Una ma­ne­ra ro­mán­ti­ca de des­cu­brir el mun­do.

La Kom­bi VW es uno de los vehícu­los más icó­ni­cos y exi­to­sos de la in­dus­tria au­to­mo­triz. Se pro­du­je­ron cer­ca de 4 mi­llo­nes de uni­da­des du­ran­te 63 años. Por qué lo eli­gen los aven­tu­re­ros.

Weekend - - CONTENIDO - Tex­tos: ALE­JAN­DRO FIS­CHER Fo­tos: VIA­JE­ROS VW y A.F.

La com­bi VW es uno de los vehícu­los más icó­ni­cos, exi­to­sos, ver­sá­ti­les y que­ri­dos de la in­dus­tria au­to­mo­triz. Se pro­du­je­ron cer­ca de 4 mi­llo­nes de uni­da­des du­ran­te 63 años. Por qué mu­chos usua­rios la eli­gen pa­ra sus lar­gas tra­ve­sías. Por Ale­jan­dro Fis­cher.

Pa­ra al­gu­nos fue la an­te­ce­so­ra de las ca­sas ro­dan­tes. Pa­ra otros, un in­ven­to ge­nial que cam­bió la for­ma de trans­por­te, tan­to de car­ga co­mo de pa­sa­je­ros. Pe­ro de lo que no hay du­da es que pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te cons­ti­tu­yó la ma­ne­ra más sen­ci­lla y eco­nó­mi­ca de tra­ba­jar y una for­ma di­ver­ti­da de re­co­rrer el mun­do. In­clu­so, se con­vir­tió en to­do un es­ti­lo de vi­da que la lle­vó a ser un in­dis­cu­ti­do ícono cultural pa­ra va­rias ge­ne­ra­cio­nes y que, aún hoy, si­gue des­per­tan­do pa­sio­nes.

“Pa­ra mí es co­mo via­jar al pa­sa­do, co­mo vol­ver a los años 60 o 70 y sen­tir lo que se sen­tía en aque­llos tiem­pos. Has­ta me gus­ta per­ci­bir esa in­co­mo­di­dad de ma­ne­jar un au­to du­ro y rui­do­so. La ex­pe­rien­cia de via­je es in­creí­ble. Te sa­can fo­tos, te sa­lu­dan, te ayu­dan. Siem­pre lla­ma la aten­ción por­que es ami­ga­ble y trans­mi­te ale­gría”, de­fi­nió Ju­lián Vac­ca­rez­za (34), ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas y due­ño de una Kom­bi West­fa­lia 77.

La Kom­bi de Volks­wa­gen es uno de los po­cos vehícu­los que se ha ga­na­do el co­ra­zón de to­dos los usua­rios y ha lle­ga­do a ser to­do un em­ble­ma de la in­dus­tria au­to­mo­triz, con­vir­tién­do­se en un fe­nó­meno digno de es­tu­dio. ¿Có­mo

un co­che de for­mas re­chon­chas, ori­gen co­mer­cial y po­ca po­ten­cia es uno de los clá­si­cos más desea­dos por los co­lec­cio­nis­tas?

Las cla­ves del éxi­to fue­ron va­rias. Sus for­mas re­don­dea­das y los enor­mes fa­ros re­don­dos a los la­dos de la V que for­man los re­lie­ves en la trom­pa hi­cie­ron que las pri­me­ras Kom­bi pa­re­cie­ran más una ca­ra son­rien­te que una fur­go­ne­ta. Es­te detalle creó una enor­me em­pa­tía con ellas, por lo que mu­cha gen­te las con­si­de­ra más una mas­co­ta mo­to­ri­za­da que un vehícu­lo.

“Lle­vo he­chos unos 60 via­jes y cer­ca de 2 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros en­tre las 5 Kom­bis que tu­ve. Re­co­rrí to­do el país va­rias ve­ces y tam­bién fui a Pun­ta del Es­te, Vi­ña del Mar, Val­pa­raí­so, y vi-

si­té Pa­ra­guay y Bo­li­via”, re­cor­dó Jor­ge Kac­zor (73), elec­tro­téc­ni­co, quien lle­gó de Po­lo­nia en 1960. Des­de ha­ce 20 años se de­di­ca a res­tau­rar vehícu­los ale­ma­nes y es due­ño de una Kom­bi ’79.

El con­cep­to fue siem­pre el mis­mo a lo lar­go de sus 63 años de vi­da: un di­se­ño cua­dra­do –si­mi­lar al de una ca­ja de za­pa­tos–, una ba­se só­li­da pa­ra trans­por­tar car­ga, una me­cá­ni­ca sen­ci­lla y eco­nó­mi­ca, múl­ti­ples op­cio­nes de con­fi­gu­ra­ción, y un equi­pa­mien­to aus­te­ro pe­rop efi­cien­te. e. “Si bien es cier­to que de ori­gen tie­nen una me­cá­ni­ca li­mi­ta­da, se le pue­den ha­cer al­gu­nas co­sas co­mo pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to y te­ner ma­yor po­ten­cia y ve­lo­ci­dad en ru­ta. Por ejem­plo, a la mía le mo­di­fi­qué la ca­pa­ci­dad del mo­tor y lo lle­ve a 1.700 cen­tí­me­tros cú­bi­cos, le pu­se in­yec­ción elec­tró­ni­ca pro­gra­ma­ble, tur­bo, in­ter­coo­ler, y le sa­qué el dis­tri­bui­dor. Así le su­mé 46 ca­ba­llos”, ex­pli­có An­drés Ba­ñez (41) me­cá­ni­co de Ro­sa­rio quien tie­ne una West­fa­lia T2 A que ve­nía con mo­tor 1,6 de 50 CV.

