Por el mi­le­na­rio sen­de­ro de los sher­pas.

El via­je no fue pa­ra ha­cer cum­bre, sino pa­ra rea­li­zar un trek­king de 20 días que per­mi­tie­ra ver de cer­ca la mon­ta­ña más al­ta del mun­do (8.848 m). Una pro­pues­ta ap­ta pa­ra to­do pú­bli­co.

Weekend - - CONTENIDO - Tex­tos y fo­tos: PABLO LU­KACH Sep­tiem­bre 2017

El via­je al Eve­rest no fue pa­ra ha­cer cum­bre, sino pa­ra rea­li­zar un trek­king de 20 días que per­mi­tie­ra ver de cer­ca la mon­ta­ña más al­ta del mun­do (8.848 m). Una pro­pues­ta ap­ta pa­ra to­do pú­bli­co. Por Pablo Lu­kach.

En el Hi­ma­la­ya se en­cuen­tran las mon­ta­ñas más ele­va­das del mun­do y una en par­ti­cu­lar, el Eve­rest, es la más al­ta de to­das. Ha­cia allí fui­mos en un trek­king que va por el sen­de­ro mi­le­na­rio de los pue­blos sher­pas has­ta lle­gar al cam­po ba­se (CB) del pun­to más al­to de la Tie­rra.

Es­te via­je tie­ne dos cues­tio­nes muy im­por­tan­tes, por un la­do el mon­ta­ñis­mo y, por el otro, la par­te re­li­gio­sa-cultural, que es muy dis­tin­ta a nues­tra cul­tu­ra. Los tem­plos en Kat­man­dú y sus al­re­de­do­res, la co­mi­da, las cos­tum­bres y los mo­nas­te­rios que va­mos a ir en­con­tran­do en el ca­mino al Eve­rest con­ju­gan una pro­pues­ta apa­sio­nan­te.

Así fue co­mo lue­go de un lar­go via­je des­de Ar­gen­ti­na, con es­ca­las en Es­pa­ña y Qa­tar, lle­ga­mos a Ne­pal. Des­de el ae­ro­puer­to, re­co­rrien­do Kat­man­dú ha­cia el ho­tel ya vi­vi­mos el caos or­ga­ni­za­do que es la ciu­dad, don­de en las an­gos­tas ca­lles de es­ta ca­pi­tal se cru­zan in­fi­ni­tas mo­tos, au­tos, com­bis y va­cas (en Ne­pal son sa­gra­das y va­gan li­bres por la ciu­dad...).

Tres lar­gas se­ma­nas

El trek­king ten­drá una du­ra­ción to­tal de 20 días des­de Kat­man­dú has­ta el cam­po ba­se del Eve­rest, ida y vuel­ta. Ire­mos por la ru­ta de Gok­yo, pa­san­do el pa­so de Cho-La, a 5.380 m. Ele­gi­mos es­ta ru­ta por­que a pe­sar de ser más lar­ga que el ca­mino tra­di­cio­nal, tie­ne el agre­ga­do de pa­sar por los her­mo­sos la­gos de Gok­yo y su­bir a la cum­bre del Gok­yo Ri, de 5.390 m, des­de don­de se di­vi­sa de cer­ca el Cho Oyu y, a los le­jos, el Eve­rest y el mar de mon­ta­ñas de es­ta zo­na del Hi­ma­la­ya.

El pri­mer pa­so de la tra­ve­sía es vo­lar des­de Kat­man­dú en avio­ne­ta du­ran­te 45 mi­nu­tos has­ta el pue­blo de Lu­kla. Por su pis­ta de ate­rri­za­je, de so­lo 300 m de lon­gi­tud, tie­ne la fa­ma de ser uno de los ae­ro­puer­tos más pe­li­gro­sos del mun­do.

Des­de la pe­que­ña avio­ne­ta de 17 pla­zas ya po­de­mos ver las pri­me­ras mon­ta­ñas del Hi­ma­la­ya.

