Mano a mano con la mon­ta­ña.

Una mo­da­li­dad ex­tre­ma en la que el mon­ta­ñis­ta só­lo cuen­ta con su cuer­po y su men­te. Una ma­ne­ra de desafiar lí­mi­tes y tu­tear­se con el pe­li­gro.

Weekend - - CONTENIDO - Tex­tos: ALE­JAN­DRO RA­PET­TI. Fo­tos: NICO GANTZ / THE NORTH FACE

Có­mo es el as­cen­so en so­li­ta­rio, una mo­da­li­dad ex­tre­ma en la que el mon­ta­ñis­ta só­lo cuen­ta con su cuer­po y su men­te. Una ma­ne­ra de desafiar lí­mi­tes y tu­tear­se con el pe­li­gro. Por Ale­jan­dro Ra­pet­ti.

Se tra­ta de una dis­ci­pli­na tan an­ti­gua co­mo el ins­tin­to na­tu­ral de los se­res hu­ma­nos de tre­par y desafiar los lí­mi­tes. Es­ca­la­da ex­tre­ma, sin cuer­das, ni se­gu­ros, ni ar­ne­ses, ni cual­quier ti­po de pro­tec­ción que pue­da sal­var al es­ca­la­dor si rea­li­za un mal mo­vi­mien­to, co­me­te un error y se cae. Tam­bién co­no­ci­da co­mo es­ca­la­da en so­li­ta­rio o li­bre, o so­lo li­bre, es­ta mo­da­li­dad se ba­sa úni­ca­men­te en la fuer­za del fí­si­co y de la men­te, así co­mo en la ca­pa­ci­dad de tre­par y es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra lo peor. Se­rá por ese mo­ti­vo que tam­bién aseguran que se tra­ta de una prác­ti­ca muy pro­fun­da.

En Ar­gen­ti­na el free so­loing es­tá prohi­bi­do tan­to en Par­ques Na­cio­na­les, tie­rras y cam­pos pri­va­dos co­mo clu­bes de­por­ti­vos o es­cue­las de es­ca­la­da, aun­que se­gún ase­gu­ra Her­nán del Ri, di­rec­tor de Es­ca­lan­do, es­cue­la de es­ca­la­da de­por­ti­va (www. es­ca­lan­do.com.ar), an­di­nis­ta y com­pe­ti­dor des­de 1988, so­loing se ha prac­ti­ca­do siem­pre. “El free soi­ling es el es­ti­lo de es­ca­la­da más pe­li­gro­so, ya que no su­po­ne nin­gún mar­gen de error téc­ni­co, fí­si­co o psí­qui­co y cual­quier fa­llo equi­va­le a una muer­te se­gu­ra. Unas de las pri­me­ras ex­pe­rien­cias en nues­tro país fue el as­cen­so al Pi­co In­ter­na­cio­nal del Ce­rro Tro­na­dor, en Ba­ri­lo­che”, ex­pli­ca Del

Ri, quuien al­gu­na vez pro­bó la ex­pe­rien­cia. Y aña­de: “La sen­sa­ción es de en­tre­ga es­pi­ri­tual com­ple­ta, vi­sión ti­po ‘tú­nel’ de con­cen­tra­ción ab­so­lu­ta y la adre­na­li­na ca­si cons­tan­te que sig­ni­fi­ca es­tar cons­cien­te del es­ta­do de ex­po­si­ción que no nos per­mi­te fa­llar”.

Mi­sión im­po­si­ble

El film “Mi­sión Im­po­si­ble II” co­mien­za con una es­ce­na pa­ra el re­cuer­do. En me­dio de una in­men­sa geo­gra­fía ro­ca­llo­sa, el pro­ta­go­nis­ta Et­han Hunt (Tom Crui­se) es­ca­la sin ar­ne­ses ni cuer­das

