Agres­te y muy po­co co­no­ci­da.

En la zo­na de Vi­lla Ca­ñás, San­ta Fe, cap­tu­ra­mos pe­je­rre­yes en can­ti­dad y de muy bue­na ca­li­dad. Un es­pe­jo po­co co­no­ci­do que tam­bién rin­de en ve­rano.

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­ce­lo Al­ba­ne­se.

En la la­gu­na La Ro­vea, de Vi­lla Ca­ñás, San­ta Fe, cap­tu­ra­mos pe­je­rre­yes en can­ti­dad y de muy bue­na ca­li­dad. Un es­pe­jo po­co co­no­ci­do que tam­bién rin­de en ve­rano.

Re­co­rrien­do dis­tin­tas rutas del país, y co­no­cien­do di­fe­ren­tes ám­bi­tos, di­mos con un es­pe­jo agres­te en la pro­vin­cia de San­ta Fe que real­men­te nos sor­pren­dió.

Vi­lla Ca­ñás es una ciu­dad del de­par­ta­men­to de Ge­ne­ral Ló­pez, pro­vin­cia de San­ta Fe, que al­can­zó el es­ta­tus de ciu­dad el 26 de di­ciem­bre de 1985. Es­tá si­tua­da a 180 km de Ro­sa­rio, prin­ci­pal cen­tro ur­bano de la pro­vin­cia, y a 346 km de la ca­pi­tal pro­vin­cial. Se ubi­ca a la ve­ra de la Ru­ta Pro­vin­cial 94, a 20 km de la Ru­ta Na­cio­nal 8 y a 47 km de la ciu­dad de Ve­na­do Tuer­to.

Có­mo lle­gar

Co­mo La Ro­vea es un ám­bi­to po­co fre­cuen­ta­do, va­mos a men­cio­nar va­rias v ías de ac­ce­so. Des­de Ca­pi­tal Fe­de­ral, to­mar RN 8 has­ta el Km 340, do­blar a la iz­quier­da pa­ra to­mar la RP 94, y re­co­rrer otros 20 km de as­fal­to has­ta Vi­lla Ca­ñás. Otra op­ción des­de Bue­nos Ai­res con­sis­te en lle­gar por RN 7 has­ta Ju­nín, em­pal­mar allí con la RP 65 y, una vez en la lo­ca­li­dad de Teo­de­li­na, to­mar la RP 94 has­ta lle­gar a Vi­lla Ca­ñás. Si se via­ja des­de Ro­sa­rio: por RN 33 has­ta la lo­ca­li­dad de Ve­na­do Tuer­to y des­de allí por RN 8 en di­rec­ción a Bue­nos Ai­res has­ta em­pal­mar con la RP 94. Por úl­ti­mo, en ca­so de par­tir des­de la ciu­dad de San­ta Fe, tran­si­tar por autopista en di­rec­ción a la ciu­dad de Ro­sa­rio pa­ra, una vez pa­sa­da la lo­ca­li­dad de San Lo­ren­zo, con­ti­nuar por la RN A012 y lue­go por la RN 33 has­ta lle­gar a la lo­ca­li­dad de Fir­mat. Des­de allí, se­guir en di­rec­ción sur por la RP 93 has­ta

Me­lin­cué y to­mar la RP 90 a Cha­puy. Fi­nal­men­te, em­pal­mar con la RP 94 que lle­va a la lo­ca­li­dad de Vi­lla Ca­ñás com­ple­tan­do los 360 km de dis­tan­cia. Nos se­pa­ran des­de la ciu­dad 12 km de ca­mino de tierra, com­pli­ca­do pa­ra tran­si­tar en ca­so de llu­vias.

La pes­ca y los equi­pos

El ám­bi­to es to­tal­men­te agres­te y se es­tá tra­ba­jan­do en su in­fra­es­truc­tu­ra. Po­see ba­ja­da pa­ra em­bar­ca­cio­nes y ram­pa des­de don­de se las bo­ta a tra­vés de un trac­tor. Se pue­de acam­par

