Bar­bos y car­pas agos­te­ras.

Agos­to es un mes muy sin­gu­lar para in­ten­tar con los pe­ces que ofre­ce la zo­na de Ba­da­joz, en Es­pa­ña. Los de­ta­lles de un via­je siem­pre es­pe­cial.

Weekend - - CONTENIDO - Por Die­go Flo­res.

Agos­to es un mes muy sin­gu­lar para in­ten­tar con los pe­ces que ofre­ce la zo­na de Ba­da­joz, en Es­pa­ña. Los de­ta­lles de un via­je siem­pre es­pe­cial.

El plan original era pes­car los em­bal­ses de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca de la mano de los ex­per­tos Cé­sar Tar­dío en la zo­na de Ex­tre­ma­du­ra, y lue­go Jorge So­bral Fer­nán­dez en Cas­ti­lla y la Man­cha. Tra­di­cio­nal­men­te, por el ex­ce­si­vo ca­lor acu­mu­la­do, agos­to es uno de los me­ses más flo­jos en la pe­nín­su­la, con pe­ces inac­ti­vos y re­clui­dos en aguas más fres­cas y pro­fun­das. De allí que se acu­ñe el tér­mino de “ci­prí­ni­dos agos­te­ros”, para des­cri­bir la apa­tía de los po­cos pe­ces ha­lla­bles en los ba­jos. Con el agra­van­te de que en es­te ca­so no era un agos­to normal, sino el más se­co y cá­li­do de los úl­ti­mos 40 años, con mu­chos em­bal­ses por de­ba­jo del 25 % de su ca­pa­ci­dad.

Ya ins­ta­la­do en la ciu­dad de Ba­da­joz, el pri­mer in­ten­to lo rea­li­za­mos en el em­bal­se Abri­lon­go, que ofi­cia de lí­mi­te en­tre Es­pa­ña y Por­tu­gal. Es­tá po­bla­do por un gran nú­me­ro de car­pas de 1 a 2 kg, sien­do ra­ros los tro­feos de más de 4 kg. An­te bri­sas fuer­tes me de­ci­dí por una ca­ña Nº 6, lí­nea de flote, y lea­der de 8 pies con un tip­pet fluo­ro­car­bono del 1X. Ese día ro­té muchas mos­cas, re­sul­tan­do la más efec­ti­va la Li­li Flu-Flu Nº 8 oli­va. A los diez mi­nu­tos de ca­mi­na­ta vi­mos los pri­me­ros ejem­pla­res en un agua bas­tan­te cla­ra. El pri­me­ro de Cé­sar, de 3,5 kg, fue el más gran­de del día. Un po­co después, tras más pi­fies que los desea­dos, cap­tu­ré una car­pa de 1,5 kg, que in­de­pen­dien­te­men­te de su ta­ma­ño fue muy im­por­tan­te por ser mi pri­mer pez en el

Vie­jo Con­ti­nen­te. Ese día que­dé re­du­ci­do a un de­se­cho hu­mano: tras 36 ho­ras ca­si sin sue­ño y el co­rres­pon­dien­te jet lag, rom­pí mi em­pu­pa­mien­to in­ver­nal con una ca­mi­na­ta de 20 ki­ló­me­tros por te­rreno es­ca­bro­so, a 40 ºC. Si bien las car­pas es­ta­ban ac­ti­vas, ha­cer­las pi­car no re­sul­tó fá­cil. Muchas se es­pan­ta­ban de solo ver las mos­cas, mien­tras otras ha­cían todo el ges­to de pi­car pe­ro sin lle­vár­se­las a la bo­ca.

El se­gun­do día visitamos el em­bal­se de Al­que­va, el ma­yor de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal con una su­per­fi­cie de 25.000 hec­tá­reas. Se si­túa en el Alen­te­jo, al sud­oes­te de Por­tu­gal, muy cer­ca de la fron­te­ra con Es­pa­ña. De cos­tas ex­tre­ma­da­men­te tor­tuo­sas y ten­ta­cu­la­res, po­see un pe­rí­me- tro de 1.160 km. In­gre­sa­dos a una re­cu­la pro­fun­da y ro­co­sa, mi pri­mer con­tac­to fue con un car­pón de 7 kg que si­guió la mos­ca sin to­mar­la. Pronto apa­re­cie­ron más pe­ces de buen ta­ma­ño, muscu­losos y de ale­tas in­ma­cu­la­das. Pe­ro con su “chip agos­te­ro” ro­bar­les un pi­que re­sul­ta­ba todo un desafío, y al mí­ni­mo error se per­dían en las pro­fun­di­da­des. Así y todo sa­ca­mos va­rios ejem­pla­res de en­tre 3 y 4 kg.

