Ca­ta­mar­ca: es­cue­la de al­tu­ra.

Di­fe­ren­tes opciones para dis­fru­tar de los trek­kings de mon­ta­ña en la re­gión de los seis­mi­les. Ideal para acli­ma­tar­se y so­ñar con la pri­me­ra cum­bre.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ga­briel Wil­son.

Di­fe­ren­tes opciones para dis­fru­tar de los trek­kings de mon­ta­ña en la re­gión de los seis­mi­les. Ideal para acli­ma­tar­se y so­ñar con la pri­me­ra cum­bre.

Si ha­cien­do trek­king de mon­ta­ña lle­ga­ron has­ta los 3.000 me­tros de al­tu­ra, las bo­tas van a que­rer un as­cen­so de 4.000, uno de 5.000 y, por qué no, para mu­chos el sue­ño se con­ver­ti­rá en algo muy ele­va­do: lle­gar a la ci­ma de un gi­gan­te de 6.000 me­tros y vi­vir así la ver­da­de­ra odi­sea de la al­ta mon­ta­ña. Y si ese es nues­tro sue­ño, po­drá lle­var­nos a Ca­ta­mar­ca, por­que allí hay una zo­na que la lla­man “los seis­mi­les”, ideal para ha­cer­lo reali­dad.

Es­ta re­gión co­no­ci­da como “los seis­mi­les” se de­no­mi­na así por­que tie­ne más de 20 mon­ta­ñas por en­ci­ma de los 6.000 me­tros so­bre el ni­vel del mar, pe­ro tam­bién po­see una gran va­rie­dad de ce­rros con co­tas de 3.000, 4.000 y 5.000 me­tros, po­co fre­cuen­ta­dos y prác­ti­ca­men­te sin di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas de as­cen­so, bá­si­ca­men­te trek­kings de al­tu­ra para los cuales lo im­por­tan­te es con­se­guir una bue­na acli­ma­ta­ción.

Para em­pe­zar l a aven­tu­ra, lo mejor es lle­gar has­ta Ti­no­gas­ta, que es­tá a 1.500 m de al­tu­ra y a 279 km de la ca­pi­tal de Ca­ta­mar­ca. Es un po­bla­do de ori­gen dia­gui­ta. En len­gua ka­ka­na, “tino” significa reunión y “gas­ta”, pueblo. Hoy es uno de los cen­tros ur­ba­nos más im­por­tan­tes del oes­te ca­ta­mar­que­ño.

Pri­me­ra op­ción

Un ejem­plo en­tre la va­rie­dad de ce­rros que no su­pe­ran los 4.000 me­tros es el que cuenta el an­di­nis­ta Le­lio Di Croc­ci, quien in­te­gró la Ex­pe­di­ción Ru­ta del Penck, cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo fue con­ti­nuar el re­le­va­mien­to his­tó­ri­co de la ru­ta que si­guió el ale­mán Wal­ter Penck para car­to­gra­fiar las mon­ta­ñas del nor­te ca­ta­mar­que­ño, una real aven­tu­ra en aquel mo­men­to. Las pa­la­bras de Di Croc­ci son las que si­guen a con­ti­nua­ción:

“To­ma­mos la RN 60 rum­bo al Pa­so de San Fran­cis­co, y el pri­mer cam­pa­men­to fue en el pa­ra­je Pas­tos Lar­gos (3.600 msnm), que tie­ne un refugio de arrie­ros 500 me­tros a la de­re­cha. Si to­má­ra­mos el des­vío ha­cia la iz­quier­da,

nos iría­mos a las zo­na de gran­des seis­mi­les, como el Pis­sis, la ca­ra sur del Ojos del Sa­la­do o al Wal­ter Penck. Pe­ro nues­tra pri­me­ra me­ta era acli­ma­tar bien, así que gi­ra­mos a la de­re­cha, una zo­na de ac­ce­so a un mon­tón de ce­rros de 3.000 y 4.000 me­tros, her­mo­sos y prác­ti­ca­men­te inex­plo­ra­dos.

“Así fue como nos ins­ta­la­mos en el refugio con pa­re­des de ado­be y te­cho ba­jo, pe­ro igual ar­man­do las car­pas aden­tro. Te­nía­mos fo­go­nes para co­ci­nar y ca­len­tar el am­bien­te y unas me­sas de con­cre­to para im­pro­vi­sar la co­ci­na-co­me­dor-sa­la de es­tar. To­man­do como ba­se es­te refugio, en­ca­ra­mos el as­cen­so de dos ce­rros: Aguada de los Quir­quin­chos (3.980 m) y Ne­gros del Chas­chuil (3.631 m).

