La ma­gia del cal­de­nal.

Una en­tre­te­ni­da ca­ce­ría de ja­ba­líes en el cal­de­nal pam­peano, con cier­vos que no se su­ma­ron a la fies­ta pe­ro de­ja­ron su im­pron­ta má­gi­ca e inol­vi­da­ble.

Weekend - - CONTENIDO - Sep­tiem­bre 2017 Tex­tos y fo­tos: LUIS FESTA

Una en­tre­te­ni­da ca­ce­ría de ja­ba­líes en el cal­de­nal pam­peano, con cier­vos que no se su­ma­ron a la fies­ta pe­ro de­ja­ron su im­pron­ta má­gi­ca e inol­vi­da­ble. Por Luis Festa.

La lle­ga­da al cam­po no pu­do ser más aus­pi­cio­sa. An­tes de cru­zar la úl­ti­ma tran­que­ra, un cier­vo co­lo­ra­do y una hem­bra nos con­tem­pla­ron unos ins­tan­tes, y se per­die­ron al tro­te en­tre los cal­de­nes que­ma­dos. Fi­na­li­za­ba una bra­ma más, cuan­do re­ci­bí de Lean­dro la in­vi­ta­ción a ca­zar, por in­ter­me­dio de un ami­go en co­mún, Gon­za­lo Folz. Reunión de ca­za­do­res, afi­ción que ca­da tan­to nos con­vo­ca y nos reúne en el car­de­nal pam­peano. Lle­ga­mos al co­men­zar la tar­de y an­tes del cre­púscu­lo estaba có­mo­da­men­te ins­ta­la­do en un apos­ta­de­ro si­tua­do a unos 70 m de un char­co ce­ba­do. Llu­vias in­ten­sas du­ran­te la lu­na de abril y un pi­so muy en­char­ca­do au­gu­ra­ban en­tra­das al maíz es­par­ci­do, más que por la ne­ce­si­dad de abre­var.

Co­mien­za la ac­ción

Un cie­lo nu­bla­do me obli­gó al em­pleo con­ti­nuo de los pris­má­ti­cos pa­ra re­vi­sar el en­torno de mon­te abier­to, tron­cos en­ne­gre­ci­dos por el fue­go y los bro­tes ver­des de las pas­tu­ras, que se al­ter­nan con los res­tos de pas­ti­za­les que­ma­dos.

Los via­jes con Clau­dio Bi­net­ti siem­pre son pla­cen­te­ros y ame­ni­za­dos por re­cuer­dos de ca­ce­rías y vi­ven­cias com­par­ti­das. Se apos­tó en el bor­de de una pla­ni­cie sin ár­bo­les y cu­bier­ta de pa­jo­na­les ama­ri­llos no al­can­za­dos por el fue­go; el con­tras­te le per­mi­ti­ría di­vi­sar la si­lue­ta os­cu­ra de los ja­ba­líes.

Pa­sa­das las 10 de la no­che, en una de las tan­tas re­vi­sio­nes ob­ser­vé una man­cha os­cu­ra en el char­co: un pa­dri­llo co­mien­do. No lo es­cu- ché tri­tu­rar el grano por el vien­to y la dis­tan­cia. Ubi­car el re­tícu­lo no fue fá­cil, pues el con­torno que veía con am­bos ojos se des­di­bu­ja­ba con la vi­sión mo­no­cu­lar. Al es­truen­do le si­guió un pa­ta­leo en el mon­te que, en pri­me­ra ins­tan­cia, no su­pe si era por la ago­nía o por la hui­da. De­jé trans­cu­rrir unos mi­nu­tos y al lle­gar al char­co vi la arran­ca­da, y un ras­tro de san­gre que se in­te­rrum­pía a los po­cos me­tros. Re­vi­sé en lí­nea rec­ta y lue­go tra­zan­do se­mi­círcu­los pa­ra cor­tar al­gún ras­tro... y na­da. Re­gre­sé a las ca­sas y vol­vi­mos con el pues­te­ro y Fla­vio, guía en las ca­ce­rías. Ca­mi­na­mos un lar­go ra­to sin en­con­trar ras­tros

de san­gre. Y cuan­do me ha­lla­ba a unos 100 m del char­co, Fla­vio me lla­mó a los gri­tos: ha­bía en­con­tra­do al pa­dri­llo. El im­pac­to en el co­ra­zón lo obli­gó a des­viar­se ha­cia su iz­quier­da y ya­cía a es­ca­sa dis­tan­cia del po­zo. Un pa­dri­llo gran­de y gor­do pe­ro con col­mi­llos in­ci­pien­tes.