Lo más picante fueron los bar­bos co­mi­zos ( Lu­cio­bar­bus co­mi­zo), una es­pe­cie prio­ri­ta­ria en mi via­je. Es el bar­bo de ma­yor ta­ma­ño y el más pis­cí­vo­ro, to­man­do gran­des strea­mers o se­ñue­los de tipo min­now. Tres ejem­pla­res de en­tre 1,5 y ca­si 3 kg, gen­til­men­te ce­di­dos por el an­fi­trión, que tran­si­ta­ban por una pla­ya de ro­ca mo­li­da sal­pi­ca­da de al­gas. A pe­sar de que las pre­sen­ta­cio­nes fueron bue­nas, no die­ron la me­nor mues­tra de in­te­rés: les ro­za­ba el ho­ci­co y ellos como si na­da. Una ver­da­de­ra pena ya que los desea­ba mu­cho. Cé­sar no de­ja­ba de la­men­tar­se: “Qué pena la fe­cha Die­go, si su­pie­ras lo que es es­to en pri­ma­ve­ra. Lo que hu­bie­ras pes­ca­do en un mejor mo­men­to”.

Cas­ti­lla la Man­cha

To­man­do como ba­se Ma­drid, la pri­me­ra sa­li­da con Jorge fue tras los bar­bos ibé­ri­cos co­mu­nes ( Lu­cio­bar­bus bo­ga­dei) del río Ta­jo, que como bien di­ce

mi an­fi­trión, “de co­mu­nes no tie­nen na­da”. Es la es­pe­cie más co­no­ci­da y ex­ten­di­da en Es­pa­ña: gran­de, po­ten­te y co­rre­do­ra, con el in­men­so atrac­ti­vo de to­mar mos­cas se­cas con mu­cha con­sis­ten­cia, en opo­si­ción al co­mi­zo que es más stri­me­re­ro.

Ini­cia­mos muy con­cen­tra­dos por­que de­bi­do a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras lo mejor se da­ría por la ma­ña­na. En­se­gui­da vi­mos los pri­me­ros ejem­pla­res ras­gan­do la su­per­fi­cie con ese tí­pi­co e his­té­ri­co tai­ling bar­be­ro. Usan­do es­ca­ra­ba­jos de foam de en­tre Nº 10 y 8, las pre­sen­ta­cio­nes bá­si­cas eran dos. Pi­car­les la mos­ca so­bre su ca­be­za con un “cast so­no­ro” que ga­ti­lla­ra un pi­que, ca­si siem­pre sor­pre­si­vo. Y si es­ta úl­ti­ma en vez de atraer es­pan-

ta­ba, se po­sa­ba la mos­ca de­li­ca­da­men­te a 80 cm de dis­tan­cia para lue­go pa­ti­nar­la len­ta­men­te so­bre su lí­nea de vi­sión.

Lla­ma­ti­va­men­te asus­ta­di­zos, los bar­bos re­quie­ren de pre­sen­ta­cio­nes su­ma­men­te pre­ci­sas, y toman se­cas con un ex­tra­ño ti­ming: de he­cho los dos in­cia­les los ma­rré. Has­ta que co­nec­té el pri­me­ro, que tras sen­tir el ace­ro ge­ne­ró una bru­tal co­rri­da, que me sa­có to­da la lí­nea y va­rios me­tros de bac­king. Un ejem­plar her mo­so que a mi­tad de la pe­lea cor tó el lea­der a la al­tu­ra del 0,30 mm, se­gu­ra­men­te por el ro­zar un fi­lo ro­co­so.

