Una pri­ma­ve­ra de buen pi­que.

En el Par­ti­do de La Cos­ta pes­ca­mos cor­vi­nas y va­rias es­pe­cies de la va­ria­da que ofre­ce la re­gión. Un an­ti­ci­po de tem­po­ra­da que in­vi­ta a so­ñar con jor­na­das inol­vi­da­bles.

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­ce­lo Al­ba­ne­se.

En el Par­ti­do de La Cos­ta pes­ca­mos cor­vi­nas y va­rias es­pe­cies de la va­ria­da que ofre­ce la re­gión. Un an­ti­ci­po de tem­po­ra­da que in­vi­ta a so­ñar con jor­na­das inol­vi­da­bles.

Arries­gán­do­nos pe­se a to­dos los pro­nós­ti­cos de aler­tas me­teo­ro­ló­gi­cos, a me­dia ma­ña­na pa­sa­mos por la ca­sa de Ch­ris­tian Man­zu don­de car­ga­mos el ga­ze­bo y sa­li­mos des­de San Ber­nar­do ha­cia el nor­te, rum­bo a San Cle­men­te, pre­via pa­ra­da en car­na­das El Mostry, de Lean­dro Ama­deo Pon­ce, y de jun­tar­nos con los ami­gos –en especial nues­tro an­fi­trión, Die­go El Pro­fe Arau­jo– pa­ra ir en bus­ca de la va­ria­da. Rea­li­za­mos las úl­ti­mas com­pras y par­ti­mos ha­cia el pes­que­ro ele­gi­do.

Cru­za­mos los mé­da­nos y al to­car pla­ya a la al­tu­ra del bar­co hun­di­do sen­ti­mos el vien­to del es­te que so­pla­ba en nues­tras ca­ras. Lo pri­me­ro era ver dón­de arran­car la pes­ca, qué car­na­da usar, qué lí­neas uti­li­zar y, fun­da­men­tal­men­te, bus­car una bue­na ca­na­le­ta. De­ci­di­mos ir ca­mi­nan­do des­de el mé­dano en que nos en­con­trá­ba­mos ha­cia el sur, cer­ca del bar­co hun­di­do. Pla­yas ex­ten­sas lle­nas de ca­ra­co­les y con­chi­llas don­de en­con­tra­mos una bue­na ca­na­le­ta y pre­pa­ra­mos to­do pa­ra co­men­zar la jor­na­da.

Equi­pos y la pes­ca

Uti­li­za­mos ca­ñas lar­gas car­ga­das con ny­lon de 0,28 mm. Los re­eles eran fron­ta­les, y las lí­neas ti­po ba­lan­cín tra­di­cio­nal con dos an­zue­los 3/0. Co­men­za­mos a po­ner las car­na­das pro­li­ja­men­te y bien ata­das con hi­lo en­go­ma­do. Bus­ca­mos ti­rar a tres dis­tan­cias com­pren­di­das en­tre los 90, 150 y 200 me­tros. Y dis­tin­tos ti­pos de

lan­ces con car­na­da, que se uti­li­zan pa­ra ga­nar dis­tan­cia du­ran­te el ti­ro des­de la cos­ta.

E l ma r est aba en ba­ja nt e y con el pa­sar de los mi­nu­tos no te­nía­mos pi­que: al traer las lí­neas las car­na­das se en­con­tra­ban in­tac­tas. Igual­men­te de­ci­di­mos ha­cer un re­cam­bio y bus­car otra com­bi­na­ción de car­na­das, pe­ro la suer­te no es­ta­ba de nues­tro la­do y el pi­que se­guía nu­lo.

Lue­go de una bre­ve char­la de­ci­di­mos le­van­tar to­do y pro­bar en otro lu­gar. Jun­ta­mos nues­tros equi­pos sin du­dar­lo y nue­va­men­te fui­mos más al sur, a unos 3.000 me­tros, y des­pués de al­gu­nas pa­ra­das di­mos con el point, un lu­gar sil­ves­tre en­tre San Cle­men­te y Las To­ni­nas.