lle­van­do to­dos los ele­men­tos pro­pi­cios y ne­ce­sa­rios (cuen­ta con luz eléc­tri­ca en la ca­si­lla de los guías). En el lu­gar se ven­den mo­ja­rras pa­ra usar co­mo car­na­da. El ám­bi­to cuen­ta con 7.000 hec­tá­reas, con una pro­fun­di­dad má­xi­ma de 5 m en al­gu­nos lu­ga­res. Jun­to a Her­nán y Ale­jan­dro, guías del lu­gar, una vez que te­nía­mos la em­bar­ca­ción en el agua y mien­tras na­ve­gá­ba­mos a ve­lo­ci­dad cru­ce­ro, em­pe­za­mos a ar­mar nues­tros equi­pos: ca­ñas de 4 m, re­eles con mul­ti­fi­la­men­to y ny­lon, lí­neas de tres bo­yas con an­zue­los N° 1/0 y bra­zo­la­das de en­tre 15 y 30 cm de­bi­do a que el pez se en­cuen­tra co­mien­do en su­per­fi­cie, por eso tam­bién uti­li­za­mos mo­ja­rras vi­vas de me­dia­nas a gran­des.

Mu­chos pe­je­rre­yes

En el lu­gar ele­gi­do por los guías –que fue ca­si la cos­ta de en­fren­te al pes­que­ro – di­mos co­mien­zo al pri­mer ga­re­te, con una bri­sa sua­ve que nos lle­va­ba de nor­te a sur de la la­gu­na. Apa­re­jos al agua y de in­me­dia­to em­pe­za­ron los pi­ques.

En cier­tos mo­men­tos po­día­mos apre­ciar el car­du­men de pe­je­rre­yes co­mien­do en su­per­fi­cie y ju­gan­do con las bo­yas. Con­cre­ta­mos pie­zas muy ro­bus­tas, que ron­da­ron en­tre los 400 y 600 gra­mos. La pri­me­ra pa­sa­da ga­re­tean­do fue muy exi­to­sa.

De­ci­di­mos pro­bar en mo­da­li­dad an­cla­do, así que fui­mos a un jun­cal ra­lea­do ca­si en la cos­ta sur de la la­gu­na. In­gre­sa­mos bo­tan­do la em­bar­ca­ción pa­ra tra­tar de ha­cer el me­nor rui­do po­si­ble. Im­pre­sio­nan­te ver la can­ti­dad de fle­chas que se des­pla­za­ban des­de aden­tro de los jun­cos. Sin per­der más tiem­po an­cla­mos y nue­va­men­te lí­neas al agua con ti­ros cor­tos. Los pi­ques se die­ron uno tras otro con ejem­pla­res de 35 a 45 cm, y una muy bue­na ca­li­dad de pie­zas sa­nas y vi­go­ro­sas.

Sien­do el me­dio­día y con una pes­ca to­tal­men­te exi­to­sa, de­ci­di­mos ha­cer un úl­ti­mo ga­re­te vol­vien­do al lu­gar del co­mien­zo de la pri­me­ra pa­sa­da, que nos ha­bía da­do muy buen re­sul­ta­do. Y no nos de­frau­dó: las pie­zas fue­ron des­ta­ca­bles. Her­nán y Ale­jan­dro con­cre­ta­ron do­ble­tes, y yo fle­chas que su­pe­raron los 800 g. La for­ma del pi­que es la si­guien­te: co­men muy re­mi­sos y dan to­que­ci­tos sua­ves. Lo acon­se­ja­ble es usar lí­nea tram­po­sa y bo­yas sú­per li­via­nas (ma­de­ra bal­sa o po­liu­re­tano), y no

apu­rar­se a con­cre­tar el pi­que, sino de­jar­lo que co­ma bien y que lle­ve. Ese es el mo­men­to en que nos va a sa­tis­fa­cer ver en nues­tro apa­re­jo a es­tos ro­bus­tos fle­chas.

Al­go pa­ra des­ta­car es que si desea pes­car con fi­le­te, en la la­gu­na no hay dien­tu­dos, pe­ro sí otras es­pe­cies co­mo ba­gres, car­pas y ta­ra­ri­ras de buen por­te (aun­que por el mo­men­to no es­tán to­man­do los ce­bos de­bi­do a que las tem­pe­ra­tu­ras no son las idea­les pa­ra ellas). Si se le­van­ta mu­cho vien­to, el pi­que des­apa­re­ce. Lo ideal es bus­car­lo cuan­do so­pla una sua­ve bri­sa.

