Cues­tión de pe­so.

In­fal­ta­ble en los in­ten­tos de fon­do, la plo­ma­da es fun­da­men­tal para op­ti­mi­zar la pes­ca. For­mas de ana­li­zar los pes­que­ros para ele­gir la co­rrec­ta.

Weekend - - CONTENIDO - Por Nés­tor Saa­ve­dra.

In­fal­ta­ble en los in­ten­tos de fon­do, la plo­ma­da es fun­da­men­tal para op­ti­mi­zar la pes­ca. For­mas de ana­li­zar los pes­que­ros para ele­gir la co­rrec­ta.

Des­de que el hombre in­ten­tó atra­par un pez se en­con­tró con dos po­si­bi­li­da­des: ca­zar­lo o pes­car­lo. Di­gá­mos­lo de otra for­ma: po­día in­ter­cep­tar su pa­so de va­rias ma­ne­ras (se­car el cur­so de agua, pa­sar algo si­mi­lar a una red, etc.) o ten­tar­lo a que el pez co­mie­ra un ce­bo que te­nía es­con­di­do al­gún gan­cho o an­zue­lo para cla­var­lo de la bo­ca.

Cual­quier téc­ni­ca que haya em­plea­do de­bía re­sol­ver pro­ble­mas para su op­ti­mi­za­ción. Uno de ellos era có­mo acer­car­le la car­na­da. Pri­me­ro có­mo te­ner pe­so para al­can­zar dis­tan­cias más lar­gas, si los pe­ces no pa­sa­ban pe­ga­dos a la cos­ta. Se­gun­do, có­mo te­ner pe­so para que la car­na­da se su­mer­gie­ra, pe­ro, si el agua se mo­vía por ac­ción de la co­rren­ta­da o el vien­to, so­por­ta­ra la fuer­za la­te­ral que di­fi­cul­ta­ba es­ta in­mer­sión. En­ton­ces tu­vo que in­ven­tar lo que hoy lla­ma­mos plo­ma­da, de­bi­do al prin­ci­pal metal con que se cons­tru­ye des­de ha­ce años, el plo­mo. En in­glés uti­li­zan di­rec­ta­men­te el tér­mino sin­ker (hun­di­dor) sin ha­cer re­fe­ren­cia a su com­po­si­ción. Es­te uso pre­va­le­ce­rá con el tiem­po, ya que es muy pro­ba­ble que, en bre­ve, por las ca­rac­te­rís­ti­cas con­ta­mi­nan­tes del pl plo­mo, se prohí­bahíb en to­dod el l mundo el uso de es­te metal.

Có­mo co­lo­car­la

Bá­si­ca­men­te, la plo­ma­da se ubi­ca al fi­nal del apa­re­jo ata­da en for­ma di­rec­ta o, para fa­ci­li­tar el cam­bio, con un mos­que­tón. Si se tra­ta de am­bien­tes con mu­cha co­rren­ta­da y plo­ma­das que tien­dan a gi­rar, se re­co­mien­da agre­gar un es­me­ri­llón para que no se re­tuer­za la lí­nea. Hay quie­nes la aña­den con un la­zo re­cu­bier­to por un es­pa­gue­ti para que no se las­ti­me la lí­nea con la aga­rra­de­ra de la plo­ma­da. Si se ci­ñe mu­cho cues­ta un po­co más cam­bar la

plo­ma­da,oma­da en ca­so de ser necesario.necesario Otras lí­neas exigen plo­ma­das co­lo­ca­das so­bre la ma­dre o so­bre la lí­nea, que pue­den ser fi­jas o co­rre­di­zas, en for­ma de tu­bo o cha­ta. Es el ca­so, por ejem­plo, de las lí­neas para pes­car con car­na­da na­tu­ral bo­gas, do­ra­dos o su­ru­bíes en el Río de la Pla­ta y sus afluen­tes. Los to­pes se rea­li­zan, ge­ne­ral­men­te, con nu­dos y per­li­tas que evi­tan que los pri­me­ros se me­tan den­tro del ca­nal de la plo­ma­da y la tra­ben.