A sim­ple vis­ta era el si­tio exac­to pa­ra in­ten­tar la pes­ca. Pre­pa­ra­mos las ca­ñas y pro­ba­mos en al­gu­nas con en­car­nes de lan­gos­tino y fi­let de ma­grú, y en otras con an­choa y ca­ma­rón. Los plo­mos vo­la­ron al agua. Mi­rá­ba­mos el cie­lo ro­gan­do que nos die­ra una tre­gua en­tre vien­to cam­bian­te, nu­bes y llo­viz­nas de a ra­tos.

La an­sie­dad era fuer­te y la es­pe­ra lar­ga. Y de re­pen­te al­go rom­pió el si­len­cio: “¡Pi­que!”, esa pa­la­bra úni­ca en la pes­ca. La pri­me­ra cor­vi­na rubia, fo­tos y al agua. Apa­ren­te­men­te el lu­gar era el co­rrec­to.

Aflo­jón en el nai­lon de la ca­ña del Pro­fe, cla­va­da y apa­re­ce en­tre las olas una bró­to­la de buen por­te. Se­gui­mos con esa ra­cha por las si­guien­tes tres ho­ras. Char­las, jun­ta­da de ca­ra­co­les, y aho­ra sí, el ri­co y es­pe­ra­do ma­te que se in­te­rrum­pió con la lle­va­da de nai­lon de Lean­dro, que co­ro­nó ese día con cua­tro chu­chos y va­rias cor­vi­nas.

Hu­go cla­vó un pe­je­rrey y cor­vi­nas, el Pro­fe bró­to­las y más cor­vi­nas, mien­tras Mar­ce­lo es­ta­ba aten­to pa­ra ha­cer al­gu­nas imá­ge­nes y cap­tu­ras de esos mo­men­tos.

Pe­se a la bue­na va­ria­da, pa­ra es­ta fe­cha nos fal­ta­ron al­gu­nas es­pe­cies co­mo ra­ya, con­grio, ba­gre de mar, pez án­gel, al­gún ga­llo y bu­rri­que­tas pe­ri­tas.

Al­muer­zo y re­gre­so

D ura nte el des­ca nso obl iga­do de las 14 ho­ras, Hu­go, nues­tro chef, nos in­vi­tó al gri­to de “se pa­san”. Ya es­ta­ba to­do lis­to en las ca­jas de las ca­mio­ne­tas Mit­su­bis­hi y Nis­san 4x4, don­de apa re­cía n t ablas de ma­de­ra con cho­ri­zos de cer­do y bi­fes con lo­mo co­ci­na­dos en una pa­rri­lla. Pan, cu­chi­llo y buen pro­ve­cho ami­gos.

Lue­go, ya ca­si sin agua por la ba­jan­te, vien­to más in­ten­so del sec­tor sud­es­te y una llo­viz­na

que lle­ga­ba pa­ra no de­jar­nos, em­pren­di­mos la vuel­ta al­re­de­dor de las 18 ho­ras. Buen mo­men­to pa­ra ana­li­zar y co­men­tar las de­ci­sio­nes to­ma­das en cuan­to a lo lu­ga­res de pes­ca ele­gi­dos, qué car­na­da ca­mi­na me­jor, etc.

Con­ten­tos por la lin­da va­ria­da y so­bre to­do por­que el tiem­po nos de­jó ce­rrar una jor­na­da de pes­ca óp­ti­ma, a pe­sar de que la can­ti­dad de llu­via hi­zo que mu­cha agua dul­ce se mez­cla­ra en la pri­me­ra ca­na­le­ta y ale­ja­ra la pes­ca.

