Un Ca­ri­be re­ple­to de aven­tu­ras.

Mon­te­go Bay y Ocho Ríos son dos de los prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos de la is­la. Adre­na­li­na, pla­ya y re­lax para to­dos los gus­tos.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ger­mán Ava­los Bi­lling­hurst.

Mon­te­go Bay y Ocho Ríos son dos de los prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos de la is­la de Ja­mai­ca. Adre­na­li­na, pla­ya y re­lax para to­dos los gus­tos.

Di­cen que Ja­mai­ca es la tie­rra del buen reg­gae y eso que­da de ma­ni­fies­to en ca­da uno de los rin­co­nes de es­ta her­mo­sa y pin­to­res­ca is­la caribeña. Es que los so­ni­dos de es­ta pa r ti­cu­la r música es­tá n im­preg­na­dos bien pro­fun­do en los ja­mai­qui­nos, quie­nes bai­lan a su rit­mo en las ca­lles, las pla­yas y en cuan­to lu­gar pue­den, mos­tran­do or­gu­llo­sos a los tu­ris­tas sus raí­ces fol­kló­ri­cas. Aquel mo­vi­mien­to mun­dial co­no­ci­do como One Lo­ve si­gue vi­gen­te y ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción se en­car­gan de man­te­ner­lo vi­vo como en las me­jo­res épo­cas de ar­tis­tas como el rey del reg­gae, Bob Mar­ley, y Jimmy Cliff, Pe­ter Tosh, Den­nis Brown y los Toots & the May­tals.

Mon­te­go Bay

Es­ta bahía se encuentra ubi­ca­da en el no­roes­te de Ja­mai­ca. El con­tras­te en­tre sus pla­yas de are­na blan­ca y sus co­li­nas cu­bier­tas de pal­me­ras le dan un tin­te pa­ra­di­sía­co al lu­gar. Mon­te­go Bay ha cre­ci­do y pros­pe­ra­do mu­cho en los úl­ti­mos años, lle­gan­do a ser el prin­ci­pal des­tino tu­rís­ti­co y la se­gun­da ciu­dad de la is­la, con más de tres­cien­tos mil ha­bi­tan­tes. Su gran ca­pa­ci­dad y va­rie­dad en ho­te­le­ría la con­vier­ten en un des­tino tu­rís­ti­co por ex­ce­len­cia. Hay opciones de alo­ja­mien­tos para dis­fru­tar en fa­mi­lia, y otras en las que solo se per­mi­ten adul­tos.

La ofer­ta cul­tu­ral y de­por­ti­va que ofre­ce la bahía es muy am­plia y va­ria­da, des­ta­cán­do­se las si­guien­tes ac­ti­vi­da­des:

>Doc­tor’s Ca­ve beach: es la pla­ya más co­no­ci­da de Mon­te­go Bay, y se encuentra ubi­ca­da a 1,6 km del cen­tro de la ciu­dad. Su are­na blan­ca y el agua co­lor tur­que­sa in­vi­tan a los tu­ris­tas a dis­fru­tar una jor­na­da inol­vi­da­ble. La tran­qui­li­dad de su mar son una ten­ta­ción para re­la­jar­se y na­dar. Otra de las ac­ti­vi­da­des fa­vo­ri­tas de los tu­ris­tas en el lu­gar es el snor­kel: un pe­que­ño bo­te lle­va a las personas unos 100 me­tros apro­xi­ma­da­men­te has­ta un arre­ci­fe don­de pue­de apre­ciar­se gran va­rie­dad de pe­ces, tor­tu­gas y ra­yas. In­clu­so en oca­sio­nes sue­len ver­se pe­que­ños ti­bu­ro­nes.

>Ro­se Hall Great Hou­se: es una vie­ja man­sión de es­ti­lo in­glés que fue cons­trui­da en la dé­ca­da de 1770. Prin­ci­pal­men­te fun­cio­nó como una plan­ta­ción, y al­ber­ga­ba a cien­tos de es­cla­vos en un mo­men­to da­do. Una se­rie de ase­si­na­tos lle­va­dos a ca­bo por An­nie Pal­mer (co­no­ci­da como “la bru­ja blan­ca de Ro­se Hall”) y sucesos ex­tra­ños en el si­glo XIX hi­cie­ron que Ro­se Hall se con­vir­tie­ra en una le­yen­da. Se pue­den rea­li­zar vi­si­tas guia­das diur­nas y noc­tur­nas con re­ser­va pre­via.