Pre­vio Su­bien­do al che­queo del Gok­yo Ri, pro­nós­ti­co de 5.390 m. cli­má­ti­co, Al fon­do el pa­ra evi­tar la­go Gok­yo cual­quier mal y el pe­que­ño mo­men­to, pue­blo via­jé ha­cia des­de don­de Mar del sa­li­mos ha­cia Pla­ta en la cum­bre. com­pa­ñía de Der.: el mis ami­gos au­tor jun­to Mar­tín a San­dra, Chá­vez Pablo, Ma­ría y Aní­bal Eu­ge­nia, Ta­boas. Jor­ge y Ru­li Lle­ga­mos en el CB del al Club Eve­rest. Mo­to­náu­ti­co y

Epo­ca re­co­men­da­da: to­da ac­ti­vi­dad de trek­king en ne­pal es­tá con­di­cio­na­da por su cli­ma mon­zó­ni­co. Las me­jo­res épo­cas son la pri­ma­ve­ra (de mar­zo a ma­yo) y el oto­ño (des­de me­dia­dos de sep­tiem­bre a di­ciem­bre). Cli­ma: en pri­ma­ve­ra y oto­ño los días sue­len es­tar des­pe­ja­dos y so­lea­dos, aun­que tam­bién pue­de ne­var en al­tu­ra. La tem­pe­ra­tu­ra máxima ron­da los 25 °C en el va­lle de Kat­man­dú y los 12 °C en las mon­ta­ñas a unos 3.800 m. Por la no­che las pue­den ba­jar has­ta los 0 ºC, y en oca­sio­nes por de­ba­jo de ce­ro. Di­fi­cul­tad: me­dia (sin di­fi­cul­tad téc­ni­ca). Es­te trek­king es ap­to pa­ra to­dos los aman­tes de la ac­ti­vi­dad. Las jor­na­das de ca­mi­na­ta son de 4 a 7 ho­ras. Do­cu­men­ta­ción: pa­sa­por­te con al me­nos seis me­ses de va­li­dez y vi­sa­do que se pue­de ob­te­ner a la lle­ga­da en el ae­ro­puer­to. Es ne­ce­sa­rio una fo­to­gra­fía ta­ma­ño car­net. El co­ra­zón em­pie­za a la­tir fuer­te. Ate­rri­za­mos sin in­con­ve­nien­tes en Lu­kla, a 2.700 m de al­tu­ra, con ex­ce­len­te tiem­po. En el di­mi­nu­to ae­ro­puer­to nos en­con­tra­mos con Nu­ru y Ka­ji Sher­pa, los guías lo­ca­les que nos acom­pa­ña­rán en el trek­king. Des­de la Ar­gen­ti­na via­ja­mos 6 per­so­nas: Jor­ge, Raúl y Ma­ría Eu­ge­nia, de Sun­cha­les, Santa Fe; Pablo y San­dra, de Rauch, Bue­nos Ai­res; y es­te cor­do­bés que es­cri­be, que guia­rá el trek­king, des­de es­te día uno en el que ca­mi­na­re­mos 3 ho­ras has­ta el po­bla­do de Phak­ding, don­de des­can­sa­re­mos.

Nue­va­men­te en mar­cha

Por pri­me­ra vez co­bra­mos una ver­da­de­ra di­men­sión de la cum­bre del mun­do. Co­men­zó el segundo día. Es­ta­mos ca­mino a Nam­che, y lue­go de cru­zar im­po­nen­tes puen­tes col­gan­tes so­bre el río, en me­dio de una em­pi­na­da subida, en­tre los ár­bo­les del bos­que de pi­nos aso­ma a lo le­jos el Eve­rest. Es nues­tro pri­mer con­tac­to con los pies so­bre la tie­rra.

El trek­king al CB va re­co­rrien­do los pue­blos sher­pas por un sen­de­ro mi­le­na­rio que se uti­li­za des­de siem­pre pa­ra la co­ne­xión en­tre pue­blos y el trans­por­te de mer­ca­de­ría, que se rea­li­za con ani­ma­les y, so­bre to­do, con los fa­mo­sos por­tea­do­res sher­pas. Aquí no hay vehícu­los de nin­gún ti­po, so­lo he­li­cóp­te­ros so­bre­vue­lan la re­gión, así que en el ca­mino nos va­mos cru­zan­do con trek­kers de to­do el mun­do, pe­ro tam­bién con la gen­te que vi­ve aquí, con sus cos­tum­bres y sus mu­las, naks (mez­cla de va­ca con yak) y con los fa­mo­sos yaks del Hi­ma­la­ya.