Aguada de los Qui­quin­chos

“Nos di­ri­gi­mos ha­cia el sur. Pri­me­ro ex­plo­ra­mos un po­co con la 4x4 por un va­lle que lle­va a Tam­be­ría y vi­mos el fi­lo sud­oes­te, que se veía fran­co para su­bir y ha­cer el pri­mer as­cen­so. Ha­cia el oes­te del ce­rro des­cu­bri­mos otro so­li­ta­rio refugio don­de vi­vía un arrie­ro. El as­cen­so es téc­ni­ca­men­te fá­cil, no ha­cen fal­ta pio­lets ni en­cor­dar­se. La com­pli­ca­ción es la pie­dra suel­ta del aca­rreo, que lo ha­ce can­sa­dor. La vis­ta ha­cia el es­te es im­po­nen­te. No nos en­con­tra­mos con una zo­na de vien­to cons­tan­te. Fueron dos ho­ras de subida para lle­gar a la ci­ma de la Aguada de los Quir­quin­chos, de 3.980 msnm. El des­cen­so nos lle­vó ape­nas unos 40 mi­nu­tos.

Los Ne­gros del Chas­chuil

“Te­nía­mos en la car­to­gra­fía a es­te ce­rro que des­co­no­cía­mos por com­ple­to, y sa­li­mos a ex­plo­rar la zo­na. To­ma­mos ha­cia el sur por la RN 60, y don­de la ru­ta tuer­ce ha­cia el es­te y el va­lle que va a Fiam­ba­lá, nos des­via­mos por un ca­mino de ri­pio ha­cia el sud­oes­te por un va­lle que tam­bién lle­va a Tam­be­ría y Cié­na­ga Gran­de. Al ve­nir por el ca­mino se ve a la iz­quier­da la ca­ra oes­te del ce­rro. No­so­tros lo ro­dea­mos para en­ca­rar­lo por la ca­ra es­te. Lle­ga­mos al puesto de una mina de pla­ta aban­do­na­da, y ahí pa­ra­mos la ca­mio­ne­ta por­que ya el te­rreno era muy blan­do. Hi­ci­mos una ru­ta di­rec­ta: la pen­dien­te es más suel­ta y con más aca­rreo que La Aguada, pe­ro tam­bién nos lle­vó unas 2 ho­ras lle­gar al pun­to más alto, que es­tá a 3.631 msnm. Con buen cli­ma, des­de Los Ne­gros del Chas­chill se po­día ver el Pis­sis. Ba­jar nos lle­vó po­co más de 30 mi­nu­tos”, nos re­la­tó Le­lio.

Se­gun­da op­ción

En es­te ejem­plo ne­ce­si­ta­mos con­tar con ocho días para ani­mar­nos, pre­pa­rar­nos y par­ti­ci­par de un pro­gra­ma or­ga­ni­za­do llamado Picos Ca­ta­mar­que­ños, que es muy bueno por­que si­gue una pro­gre­sión ló­gi­ca para ha­cer es­cue­la de al­tu­ra. El desafío es lle­gar a la ci­ma de tres picos: Fal­so Mo­ro­cho o Qui­ta­pe­nas (4.500 m), Ber­trand (5.300 m) y el San Fran­cis­co (6.016 m), un gi­gan­te bas­tan­te gen­til para los que as­cien-

den por pri­me­ra vez a ta­les al­tu­ras.

El pri­mer día del pro­gra­ma hay que tran­si­tar 189 km por la RN 60 has­ta lle­gar al pa­ra­je Las Gru­tas (4.100 m), para ha­cer ba­se en ese lu­gar. Allí es­tá ins­ta­la­da una de­le­ga­ción de Gen­dar­me­ría Na­cio­nal, la Adua­na, un des­ta­ca­men­to de Via­li­dad Na­cio­nal y otro de Via­li­dad Pro­vin­cial, y hay un re­duc­to que ofre­ce alo­ja­mien­to para los mon­ta­ñis­tas: el Refugio de Las Gru­tas (4.020 m), una ba­se muy có­mo­da a la que le lla­man usual­men­te “el refugio de Via­li­dad”. Per­mi­te po­der dor­mir en cu­che­tas y te­ner agua ca­lien­te para ba­ñar­se. Un pun­to cer­cano muy bueno para en­ca­rar los desafíos de la re­gión.

El pri­mer mo­men­to de po­ner­se en mo­vi­mien­to lle­ga con el as­cen­so al Fal­so Mo­ro­cho o Qui­ta­pe­nas, una subida de unos 5 km que ven­drá muy bien para acli­ma­tar y se­guir adap­tán­do­nos a la al­ti­tud. Pue­de lle­var en pro­me­dio unas dos ho­ras. El her­mo­so pai­sa­je des­de la cum­bre per­mi­te apre­ciar la im­po­nen­cia del In­cahua­si y del San Fran­cis­co. Des­de la ci­ma si­guen otros 5 km de ca­mino para des­cen­der al refugio. En Las Gru­tas, la co­mo­di­dad del lu­gar va a fa­ci­li­tar una mejor re­cu­pe­ra­ción que un cam­pa­men­to en car­pas, con la po­si­bi­li­dad de dar­se una du­cha ca­lien­te, o has­ta ir a unas ter­mas que es­tán a me­nos de 2 km.

