De Io­wa a Las Ro­ca­llo­sas.

En es­ta se­gun­da eta­pa lle­ga la ho­ra de re­mon­tar los ca­mi­nos y vi­vir la vi­da nó­ma­de. Una tra­ve­sía con to­dos los con­di­men­tos pa­ra una aven­tu­ra inol­vi­da­ble.

Weekend - - CONTENIDO - Por Se­bas­tián Goñi.

Enes­ta­se­gun­da eta­pa des­de Alas­ka a Us­huaia, lle­ga la ho­ra de re­mon­tar los ca­mi­nos y vi­vir la vi­da nó­ma­de. Una tra­ve­sía con to­dos los con­di­men­tos pa­ra una aven­tu­ra inol­vi­da­ble.

La bús­que­da de la cha­ta, y su pos­te­rior ar­ma­do, ma­yor­men­te en la Flo­ri­da, su­ma­da a la de­ci­sión del cam­per co­rrec­to y el via­je de ca­si 2.000 km al co­ra­zón de EE.UU. (Io­wa) pa­ra en­con­trar­me con él y co­lo­car­lo. Y las úl­ti­mas ade­cua­cio­nes de car­ga extra (rue­da de au­xi­lio, tan­ques de com­bus­ti­ble au­xi­lia­res y al­gún que otro de­ta­lle), me man­tu­vie­ron bas­tan­te ocu­pa­do y en­fo­ca­do du­ran­te un pe­río­do ma­yor a un mes. A l fi­na­li­zar ese ar­duo pro- ce­so de ar­ma­do y “ade­cua­ción”, sen­tía que de tan­to en tan­to me in­ven­ta­ba al­gu­na nue­va ne­ce­si­dad, o ex­cu­sa, pa­ra re­tra­sar mi par­ti­da al nue­vo for­ma­to de vi­da. Una vi­da 100 % nó­ma­de y au­to­su­fi­cien­te. Mi cha­ta, a la que apo­dé Mu­la por su in­que­bran­ta­ble vo­lun­tad de avan­zar y su gran ca­pa­ci­dad de car­ga, se en­con­tra­ba ex­pec­tan­te y lis­ta pa­ra rodar a la aven­tu­ra. Y en su man­sa es­pe­ra, yo pien­so que ella se de­cía…: “Va­mos ami­go, sol­tá el an­cla y re­mon­te­mos los in­ter­mi­na­bles ca­mi­nos de la amé­ri­cas…”.

Y así fue… Es­tan­do en­tre Io­wa e Illi­nois, de­ci­dí que el ca­mino más in­tere­san­te a se­guir se­ría ir en di­rec­ción Es­te, pa­ra re­mon­tar la ca­de­na de las mon­ta­ñas Ro­ca­llo­sas. Di­rec­ción Nor­te des­de Co­lo­ra­do, pa­san­do por Wyo­ming y Mon­ta­na pa­ra, fi­nal­men­te, cru­zar al ve­cino Ca­na­dá.

Te­nien­do en cuen­ta que mi gran in­te­rés es­ta­ba en vi­si­tar Par­ques Na­cio­na­les y to­do ti­po de re­ser­vas na­tu­ra­les, la ru­ta

ten­ta­ti­va me lle­va­ría por Grand Te­ton Na­tio­nal Park, Ye­llows­to­ne y el Par­que Na­cio­nal de Los Gla­cia­res (Mon­ta­na).

Una vez en el es­ta­do de Co­lo­ra­do, al es­te de Den­ver, mi cha­ta tu­vo el pri­mer con­tac­to con la nie­ve. Una ne­va­da li­via­na y ama­ble que dio pa­so a la úl­ti­ma gran tor­men­ta de la pri­ma­ve­ra en la re­gión. Al día si­guien­te tu­ve que des­en­te­rrar­la de unos 50 cm de nie­ve que la cu­brían en su to­ta­li­dad. No creo que le ha­ya cau­sa­do mu­cha gra­cia, pe­ro fue una suer­te de prue­ba de fue­go, o qui­zás de nie­ve. Con la tem­plan­za de una

gue­rre­ra, pu­so a tra­ba­jar sus 390 po­nies fu­rio­sos y sor­teó los ca­mi­nos ates­ta­dos de nie­ve.

