Un cir­cui­to ha­cia Es­co­bar.

No­ve­da­des, cu­rio­si­da­des, sec­to­res de pes­ca y po­los gas­tro­nó­mi­cos en un re­co­rri­do que parte des­de Di­que Lu­ján y lle­ga has­ta la siem­pre atrac­ti­va Es­co­bar.

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­ce­lo Rug­gie­ri.

No­ve­da­des, cu­rio­si­da­des, sec­to­res de pes­ca y po­los gas­tro­nó­mi­cos en un re­co­rri­do que parte des­de Di­que Lu­ján y lle­ga has­ta la siem­pre atrac­ti­va Es­co­bar.

Con­ver­ti­da en un clá­si­co del mi­ni­tu­ris­mo, la zo­na de Ti­gre y los ca­na­les del Del­ta fi­gu­ran siem­pre en­tre las es­ca­pa­das des­de Bue­nos Ai­res. Sin em­bar­go, por los al­re­de­do­res tam­bién se en­cuen­tran otros lu­ga­res muy apro­ve­cha­bles para el fin de se­ma­na: bas­ta­rá se­guir el co­rre­dor del ra­mal Es­co­bar de la Pa­na­me­ri­ca­na para en­con­trar a Be­na­ví­dez, Masch­witz, Di­que Lu­ján y la pro­pia Es­co­bar.

Así, por ejem­plo, en los do­mi­nios del Del­ta apa­re­ce la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Di­que Lu­ján, re­cos­ta­da so­bre el ca­nal Vi­lla­nue­va, que vuel­ca sus aguas en el río Lu­ján. Vi­nien­do des­de Masch­witz, el in­gre­so se­rá por la apa­ci­ble 12 de Oc­tu­bre que atra­vie­sa ca­sas quin­tas, la pin­to­res­ca ca­pi­lla de Fá­ti­ma y al­gu­nos co­mer­cios; o bien des­de Be­na­ví­dez si­guien­do el nue­vo ca­mino que sur­ca ba­rrios pri­va­dos, el re­creo del ACA, tí­pi­cas vi­vien­das is­le­ñas cons­trui­das so­bre pi­lo­tes, y la cos­ta­ne­ra de Vi­lla La Ña­ta, ubi­ca­da en una de las ri­be­ras del ca­nal y po­bla­da de cá­li­dos “decks-res­tó”, au­tén­ti­cas te­rra­zas de ma­de­ra me­ti­das en el agua, don­de es po­si­ble co­mer bue­nas pi­ca­das y pla­tos ela­bo­ra­dos o to­mar al­gún ca­fé, li­cua­dos y tra­gos en com­pa­ñía de agra­da­bles vis­tas na­tu­ra­les y un en­torno náu­ti­co pre­do­mi­nan­te.

Am­bos la­dos del ca­nal es­tán uni­dos por un mo­derno puen­te

le­va­di­zo, que fun­cio­na tanto para el pa­so de ro­da­dos como para em­bar­ca­cio­nes. Su es­truc­tu­ra per­mi­te al­zar­se y por de­ba­jo pa­san lan­chas y pe­que­ños cru­ce­ros que atra­vie­san el cau­ce. Del la­do de Vi­lla La Ña­ta, ade­más de los si­tios de comida, hay guar­de­rías na­vie­ras y fe­ria de ar­te­sa­nos; y de la cos­ta opues­ta don­de se asien­ta Di­que Lu­ján, se es­par­cen al­gu­nos pues­tos re­gio­na­les, pe­que­ños mue­lles de pes­ca, es­pa­cios ver­des y muy bue­na ar­bo­le­da.