La re­fri­ge­ra­ción,e una de las cla­ves

Los mo­to­resm em­plea­dos en las ver­sio­nes­ver­sio­ne clá­si­cas, T1 y T2, eran de 4 ci­lin­dros­ci­lin­dro bó­xer re­fri­ge­ra­dos por ai- re. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca les per­mi­tía pres­cin­dir de agua, de ra­dia­dor (só­lo lle­van uno de acei­te), de bom­ba de agua, y de man­gue­ras. Gra­cias a ello, es­tos mo­to­res re­sul­ta­ban muy fia­bles en cli­mas ex­tre­mos, pues no se les con­ge­la­ba el cir­cui­to de re­fri­ge­ra­ción ni se les po­nía a her­vir. Es­ta cua­li­dad fue cla­ve pa­ra ex­pli­car la tre­men­da ex­pan­sión que tu­vo es­te vehícu­lo, ca­paz de cir­cu­lar por cual­quier ti­po de cli­ma.

“Ca­da uno por se­pa­ra­do siem­pre ha­bía te­ni­do el sue­ño de via­jar con una Kom­bi. Por eso cuan­do nos co­no­ci­mos la idea nos unió más pa­ra ha­cer es­ta ex­pe­rien­cia. Te­nía­mos un Gol y lo ven­di­mos, com­pra­mos una Kom­bi y la em­pe­za­mos a res-

tau­rar pa­ra ha­cer una tra­ve­sía des des­de Us­huaia has­ta Alas­ka en unos 2 años. A nues­tra Kom­bi la lla­ma­mos ‘se­mi­lla via­je­ra’”, con­ta­ron Ma­ru Can­te­ro (36) y Matías Con­de (27), am­bos elec­tri­cis­tas in­dus­tria­les.

Un ícono hip­pie

Por su va­lor ac­ce­si­ble, su eco­no­mía de con­su­mo y una bue­na ca­pa­ci­dad de car­ga, la Kom­bi fue el vehícu­lo ele­gi­do por los sur­fers de la cos­ta oes­te de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra lle­var sus ta­blas a la pla­ya, y tam­bién se con­vir­tió en uno de los sím­bo­los de los hip­pies du­ran­te el flo­wer po­wer, con el mí­ti­co fes­ti­val de rock de Woods­tock co­mo su hi­to más re­co­no­ci­do.

En nues­tro país, des­de 2009 exis­te el Mo­vi­mien­to Air­coo­led (en­fria­do por ai­re), que reúne a los mo­de­los de Volks­wa­gen con es­te ti­po de mo­tor –co­mo Es­ca­ra­ba­jo, Kar­man y Kom­bi–, y que pe­rió­di­ca­men­te rea­li­za en­cuen­tros y via­jes al ex­te­rior. “Nues­tra fi­lo­so­fía es acep­tar a to­dos los vehícu­los sin im­por­tar su es­ta­do. No so­mos eli­tis­tas. La idea es in­ter­ac­tuar, via­jar, com­par­tir y no dis­cri­mi­nar. No te­ne­mos in­tere­ses co­mer­cia­les y nues­tro ob­je­ti­vo es dis­fru­tar de vehícu­los que trans­mi­ten acer­ca­mien­to y so­li­da­ri­dad”, pre­ci­só a mo­do de cie­rre Jo­sé Matías Mu­ñoz (38), uno de los fun­da­do­res del Mo­vi­mien­to.

Las ver­sio­nes que ma­yor di­fu­sión tu­vie­ron en nues­tro país y en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca fue­ron las T1 y T2 con su clásico di­se­ño. Y es la ele­gi­da por los aven­tu­re­ros y ro­mán­ti­cos pa­ra des­cu­brir el mun­do.

La in­con­fun­di­ble si­lue­ta de la Kom­bi clá­si­ca. Ju­lián Vac­ca­rez­za y su West­fa­lia ’77. La Kom­bi es­tá to­tal­men­te equi­pa­da pa­ra via­jar en fa­mi­lia con de­ta­lles ori­gi­na­les y al­gu­nas res­tau­ra­cio­nes.

Ma­ru y Matías Matías, y su ilu­sión de lle­gar has­ta Alas­ka. An­drés Ba­ñez y su es­po­sa le die­ron más po­ten­cia a su Kom­bi. En­tre los de­ta­lles se cuen­tan: to­ma ex­ter­na pa­ra 220 V, ca­tre pa­ra ni­ños, el con­fia­ble mo­tor sin ra­dia­dor y la mo­ti­to pa­ra ha­cer los man­da­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.