Ade­lan­to de tem­po­ra­da.

La al­bú­fe­ra si­gue sien­do un pes­que­ro ideal pa­ra la pes­ca del len­gua­do, ya sea de cos­ta o em­bar­ca­do.

Weekend - - CONTENIDO - Tex­tos: JU­LIO PO­LLE­RO. Fo­tos: DA­NIEL PAVONI

Laal­bú­fe­ra­deMar Chi­qui­ta si­gue sien­do un pes­que­ro ideal pa­ra la pes­ca del len­gua­do, ya sea de cos­ta o em­bar­ca­do. In­creí­bles por­tes an­tes del me­jor mo­men­to pa­ra la es­pe­cie. Por Ju­lio Po­lle­ro.

Pa­ra es­te re­le­va­mien­to nos bus­ca­mos una di­fí­cil. Te­nía­mos la fir­me in­ten­ción de dar con los pri­me­ros len­gua­dos de la tem­po­ra­da y a eso le apun­ta­mos. Nues­tro lu­gar ele­gi­do fue la al­bu­fe­ra de Mar de Chi­qui­ta, un ám­bi­to em­ble­má­ti­co don­de no so­lo va­mos a en­con­trar bue­nos len­gua­dos, sino que tam­bién es re­cep­ti­vo de enor­mes cor­vi­nas ne­gras, de gor­das y muy com­ba­ti­vas li­sas, y de pe­je­rre­yes de va­rios ta­ma­ños.

Siem­pre se da lo me­jor pa­ra fi­nes de sep­tiem­bre, pe­ro qui­si­mos ade­lan­tar­nos y, por suer­te, no nos equi­vo­ca­mos. Mar Chi­qui­ta es, sin du­das, uno de los pes­que­ros más tra­di­cio­na­les pa­ra es­te ti­po de pes­ca, con una ex­ten­sión de ca­si 40 km don­de el len­gua­do en­cuen­tra mu­cha co­mi­da ca­si sin di­fi­cul­tad, des­ta­cán­do­se can­gre­jos y pe­je­rre­yes que es­tán den­tro de sus pre­fe­ren­cias.

Pa­ra des­ta­car son las aguas dul­ces de es­ta zo­na, que es­tán in­fluen­cia­das por al­gu­nos arro­yos y ca­na­les que cuan­do sube la ma­rea se mez­clan con las del mar. Su sue­lo es are­no­so y den­tro de la la­gu­na se for­man bo­cho­nes que mu­chas ve­ces nos ha­cen di­fí­cil la po­si­bi­li­dad de na­ve­gar.

Es por eso que pa­ra en­trar bien en la al­bu­fe­ra se uti­li­zan bo­tes del ti­po des­li­za­do­res que na­ve­gan con po­ca agua. El len­gua­do es un pez ra­ro, cha­to o plano con el lo­mo bien os­cu­ro y su pan­za blan­ca, ideal pa­ra pa­sar inad­ver­ti­do, ya que du­ran­te ho­ras se ha­lla echa­do en el fon­do. Par­te de su cuer­po lo cu­bre con es­ca­mas muy pe­ro muy chi­qui­tas, y tie­ne los ojos en la par­te os­cu­ra de su cuer­po. Mu­cho cui­da­do con la­bo­ca­quees­tá­muy­bienden­ta­da y es pro­trác­til.

Equi­pos uti­li­za­dos

La pes­ca del len­gua­do se pue­de rea­li­zar tan­to de em­bar­ca­do co­mo de cos­ta va­dean­do, y las dos tie­nen su en­can­to. Cuan­do lo ha­ce­mos em­bar­ca­do va­mos a uti­li­zar la mo­da­li­dad tro­lling o an­cla­do, to­man­do los co­no­ci­mien­tos del spin­ning o bait­cast, ya que va­mos a uti­li­zar ca­ñas de

has­ta 2,70 m de lar­go con ac­ción de pun­ta y re­eles fron­ta­les o ro­ta­ti­vos car­ga­dos pre­fe­ren­te­men­te con ny­lon 0,40 mm. Las lí­neas se pue­den ar­mar de una o dos bra­zo­la­das (no­so­tros pre­fe­ri­mos la de una so­la). Es una lí­nea con­ven­cio­nal de fon­do de un so­lo an­zue­lo con una bra­zo­la­da de 1,20 m de lar­go a unos 15 cm de la plo­ma­da. En esa bra­zo­la­da va­mos a po­ner una bo­ya del ti­po acei­tu­na no muy gran­de en­tre dos nu­dos co­rre­di­zos, que la va­mos a gra­duar se­gún pro­fun­di­dad y co­rren­ta­da. La fi­na­li­dad de la bo­ya es le­van­tar la car­na­da pa­ra que no la co­man los can­gre­jos.