Los par­ques na­cio­na­les que fui re­co­rrien­do y sus pai­sa­jes me pa­re­cie­ron co­mo ex­pre­sio­nes má­xi­mas de la na­tu­ra­le­za. Se ne­ce­si­ta tiem­po y de­di­ca­ción pa­ra asi­mi­lar tan­ta mag­ni­tud y be­lle­za. Los pi­cos de agu­ja, en Grand Te­ton NP, que se al­zan blan­cos e im­per­tur­ba­bles, rom­pen el azul in­ten­so del cie­lo y son tes­ti­gos del lar­go y pa­cien­te tra­ji­nar de los gran­des cier­vos en épo­ca de bra­ma. Las ma­na­das in­ter­mi­na­bles de bi­son­tes pas­tan en las pra­de­ras ver­des de Ye­llows­to­ne, y avan­zan con to­tal na­tu­ra­li­dad a las áreas del par­que don­de se en­cuen­tran el cen­tro tu­rís­ti­co, alo- ja­mien­tos, res­tau­ran­tes, etc. Es­toy en una tierra don­de los géi­se­res, de co­lo­res im­po­si­bles de des­cri­bir, es­cu­pen des­de las en­tra­ñas de la tierra su an­ces­tral his­to­ria fren­te a los tu­ris­tas ab­sor­tos.

Ca­na­dá

En la tar­día pri­ma­ve­ra de Mon­ta­na pu­de apre­ciar có­mo el agua de los ele­va­dos gla­cia­res del Gla­ciers NP ba­ja­ba en for­ma de hi­los de pla­ta for­man­do la­gu­nas y la­gos de co­lor tur­que­sa y es­me­ral­da, don­de es­pe­cies co­mo cier­vos, al­ces, osos y ca­bras de mon­ta­ña abre­va­ban por las tar­des.

En és­tos tres Par­ques Na­cio­na­les men­cio­na­dos, y to­dos los que si­guen ha­cia el nor­te en Ca­na­dá y Alas­ka, el te­ma de los osos es cen­tral. Se su­gie­re to­mar las má­xi­mas pre­cau­cio­nes y ca­mi­nar siem­pre con un spray pa­ra osos. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes en­tre­gan una se­rie de fo­lle­tos que in­di­can có­mo ac­tuar en ca­so de cru­zar­se con ellos o en ca­so de ata­que. Y en los si­tios de cam­ping se ex­tre­man las me­di­das con ca­jas de me­tal pa­ra guar­dar ali­men­tos y cla­ras in­di­ca­cio­nes de no de­jar na­da al al­can­ce de ellos. Ni si­quie­ra un sham­poo que po­dría cap­tar su aten­ción. Si por cul­pa de tu­ris­tas dis­traí­dos o des­cui­da­dos, un oso vi­si­ta­ra los cam­pa­men­tos en reite­ra­das oportunidades, los guar­da­par­ques po­drían ma­tar­lo pa­ra sal­va­guar­dar a los acam­pan­tes. Tam­bién ca­bría una al­tí­si­ma mul­ta a quien ha­ya des­obe­de­ci­do las cla­ras in­di­ca­cio­nes.

El pa­tru­lla­je de los Park Ran­ger (guar­da­par­ques) es con­ti­nuo, mi­nu­cio­so e im­pla­ca­ble. Ce­ro to­le­ran­ciae­nex­ce­sos­de­ve­lo­ci­dad,ma­ne­jo de re­si­duos y com­por­ta­mien­to por par­te de los vi­si­tan­tes en el par­que en ge­ne­ral. Tie­nen la au­to­ri­dad de la po­li­cía y si es ne­ce­sa­rio po­drían arrestar a al­guien o po­ner ele­va­dí­si­mas mul­tas de mi­les de dó­la­res. Los guar­da­par­ques go­zan de una ex­ce­len­te repu­tación en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá.

El lar­go via­je por las Ro­ca­llo­sas y sus má­gi­cos rin­co­nes me acer­ca­ban a la fron­te­ra nor­te de Es­ta­dos Uni­dos. En las úl­ti­mas mi­llas de Mon­ta­na, a lo le­jos, en el pa­so fron­te­ri­zo, di­vi­sé la ban­de­ra de Ca­na­dá y su ho­ja de Ar­ce ro­ja. Pen­sé que la Mu­la tam­bién la ha­bía di­vi­sa­do, y, de és­ta ma­ne­ra, ter­mi­na­ba de en­ten­der que su tierra na­tal, la Flo­ri­da, con sus pla­yas so­lea­das, sus Fe­rra­ris y pe­que­ños bi­qui­nis ha­bía que­da­do atrás.

Es mu­cha y di­ver­sa la fau­na que abun­da en los par­ques de las Ro­ca­llo­sas. En­tre los ani­ma­les de es­ta zo­na se pue­den apre­ciar ca­bras, osos y cier­vos, ade­más de otras es­pe­cies sal­va­jes.

La­gos de co­lor es­me­ral­da que se for­man del des­hie­lo en el Par­que Na­cio­nal de los Gla­cia­res.

Los bi­son­tes son tan con­fian­zu­dos que pas­tan y to­man pro­lon­ga­das sies­tas en los par­ques de la ad­mi­nis­tra­ción de Ye­llows­to­ne. Otean­do el ho­ri­zon­te con un ma­te com­pa­ñe­ro, aun­que sea le­jos de la Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.