Su­mer­gir­se en la na­tu­ra­le­za.

La ten­den­cia del glam­ping na­ció en Afri­ca y ya se ins­ta­ló en los es­ce­na­rios na­tu­ra­les de nues­tro país. Có­mo se vi­ve el es­pí­ri­tu del cam­ping sin re­sig­nar co­mo­di­dad.

Weekend - - CONTENIDO - Por Cynt­hia Con­so­li.

La ten­den­cia del glam­ping na­ció en Afri­ca y ya se ins­ta­ló en los es­ce­na­rios de nues­tro país. El es­pí­ri­tu del cam­ping sin re­sig­nar co­mo­di­dad.

La pro­pues­ta es una acro­ni­mia de es­te tiem­po, re­sul­ta­do de la sín­te­sis en­tre cam­ping y gla­mour. El glam­ping es­tá ins­pi­ra­do en los más ex­clu­si­vos sa­fa­ris afri­ca­nos, que in­vi­ta­ban a ex­pe­ri­men­tar aven­tu­ra y lu­jos en lu­ga­res in­hós­pi­tos, y se aco­pla a la mo­vi­da de tu­ris­mo res­pon­sa­ble y eco­friendly que se es­tá ha­cien­do fuer­te en Ar­gen­ti­na.

Sin bol­sas de dor­mir, mo­chi­las car­ga­das de co­mi­da en­la­ta­da ni téc­ni­cas pri­mi­ti­vas pa­ra en­cen­der fue­go, la idea es su­mer­gir­se en la na­tu­ra­le­za con el con­fort de los me­jo­res ho­te­les. Se tra­ta, ade­más, de cons­truc­cio­nes con ma­te­ria­les sus­ten­ta­bles, de ba­jo impacto am­bien­tal, que pro­mue­ven la con­cien­cia del cui­da­do del pla­ne­ta a tra­vés de prác­ti­cas co­mo el re­ci­cla­je, la economía de re­cur­sos ener­gé­ti­cos o el cul­ti­vo de sus ali­men­tos en huer­tas. En La­ti­noa­mé­ri­ca, el glam­ping to­ma for­ma de ca­ba­ñas, do­mos geo­dé­si­cos y con­tai­ners. En la Ar­gen­ti­na, es­ta pro­pues­ta de eco­tu­ris­mo 5 estrellas ya cu­brió los no­dos tu­rís­ti­cos más im­por­tan­tes.

En el año 2012, Al­te­rra se ins­ta­ló en el co­ra­zón del bos­que de Pi­na­mar, re­ci­clan­do una ga­le­ría de arte di­se­ña­da por el ar­qui­tec­to Clo­rin­do Tes­ta –por don­de pa­sa­ron Quin­que­la Mar­tín, Raúl Sol­di y An­to­nio Ber­ni– en un sis­te­ma de alo­ja­mien­to de ate­lie­res pen­sa­dos pa­ra que pin­to­res, fo­tó­gra­fos, ar­qui­tec­tos y ar­tis­tas plás­ti­cos pu­die­ran hos­pe­dar­se, pro­du­cir sus obras y des­can­sar. La pro­pues­ta se ex­ten­dió a un com­ple­jo de con­te­ne­do­res con ser­vi­cio de ho­te­le­ría con uni­da­des pa­ra 2, 4 y 6 per­so­nas in­mer­sos en el es­pe­so es­ce­na­rio ver­de, a unos 1.000 m del mar. Si bien re­ci­ben un pú­bli­co am­plio, la di­rec­to­ra del pro­yec­to, Sil­va­na Spi­na, afir­mó que “la gran ma­yo­ría es gen­te re­la­cio­na­da con el am­bien­te del arte y la cultura, y jó­ve­nes de 25 a 45 años”.

Los ser­vi­cios in­clu­yen pis­ci­na cli­ma­ti­za­da, Wi-Fi, ro­pa blan­ca, ser­vi­cio de mu­ca­ma y ta­lle­res de pin­tu­ra in­fan­til, cu­yas obras son ex­pues­tas en el lu­gar. Pa­ra el desa­yuno, las op­cio­nes van des­de el tra­di­cio­nal ca­fé con le­che con me­dia­lu­nas, has­ta ver­sio­nes sa­lu­da­bles con hue­vos, fru­tas de su huer­ta y té de gin­ko bi­lo­ba. Abier­to des­de oc­tu­bre a Se­ma­na San­ta.

