas y pes­ca

Lle­ga­mos por la no­che al lod­ge pri­va­do que po­see es­te em­pren­di­mien­to, ubi­ca­do den­tro de un cam­po so­bre el ca­mino que con­du­ce al tra­di­cio­nal cam­ping La Tor­tu­ga Ale­gre. Allí nos es­pe­ra­ba Lu­cas, en­car­ga­do del lu­gar

y ex­ce­len­te an­fi­trión. Ya es­ta­ba pre­pa­ran­do un ex­qui­si­to asa­do jun­to a Ra­fael Geier (guía de la zo­na), que lue­go dis­fru­ta­ría­mos en­tre to­dos, su­man­do a otros clien­tes de la ciu­dad de Per­ga­mino que ha­cían su de­but pes­que­ril en es­tas aguas de Concordia.

Ini­ma­gi­na­ble la can­ti­dad de anéc­do­tas que se con­ta­ron en la me­sa, y nun­ca se ter­mi­na­ban los ki­los apor­ta­dos ni las fo­tos ima­gi­na­rias, in­di­cios de que es­tá­ba­mos en un lu­gar úni­co, don­de en ma­te­ria de pes­ca de do­ra­dos todo pue­de ser po­si­ble.

En el me­dio de la ce­na nos lla­mó Héc­tor Bra­da­ni­ni, pro­pie­ta­rio del lod­ge y gran pes­ca­dor, para sa­ber có­mo ha­bía­mos lle­ga­do, in­for­man­do ade­más que ven­dría a acom­pa­ñar­nos con la pes­ca. Ha­bien­do ter­mi­na­do el pos­tre to­dos fui­mos a la ca­sa para em­pe­zar a pre­pa­rar los equi­pos, de­ba­tien­do so­bre con cuál co­men­za­ría­mos a pes­car, cuál pen­sá­ba­mos nos da­ría el mejor re­sul­ta­do y en qué pro­fun­di­dad de­be­ría­mos ini­ciar los in­ten­tos. La mejor idea fue que ca­da pes­ca­dor pro­ba­ra en hon­du­ras di­fe­ren­tes y en ba­se a la can­ti­dad de pi­ques ca­da uno sa­bría lo que de­be­ría ha­cer.

Nos des­per­ta­mos muy tem­prano y con el desa­yuno ya pre­pa­ra-

do au­men­ta­mos nues­tras ga­nas, has­ta que lle­ga­ron A le­jan­dro y El­vio, los dos guías que nos acom­pa­ña­rían en es­ta jor­na­da. Fui­mos ha­cia el em­bar­ca­de­ro y en gru­pos de tres personas co­men­za­mos la na­ve­ga­ción, que es muy cor­ta. Mu­chos ha­bían car­ga­do re­cien­te­men­te el re­el con mul­ti, por lo que uti­li­za­ron el tra­mo del arro­yo de sa­li­da para es­ti­rar­lo, de­jan­do la pun­ta del hi­lo en el agua para que con la ve­lo­ci­dad de la em­bar­ca­ción va­ya saliendo para mo­jar­se y re­co­ger­lo más apre­ta­do.

Cuando se en­tra en la zo­na de pes­ca, lo pri­me­ro que se de­be ha­cer es un rol de sa­li­da en Pre­fec­tu- ra Ar­gen­ti­na, don­de toman to­dos los datos y dan vía li­bre de pes­ca. Des­de allí se ba­jan unos 400 me­tros y se co­mien­za a pes­car. En es­ta pri­me­ra pa­sa­da uti­li­za­mos la cos­ta ar­gen­ti­na como re­fe­ren­cia, ob­te­nien­do pi­ques ins­tan­tá­neos de do­ra­dos que su­pe­ra­ban los 10 kg en to­dos los casos, trans­for­man­do las ga­nas de la no­che an­te­rior en una ma­ña­na pro­lí­fe­ra de gran­des emo­cio­nes. Ter­mi­na­mos la ba­ja­da y re­to­ma­mos el lu­gar para con­fir­mar la efi­ca­cia de los se­ñue­los, don­de to­dos tu­vi­mos que po­ner ar­ti­fi­cia­les de me­dia agua para ob­te­ner res­pues­tas in­me­dia­tas. Vien­do es­te pa­no­ra­ma, uno de mis com­pa­ñe­ros ar­mó rá­pi­da­men­te su ca­ña de fly y nos hizo dis­fru­tar de un pi­que que se trans­for­mó en cap­tu­ra de un do­ra­do de 15 kg, un tren que dis­pa­ró por de­ba­jo de la lan­cha po­nien­do en ries­go el equi­po pe­ro se lo pu­do do­mi­nar, sa­car fo­to y de­vol­ver al agua sin gol­pes.

La cos­ta uru­gua­ya

Tam­bién veía­mos con mu­cha ac­ti­vi­dad a la otra em­bar­ca­ción, que tra­ba­ja­ba cer­ca de no­so­tros: se es­cu­cha­ban los gri­tos de ale­gría de los pes­ca­do­res.

Cru­za­mos ha­cia la cos­ta uru­gua­ya para sa­ber có­mo es­ta­ba de pi­que, y si bien en es­ta opor­tu­ni­dad eran más es­ca­sos que en el pes­que­ro an­te­rior, se pu­die­ron con­cre­tar va­rios cap­tu­ras. Ojo: tam­bién per­di­mos mu­chos otros, y sin du­das va­rios de los gran­des a los que só­lo pu­di­mos tes­tear an­te la co­rri­da y el pi­que pro­du­ci­do, de­ján­do­nos un sa­bor amar­go cuando veía­mos y sen­tía­mos li­bre el mul­ti del re­el.

Fue­ra de la zo­na de ex­clu­sión ob­ser­vá­ba­mos a otros guías con ac­ti­vi­dad con­ti­nua, por lo cual de­ci­dí su­mar­me a esa pes­ca, de­jan­do que mis com­pa­ñe­ros si­guie­ran dis­fru­tan­do de La Zo­na.

En es­te ca­so me su­bí a las lan­chas de Puer­to Ye­ruá Pes­ca, que tra­ba­ja des­de “los car­te­les” del lí­mi­te has­ta Sal­to Chi­co. Y tanto con se­ñue­lo como con car­na­da, rea lmen­te pu­di­mos da r con gran can­ti­dad do­ra­dos de to­dos los pe­sos, com­pro­ban­do que la pes­ca se puso muy bue­na en todo el co­rre­dor del río Uru­guay.

Pasó la jor­na­da y só­lo po­de­mos de­cir: 12 kg, 14 kg, 18 kg. Na­da más para agre­gar en el pa­raí­so de los me­jo­res do­ra­dos del mundo.

Uno de los me­jo­res con fly: más de 10 kg. To­mó una mos­ca os­cu­ra en azul y ne­gro. Der.: el se­ñue­lo ro­sa tam­bién dio muy bue­nos re­sul­ta­dos.

Ca­ña de fly en ple­na ac­ción, ca­si al fi­nal de la du­ra pe­lea. Fue­ra de La Zo­na tam­bién pi­ca­ron los bue­nos do­ra­dos, ha­cien­do bait en las pie­dras de Sal­to Chi­co. Con mo­re­na vi­va se pren­dían los más chi­cos.

Arri­ba: los pes­ca­do­res de Per­ga­mino con una bes­tia do­ra­da. Der.: Mauro con otro de los bue­nos, pes­ca­do con bait.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.