Las Ta­bli­llas: la cuo­ta en po­co tiem­po.

El pes­que­ro El Por­tu­gués, en la lo­ca­li­dad de Le­za­ma, per­mi­te cap­tu­rar bue­nas pie­zas en un am­bien­te bien agres­te y na­tu­ral.

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­ce­lo Albanese.

El pes­que­ro El Por­tu­gués, en la lo­ca­li­dad de Le­za­ma, per­mi­te cap­tu­rar bue­nas pie­zas en un am­bien­te bien agres­te y na­tu­ral.

Un ám­bi­to ubi­ca­do en las cer­ca­nías de Bue­nos Ai­res, que ofre­ce pe­je­rre­yes de ca­li­dad y per­mi­te lo­grar la cuo­ta en jor­na­das no tan ex ten­sas. La men­ción es para la la­gu­na Las Ta­bli­llas que se encuentra en el par­ti­do de Le­za­ma.

La in­vi­ta­ción la re­ci­bi­mos por parte del guía y ami­go Mar­ce­lo Tra­va­cio, quien nos ha­bía an­ti­ci­pa­do que la pes­ca es­ta­ba muy bue­na y nos con­ven­ció a pre­pa­rar todo lo necesario y con­cre­tar la sa­li­da para co­rro­bo­rar sus pa­la­bras.

El via­je

Sa l imos con r um­bo sur des­de C.A.B.A. por Au­to­vía 2 y nos di­ri­gi­mos has­ta la ciu­dad de Chas­co­mús, don­de nos es­pe­ra­ba Mar­ce­lo. Ma­tes de por me­dio co­men­za­mos a car­gar nues­tros bár­tu­los en su vehícu­lo par­ti­cu­lar, en el cual nos tras­la­da­mos has­ta el es­pe­jo, re­co­rrien­do 7 km de as­fal­to bor­dean­do la la­gu­na de Chas­co­mús has­ta en­con­trar un car­tel in­di­ca­dor que nos di­ri­ge a Pi­la. Para más re­fe­ren­cia, tam­bién se encuentra un des­ta­ca­men­to po­li­cial.

Des­de allí a mano iz­quier­da na­ce un ca­mino de tie­rra por el que se tran­si­tan 24 km en buen es­ta­do. En ca­so de llu­vias se com­pli­ca mu­cho el ac­ce­so, por eso es con­ve­nien­te con­tac­tar y po­ner­se

de acuer­do vía te­le­fó­ni­ca con Mar­ce­lo, con an­te­la­ción a la par­ti­da.

Al lle­gar a la tran­que­ra hay que abrir­la y vol­ver­la a ce­rrar para que no se es­ca­pen los ani­ma­les. Una vez aden­tro se arri­ba has­ta la ca­sa de Ana, en don­de se de­be pa­gar un ca­non para in­gre­sar al pes­que­ro El Por­tu­gués, en la­gu­na Las Ta­bli­llas. A con­ti­nua­ción, bo­ta­mos la em­bar­ca­ción al agua mien­tras Mar­ce­lo ul­ti­ma­ba to­dos los de­ta­lles para ase­gu- rar­se que no fal­ta­ra na­da y dar co­mien­zo a lo que se­ría una gran jor­na­da.

Los equi­pos y la pes­ca

Las ca­ñas eran de 4,25 m, en su to­tal lon­gi­tud de gra­fi­to y ke­vlar sú­per li­via­nos y re­sis­ten­tes. Los re­eles con mul­ti­fi­la­men­to del 0,18 y apa­re­jos de flote, de tres o dos bo­yas, en dis­tin­tas ga­mas de co­lo­res y en ma­te­rial de po­liu­re­tano de la lí­nea Big Flot. A gus­to de ca­da pes­ca­dor se le pue­de agre­gar una bi­go­te­ra al fi­nal de la lí­nea. Las ba­ja­das no de­ben su­pe­rar los 15 cm, que en va­rios casos fue el di­fe­ren­cial. Los an­zue­los que uti­li­za­mos fueron N°1. Y como car­na­da car­na­das usa­mos mo­ja­rras vi­vas y fi­le­te de dien­tu­do en fi­nas ti­ras.

Des­de el pes­que­ro na­ve­ga­mos apro­xi­ma­da­men­te 15 mi­nu­tos, mien­tras Mar­ce­lo nos con­ta­ba que íba­mos a dar ini­cio

en una de las par­tes del es­pe­jo don­de se for­ma­ba un lin­do ba­jo, lu­gar que en días an­te­rio­res ha­bía da­do bue­nos re­sul­ta­dos ya que allí los fle­chas se en­con­tra­ban to­man­do muy bien los ce­bos.

En el lu­gar ele­gi­do y con una ma­ña­na gé­li­da, no nos de­mo­ra­mos y co­men­za­mos con los pri­me­ros in­ten­tos. La mo­da­li­dad que prac­ti­ca­ría­mos era con la em­bar­ca­ción an­cla­da y arro­jan­do los apa­re­jos los más cer­ca po­si­ble de la cos­ta y con las bra­zo­la­das de los an­zue­los en­tre 10 y 30 cm de pro­fun­di­dad. Em­pe­za­mos a te­ner pi­ques re­mi­sos y to­ques muy sua­ves, lo que nos da­ba la pau­ta que los pe­jes no se en­con­tra­ban co­mien­do fir­mes, por lo que te­nía­mos que de­jar­los que lle­va­ran bien el ce­bo y no apu­rar a con­cre­tar el pi­que, ca­so con­tra­rio co - rre­ría­mos ries­gos de per­der las pie­zas.