Eco glam­ping pa­ta­gó­ni­co

A ori­llas del Río de las Vuel­tas y a 12 km de El Chal­tén, Bo­nan­za es un com­ple­jo ubi­ca­do pa­ra ha­cer ba­se y ex­plo­rar el Par­que Na­cio­nal Los Gla­cia­res. El pro­yec­to tie­ne 5 años y ofre­ce di­fe­ren­tes ti­pos de alo­ja­mien­tos idea­dos pa­ra re­du­cir el impacto am­bien­tal: al tí­pi­co cam­ping y ca­ba­ñas, su­ma­ron cua­tro do-

mos –es­truc­tu­ras de ca­ño con lo­na y ven­ta­nas trans­pa­ren­tes–, con pi­sos de ma­de­ra y ca­mas en el in­te­rior. Afue­ra, ca­da uno tie­ne su me­sa y su fo­gón. “Re­pli­ca­mos el cam­ping tra­di­cio­nal me­jo­ran­do las co­mo­di­da­des: en­trás pa­ra­do, el pi­so te aís­la del sue­lo y dor­mís en un som­mier, pe­ro la tem­pe­ra­tu­ra es si­mi­lar a la de una car­pa”, ex­pli­ca Federico Ca­ru­so, uno de los pro­pie­ta­rios.

La pro­pues­ta se com­ple­ta con ba­ños y du­chas de uso co­mún, dos re­fu­gios con co­ci­na de gas de uso li­bre, res­tau­ran­te con desa­yu­nos, pa­ni­fi­ca­dos y co­mi­das ca­se­ras, pro­vee­du­ría y un par­que de aven­tu­ras y de­por­tes.

En cuan­to al com­pro­mi­so eco­ló­gi­co, to­da la ener­gía es­tá ge­ne­ra­da por pa­ne­les so­la­res, se­pa­ran y re­ci­clan los re­si­duos, usan pro­duc­tos de lim­pie­za bio­de­gra­da­bles y no per­mi­ten mú­si­ca ni gru­pos elec­tró­ge­nos. La le­ña y la ma­de­ra sa­len

de ár­bo­les caí­dos y una huer­ta abas­te­ce de hier­bas y ve­ge­ta­les el res­tau­ran­te. “Quie­nes eli­gen es­tos des­ti­nos son res­pe­tuo­sos y se sien­ten bien adop­tan­do nue­vos há­bi­tos, aun­que siem­pre hay ex­cep­cio­nes.”, con­clu­ye Federico. Abier­to de no­viem­bre a Se­ma­na San­ta.

De­tox en las sie­rras

En Ca­pi­lla del Mon­te, 110 km al nor­te de la ciu­dad de Cór­do­ba, un pro­yec­to bus­ca­ba apre­ciar el cie­lo del pue­blo sin de­fo­res­tar el bos­que se­rrano. En 2013 abrió sus puer­tas Dos Aguas con un com­ple­jo de ca­ba­ñas, res­tau­ran­te, ca­bal­ga­tas, cla­ses de yo­ga y me­di­ta­cio­nes. Ade­más, una sec­ción de Geo Glam­ping: cua­tro do­mos des­mon­ta­bles pa­ra tres per­so­nas –que se pue­den qui­tar y el bos­que que­da sin ni­gu­na in­ter­ven­ción– mon­ta­dos so­bre ma­de­ra re­ci­cla­da, cli­ma­ti­za­dos, con ba­ño pri­va­do, som­mier, mue­bles vin­ta­ge y ro­pa blan­ca, y es­pa­cios co­mu­nes con Wi-Fi y pis­ci­na, en un en­torno par­qui­za­do con flo­ra au­tóc­to­na.

El fuer­te es la ofer­ta de ac­ti­vi­da­des. Georgina Cris­ti­ni, su ad­mi­nis­tra­do­ra, su­gie­re re­co­rrer el pue­blo en bi­ci­cle­tas de bam­boo: “Es un pa­seo sa­lu­da­ble y cons­cien­te”. La cer­ca­nía del la­go El Ca­jón –uno de los po­cos di­ques eco­ló­gi­cos de la pro­vin­cia, al que no se pue­de en­trar con mo­tor– am­plía el aba­ni­co a las op­cio­nes de ka­yak y ta­bla de padd­le stand up, un de­por­te nue­vo con re­mo ideal pa­ra es­ta zo­na.