>Par­que te­má­ti­co AquaSol: ubi­ca­do en el com­ple­jo Wal­ter Flet­cher Beach Com­plex, se pue­den rea­li­zar allí dis­tin­tos deportes acuá­ti­cos, ca­rre­ras en go-karts y dis­fru­tar de pla­yas de are­na blan­ca. Tam­bién an­dar en kayak, prac­ti­car jet ski, pro­bar suer­te en una ba­na­na in­fla­ble, ti­rar­se del gran to­bo­gán, ani­mar­se al pa­ra­caí­das o co­no­cer la fau­na ma­ri­na en un bo­te con fon­do de vi­drio. Los go-karts son co­che­ci­tos con mo­tor que van a gran ve­lo­ci­dad y per­mi­ten re­co­rrer la pis­ta lla­ma­da MoBay 500.

>Pla­za Sam Shar­pe: es­tá si­tua­da en el cen­tro, en el co­ra­zón de Mon­te­go Bay. Sus ca­lles ado­qui­na­das re­co­rren su cul­tu­ra. En un principio se lla­ma­ba pla­za Char­les, pe­ro fue re­nom­bra­da en ho­nor a Sam Shar­pe, un héroe na­cio­nal que lu­chó contra la es­cla­vi­tud. Con­ti­guo a la pla­za se encuentra el Cen­tro Cí­vi­co, don­de hoy fun­cio­na el mu­seo St. Ja­mes, lu­gar ideal para co­no­cer to­da la historia de la is­la.

>Chuk­ka: es un gran es­pa­cio ver­de ubi­ca­do a po­cos ki­ló­me­tros de Mon­te­go Bay don­de pue­den rea­li­zar­se dis­tin­tos ti­pos de ac­ti­vi­da­des lle­nas de adre­na­li­na y es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro. Es po­si­ble ha­cer pa­seos a ca­ba­llo con re­co­rri­dos com­bi­na­dos por sen­de­ros ser­pen­tean­tes y tam­bién aden­tra­se en el agua. Las flo­ta­das en neu­má­ti­cos por el río son otras de las es­pe­cia­li­da­des de la ca­sa.

Ade­más, se rea­li­zan ex­cur­sio­nes tipo sa­fa­ri en jeep 4x4 y en los Ja­mai­ca ATV Tours (vehícu­los todo te­rreno). Por úl­ti­mo, son im­per­di­bles las sa­li­das en bi­ci­cle­ta que van de la mon­ta­ña al río y los lar­gos y al­tos re­co­rri­dos en ca­nopy.

Ras­ta­fa­ri In­di­ge­nous Vi­lla­ge

El clá­si­co mo­vi­mien­to One Lo­ve se ve re­fle­ja­do en es­ta al­dea ras­ta­fa­ri ubi­ca­da en cer­ca­nías de Mon­te­go Bay. Los vi­si­tan­tes, pre­via re­ser­va, pue­den acer­car­se, com­par­tir e in­ter­ac­tuar con sus po­bla­do­res. Es una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad para apren­der de su historia y cul­tu­ra de la mano del an­fi­trión e in­ter­lo­cu­tor Ed­ward First Man Wray A.K.A., en lo que se trans­for­ma en una ex­pe­rien­cia úni­ca en pri­me­ra persona.

Sus raí­ces se en­cuen­tran en Afri­ca, y su ban­de­ra lle­va los co­lo­res de la de Etio­pía: ver­de, ro­ja y ama­ri­lla. El ver­de re­pre­sen­ta la na­tu­ra­le­za, el ro­jo la san­gre y el ama­ri­llo el sol. Sus con­vic­cio­nes son muy fuer­tes y creen, en­tre otras co­sas, en la igual­dad en­tre el hombre y la mujer.

Las ac­ti­vi­da­des que se pue­den rea­li­zar en la al­dea son di­ver­sas y abar­can la in­tro­duc­ción a sus cos­tum­bres, de­gus­tar sus co­mi­das tí­pi­cas rea­li­za­das con todo lo que la na­tu­ra­le­za pro­vee (no co­men carne de nin­gún tipo), re­co­rrer sus plan­ta­cio­nes or­gá­ni­cas, apren­der y par­ti­ci­par de al­gún ta­ller con los ar­te­sa­nos, co­ci­nar

cho­co­la­te para lue­go sa­bo­rear­lo bien ca­lien­te y, por su­pues­to, como bro­che de oro de la ex­cur­sión, es­cu­char sus par­ti­cu­la­res me­lo­días y la pa­sión que mues­tran al to­car sus ins­tru­men­tos. Para los más des­in­hi­bi­dos, dan­zar al rit­mo de es­ta cau­ti­van­te música en un en­torno má­gi­co es realmente un pla­cer. El con­se­jo de quien es­cri­be es que se ha­ga el tiem­po para rea­li­zar es­ta ex­cur­sión.

Ocho Ríos

Con­si­de­ra­do como el ma­yor cen­tro de atrac­cio­nes de Ja­mai­ca, se encuentra en la zo­na nor­te de la is­la, a una ho­ra y me­dia en au­to des­de Mon­te­go Bay. Es un lu­gar para dis­fru­tar de la aven­tu­ra y su­bir las pul­sa­cio­nes.

