Qué lle­var y dón­de es­ti­bar­lo.

Weekend - - CONTENIDO - Por Pa­tri­cio Red­man.

La ma­yo­ría de los ka­ya­kis­tas de tra­ve­sía acam­pan en sus via­jes. Am­bas ac­ti­vi­da­des se com­ple­men­tan de gran for­ma y es uno de los im­por­tan­tes atrac­ti­vos de es­ta mo­da­li­dad de canotaje. An­tes de zar­par hay que te­ner en cla­ro qué ele­men­tos con­vie­ne lle­var a bor­do y de cuá­les po­de­mos pres­cin­dir en un kayak. Al­gu­nos se aca­rrea­rán obli­ga­to­ria­men­te, como los equi­pos de na­ve­ga­ción, se­gu­ri­dad, acam­pa­da y co­ci­na. Para lo cual con­vie­ne con­fec­cio­nar pre­via­men­te un lis­ta­do bá­si­co de lo necesario y lue­go di­lu­ci­dar có­mo dis­tri­buir­lo den­tro de los com­par­ti­men­tos es­tan­cos.

El ar­te de la acam­pa­da. Para el kayak re­si­de en ar­mar to­da la car­ga en pe­que­ños pa­que­tes. Otro as­pec­to a con­si­de­rar es el es­pa­cio que po­seen los com­par­ti­men­tos es­tan­cos, que nor­mal­men­te ron­dan en­tre los 60 y los 80 li­tros para la proa y 100 li­tros para el com­par­ti­men­to de po­pa, como mí­ni­mo. Ello im­pli­ca que un kayak de 5,10 m de es­lo­ra per­mi­te aca­rrear ca­si lo mis­mo que dos mo­chi­las gran­des (pue­de va­riar de un kayak a otro), o sea hay lu­gar su­fi­cien­te para todo nues­tro equi­po, comida y agua. Pe­ro que abun­de el lu­gar no de­be ser un vía li­bre para so­bre­car­gar la na­ve.

Lu­gar ade­cua­do. En las em­bar­ca­cio­nes me­no­res con­vie­ne guar­dar la ma­yo­ría del equi­po den­tro de los tam­bu­chos a res­guar­do del olea­je. Nor­mal­men­te de­be­rían ser es­tan­cos, pe­ro no hay que con­fiar­se por­que un gol­pe en el cas­co o una mí­ni­ma fi­su­ra pue­den ge­ne­rar vías de agua y hu­me­de­cer la ro­pa de re­cam­bio, la bol­sa de dor­mir o arrui­nar la comida. Por es­ta ra­zón, in­dis­tin­ta­men­te de lo con­fia­bles que sean los com­par­ti­men­tos, siem­pre es­ti­ba­re­mos todo den­tro de bol­sas es­tan­cas o plás­ti­cas a prue­ba de agua. La op­ti­mi­za­ción del es­pa­cio y la dis­tri­bu­ción de los ob­je­tos tie­nen que ha­cer­se en fun­ción de lo­grar co­mo­di­dad y se­gu­ri­dad en las ma­nio­bras.

Qué po­ne­mos pri­me­ro. An­tes que na­da hay que aco­mo­dar los im­ple­men­tos vo­lu­mi­no­sos: la car­pa iglú, bol­sa de dor­mir, col­cho­ne­ta aislante, los tra­jes se­cos o de neo­pre­ne, y las bol­sas es­tan­cas con la ro­pa y la comida. Lo ob­je­tos más pe­sa­dos, como ga­rra­fa, comida y bi­do­nes de agua, de­ben apo­yar­se so­bre la sen­ti­na y tam­bién dis­tri­buir­se en for­ma pa­re­ja en am­bas ban­das, tanto en po­pa como en proa. En la me­di­da de lo po­si­ble con­vie­ne ubi­car­los so­bre la lí­nea de cru­jía, te­nien­do pre­sen­te no so­bre­car­gar el tam­bu­cho de­lan­te­ro para que no tien­da a pin­char las olas. Si el via­je es de va­rios días, lo que im­pli­ca aca­rrear una gran can­ti­dad de agua y comida, es re­co­men­da­ble aco­mo­dar es­te vo­lu­men ex­tra en la po­pa para que el kayak na­ve­gue mejor en aguas en­cres­pa­das.

En tra­ve­sías es fun­da­men­tal aca­rrear lo mí­ni­mo e in­dis­pen­sa­ble. Lo que no de­be fal­tar y có­mo lle­var­lo para no per­der el equilibrio.

En se­gun­do lu­gar. Una vez ins­ta­la­dos los im­ple­men­tos más vo­lu­mi­no­sos co­lo­ca­re­mos los ob­je­tos pe­que­ños, com­pri­mien­do la es­ti­ba. Los ac­ce­so­rios de se­gu­ri­dad (han­die VHF, celular en bol­sa es­tan­ca, ben­ga­las, so­ga de res­ca­te) de­ben ubi­car­se al al­can­ce de la mano y en re­ci­pien­tes her­mé­ti­cos su­je­tos con al­gún mos­que­tón. Es útil de­jar a mano un anorak o cha­que­ta se­mi­se­ca por si cam­bian las con­di­cio­nes me­te­reo­ro­ló­gi­cas. Tam­bién pon­dre­mos den­tro del cock­pit ali­men­tos de alto va­lor ca­ló­ri­co y agua para con­su­mir du­ran­te las pa­ra­das in­ter­me­dias.

Cues­tión de cos­tos. Si lo per­mi­te el pre­su­pues­to, con­vie­ne op­ti­mi­zar el equi­po de acam­pa­da uti­li­zan­doel­queem­plean­los­mon­ta­ñis­tas, don­de todo ki­lo­gra­mo de más tie­ne su real jus­ti­fi­ca­ción. Ge­ne­ral­men­te ocu­pan me­nos es­pa­cio y son más li­via­nos. De es­ta ma­ne­ra, re­du­cien­do el pe­so ge­ne­ral del kayak op­ti­mi­za­re­mos el rit­mo de avan­ce: más ki­ló­me­tros con me­nos es­fuer­zo de pa­la­da. So­bre cu­bier­ta co­lo­ca­re­mos las pa­las de re­pues­to, la car­ta náu­ti­ca plas­ti­fi­ca­da, el com­pás y el GPS. Tam­bién es im­por­tan­te ubi­car allí la bol­sa de res­ca­te y un ca­bo de proa de por lo me­nos 10 m. Una bue­na dis­tri­bu­ción del pe­so a bor­do re­dun­da­rá en una na­ve­ga­ción más pla­cen­te­ra y sin so­bre­sal­tos, par­ti­cu­lar­men­te si las aguas es­tán en­cres­pa­das. *Es­pe­cia­lis­ta en kayak.

Los com­par­ti­men­tos es­tan­cos pue­den fil­trar agua. Por eso es fun­da­men­tal em­bol­sar to­dos los equi­pos an­tes de es­ti­bar­los. A mano de­be­rá que­dar lo pri­me­ro que se usa­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.