Clau­dio no tu­vo suer­te, le en­tra­ron ca­cho­rro­nes y hem­bras en una no­che ca­da vez más ce­rra­da. Ce­na tar­día... y a dor­mir.

Nue­vas sen­sa­cio­nes

Al día si­guien­te fui­mos con Fla­vio a ce­bar los char­cos y a re­vi­sar los ras­tros. A es­ca­sa dis­tan­cia de las ca­sas pa­sa­ron sal­tan­do alam­bra­dos dos cier­vas, se­gui­das de un ma­cho con su im­po­nen­te cor­na­men­ta; tan cer­ca estaba que por mi­rar­nos en­gan­chó una pata tra­se­ra en el alam­bre, la sa­cu­dió unos ins­tan­tes y se in­ter­nó en la es­pe­su­ra. Cuan­do es­tá­ba­mos lle­gan­do a un tan­que aus­tra­liano, Fla­vio anun­ció: “Les voy a dar una sor­pre­sa”. Y no se equi­vo­có: pe­ces koi (ama­ri­llos, blan­cos, anaran­ja­dos, de dos co­lo­res), sim­bó­li­cos en la cul­tu­ra orien­tal, po­bla­ban las cris­ta­li­nas aguas del tan­que ta­pi­za­do con al­gas, que es su ali­men­to.

Du­ran­te el al­muer­zo Lean­dro acon­se­jó que me apos­ta­ra temprano al la­do de una hue­lla, en un cua­dro con mu­chos ras­tros de cier­vos y ja­ba­líes, y aquí tu­ve una de esas ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles en la vi­da de un ca­za­dor. A las 6 de la tar­de y con el sol al­to, ya me ha­bía aco­mo­da­do en un apos­ta­de­ro en al­tu­ra. Fren­te a mí, la hue­lla, y a unos 50

m el char­co ce­ba­do. A mi de­re­cha cal­de­nes que­ma­dos en un bos­que ra­lo. Muy em­pas­ta­do de bro­tes ver­des, que se­gún Lean­dro “era co­mo le­chu­ga pa­ra los cier­vos”.

Pun­tas per­di­das en el mon­te

El atar­de­cer con un cie­lo des­pe­ja­do pro­por­cio­na­ba imá­ge­nes su­bli­mes del mon­te y co­men­cé a cap­tu­rar­las con la cá­ma­ra. Cuan­do estaba re­vi­san­do las fo­to­gra­fías, por vi­sión pe­ri­fé­ri­ca vi al­go co­lo­ra­do que se mo­vía a mi de­re­cha; le­van­té la vis­ta y que­dé pa­ra­li­za­do: a unos 10 m un enor­me cier­vo mi­ran­do el apos­ta­de­ro. Con luz ple­na, el me­nor mo­vi­mien­to sig­ni­fi­ca­ba la hui­da. In­mu­ta­ble, ob­ser­va­ba el apos­ta­de­ro y mo­vía len­ta­men­te la ca­be­za ha­cia am­bos la­dos. Cin­co y cua­tro pun­tas en las co­ro­nas, unas 15 en to­tal. No te­nía otra po­si­bi­li­dad que per­ma­ne­cer in­mó­vil... ¡sin pes­ta­ñar si­quie­ra!

Re­tro­ce­dió y len­ta­men­te co­men­zó a pa­sar por de­trás de unos re­nue­vos. Vi un hue­co sin ra­mas y de­ci­dí dis­pa­rar cuan­do pa­sa­ra por él. En una frac­ción de segundo to­mé el fu­sil, apun­té al es­pa­cio sin fo­lla­je y qui­té el se­gu­ro... la mira se lle­nó de cue­ro co­lo­ra­do sin po­der identificar la pa­le­ta. Con sie­te au­men­tos y a es­ca­sos me­tros, cuan­do creí que ha­bía ubi­ca­do el blan­co apre­té el ga­ti­llo. La ba­la pa­só por de­trás sin to­car­lo. Se ale­jó al tro­te lar­go en­tre los cal­de­nes de­ján­do­me el re­cuer­do de unas pun­tas mar­fi­le­ñas per­dién­do­se en el mon­te. Lue­go, la pa­ra­do­ja: aflic­ción por la pér­di­da del tro­feo y ali­vio por no ha­ber ma­ta­do a ese es­plen­di­do ani­mal.

La no­che trans­cu­rrió en­tre­te­ni­da con la vi­si­ta de un pa­dri­llo que dio vuel­tas, hus­meó y des­de­ñó la ce­ba, y al­gu­nos bra­mi­dos le­ja­nos, los úl­ti­mos y es­pa­cia­dos.