un pa­re­dón co­lo­sal mien­tras los tí­tu­los co­rren al pie de la pan­ta­lla. En­se­gui­da em­pie­za a so­nar “Iko-Iko”, de Zap Ma­ma, y el hom­bre en­sa­ya un sal­to de una pa­red ro­ca­llo­sa ha­cia otra, res­ba­la y cae des­li­zán­do­se por la pie­dra has­ta col­gar­se de una so­la mano so­bre el pre­ci­pi­cio. El hom­bre res­pi­ra, se con­cen­tra, gi­ra so­bre sí mis­mo has­ta que­dar abier­to de bra­zos de ca­ra al abis­mo. Suel­ta una mano, se to­ma de otra aris­ta, y así con­ti­núa avan­zan­do has­ta lle­gar a la cum­bre, don­de recibirá las coor­de­na­das de su pri­me­ra mi­sión… im­po­si­ble. Aun­que lle­va­da al ex­tre­mo, aque­lla pri­me­ra es-

ce­na del film de John Woo des­cri­be co­mo po­cas la adre­na­li­na del free so­loing o so­lo in­te­gral. Una mo­da­li­dad que ge­ne­ral­men­te pue­de prac­ti­car­se en los mis­mos des­ti­nos don­de se ha­ce es­ca­la­da, aun­que tam­bién hay an­te­ce­den­tes en gran­des edi­fi­cios, to­rres y an­te­nas.

Bá­si­ca­men­te, la di­fe­ren­cia sus­tan­cial con los de­más es­ti­los de es­ca­la­da (de­por­ti­va, tra­di­cio­nal en ro­ca, mon­ta­ñis­mo o com­pe­ten­cias) es que esas mo­da­li­da­des me­nos ex­tre­mas son mu­cho más se­gu­ras y per­mi­ten dis­fru­tar a pleno de la mon­ta­ña con ami­gos o en fa­mi­lia.

Boul­de­ring

Se­gún el di­rec­tor de Es­ca­lan­do, una va­rian­te de so­loing es el boul­de­ring. Con­sis­te en es­ca­lar blo­ques de ro­ca o pe­que­ñas pa­re­des de has­ta seis me­tros de al­tu­ra máxima, sin la ne­ce­si­dad de los ma­te­ria­les de pro­tec­ción con­ven­cio­na­les de la es­ca­la­da (cuer­da, ar­nés, ele­men­tos de fi­ja­ción), don­de se uti­li­zan col­cho­ne­tas trans­por­ta­bles de al­to im­pac­to (crash-pads). Tam­bién la prác­ti­ca in­door (ba­jo te­cho), don­de so­la­men­te es­ca­lan con las za­pa­ti­llas téc­ni­cas y un re­ci­pien­te en la cin­tu­ra con pol­vo de mag­ne­sio (co­mo en la gim­na­sia de­por­ti­va). “Es unas de las dis­ci­pli­nas más atlé­ti­cas, don­de se uti­li­zan las téc­ni­cas, pos­tu­ras y mo­vi­mien­tos más re­fi­na­dos y pu­ros que ofre­ce es­te de­por­te en la ac­tua­li­dad”, con­clu­ye Del Ri.

La es­ca­la­da en so­li­ta­rio li­bre no de­be con­fun­dir­se con la es­ca­la­da li­bre en ge­ne­ral, en la que el en­gra­na­je se uti­li­za nor­mal­men­te pa­ra la se­gu­ri­dad en ca­so de una caí­da, pe­ro no pa­ra ayu­dar a la subida.

Pa­ra aque­llos in­tere­sa­dos en pro­fun­di­zar más so­bre es­ta dis­ci­pli­na, exis­ten dis­tin­tos films que se me­ten de lleno en ella. Tal el ca­so de “Cum­bre”, de Ful­vio Ma­ria­ni, una de las me­jo­res pe­lí­cu­las de es­ca­la­da que do­cu­men­ta la pri­me­ra as­cen­sión so­li­ta­ria del ce­rro To­rre, que lle­vó ade­lan­te el mí­ti­co al­pi­nis­ta Mar­co Pe­dri­ni en 1985. Tam­bién la se­rie de pe­lí­cu­las de es­ca­la­da Mas­ter of Sto­ne, con pro­duc­ción de Eric Perl­man, en las que –en­tre otros– se pue­de ver a Dan Os­man en el es­ca­lo­frian­te speed free so­lo.