Las aguas de La Ro­vea son lim­pias, de co­lor ma­rrón os­cu­ro, por lo que se acon­se­ja usar bo­yas blan­cas o com­bi­na­das con co­lor na­ran­ja, ro­jo o ver­de limón. Si pes­ca­mos con sol de fren­te, em­plear bo­yas ne­gras pe­ro que sean con la pan­za blan­ca. La cuo­ta es de 25 pie­zas ma­yo­res a 25 cm por aficionado. Y la pes­ca se rea­li­za sá­ba­dos, do­min­gos y fe­ria­dos. Un de­ta­lle im­por­tan­te: es­te ám­bi­to rin­de muy bien en ve­rano.

El lu­gar no po­see bo­tes en al­qui­ler, se co­bra un cá­non por per­so­na al in­gre­sar al pes­que­ro, ofre­ce ser­vi­cios de guías en có­mo­das em­bar­ca­cio­nes, y tam­bién es­tá per­mi­ti­do bo­tar las pro­pias abo­nan­do la ba­ja­da.

His­to­ria de Vi­lla Ca­ñás

Al sur de la pro­vin­cia de San­ta Fe, la po­bla­ción de Ca­ñás se com­po­ne en gran par­te por hi­jos de in­mi­gran­tes ita­lia­nos y es­pa­ño­les, de­tec­tán­do­se ade­más la pre­sen­cia de otras na­cio­na­li­da­des eu­ro­peas. Co­mo ca­si siem­pre sue­le ser, el cen­tro es la pla­za 9 de Ju­lio, ca­rac­te­ri­za­da por las hi­le­ras de ti­los. Los des­lum­bran­tes cha­lets se su­man a es­ta se­rie de as­pec­tos dis­tin­ti­vos que ha­cen de es­ta co­mu­ni­dad san­ta­fe­si­na un atrac­ti­vo lu­gar pa­ra vi­si­tar y re­co­rrer tu­rís­ti­ca­men­te. Vi­lla Ca­ñás cuen­ta con ho­te­les, ca­ba­ñas y la po­si­bi­li­dad de hos­pe­da­jes re­si­den­cia­les y ca­sas de fa­mi­lia que pue­den al­qui­lar­se por fin de se­ma­na o por la tem­po­ra­da de pes­ca.

De Die­go de Al­vear a Ig­na­cio Ballesteros, y de és­te al es­pa­ñol Juan Ca­ñás, las tie­rras so­bre las que hoy se eri­ge la lo­ca­li­dad en­cuen­tran su fun­da­dor en el úl­ti­mo pro­pie­ta­rio, quien pa­ra el 17 de ma­yo de 1902 ya ha­bía lo­gra­do la apro­ba­ción gu­ber­na­men­tal de los pla­nos del pue­blo. En 1902 tam­bién se­ría nom­bra­do el juez de paz y ha­bi­li­ta­da la es­ta­ción del Fe­rro­ca­rril San Mar­tín. Un año más tar­de, Vi­lla Ca­ñás ten­dría su pri­me­ra co­mi­sión de fo­men­to y una sig­ni­fi­ca­ti­va po­bla­ción con­for­ma­da en su ma­yo­ría por ita­lia­nos y es­pa­ño­les. Sin du­da, un lu­gar con pes­ca y muy bue­na gen­te.

Los por­tes fue­ron to­dos muy pa­re­jos, pe­ro con sor­pre­sas des­ta­ca­bles que lle­ga­ron a los 900 g.

Es­te ám­bi­to de la pro­vin­cia de San­ta Fe nos ofre­ce fle­chas ro­bus­tas y muy com­ba­ti­vas, con la chan­ce de lo­grar va­rios do­ble­tes en la mo­da­li­dad de flo­te.

Los co­lo­res de bo­yas más ren­di­do­ras fue­ron las blan­cas com­bi­na­das con na­ran­ja. En to­da la jor­na­da los pi­ques se man­tu­vie­ron en su­per­fi­cie, con bue­nas sor­pre­sas de ma­tun­gos.

Apa­re­jo uti­li­za­do

Las mo­ja­rras vi­vas de me­dia­nas a gran­des, jun­to a un en­car­ne pro­li­jo en los an­zue­los, co­ro­na­ron la jor­na­da. Lo acon­se­ja­ble es de­jar la fi­ja del an­zue­lo li­bre pa­ra ma­yor efec­ti­vi­dad en el mo­men­to de con­cre­tar el pi­que.

Al­gu­nas de las lí­neas con las que pro­ba­mos suer­te con los pe­je­rre­yes. Te­ner en cuen­ta que las aguas de es­te es­pe­jo son bas­tan­te cla­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.