Mejor con sol

En cuan­to el cie­lo dio pa­so a que aso­ma­ra el sol, co­men­zó el show de pi­ques. Mar­ce­lo con­cre­tó la cap­tu­ra ini­cia l de un pez muy bien ali­men­ta­do y com­ba­ti­vo que su­peró los 35 cm. Con­ti­nuó Hum­ber­to con otro lin­do ejem­plar, mien­tras veía­mos có­mo los pe­je­rre­yes ju­ga­ban con las bo­yas. Todo in­di­ca­ba que nos en­con­trá­ba­mos arri­ba de un car­du­men. De­ci­di­mos dar­les un po­co de tiem­po para que el sol en­ti­bia­ra el agua, y en­ton­ces sí los pi­ques em­pe­za­ron a ser ca­da vez más fir­mes, ob­te­nien­do cap­tu­ras en to­dos los apa­re­jos.

Pa­sa­do el me­dio­día de­ci­di­mos cam­biar de lu­gar y bus­car la parte nor­te del es­pe­jo, dan­do con otro am­plio y lin­do ba­jo. Lue­go de an­clar em­pe­za­mos con los lan­ces, pe­ro es­ta vez más cer­qui­ta de la ve­ge­ta­ción cos­te­ra. Los pi­ques no se hi­cie­ron es­pe­rar. Como si es­tu­vie­ra pla­nea­do, las bo­yas sa­lían des­li­za­das to­das al mis­mo tiem­po, ge­ne­ran­do do­ble­tes y tri­ple­tes con muy bue­na ca­li­dad de pe­je­rre­yes que os­ci­la­ban en­tre 400 y 800 gra­mos, con sor­pre­sas que su­pe­ran el ki­lo­gra­mo.

Car­na­da más ren­di­do­ra

Op­ta­mos por rea­li­zar los en­car­nes con una mo­ja­rra y un fi­le­te de dien­tu­do col­gan­do, lo que nos dio mu­chí­si­mo re­sul­ta­do a la ho­ra de cla­si­fi­car las pie­zas, cam­bian­do to­tal­men­te la ca­li­dad con ejem­pla­res de 40 cm. La jor­na­da iba lle­gan­do a su fin, y op­ta­mos por rea­li­zar un ga­re­te que, como te­nía­mos vien­to sur, nos iba a de­ri­var ha­cia el Es­te. Los pi­ques eran más es­pa­ci­sos pe­ro con bue­na ca­li­dad de pie­zas. Con la cuo­ta com­ple­ta de 25 pie­zas por pes­ca­dor, to­das ma­yo­res de 25 cm, di­mos cie­rre a es­ta maravillosa ex­pe­rien­cia.

El es­pe­jo es un cuer­po de agua per­te­ne­cien­te a la cuen­ca del río Sa­la­do, en la pro­vin­cia

de Bue­nos Ai­res. Es la quin­ta la­gu­na del sis­te­ma de las En­ca­de­na­das, y ocu­pa un cau­ce flu­vial pre­exis­ten­te. Re­ci­be los apor­tes de la la­gu­na Chis Chis, con la que se encuentra uni­da en épo­ca de cre­cien­tes. Y des­agua so­bre la la­gu­na Las Ba­rran­cas. Su parte más pro­fun­da lle­ga a 1,80 m de­bi­do a la cre­cien­te del río Sa­la­do que fue el cau­san­te de ele­var el ni­vel. La ma­yor parte de su su­per­fi­cie es­tá cu­bier­ta por ve­ge­ta­ción acuá­ti­ca arrai­ga­da o flo­tan­te, con abun­dan­tes jun­cos en sus cos­tas. Otras especies que pre­do­mi­nan son ba­gres, dien­tu­dos, mo­ja­rras, car­pas y ta­ra­ri­ras de gran­des por­tes.

Para dis­fru­tar de cos­ta

Po­de­mos prac­ti­car la mo­da­li­dad de pes­ca de cos­ta en fa­mi­lia, por su am­plia co­mo­di­dad y con bue­nos cla­ros de jun­cos para la pes­ca de pe­je­rre­yes y va­ria­da. El lu­gar es bien agres­te y no cuenta con pro­vee­du­ría, ni al­qui­ler de bo­tes, ni ven­ta de car­na­das, y de las em­bar­ca­cio­nes pro­pias se de­be ocu­par ca­da pes­ca­dor (no hay bo­te­ro). Hay que lle­var todo lo necesario para pa­sar jor­na­das inol­vi­da­bles al aire li­bre y en pleno con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

A solo 170 km de Bue­nos Ai­res, el ám­bi­to bo­nae­ren­se ofre­ce pe­je­rre­yes de bue­nos por­tes, lo­gran­do la cuo­ta en cor­tas jor­na­das. Lo bueno de es­te lu­gar con po­ca pre­sión de pes­ca, es que nos per­mi­te con to­tal co­mo­di­dad bo­tar­nos nues­tras pro­pias em­bar­ca­cio­nes, y or­de­nar­nos con ma­yor tran­qui­li­dad para ini­ciar la jor­na­da.

Arri­ba: Juan y Hum­ber­to con ejem­pla­res de me­di­da cap­tu­ra­dos bien tem­prano con las bra­zo­la­das a 30 cm de pro­fun­di­dad. Der.: jun­to a Mar­ce­lo Tra­va­cio (guía) con un ejem­plar que su­peró los 40 cm. Aba­jo: lo más ren­di­dor fueron las bo­yas chu­pe­to­nas.

A me­di­da que el sol en­ti­bia­ba el agua, la ca­li­dad de pie­zas se fue su­peran­do: apa­re­cie­ron fle­chas muy ro­bus­tos que obli­ga­ron a cam­biar la pro­fun­di­dad de las bra­zo­la­das, lle­ván­do­las a 10 cm de la su­per­fi­cie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.