El sen­de­ro tie­ne bos­ques, in­ter­mi­na­bles es­ca­le­ras de piedras, gran­des subidas y ba­ja­das, cru­ces de río por puen­tes col­gan­tes, mo­nas­te­rios y si­tios de ora­ción. To­do ro­dea­do de gran­des mon­ta­ñas que ha­cen del pai­sa­je al­go úni­co.

En nues­tro iti­ne­ra­rio ca­mi­na­mos de 4 a 7 ho­ras dia­rias de pue­blo en pue­blo, y lue­go de la lar­ga jor­na­da pa­ra­mos a dor­mir en lod­ges (ca­sas de té que es­tán pre­pa­ra­das pa­ra re­ci­bir a la gen­te brin­dan­do co­mi­das y alo­ja­mien­tos en có­mo­das ins­ta­la­cio­nes). Así que al lle­gar al des­tino dia­rio se pue­de dis­fru­tar de ex­ce­len­te co­mi­da y un des­can­so re­pa­ra­dor.

Lue­go de Nam­che sa­li­mos ha­cia Do­le, y des­de allí al otro día a Ma­cher­mo, pa­ra des­pués ir su­bien­do en al­tu­ra y lle­gar a los la­gos de Gok­yo, uno de los lu­ga­res más es­pec­ta­cu­la­res del Hi­ma­la­ya, muy

cer­ca del Cho Oyu, que con más de 8.000 m do­mi­na el pai­sa­je. Des­can­sa­mos en Gok­yo, en un lod­ge con im­po­nen­te vis­ta al la­go.

Ca­mino a la cum­bre

A las 6:30 de la ma­ña­na ya es­tá­ba­mos su­bien­do al Gok­yo Ri, de 5.390 m. El as­cen­so es em­pi­na­do pe­ro se dis­fru­ta. Va­mos sin­tien­do la al­tu­ra y los úl­ti­mos pa­sos cues­tan, pe­ro es­ta­mos en la cum­bre con una in­me­jo­ra­ble vis­ta a es­te mar de mon­ta­ñas. Ma­ña­na, des­de Gok­yo, cru­za­re­mos el gla­ciar del Cho Oyu ha­cia el pue­blo de Drag­nag, que es­tá al pie del pa­so Cho- la, que co­nec­ta con el va­lle del Khum­bú pa­ra ir ha­cia el Eve­rest.

Ya es­ta­mos en Drag­nag, nos des­per­ta­mos temprano y es­tá ne­van­do. Ne­vó to­da la no­che y ya hay más de 30 cm en el pue­blo, así que arri­ba, en el pa­so Cho-La, se­gu­ra­men­te ha­brá mu­cha más nie­ve y con es­te cli­ma es pe­li­gro­so ir ha­cia allí. Te­ne­mos que op­tar por el plan B, ba­jar ha­cia el pue­blo de Port­che y des­de allí re­to­mar el ca­mino ha­cia el Eve­rest. Es una lar­ga jor­na­da con nie­ve y mal cli­ma. El pai­sa­je cam­bió

por com­ple­to: to­do es­tá cu­bier­to de nie­ve. Hay que ca­mi­nar con pre­cau­ción, y a pe­sar de te­ner que alar­gar el ca­mino, pa­ra el gru­po la ex­pe­rien­cia de ir por el Hi­ma­la­ya con es­tas con­di­cio­nes es muy in­tere­san­te.

Lue­go de unas lar­gas 8 hs lle­ga­mos can­sa­dos a Port­che, pa­ra des­de allí al otro día lle­gar a Pe­ri­che, que ya se en­cuen­tra so­bre la ru­ta nor­mal del trek. Des­de allí se­gui­mos a Lo­bu­che, a ca­si 5.000 m, y pa­sa­mos por el lu­gar don­de se al­zan va­rios chor­tens (mo­nu­men­tos de piedras) rea­li­za­dos en con­me­mo­ra­ción a los mon­ta­ñis­tas muertos en el Eve­rest. Allí es­tán los nom­bres de va­rios de los que de­ja­ron su vi­da en la mon­ta­ña (más de 250 has­ta el mo­men­to). Pro­se­gui­mos ca­mino y lle­ga­mos a Lo­bu­che, don­de el frío y la al­tu­ra se sien­ten, pe­ro es­ta­mos muy en­tu­sias­ma­dos: sa­be­mos que ma­ña­na se­rá el gran día.