Masch­witz im­per­di­ble

Re­to­man­do las vías de ac­ce­so, si la idea es ve­nir por Masch­witz, el ca­mino de in­gre­so desem­bo­ca di­rec­to en la pla­za Mi­tre, la prin­ci­pal de es­te po­bla­do. Allí, en la es­qui­na de La Pla­ta y Maipú, una tí­pi­ca ca­bi­na te­le­fó­ni­ca de es­ti­lo in­glés per­ma­ne­ció aban­do­na­da por mu­cho tiem­po, has­ta que por ini­cia­ti­va de un gru­po de ve­ci­nos se la res­tau­ró para con­ver­tir­la en una lla­ma­ti­va Bi­blio­ca­bi­na. “Aun­que pa­re­cía di­fí­cil cris­ta­li­zar el pro­yec­to, la ve­cin­dad se con­cien­ti­zó y realmente fun­cio­na muy bien des­de ha­ce más de tres años”, co­men­ta Jorge Cro­ce, men­tor de la idea. Y agre­ga: “El pro­ce­so es sencillo: en­trar, ele­gir, leer, de­vol­ver y com­par­tir. En sus cin­co es­tan­tes hay unos 200 li­bros, tanto para adul­tos como para chi­cos. Bas­ta pe­dir la llave en la he­la­de­ría Con­ti, ubi­ca­da jus­to en­fren­te, y re­ti­rar en prés­ta­mo cual­quier ejem­plar en for­ma gra­tui­ta”.

En Masch­witz tam­bién re­sul­ta im­per­di­ble una re­co­rri­da por la calle Men­do­za para dis­fru­tar de su po­lo gas­tro­nó­mi­co y cul­tu­ral. El Ki­ló­me­tro 44 de la Pa­na­me­ri­ca­na se trans­for­mó en un fla­man­te cen­tro co­mer­cial con ba­res, res­tau­ran­tes, sus­hi club, pubs, ca­sas de de­co­ra­ción y an­ti­cua­rios con­cen­tra­dos al­re­de­dor del Pa­seo Men­do­za (va­rios lo­ca­les y un tea­tro para 150 personas), el Mer­ca­do de Masch­witz cons­trui­do con ma­te­ria­les de de­mo­li­ción, cha­pas aca­na­la­das, em­ped ra­dos, he - rra­jes y ma­de­ras de an­ti­guas ca­so­nas, al mejor es­ti­lo Ca­ri­ló o Mar de las Pam­pas, lo­gran­do una ver­da­de­ra ga­le­ría a cie­lo abier­to; y el sin­gu­lar Shop­ping Quo Con­tai­ner Cen­ter, di­se­ña­do con 60 con­tai­ners en desuso traí­dos des­de el puer­to por­te­ño.

Lin­de­ro tam­bién a la Pa­na­me­ri­ca­na, en el ki­ló­me­tro 40,5 se le­van­ta un cu­rio­so com­ple­jo de la­dri­llos que des­ta­ca una al­ta to­rre en don­de fla­mea una ban­de­ra me­die­val ro­ja y blan­ca. Pa­re­ce un rin­cón de la Tos­ca­na, pe­ro es Be­na­ví­dez. La lo­ca idea de traer un pueblo tos­cano a es­ta re­gión fue del em­pre­sa­rio in­mo­bi­lia­rio Gui­ller­mo Ho­ter, ha­ce cin­co años atrás. Y bas­ta­rá in­gre­sar para co­no­cer sus ca­lle­ci­tas que desem-

bo­can en la pla­za se­ca con vis­to­sa fuen­te ro­dea­da de cons­truc­cio­nes con bal­co­nes, ar­cos y es­ca­li­na­tas, en las que fun­cio­nan ofi­ci­nas en al­qui­ler y lo­ca­les gas­tro­nó­mi­cos. “Pa­re­ce como ca­mi­nar por un pe­da­ci­to de Ita­lia”, sos­tie­nen unos tu­ris­tas; y ese era el pro­pó­si­to, sin du­da, muy bien lo­gra­do.

La Pa­na­me­ri­ca­na con­du­ce has­ta el Ki­ló­me­tro 56 y allí el ac­ce­so al úl­ti­mo des­tino. Si bien Be­lén de Es­co­bar es la Ca­pi­tal Na­cio­nal de la Flor, por su tra­di­cio­nal fies­ta y sus múl­ti­ples vi­ve­ros, tam­bién guar­da otros pun­tos de in­te­rés para dis­fru­tar du­ran­te la es­ta­día. En la en­tra­da no­más, un vis­to­so re­loj to­rre se ex­hi­be con sus cuatro ca­ras y so­ne­ría elec­tró­ni­ca “Big Ben” de Lon­dres. Y a po­cas cua­dras apa­re­ce el co­lo­ri­do Jar­dín Ja­po­nés con su la­go ar­ti­fi­cial, pe­que­ños puen­tes, cas­ca­das de agua, pe­ces de co­lo­res, fuen­tes y pér­go­las. La ave­ni­da prin­ci­pal lle­va el nom­bre de la fun­da­do­ra de la ciu­dad, Eu­ge­nia Ta­pia de Cruz, y con­du­ce ha­cia la zo­na cén­tri­ca.