Ochie, como lo lla­man sus ha­bi­tan­tes, pasó de ser un pueblo de pes­ca­do­res a un des­tino tu­rís­ti­co de pri­mer ni­vel. Son tan­tas las ac­ti­vi­da­des que hay para rea­li­zar que es im­po­si­ble abu­rrir­se. Ade­más, en ma­te­ria de alo­ja­mien­to se pue­den en­con­trar ho­te­les y re­sorts para to­dos los gus­tos.

Con res­pec­to a los atrac­ti­vos de Ocho Ríos, se des­ta­can aque­llas ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das al dis­fru­te de sus pla­yas y las aven­tu­ras. Dia­ria­men­te lle­gan cru­ce­ros car­ga­dos de tu­ris­tas, por lo que sus be­llas pla­yas se col­man. Las más re­co­men­da­bles son Turtle beach y Ja­mes Bond beach.

Una de las prin­ci­pa­les ex­cur­sio­nes a rea­li­zar es la de las ca­ta­ra­tas del río Dunn, ubi­ca­das a 183 me­tros de al­tu­ra y con caí­da di­rec­ta a la pla­ya. La ac­ti­vi­dad in­clu­ye la tre­pa­da pa­san­do en va­rios tra­mos por den­tro de la ca­ta­ra­ta misma y, en otros, a tra­vés de una exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción. Se de­be lle­var ma­lla y cal­za­do có­mo­do.

La Mon­ta­ña Mís­ti­ca es uno de los lu­ga­res don­de los tu­ris­tas com­bi­nan las vis­tas de es­pect acu­la res pa isa­jes des­de las ae­ro­si­llas que lle­van a la ci­ma, con la adre­na­li­na y ve­lo­ci­dad del re­co­rri­do en los ca­rri­tos bobs­led a tra­vés de un bos­que tro­pi­cal. Una sa­li­da ideal para quie­nes bus­can in­cre­men­tar su adre­na­li­na.

Fi­nal­men­te, la ex­pe­rien­cia im­per­di­ble se da en Dolp­hin Co­ve, don­de la fa­mi­lia com­ple­ta po­drá in­ter­ac­tuar, na­dar y ju­gar con del­fi­nes o dar de co­mer a ti­bu­ro­nes. Las ri­sas y las ten­sio­nes son mo­ne­das co­rrien­tes en es­te lu­gar.

“En Ja­mai­ca no hay pro­ble­mas sino si­tua­cio­nes”, di­ce su gen­te. Y realmente es así. En es­ta her­mo­sa is­la caribeña se res­pi­ra un aire de re­lax to­tal. Una tie­rra que va­le la pena co­no­cer, don­de la ama­bi­li­dad de su gen­te ha­ce sen­tir a los tu­ris­tas como en ca­sa. Por­que Ja­mai­ca es una com­bi­na­ción per­fec­ta en­tre la tran­qui­li­dad y la aven­tu­ra.

Fo­tos: FINN PARTNERS y G.A.B.

Arri­ba: en una al­dea ras­ta­fa­ri co­ci­nan­do cho­co­la­te para lue­go de­gus­tar un sa­bro­so té. Izq.: una her­mo­sa vis­ta pa­no­rá­mi­ca de las pla­yas del ho­tel Se­cret St. Ja­mes, en Mon­te­go Bay. Aba­jo: el au­tor en ple­na in­ter­ac­ción con uno de los del­fi­nes del es­pec­tácu­lo en Dolp­hin Co­ve de Ocho Ríos. Ja­mai­ca ofre­ce ac­ti­vi­da­des di­ver­sas.

Arri­ba: Mar­ga­ri­ta­vi­lle com­bi­na sa­bo­res ca­ri­be­ños con jue­gos de agua. Exis­ten va­rios lo­ca­les en Ja­mai­ca. En la al­dea ras­ta­fa­ri In­di­ge­nous Vi­lla­ge, las ar­te­sa­nías y la música son mo­ne­da co­rrien­te.

Arri­ba izq.: el puer­to de Mon­te­go Bay re­ci­be tres días a la se­ma­na cru­ce­ros que pro­vie­nen de dis­tin­tos des­ti­nos de Amé­ri­ca y tam­bién de Eu­ro­pa. Sue­len que­dar­se un día en la is­la. Arri­ba: el show de del­fi­nes es una de las ac­ti­vi­da­des pre­fe­ri­das por los tu­ris­tas y es ideal para dis­fru­tar en fa­mi­lia.

El po­llo asa­do, uno de los pla­tos prin­ci­pa­les de la gas­tro­no­mía lo­cal. Dos comensales en el clá­si­co res­tau­ran­te de Miss T’S, en Ocho Ríos. Mo­nu­men­to a los hé­roes na­cio­na­les, ubi­ca­do en el cen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.