Dis­tin­tos ti­pos

Las plo­ma­das co­rre­di­zas traen un ca­nal in­te­rior por don­de pa­sa la lí­nea. Hay que to­mar en cuenta que no ten­ga bor­des fi­lo­sos, pues pue­den pro­vo­car el cor­te, es­pe­cial­men­te en nai­lon fi­nos y mul­ti­fi­la­men­tos. Las plo­ma­das de in­ter­cam­bio rá­pi­do cons­tan de un tu­bo plás­ti­co por don­de

pa­sa la lí­nea. So­bre es­te tu­bo se mon­tan los plo­mos de di­fe­ren­te pe­so, lo que sir­ve para cam­biar rá­pi­da­men­te sin te­ner que cor­tar. Al­gu­nas, en lu­gar del ca­ño plás­ti­co, tie­nen un cuer­po de go­ma abra­za­do par­cial­men­te por el plo­mo y con dos sa­lien­tes en los ex­tre­mos. La lí­nea se abra­za a una de las sa­lien­tes y por la parte del cuer­po que no tie­ne plo­mo sino solo go­ma se la pa­sa ha­cia atrás, has­ta sa­car­la por la otra pun­ta. Lo he­mos vis­to en pe­sos ba­jos por­que, de lo con­tra­rio, tien­de a sa­lir­se con el lan­za­mien­to, la co­rren­ta­da y el ca­ña­zo lue­go de un pi­que.

Tam­bién se usan plo­mos co­rre­di­zos con for­ma de ba­la para unas pes­cas con go­mi­tas que se crea­ron en EE.UU. Se lla­man Ca­ro­li­na y Te­xas Rig­ging, y son unos pe­que­ños plo­mos so­bre la lí­nea que la abra­zan y se aprie­tan con una pin­za para que pro­fun­di­cen pe­que­ños tra­mos fi­na­les con an­zue­lo, como en n el mo­ja­rre­ro o cier­tas bra­zo­la­das para a la pes­ca de pe­je­rrey.

En busca de la jus­ta hon­du­ra

El for­ma­to de la plo­ma­da se en­mar­ca tam­bién en la his­tó­ri­ca bús­que­da de lo­grar la pro­fun­di­dad desea­da evi­tan­do los en­gan­ches en el fon­do, el do­lor de ca­be­za más gran­de de todo afi­cio­na­do que pes­ca en es­ta mo­da­li­dad. Al­gu­nas tam­bién se crea­ron pen­san­do en me­jo­rar la dis­tan­cia de lan­za­mien­to. En los mun­dia­les de lan­za­mien­to se usan plo­ma­das con for­ma de pe­ra o de pe­lo­ta de rugby.

Las plo­ma­das más co­mu­nes tie­nen for­ma de go­ta o pe­ra. Lue­go se hi­cie­ron con si­lue­ta de re­loj, de es­fe­ra, de pi­rá­mi­de o cono, de bom­ba con ale­tas. Exis­ten tam­bién plo- ma­das con for­ma de tor­ni­llo que di­cen que se en­ros­can muy bien en fon­dos de co­rren­ta­da y are­na, y plo­ma­das ce­ba­do­ras que vie­nen con un ci­lin­dro con per­fo­ra­cio­nes, que se car­gan con ce­ba para atraer a los pe­ces en esa zo­na.

Hay si­tua­cio­nes de pes­ca que exigen que las plo­ma­das que­den fi­jas y otras en que es mejor que se mue­van al rit­mo que pre­ci­se­mos. En al­gu­nos casos se requiere una com­bi­na­ción. Por ejem­plo, en la pes­ca en el mar so­bre zo­na de pie­dras se ne­ce­si­ta una plo­ma­da que no ca­mi­ne, pe­ro que tam­po­co se en­gan­che. Se em­plean, en­ton­ces, al­gu­nos for­ma­tos como el lá­piz o ci­lin­dro, que sue­le za­far bien en­tre las pie­dras.

Las plo­ma­das vo­la­do­ras tie­nen un for­ma­to di­se­ña­do para es­tas si-

tua­cio­nes ries­go­sas ries­go­sas. El pi­so es li­so y lue­go tie­nen una qui­lla que les pro­por­cio­na una fi­gu­ra hi­dro­di­ná­mi­ca; re­co­gien­do con un pri­mer gol­pe fuer­te ha­ce que pla­neen en el agua es­qui­van­do los obs­tácu­los.