Los desa­yu­nos y las vian­das de mon­ta­ña son na­tu­ra­les y sa­lu­da- bles. El bar La Tien­da fun­cio­na los fi­nes de se­ma­na lar­gos y en tem­po­ra­da al­ta des­de el me­dio­día has­ta la tar­de­ci­ta. Las ar­te­sa­nías lo­ca­les de te­ji­dos de pal­ma for­man par­te de la de­co­ra­ción y los uten­si­lios, y tam­bién es­tán a la ven­ta.

A 150 km de la ca­pi­tal cor­do­be­sa, en San Hu­ber­to –un pue­bli­to ve­cino a Nono–, se en­cuen­tra El Re­fu­gio. Fue pues­to en mar­cha por Ca­ro­li­na De­lla­to­rre y su ma­ri­do en 2013, lue­go de mu­cho in­ves­ti­gar so­bre el glam­ping y la me­jor for­ma de pro­mo­ver el tu­ris­mo en su lu­gar en el mundo. El com­ple­jo es­tá for­ma­do por re­fu­gios de ma­de­ra con lo­na im­permea­ble ele­va­dos a 1,5 m del sue­lo, in­te­gra­dos en el pai­sa­je. “Es­tás en la co­pa de los ár­bo­les y por de­ba­jo pa­sa un arro­yo, en el me­dio de un ca­ña­ve­ral. El ai­re es pu­ro y te rodea la na­tu­ra­le­za, pe­ro den­tro de un lu­gar có­mo­do”, ex­pli­ca Ca­ro­li­na. Ca­da uno tie­ne ba­ño, du­cha y pi­le­ta. Es­tán equi­pa­dos con ca­ma de 2 pla­zas, plu­món, anafe, he­la­de­ra y ro­pa de ca­ma. Hay que de­jar los au­tos a 20 m, en­ton­ces so­lo se es­cu­cha el agua y el can­to de los pá­ja­ros.

De­trás de ca­da es­truc­tu­ra y ob­je­to de­co­ra­ti­vo es­tán las or­gu­llo­sas ma­nos de sus pro­pie­ta­rios: des­de las ca­mas has­ta los tex­ti­les. Pa­ra cons­truir los re­fu­gios uti­li­za­ron ma­te­ria­les del lu­gar: ca­ñas, pie­dras, ma­de­ras, ob­je­tos desecha­dos a los que les die­ron una nue­va vi­da, con crea­ti­vi­dad y buen gus­to. Re­ci­ben vi­si­tan­tes que hu­yen del es­trés y pre­fie­ren, ade­más de des­can­sar, ca­mi­nar y to­mar ba­ños de sol en el di­que La Vi­ña, a 200 m, y en el río que pa­sa ape­nas un po­co más le­jos. Un plus: Ca­ro ase­gu­ra que las tor­men­tas son una ex­pe­rien­cia im­pre­sio­nan­te en los re­fu­gios, don­de el hués­ped se sien­te den­tro de los cu­mu­lo­nim­bus pe­ro ba­jo la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za, don­de las ca­ñas for­man pa­re­des por las que no pa­sa ni la luz.

Iz­quier­da: to­da la de­co­ra­ción de El Re­fu­gio, en Tras­la­sie­rra, es pro­duc­to de las ma­nos de sus due­ños. Aba­jo: el bún­ker de los ar­tis­tas, en Pi­na­mar.

La al­ter­na­ti­va del glam­ping ate­rri­zó en la Ar­gen­ti­na con cons­truc­cio­nes que se fun­den en los es­ce­na­rios na­tu­ra­les.

Dis­tin­tos mo­de­los de tien­das evo­lu­cio­nan al con­cep­to de cam­ping con­for­ta­ble: no hay ne­ce­si­dad de aga­char­se pa­ra en­trar y es­tán equi­pa­das con mue­bles pa­ra el buen des­can­so.

Ten­den­cia fa­mi­liar: via­je­ros de to­do el mundo se ani­man a es­ta ex­pe­rien­cia con ni­ños. En la Ar­gen­ti­na, hay ac­ti­vi­da­des y en­tre­te­ni­mien­to pa­ra to­das las eda­des, co­mo el ta­ller de pin­tu­ra in­fan­til en Al­te­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.