Eve­rest a la vis­ta

Sa­li­mos temprano des­de Lo­bu­che y 3 ho­ras des­pués da­já­ba­mos atrás Go­rak Shep (úl­ti­mo po­bla­do an­tes del CB). Sin pri­sa pe­ro sin pau­sa con­ti­nua­mos ca­mino al cam­po ba­se del Eve­rest. Y fue allí cuan­do lo vi­mos: tras pa­sar unas gran­des piedras él estaba allí, a la vis­ta, al al­can­ce de la mano. Al pie de la mon­ta­ña más al­ta del mun­do veía­mos las tien­das de mon­ta­ña de las ex­pe­di­cio­nes que in­ten­ta­rían su cum­bre. Tam­bién vi­sua­li­za­mos la fa­mo­sa cas­ca­da de hie­lo del Khum­bú. Es­tá­ba­mos or­gu­llo­sos: no ha­bía­mos ido por la cum­bre, sino por su ima­gen viva, por la ex­pe­rien­cia que la ro­dea. Y lo ha­bía­mos lo­gra­do.

Se­gui­mos, ba­ja­mos la mo­rre­na y ca­mi­na­mos por el gla­ciar pa­ra lle­gar al mon­tícu­lo de piedras que se ar­ma pa­ra mar­car el cam­po ba­se, lu­gar don­de la gen­te y los sher­pas de­jan in­nu­me­ra­bles ban­de­ras de ple­ga­ria ti­be­ta­nas (lung­ta), que con sus cin­co co­lo­res fla­mean a los cua­tro vien­tos.

Es­ta­mos to­dos en el CB del Eve­rest dis­fru­tan­do el mo­men­to. To­do mon­ta­ñis­ta qui­sie­ra es­tar aquí. So­mos afor­tu­na­dos. Res­ta la vuel­ta a Kat­man­dú. Sa­be­mos que el ca­mino de re­gre­so es lar­go pe­ro vol­ve­re­mos dis­fru­tan­do ca­da mo­men­to y brin­dan­do por mu­chas mon­ta­ñas más…

Arri­ba:Pre­vio el­che­queoau­tor­jun­to­del a una rue­da­pro­nós­ti­co­deo­ra­ción.cli­má­ti­co, Der.: mo­nas­te­rio­pa­ra­evi­tar­de­cual­quier Dem­bo­che, uno­mal­de­mo­men­to,los­más­gran­des­via­jé del­ha­cia­pue­bloMars­her­pa.de­lP­la­taA­ba­jo:en cru­ce­com­pa­ñía­del­puen­te­de­mis­col­gan­te­ami­gos rum­boMar­tí­naChá­ve­zNam­che.yA­ní­bal Ta­boas. Lle­ga­mos al

Ne­va­daP­re­vio­che­queo­quea­tra­ve­só­del el gru­po­pro­nós­ti­co­rum­bo­cli­má­ti­co,al pue­blo de­pa­raPort­che;evi­tar cual­quie­ru­na jor­na­da lar­ga­mal­mo­men­to,ya­go­ta­do­ra.via­jé Arri­ba:ha­ciaMar­yaks­del­cer­caP­la­ta en de­com­pa­ñíaLo­bu­che,de­lle­van­do­mi­sa­mi­gos car­gaMar­tí­na­lChá­vez­cam­poy­ba­seA­ní­bal del Eve­rest. A su la­do avan­zan los trek­kers que se di­ri­gen ha­cia el mis­mo la­do.

PCr­heo­vri­toench­dee­qou­reao­ci­dóenl, pcrláos­nióc­so­tid­ceol clu­lig­maár.tAi­clof,op­na­droaaes­voim­taar ecluEavlqeu­rieesrt,mdael8.848 m.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.