Ape­nas se cru­zan las vías, una lo­co­mo­to­ra a va­por cons­trui­da en In­gla­te­rra en 1912 an­ti­ci­pa la sen­da que con­du­ce has­ta el Mu­seo Fe­rro­via­rio. Ven­drá después la pla­za prin­ci­pal San Mar­tín con la ré­pli­ca de la Pi­rá­mi­de de Ma­yo, y en­fren­te, la Iglesia Na­ti­vi­dad de Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to con su na­ve in­te­rior vis­to­sa­men­te de­co­ra­da.

Des­de aquí, la ave­ni­da se pro­lon­ga con­ver­ti­da en la Ru­ta 25 y lle­va ha­cia dis­tin­tas pa­rri­llas, es­ta­ble­ci­mien­tos de plan­tas y flo­res, al ba­rrio par­que El Ca­za­dor (an­ti­guo

cas­co de la es­tan­cia Vi­lla­nue­va, hoy con­ver­ti­do en res­tau­ran­te y con­fi­te­ría), al cam­po re­crea­ti­vo Pe­que­ña Ho­lan­da con su tí­pi­co mo­lino fron­tal, comida cam­pes­tre y ac­ti­vi­da­des de aven­tu­ra; has­ta dar lue­go con al­gu­nas ma­ri­nas muy pró­xi­mas al vie­jo puen­te del río Lu­ján.

El úl­ti­mo tra­mo

La ru­ta co­rre en­tre tu­pi­da ve­ge­ta­ción y pai­sa­jes ri­be­re­ños has­ta arri­bar a su pun­to cúl­mi­ne: el ma­jes­tuo­so Pa­ra­ná de las Pal­mas, sur­ca­do por todo tipo de em­bar­ca­cio­nes. En el ca­mino cos­ta­ne­ro se di­se­mi­nan va­rios cam­pings, re­creos, co­me­do­res con bue­nos pes­ca­dos a la pa­rri­lla, pues­tos ar­te­sa­na­les, ca­ta­ma­ra­nes de ex­cur­sión y sec­to­res y mue­lles de pes­ca. Saliendo de la ciu­dad, en sen­ti­do opues­to, va­le acer­car­se has­ta la Cer­ve­ce­ría Ar­te­sa­nal Bar­ba Ro­ja y al Bio­par­que Te­mai­kén. Dos in­tere­san­tes opciones para no de­jar de la­do en es­ta nu­tri­da agen­da que bor­dea la Pa­na­me­ri­ca­na.

Aba­jo: el pin­to­res­co ca­nal Vi­lla­nue­va que se­pa­ra Di­que Lu­ján de Vi­lla La Ña­ta: zo­nas re­crea­ti­vas con mu­cha náu­ti­ca. Cen­tro: pa­les­tra en Pe­que­ña Ho­lan­da, un cam­po tu­rís­ti­co de Es­co­bar.

Par­que Ja­po­nés en la “Ciu­dad de la Flor” y pin­to­res­co Mer­ca­do de Masch­witz so­bre la con­cu­rri­da calle Men­do­za: en­torno si­mi­lar al de los bal­nea­rios ge­se­lli­nos y pi­na­ma­ren­ses.

La “Bi­blio­ca­bi­na” de Masch­witz abier­ta gra­tui­ta­men­te a los ve­ci­nos. Gran can­ti­dad de li­bros en una vie­ja ca­bi­na te­le­fó­ni­ca res­tau­ra­da.

Pa­seos en ca­ta­ma­rán por el Pa­ra­ná de las Pal­mas. Sa­len des­de el puer­to de Es­co­bar y re­co­rren parte del ma­jes­tuo­so río y las is­las cir­cun­dan­tes.

Atrac­ti­vos en Es­co­bar: mue­lle de pes­ca en el re­creo Pa­chi y en el Bio­par­que Te­mai­kén, el la­go de los fla­men­cos.

To­rre­pue­blo en Be­na­ví­dez: pla­za se­ca y cons­truc­cio­nes que se­me­jan un po­bla­do de la Tos­ca­na ita­lia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.