El má­xi­mo ex­po­nen­te

El do­cu­ment a l “So­loin­ge” (rea­li­za­do por la Na­tio­nal Geo­grap­hic) abor­da un his­tó­ri­co as­cen­so de Alex Hon­nold, uno de los prin­ci­pa les re­fe­ren­tes de est e dep or t e. “Hub o u n mo­men­to en que pen­sé que ya ha­bía lle­ga­do la ho­ra, que me sen­tía har­to de es­tar col­ga­do de cuer­das y de­ci­dí co­rrer el ries­go. De es­ta for­ma, pa­só de ser una idea in­ti­mi­dan­te a es­tar emo­cio­na­do por ha­cer­lo”, cuen­ta el an­di­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se en es­te do­cu­men­tal gra­ba­do el 15 de enero de 2014, cuan­do es­ca­ló en es­ti­lo so­li­ta­rio el Sen­de­ro Lu­mi­no­so, en el Po­tre­ro Chi­co, Mé­xi­co, en po­co más de tres ho­ras. El as­cen­so es de 762 me­tros has­ta la ci­ma de El To­ro, y mu­chos la con­si­de­ran co­mo la es­ca­la­da sin cuer­da más di­fí­cil de la his­to­ria. Jus­ta­men­te, los mo­ti­vos pa­ra rea­li­zar los so­los li­bres que es­gri­men los es­ca­la­do­res de al­to perfil in­clu­yen la sim­pli­ci­dad y la ra­pi­dez con la que se pue­de su­bir en po­cas ho­ras una ru­ta que nor­mal­men­te

–uti­li­zan­do cuer­das y pro­tec­cio­nes– exi­ge va­rios días.

Es­tre­lla in­dis­cu­ti­ble del free so­lo, Hon­nold ha ro­to va­rios ré­cords de ve­lo­ci­dad, en­tre los que se des­ta­ca el triple as­cen­so lo­gra­do en so­li­ta­rio con un tiem­po de 18 ho­ras y 50 mi­nu­tos de los mon­tes Wat­kins, The No­se (El Ca­pi­tán) y la ca­ra no­roes­te del Haf Do­me (ver en pá­gi­na an­te­rior: “Hon­nold: rey del free so­loing”).

En cual­quier ca­so, si bien es una prác­ti­ca des­acon­se­ja­da por la po­si­bi­li­dad de que el mí­ni­mo im­pre­vis­to ten­ga un desen­la­ce fa­tal, ge­ne­ral­men­te los es­ca­la­do­res de es­ta dis­ci­pli­na bus­can vías que ya co­no­cen muy bien, in­clu­so muy por de­ba­jo de su ni­vel co­mo es­ca­la­dor, pa­ra así dis­mi­nuir los ries­gos de caí­da. Sue­len ba­sar­se en el prin­ci­pio de pro­gre­sión pa­ra dis­mi­nuir l ige­ra men­te los pel ig ros, de ma­ne­ra que an­tes de as­cen­der en so­lo rea­li­zan al­gu­nos in­ten­tos con cuer­da o lí­nea de vi­da. Es­to ayu­da­rá al es­ca­la­dor a co­no­cer el ma­ne­jo y desa­rro­llo de la téc­ni­ca a uti­li­zar en esa vía. Y le per­mi­ti­rá co­no­cer el gra­do de es­fuer­zo, de con­cen­tra­ción y vo­lun­tad que va a te­ner que desa­rro­llar has­ta al­can­zar la ci­ma.

Es­ca­la­da ex­tre­ma, sin cuer­das, ni se­gu­ros, ni ar­ne­ses, ni cual­quier ti­po de pro­tec­ción que pue­da sal­var al es­ca­la­dor si rea­li­za un mal mo­vi­mien­to y cae.

Una mo­da­li­dad que ge­ne­ral­men­te pue­de prac­ti­car­se en los mis­mos des­ti­nos don­de se ha­ce es­ca­la­da de­por­ti­va.

Es im­por­tan­te acla­rar que la prác­ti­ca es­tá com­ple­ta­men­te des­acon­se­ja­da ya que el mí­ni­mo im­pre­vis­to pue­de en­con­trar un desen­la­ce fa­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.