El re­ma­te de la bra­zo­la­da es con un an­zue­lo triple no muy gran­de y más arri­ba em­pa­ti­lla­mos un an­zue­lo sim­ple pa­ra corregir y pre­sen­tar bien la car­na­da, fac­tor fun­da­men­tal en es­ta pes­ca. Los plo­mos que va­mos a uti­li­zar no van a ser muy pe­sa­dos, en­tre 40 y60g, de­for­ma cha­ta, ca­jón o al­me ja pa­ra que cuan­do los arras­tre­mos no le­van­ten se­di­men­to o are­na del fon­do. La car­na­da excluyente es el pe­je­rrey (en­tre 10 y 15 cm de lar­go) bien fres­co, que se lo pue­de en­car­nar en­te­ro (la me­jor op­ción) o en un fi­let bien pre­sen­ta­do. En el an­zue­lo sim­ple em­pa­ti­lla­do va­mos a pin­char la par­te su­pe­rior de la bo­ca o los ojos y el triple fi­nal va­mos a cla­var­lo bien cer­ca de la co­la.

Re­cor­de­mos que el sim­ple va a ser co­rre­di­zo, por lo cual una vez co­lo­ca­do el pe­je­rrey va­mos a es­ti­rar­lo pa­ra que que­de bien pre­sen­ta­do, y lue­go de lo­grar­lo ata­mos con hi­lo elás­ti­co por su ca­be­za pa­ra que no se sal­ga o des­aco­mo­de.

Pes­ca en dos eta­pas

Es­te re­le­va­mien­to tu­vi­mos que ha­cer­lo en dos eta­pas por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, den­tro de los cua­les pre­do­mi­nó el cli­ma, mu­cha llu­via y el cre­ci­mien­to abrup- to de las aguas de la la­gu­na.

Una vez lle­ga­dos a Mar Chi­qui­ta nos es­pe­ra­ba Fabián Di­bias­si, gran co­no­ce­dor del pes­que­ro y prin­ci­pal­men­te de es­ta pes­ca, que no es na­da sen­ci­lla y pa­ra la que se ne­ce­si­ta es­tar siem­pre un pa­so ade­lan­te pa­ra no fra­ca­sar. Arri­ba­mos al pes­que­ro jun­to a mis ami­gos del pro­gra­ma te­le­vi­si­vo Pes­ca­vi­sión. Fabián ya estaba con el bo­te lis­to pa­ra par­tir.

Era un día gris, me­dio llu­vio­so y na­da pro­me­te­dor. Ar­ma­mos los equi­pos en la cos­ta pa­ra te­ner to­do lis­to y allá fui­mos. Por las con­di­cio­nes del ám­bi­to nues­tra idea era rea­li­zar la pes­ca ha­cien­do tro­lling, al me­nos en la pri­me­ra par­te del día. Co­men­za­mos arro­jan­do las lí­neas, una pa­ra ca­da ban­da con el afán de no en­re­dar­nos, y le di­mos ny­lon has­ta que se ale­ja­ran unos 30 o 40 m, allí tra­ba­mos el re­el y co­men­za­mos con la ac­ción, sin­tien­do que nues­tro apa­re­jo ve­nía ro­zan­do el fon­do y que apa­ren­te­men­te se es­ta­ban ha­cien­do bien las co­sas.

La ma­yo­ría de las ve­ces el pi­que del len­gua­do es muy ca­rac­te­rís­ti­co: pri­me­ro sen­ti­mos co­mo un gol­pe y lue­go ata­ca vio­len­ta­men­te. Y así fue no­mas, Da­niel Pavoni, gran pes­ca­dor y ami­go, anun­ció que al­go ha­bía pa­sa­do en su lí­nea

Da­ni Pe­lo­zo y otro de los bue­nos len­gua­dos. Se veían al­gu­nos pes­ca­do­res in­ten­tan­do de cos­ta. Los len­gua­di­tos más chi­cos tam­bién dan su ba­ta­lla. Aba­jo: dos en­car­nes pro­li­ja­men­te pre­sen­ta­dos con el agre­ga­do de una cu­cha­ri­ta gi­ra­to­ria.

y se pu­so aten­to a lo que ven­dría. Trans­cu­rrie­ron se­gun­dos y el gol­pe cer­te­ro con la ca­ña anun­ció pi­que cla­va­do. Co­men­za­ron las co­rri­das del pes­ca­do y sen­tía­mos có­mo pe­día sa­lir el ny­lon del ca­rre­tel. El pez iba y ve­nía, has­ta que se re­cos­tó so­bre un ve­ril y real­men­te cos­ta­ba sa­car­lo de ahí.