Otras va­rian­tes

En cier­tas pes­cas a me­dia agua o al vue­lo se ne­ce­si­tan pe­que­ños plo­mos que hun­dan al con­jun­to solo unos me­tros y lue­go, en la co­rren­ta­da, lo ha­gan na­dar con mo­vi­mien­tos sua­ves para que la car­na­da sea más ten­ta­do­ra para cier­tos pe­ces. He vis­to un ca­so así en con­cur­sos de pes­ca en el Alto Pa­ra­ná, Mi­sio­nes, don­de se usan mo­ne­das con dos per­fo­ra­cio­nes cer­ca del bor­de en pun­tos opues­tos del diá­me­tro. En un ex­tre­mo se en­gan­cha la lí­nea ma­dre y, enn en ell el otro, el apa­re­jo. Esa mo­ne­da ha­ce que pro­fun­di­ce len­ta­men­te y no mu­cho y que todo se ha­ma­que con­ve­nien­te­men­te para que las car­na­das pa­sen en for­ma ade­cua­da cer­ca de los pe­que­ños pe­ces que se tie­nen como ob­je­ti­vo.

En cam­bio, en fon­do de are­na se pre­ci­sa que la plo­ma­da no co­rra. Para eso se in­ven­ta­ron las plo­ma­das con aga­rra­de­ras de alam­bre, dis­pues­tas como pé­ta­los de una flor que se abren para que no rue­den por los le­chos li­via­nos. En al­gu­nos casos, al re­co­ger se arrastran y do­blan los alam­bres y otros tie­nen un sis­te­ma de ple­ga­do que los des­ar­ma sin per­der­los.

En los con­cur­sos del Li­to­ral se sue­le uti­li­zar la plo­ma­da san­ta­fe­si­na, una es­pe­cie de trom­po que siem­pre gi­ra en el mis­mo lu­gar y evi­ta que la co­rrien­te la des­pla­ce. Es me­nes­ter usar­la con es­me­ri­llón para que no se re­tuer­za la lí­nea. Los ve­ri­les de los ríos son una de las gran­des di­fi­cul­ta­des para quie­nes pes­can de cos­ta, ya que re­sul­tan en­gan­ches ca­si se­gu­ros. Para sor­tear­los, uno de los prin­ci­pa­les ar­te­sa­nos de la plo­ma­da dé­ca­das atrás, de ape­lli­do An­ge­loz­zi, ideó la Do­ri­ta, nom­bre en ho­nor de una de sus hi­jas: un plo­mo que re­mon­ta ve­ri­les des­li­zán­do­se con más fa­ci­li­dad sin bor­des que en­gan­chen.

Siem­pre hay que re­la­cio­nar el es­ti­lo de pes­ca y el lu­gar con el for­ma­to y el pe­so de la plo­ma­da que em­plea­re­mos. No la de­be­mos des­pre­ciar. En cier­tas oca­sio­nes es tan im­por­tan­te como la car­na­da. Si no, hay que pre­gun­tar­le a cual­quier con­cur­se­ro que nos po­drá co­men­tar la di­fe­ren­cia que ha­ce la elec­ción co­rrec­ta de una plo­ma­da en un tor­neo.

Con una plo­ma­da vo­la­do­ra, el afi­cio­na­do se apresta a ga­nar dis­tan­cia, fun­da­men­tal en la pes­ca de cos­ta, ya que no es po­si­ble acer­car­se a la me­ta. Tam­bién de­be­rá con­si­de­rar cuán­to “ti­ra” la co­rren­ta­da.

Do­ri­ta (1) para “tre­par” ve­ri­les; cono (2) de po­co des­li­za­mien­to; cas­ting con alas (3) para ga­nar dis­tan­cia y evi­tar que se mue­va en sua­ve co­rrien­te; y hue­vo (4) de am­plio es­pec­tro de usos. Plo­ma­da re­loj (5), uti­li­za­da para pes­ca va­ria­da; y plo­mi­tos (6) de 0,2 g, pa­sean­tes o abier­tos en el me­dio, como un ga­jo, por don­de se pa­sa la lí­nea y lue­go se la aprie­ta con una pin­za.

De in­ter­cam­bio rá­pi­do con go­ma in­te­rior (1); con aga­rra­de­ras (2) para el mar; lá­piz (3) para za­far más rá­pi­da­men­te de las pie­dras; dis­tin­tos ti­pos de co­rre­di­zas (4); sa­té­li­te Sput­nik (5) y pe­ri­ta o go­ta (6), en­tre las va­rias for­mas exis­ten­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.