Con una den­si­dad de pe­ces lla­ma­ti­va­men­te al­ta, se­gui­mos r ío aba­jo. A sí erré otros dos pi­ques, uno por apu­rar­me y sa- car­le la mos­ca de la bo­ca, y otro por es­pe­rar­lo de­ma­sia­do. De la na­da la ac­ción se in­te­rrum­pió abrup­ta­men­te, y la apa­ri­ción de es­pu­ma y de­tri­tos anun­cia­ron el in­fierno tan te­mi­do: la aper­tu­ra de las com­puer­tas de un em­bal­se cer­cano. Y en me­nos de me­dia ho­ra el tí­mi­do arro­yo es­ti­lo Ma­lleo, se trans­for­mó en un pe­li­gro­so río de raf­ting. A me­dia tar­de, re­gre­sa­mos a otro tra­mo aguas arri­ba, y len­ta­men­te todo se fue aco­mo­dan­do. Mien­tras no da­ba pie con bo­la con el nue­vo es­ta­do del río, Jorge sa­có su do­ble­te. Y con su ca­ña Nº 6 los pe­leó du­rí­si­mo, de­jan­do en cla­ro có­mo se de­be so­me­ter a es­ta es­pe­cie tan par­ti­cu­lar.

Amis­tad y apren­di­za­je

A me­dia tar­de lo­gré cla­var mi se­gun­do bar­bo con un es­ca­ra­ba­jo ro­jo, que co­rrió al me­dio del río y tras ha­ber sa­ca­do to­da la lí­nea, vol­vió nue­va­men­te ha­cia mí a ve­lo­ci­dad de un rayo, sa­cán­do­se el an­zue­lo. En una lar­ga co­rre­de­ra nos en­con­tra­mos con de­ce­nas de bar­bos, cien­tos suc­cio­nan­do con fre­ne­sí el ver­dín de las pie­dras. Pe­ro con la men­te en Mar­te, como car­pas dro­ga­das la­gu­ne­ras, no die­ron un solo pi­que. Lo in­ten­té todo, des­de strea­mers a qui­ro­nó­mi­dos en an­zue­lo N0 18 y tip­pet 4X, sin éxi­to. Al atar­de­cer, mien­tras vol­vía al au­to algo de­pri­mi­do, en un lu­gar muy com­pli­ca­do cla­vé el mejor bar­bo del día. Sin du­dar­lo, como si tu­vie­ra un GPS pi­tui­ta­rio, arran­có ha­cia el pri­mer en­gan­che y cor­tó el tip­pet como man­te­ca. De­fi­ni­ti­va­men­te no era mi día…

La úl­ti­ma jor­na­da la de­di­ca­mos al em­bal­se Buen­día, re­co­no­ci­do por sus enor­mes car­pas. Ese día ca­mi­na­mos como ani­ma­les ba­jo un cli­ma du­rí­si­mo, es­tu­vo muy po­bre, y en 8 ho­ras no vi­mos más de 6 pe­ces ca­da uno… ¡pe­ro enor­mes! Muy po­co pi­co­te­ros, al ver la mos­ca se re­ti­ra­ban len­ta­men­te a las pro­fun­di­da­des. La más gran­de de to­das, en aguas se­mi­tur­bias que no de­ja­ban ver bien qué su­ce­día, si­guió a la mos­ca con to­da la ges­tua­li­dad de pi­car. Tras ello sen­tí un to­que que nun­ca pu­de dis­cri­mi­nar si fue un sim­ple en­gan­che, o un pi­que muy su­til con “pin­za de de­pi­lar”.

Con­clui­da la ex­pe­di­ción “ci­prí­ni­dos ibé­ri­cos”, que­da en evi­den­cia que no fue muy pro­duc­ti­va en pe­ces. Pe­ro re­sul­tó su­per­la­ti­va en amis­tad y apren­di­za­jes. Tanto Jorge como Cé­sar re­sul­ta­ron unos an­fi­trio­nes in­su­pe­ra­bles, y con gran ge­ne­ro­si­dad me ilu­mi­na­ron con muchas de sus vi­sio­nes y secretos.

Dis­tin­tas es­ce­nas de pes­ca de car­pas en el be­llí­si­mo em­bal­se de Al­que­va, de cos­tas ro­co­sas, aguas cris­ta­li­nas y po­bla­do de ejem­pla­res que su­pe­ran los 10 kg.

Jorge Fer­nán­dez y un be­llo bar­bo común cap­tu­ra­do con mos­ca se­ca en el río Taj, un ám­bi­to cris­ta­lino y de ex­tre­ma tran­qui­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.