Ce­rro Ber­trand

Es la mon­ta­ña más clá­si­ca para as­cen­der des­de Las Gru­tas, y así ha­cer una pri­me­ra ex­pe­rien­cia en una co­ta que lle­ga has­ta los 5.000 m de al­tu­ra. La ma­yor di­fi­cul­tad, aparte de la al­ti­tud, se­rá la ex­ten­sión del re­co­rri­do, apro­xi­ma­da­men­te unos 25 km en­tre ida y vuel­ta, que va a ha­cer el as­cen­so más com­pli­ca­do de lo que pa re ce a pr i me­ra vis­ta. La al­ti­tud se va ga­nan­do en for­ma muy pro­gre­si­va, sin pen­dien­tes muy em­pi­na­das. La cum­bre del Ber­trand (5.275 m) se ve en todo mo­men­to y la ru­ta es más o me­nos li­bre, solo el úl­ti­mo tra­mo, lle­gan­do ba­jo la cum­bre, con­vie­ne en­ca­rar­lo por la de­re­cha. El cli­ma es muy se­co, sue­le ha­ber vien­to y no hay agua en todo el ca­mino. El as­cen­so pue­de du­rar unas 5 o 6 ho­ras, y el des­cen­so algo más de 3. La re­com­pen­sa lle­ga­rá al al­can­zar la ci­ma, don­de po­dre­mos ver un crá­ter es­pec­ta­cu­lar, de 4,5 km de diá­me­tro y más de 300 m de pro­fun­di­dad.

Ce­rro de San Fran­cis­co

Lue­go de los dos as­cen­sos, si todo va bien, se cum­ple un pe­río­do su­fi­cien­te de adap­ta­ción a la al­tu­ra para in­ten­tar el gran ob­je­ti­vo: el San Fran­cis­co (6.016 m). Saliendo des­de Las Gru­tas en una ca­mio­ne­ta 4x4, avan­za­mos has­ta lle­gar al refugio del Pa­so de San Fran­cis­co, que es don­de parte la Ru­ta Normal ac­tual. El as­cen­so, por lo ge­ne­ral, se ha­ce en dos jor­na­das, con un cam­pa­men­to 1 (C1) un po­co arri­ba de los 5.200 m, y un se­gun­do día de as­cen­so por la la­de­ra no­roes­te que lle­va cer­ca de cin­co ho­ras. Pe­ro la úl­ti­ma ten­den­cia es ha­cer­lo en un día, más en es­ti­lo al­pino, que re­sul­ta más ago­ta­dor, pe­ro tie­ne como ven­ta­ja que dis­mi­nu­ye las po­si­bi­li­da­des de en­con­trar­se con tor­men­tas que com­pli­quen el as­cen­so. El ac­ce­so a la ci­ma es inol­vi­da­ble y la vis­ta pa­no­rá­mi­ca es­pec­ta­cu­lar, con vis­tas del Pis­sis, Wal­ter Penck, Ojos del Sa­la­do, El Muer­to, Tres Cru­ces y muchas mon­ta­ñas más que in­vi­tan a re­gre­sar para con­ti­nuar el apren­di­za­je de al­tu­ra en est a esc ue­la cat amar­que­ña al aire li­bre.

Por la RN 60 rum­bo al pa­so San Fran­cis­co, con un as­fal­to im­pe­ca­ble, or­na­men­ta­do con pe­ni­ten­tes. La gen­te de Alto Rum­bo en el refugio de Las Gru­tas (4.020 m). Un car­tel in­di­ca­ti­vo en la zo­na de los seis­mi­les mues­tra en el pai­sa­je al In­cahua­si (6.638 m), El Muer­to (6.486 m) y el San Fran­cis­co (6.016 m).

Mien­tras se as­cien­de al Fal­so Mo­ro­cho, el te­lón de fon­do es el In­cahua­si y la la­gu­na San Fran­cis­co. Aba­jo: fla­men­cos y gua­na­cos son los ha­bi­tan­tes de la fau­na más ca­rac­te­rís­ti­cos de es­ta re­gión.

San­tua­rio en la zo­na del refugio de Via­li­dad, so­bre la RN 60. Der.: as­cen­so del ce­rro Las Lo­zas (4.290 m), una cum­bre que ha­bía con­se­gui­do por pri­me­ra vez Wal­ter Penck.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.