El pes­ca­dor in­sis­tía con la pun­ta de la ca­ña dán­do­le ten­sión, pe­ro el mie­do a per­der­lo era gran­de, por lo que si­guió ha­cien­do las co­sas de ma­ne­ra mo­de­ra­da has­ta lo­grar el ob­je­ti­vo. Y la ver­dad que va­lió la pe­na: el re­sul­ta­do fue un her­mo­so pla­to de 5 ki­los.

Tam­bién Da­niel Iz­zo y Da­ni Pe­lo­zo acu­sa­ban al­gu­nos pi­ques. La fies­ta era com­ple­ta, has­ta que se lar­gó a llo­ver y tu­vi­mos que vol­ver­nos, pe­ro sa­bien­do que pron­to vol­ve­ría­mos pa­ra com­ple­tar el informe. Pe­ro pa­sa­ban los días y el pro­nós­ti­co no cam­bia­ba, has­ta que se hi­zo un hue­co en­tre se­ma­na y pu­di­mos vol­ver a com­ple­tar la fae­na.

Un día en­tre­te­ni­do y ago­ta­dor

Jun­to a los mis­mos in­te­gran­tes y sa­bien­do que era un via­je re­lám­pa­go, lle­ga­mos bien tem­pra­ni­to al pes­que­ro don­de nue­va­men­te Fabián nos es­pe­ra­ba con to­do lis­to y con no muy bue­nas no­ti­cias. De­bi­do a las in­cle­men­cias del tiem­po, el pi­que se ha­bía cor­ta­do un po­co. Pe­ro las ga­nas, la pa­sión y el via­je has­ta allí no nos iban a de­jar de la­do y zar­pa­mos con mu­cho en­tu­sias­mo.

Vol­vi­mos a ha­cer un po­co de tro­lling por la ca­na­le­ta, to­can­do los ve­ri­les pa­ra ver si des­pe­gá­ba­mos al­gún len­gua­di­to. Y tu­vi­mos suer­te, vol­vie­ron a pi­car al­gu­nos de me­nor pe­so muy di­ver­ti­dos.

Re­co­rri­mos va­rias ve­ces es­ta zo­na, pe­ro que­ría­mos pro­bar con la mo­da­li­da­des de spin­ning o bait­cas­ting cer­ca del puen­te de Cel­pa. Apron­ta­mos to­dos los equi­pos nue­va­men­te y co­men­za­mos con los lan­ces re­co­gien­do nues­tros apa­re­jos bien apo­ya­dos en el fon­do. Un par de pi­ques fa­lli­dos has­ta que se vol­vió a plan­tar unas de las ca­ñas. En­se­gui­da nos di­mos cuen­ta de que era otro buen ejem­plar.

Por la for­ma de co­mer que tie­ne es­te pez, es con­ve­nien­te cla­var ha­cia aba­jo, por esa ra­zón tam­po­co usa­mos ca­ñas tan lar­gas. El len­gua­do iba y ve­nía, pe­ro el pes­ca­dor estaba aten­to y pu­do su­bir­lo con el co­po a la em­bar­ca­ción sin ma­yo­res pro­ble­mas.

Te­nía­mos to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra con­si­de­rar el re­le­va­mien­to fi­na­li­za­do en es­ta se­gun­da eta­pa. Nos es­pe­ra­ba un via­je lar­go des­pués de un d ía agot ador y de­ci­di­mos pe­gar la v uel­ta. Du­ran­te las dos sa­li­das, nues­tro ob­je­ti­vo era co­rro­bo­rar que es­ta pes­ca se en­cuen­tra a pleno, aun en es­ta épo­ca tem­pra­na, con muy bue­nos ejem­pla­res y con la po­si­bi­li­dad de en­ta­blar una lin­da ba­ta­lla con un pes­ca­di­to bien di­fí­cil y lu­cha­dor, y que no en­con­tra­mos to­dos los días.

Her­mo­so len­gua­do de unos 3 ki­los. Arri­ba: uno de los equi­pos idea­les pa­ra es­ta pes­ca. Izq.: el mo­men­to jus­to de la pe­lea.

Los can­gre­jos que ha­bi­tan to­do el pes­que­ro sue­len per­ju­di­car nues­tra pes­ca al co­mer­se la car­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.