4x4

Las téc­ni­cas pa­ra tran­si­tar con 4x4 so­bre una su­per­fi­cie do­mi­na­da por las piedras. La fun­da­men­tal im­por­tan­cia del tor­que.

Weekend - - CONTENIDO -

En­fren­tar a las piedras Por Jo­sé Mu­ji­ca.

Cuan­do de­ci­di­mos cir­cu­lar so­bre una su­per­fi­cie pe­dre­go­sa o con piedras gran­des, lo pri­me­ro que de­be­mos con­si­de­rar son las pres­ta­cio­nes de nues­tra 4x4. Es ne­ce­sa­rio co­no­cer bien los án­gu­los de ata­que, sa­li­da o ven­tral, qué ti­po de de­fen­sas te­ne­mos. Si son plás­ti­cas de­be­mos ex­tre­mar la pre­cau­ción, por­que al me­nor con­tac­to con una pie­dra las es­ta­ría­mos da­ñan­do. Tam­bién sa­ber con qué ti­po de di­fe­ren­cia­les con­ta­mos y dón­de es­tán sus bo­chas: en mu­chos ca­sos no se en­cuen­tran en el me­dio, y si va­mos a de­jar una pie­dra por de­ba­jo hay que de­ci­dir de qué la­do es más con­ve­nien­te. En de­fi­ni­ti­va, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble co­no­cer a fon­do nues­tra 4x4.

El tor­que.

Par­ti­mos de la ba­se que pa­ra cir­cu­lar en piedras gran­des, sí o sí de­be­mos te­ner ca­ja de trans­fe­ren­cia o re­duc­to­ra y con­tar con al­ta y ba­ja, por­que a di­fe­ren­cia de la are­na, don­de la iner­cia es el fac­tor prin­ci­pal pa­ra su­pe­rar el obs­tácu­lo, en la pie­dra ese fac­tor de­ci­si­vo es el tor­que del vehícu­lo y la ve­lo­ci­dad con la que pa­sa­re­mos ca­da pie­dra es real­men­te mí­ni­ma. Si no dis­po­ne­mos de ca­ja re­duc­to­ra, prác­ti­ca­men­te se­rá im­po­si­ble su­pe­rar una pie­dra gran­de sin romper par­tes del vehícu­lo o que­mar el em­bra­gue. To­dos los ro­da­dos, sin im­por­tar la po­ten­cia que ten­gan, po­seen un tor­que es­pe­cí­fi­co que se ma­xi­mi­za en un de­ter­mi­na­do ré­gi­men de re­vo­lu­cio­nes. Por tal mo­ti­vo es muy im­por­tan­te, an­tes de en­ca­rar una tra­ve­sía de rock­crow­ling o en pie­dra, co­no­cer bien qué ti­po de vehícu­lo se va a uti­li­zar.

La fuer­za.

Si nos re­fe­ri­mos a tor­que, a gros­so mo­do po­de­mos de­cir que se mi­de en new­ton/ me­tro (Nm) y que “es la fuer­za que ha­ce que al­go gi­re”. Po­de­mos vi­sua­li­zar bien el tor­que en el pe­dal de una bi­ci­cle­ta: la per­so­na que pe­da­lea ejer­ce el tor­que so­bre el eje del pe­dal. Esa es la fuer­za con la que va­mos a con­tar. Y tam­bién po­de­mos de­cir que los úni­cos mo­to­res que tie­nen un tor­que cons­tan­te son los eléc­tri­cos, mien­tras que los mo­to­res a ex­plo­sión cuen­tan con uno va­ria­ble. Ima­gí­nen­se que­rer su­bir la ram­pa de nues­tras co­che­ras en quin­ta mar­cha: se­ría im­po­si­ble, por­que a esas re­vo­lu­cio­nes el mo­tor no es­ta­ría ejer­cien­do nin­gún tor­que. Esa sen­sa­ción se­ría la fal­ta to­tal de tor­que en el vehícu­lo.

Las re­vo­lu­cio­nes.

El tor­que en un mo­tor es­tá en un de­ter­mi­na­do ré­gi­men de re­vo­lu­cio­nes. Si ha­bla­mos de un buen 4x4, es­te tor­que se ero­ga­ría a ba­jas re­vo­lu­cio­nes y se man­ten­dría bas­tan­te a me­di­da si au­men­ta­mos esas re­vo­lu­cio­nes. Un bur­do ejem­plo se­ría de­cir que el tor­que de mi 4x4 se ero­ga des­de las 1.500 vuel­tas has­ta las 4.000, que re­sul­ta­ría lo mis­mo que afir­mar que ero­ga el tor­que a ba­jas re­vo­lu­cio­nes y se man­tie­ne bast a nt e, si n i mpor ta r qué mar­cha es­te­mos uti­li­zan­do. El tor­que es in­de­pen­dien­te de los cam­bios, es­tá só­lo re­la­cio­na­do con las re­vo­lu­cio­nes del mo­tor. Si nues­tra 4x4 cuen­ta con ca­ja re­duc­to­ra de al­ta y ba­ja, es­ta­ría­mos mul­ti­pli­can­do las re­vo­lu­cio­nes del mo­tor a ba­ja ve­lo­ci­dad, lo que nos da­ría un ex­ce­len­te tor­que pa­ra cir­cu­lar en es­te ti­po de su­per­fi­cies. Si es­ta­mos ha­blan­do de un buen cir­cui­to de piedras, se­gu­ra­men­te uti­li­za­re­mos pri­me­ra mar­cha en ba­ja o low to­do el tiem­po, prác­ti­ca­men­te no pon­dría­mos se­gun­da. La pre­sión de los neu­má­ti­cos ade­cua­da es lo más ba­ja po­si­ble, pe­ro co­rre­mos el ries­go de des­ta­lo­nar o, peor aún, ha­cer­le un ta­jo al lo­mo con una pie­dra f ilo­sa. Aun­que te­nien­do en cuen­ta es­te dato, po­de­mos de­cir que cuan­to más ba­ja es­té la pre­sión del neu­má­ti­co, me­jor tre­pa­ría­mos ca­da pie­dra.

Pa­sar­se de ros­ca.

Es re­co­men­da­ble que ha­ya al­guien por afuera del vehícu­lo in­di­can­do el pa­so. Y es muy co­mún sen­tir fuer­tes des­ga­rros de ro­cas ras­pan­do con­tra los ba­jos de la ca­mio­ne­ta. Siem­pre la ve­lo­ci­dad se­rá la mí­ni­ma po­si­ble. Y re­sul­ta ideal no es­tar ace­le­ran­do y des­ace­le­ran­do to­do el tiem­po: ha­ma­ca a nues­tra 4x4 y pro­du­ce gol­pes ba­jos. Lo in­di­ca­do es po­ner pri­me­ra de ba­ja y lle­var el vehícu­lo en su tor­que óp­ti­mo, sin pa­sar­nos de ros­ca y ha­cien­do ca­so a los que nos in­di­can el ca­mino. Siem­pre in­ten­tar las tre­pa­das per­pen­di­cu­la­res a la pen­dien­te y nun­ca de cos­ta­do. Siem­pre nos va­mos a pre­sen­tar fren­te al obs­tácu­lo y muy des­pa­cio va­mos a ini­ciar el pro­ce­so pa­ra su­pe­rar­lo. Nun­ca va­mos a to­mar dis­tan­cia e iner­cia pa­ra en­ca­rar una pie­dra.

Siem­pre es acon­se­ja­ble que ha­ya al­guien por afuera del vehícu­lo pa­ra dar in­di­ca­cio­nes so­bre el pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.