El cam­po se en­cuen­tra re­ti­ra­do de los ca­mi­nos, se lle­ga a él cru­zan­do otros pre­dios y cua­tro tran­que­ras; por eso, la po­bla­ción de cier­vos y ja­ba­líes se ha­lla res­guar­da­da de los ami­gos de lo ajeno. Du­ran­te la re­cien­te bra­ma se co­bra­ron unas 20 ca­be­zas con bue­nas cor­na­men­tas. Có­mo­dos apos­ta­de­ros en al­tu­ra y char­cos bien ce­ba­dos aseguran en­tra­das fre­cuen­tes de ja­ba­líes. Las co­mo­di­da­des son bá­si­cas y sa­tis­fa­cen las ne­ce­si­da­des de los ca­za­do­res: am­bien­tes am­plios, buen ba­ño y un co­me­dor, free­zer y elec­tri­ci­dad por ge­ne­ra­dor. Y un des­ta­ca­ble en­torno for­ma­do por mon­tes abier­tos y cua­dros lim­pios, en par­tes afec­ta­dos por los in­cen­dios es­ti­va­les.

El me­jor fi­nal

Lle­gó la ter­ce­ra no­che e in­sis­tí en apos­tar­me en el mis­mo lu­gar con la va­na es­pe­ran­za de que vol­vie­ra el 15 pun­tas; me fui so­lo con la ca­mio­ne­ta que pu­so a mi dis­po­si­ción Lean­dro. Me gus­ta ca­zar en so­le­dad, aun­que sea re­la­ti­va si se con­si­de­ra el pai­sa­je y la fau­na. En la paz del mon­te se des­li­za el tiem­po ca­si sin dar­me cuen­ta, y cuan­do quie­ro acor­dar­me pa­sa­ron 8 o 10 ho­ras, y me cues­ta vol­ver.

Clau­dio re­tor­nó a su pas­ti­zal ama­ri­llo y aho­rró dis­pa­ros so­bre ca­cho­rro­nes y hem­bras.

Con la pues­ta del sol co­men­zó a bra­mar un cier­vo en el mon­te ubi­ca­do a mi de­re­cha; más de vein­te bra­mi­dos se­gui­dos que se fue­ron es­pa­cian­do sin in­te­rrum­pir­se... y así has­ta las 2 de la ma­ña­na. Iba y ve­nía, bra­man­do y to­sien­do ca­da tan­to pa­ra anun­ciar su pre­sen­cia y man­te­ner reuni­do a su ha­rén.

An­tes de que se pu­sie­ra la lu­na de­ci­dí ha­cer un re­ce­cho e ini­cié un len­to des­pla­za­mien­to ha­cia don­de pro­vino el úl­ti­mo bra­mi­do. Elu­dien­do ra­mas y pi­san­do con cui­da­do me fui aden­tran­do en el mon­te que­ma­do. Ca­da 10 o 15 pa­sos me de­te­nía e in­cli­na­ba pa­ra ob­ser­var por de­ba­jo de las co­pas des­ho­ja­das. Con los pris­má­ti­cos vi va­rias pa­tas sin po­der di­vi­sar los cuer­pos; eran cier­vas a no me­nos de 100 m de dis­tan­cia. Se­guí acer­cán­do­me has­ta que es­cu­ché el “cofff...” de una cier­va y el tro­pel que se per­día en el mon­te. El pas­to que­ma­do cru­je y evi­tar­lo de no­che es im­po­si­ble.

Re­gre­sa­mos con Clau­dio, muy sa­tis­fe­chos; no ti­ró por­que no qui­so, mien­tras que la suer­te me acom­pa­ñó con un pa­dri­llo gor­do que Fla­vio des­pos­tó, des­hue­só y em­bol­só con ró­tu­los pa­ra identificar ca­da cor­te. El re­cuer­do del en­cuen­tro con el gran cier­vo es una ima­gen má­gi­ca e inol­vi­da­ble.

La mi­nu­cio­sa ta­rea de bus­car ras­tros en los char­cos pro­du­ci­dos por las re­cien­tes llu­vias.

Uno de los apos­ta­de­ros, muy bien di­si­mu­la­do en la co­pa de un cal­dén. Y Clau­dio ajus­tan­do la mira en el apos­ta­de­ro del pa­jo­nal.

Arri­ba: un he­mo­so atar­de­cer en el apos­ta­de­ro con vis­ta del char­co ce­ba­do. De­re­cha: Fla­vio y Lean­dro con dos los ex­ce­len­tes pa­dri­llos aba­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.