Ca­si ya en pri­ma­ve­ra, las al­me­jas se mue­ven de su le­tar­go co­men­zan­do a sa­lir a la ori­lla. Re­cor­dar que es­ta es­pe­cie es­tá

prot eg ida por ley prov i ncia l y or­de­nan­za mu­ni­ci­pal des­de su ca­si des­apa­ri­ción en el año 19 95, volv ien­do en ca nt idad des­de la pri­ma­ve­ra del 2011. La cor­vi­na se pre­pa­ra a dar­se un ban­que­te, y la se­gui­rán otras es­pe­cies de mar.

Cos­ta atlán­ti­ca

Nues­tra ri­be­ra au­men­ta día a día la tem­pe­ra­tu­ra del agua y las cor r ien­tes más cá l idas em­pu­jan des­de el sur de Bra­sil. Cer­ca de Ca­pi­tal por autopista y rutas 2 y 11, arran­can­do en San Cle­men­te y ter­mi­nan­do al sur con lí­mi­te en Pi­na­mar, son 96 km de cos­tas y ca­na­le­tas úni­cas de pes­ca, con al­gu­nas zo­nas de am­plias pla­yas.

Hay que te­ner en cuen­ta que en los me­ses de ve­rano no se pue­de pes­car en las más de 14 ciu­da­des de la zo­na, res­pe­tan­do el ho­ra­rio de se­gu­ri­dad en pla­ya dis­pues­to por ca­da municipalidad.

Hay mu­cha ac­ti­vi­dad náu­ti­ca, ka­yak y pes­ca de em­bar­ca­do, ha­cien­do a la re­gión un lu­gar ne­ta­men­te fa­mi­liar que es ele­gi­do por tu­ris­tas de to­do el país. El Par­ti­do de La Cos­ta cuen­ta con cin­co mue­lles, en­tre ellos el más lar­go de agua sa­la­da de Su­da­mé­ri­ca: el de Mar de Ajo. Ade­más, en­tre las ac­ti­vi­da­des que se ofre­cen a to­da la co­mu­ni­dad de pes­ca­do­res, exis­ten las dos fies­tas na­cio­na­les de pes­ca de la Cor­vi­na Rubia y Cor­vi­na Ne­gra y la es­cue­la Mu­ni­ci­pal de Pes­ca y Lanzamiento del pro­fe­sor Die­go Arau­jo, que desa­rro­lla las ac­ti­vi­da­des du­ran­te to­do el año en San Ber­nar­do.

Las pla­yas bo­nae­ren­ses in­vi­tan siem­pre a mi­les de fa­mi­lias y pes­ca­do­res a re­co­rrer in­fi­ni­da­des de lu­ga­res y pa­ra­do­res, dán­do­nos es­pe­cies de tem­po­ra­da tan­to de cos­ta, mue­lles co­mo así tam­bién em­bar­ca­do. No de­jen de vi­si­tar en pri­ma­ve­ra es­tas magníficas pla­yas, que des­de su na­tu­ra­le­za ge­ne­ran mo­men­tos úni­cos a la ve­ra de es­te mar ar­gen­tino.

Las bró­to­las die­ron el sí, aun con un mar con aguas muy cla­ras, lo que pro­me­te una ex­ce­len­te tem­po­ra­da de va­ria­da cos­te­ra.

La abun­dan­te po­bla­ción de al­me­jas (ha­ce tiem­po no se veía de es­ta ma­ne­ra) pro­pi­cia que exis­ta un ex­ce­len­te pi­que des­de la cos­ta.

Bue­na pre­sen­cia de chu­chos de dis­tin­tos ta­ma­ños que fue­ron ob­te­ni­dos en las di­fe­ren­tes jor­na­das.

Es im­por­tan­te no que­dar­se en un lu­gar fijo, sino mo­ver­se has­ta en­con­trar el pi­que. De es­ta ma­ne­ra se con­si­gue una ri­ca va­ria­da y de muy bue­na ca­li­dad.

La car­na­da tie­ne que ser bien fres­ca y va­ria­da. El en­car­ne, pro­li­jo y co­rrec­ta­men­te ata­do, evi­ta ca­ra­co­les, can­gre­jos y des­car­na­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.