Cla­ves pa­ra ele­gir el lar­go del ca­ñón.

Los pa­rá­me­tros a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de de­ci­dir el lar­go más apro­pia­do pa­ra ca­za y ti­ro de­por­ti­vo.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ho­ra­cio Ga­llo.

Los pa­rá­me­tros a te­ner en cuen­ta a la ho­ra­de­de­ci­di­re­llar­go­má­sa­pro­pia­do­de los ca­ños de la es­co­pe­ta pa­ra ca­za y ti­ro de­por­ti­vo.

El ca­ñón es sin lu­gar a du­das una de las par­tes más im­por­tan­tes del ar­ma, y de la ca­li­dad de su fa­bri­ca­ción de­pen­de el ti­ro. En es­ta oca­sión nos re­fe­ri­re­mos só­lo a su lar­go. Y aquí es ne­ce­sa­rio dis­tin­guir con cla­ri­dad en­tre al­can­ce efec­ti­vo y al­can­ce má­xi­mo, ya que se tra­ta de una di­fe­ren­cia su­ma­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va. El lar­go del ca­ñón no só­lo es vi­tal por los re­sul­ta­dos que se quie­ren ob­te­ner, sino tam­bién por la se­gu­ri­dad, un te­ma siem­pre prio­ri­ta­rio.

> Pól­vo­ras mo­der­nas. An­ti­gua­men­te exis­tía la creen­cia de que las es­co­pe­tas con más lon­gi­tud de ca­ño­nes lle­ga­ban mas le­jos. Y es ver­dad, al me­nos den­tro de cier­tos lí­mi­tes, por­que ac­tual­men­te la afir­ma­ción se ha tor­na­do re­la­ti­va de­bi­do a la ca­li­dad de las pól­vo­ras, que ayu­dan a me­jo­rar dis­tan­cias y apertura de la rosa. Por re­gla ge­ne­ral, las es­co­pe­tas de ti­ro y ca­za son de 66, 71 y 75 cm de ca­ñón, fa­bri­cán­do­se pa­ra dis­ci­pli­nas co­mo skeep, hé­li­ce, fo­sa olím­pi­ca, etc.

> Muy se­me­jan­tes. Co­mo ya di­ji­mos, hoy la ca­li­dad y va­rie­dad de pól­vo­ras, ta­cos, ful­mi­nan­tes y per­di­go­nes que com­po­nen la car­ga de los car­tu­chos per­mi­ten que tan­to los ca­ño­nes lar­gos (76 cm) co­mo los más cor­tos (66 cm) ten­gan com­por­ta­mien­tos ba­lís­ti­cos muy pa­re­ci­dos. Es­to de­ter­mi­na­rá que el plomeo lle­gue más o me­nos con­cen­tra­do a cier­ta dis­tan­cia, y que ten­ga­mos ca­si la mis­ma pe­ne­tra­ción, por lo tan­to los ca­ño­nes más lar­gos (75 cm) que se usa­ban an­ti­gua­men­te, hoy ya no son ne­ce­sa­rios pa­ra la ma­yo­ría de las mo­da­li­da­des de ca­za y ti­ro. La ven­ta­ja del ca­ñón más cor­to es que el ar­ma re­sul­ta más ma­ne­ja­ble y li­ge­ra. Pa­ra ca­zar es­pe­cial­men­te en zo­nas de ar­bo­le­da o ha­cer skeet, ca­ño­nes con 66 y 68 cm y cho­kes abier­tos son los idea­les. El ca­ñón más cor­to fa­ci­li­ta el swing ne­ce­sa­rio pa­ra es­ta dis­ci­pli­na, que tie­ne ocho pues­tos en los que el ti­ra­dor de­be va­riar de dis­pa­ro a pla­tos do­bles, en su ma­yo­ría cru­za­dos.

> Hé­li­ce y fo­so. Si ca­za­mos a cam­po abier­to (hé­li­ce) lo ha­re­mos con ca­ño­nes de 71 cm. En es­ta dis­ci­pli­na hay só­lo un pues­to de

ti­ro. La sa­li­da de la hé­li­ce es alea­to­ria de cual­quie­ra de las cin­co má­qui­nas y de ca­da una par­te en cual­quier di­rec­ción, con lo cual el lar­go del ca­ño per­mi­te un buen swing, com­bi­na­do con un al­can­ce ma­yor. Pa­ra com­pe­ti­cio­nes de fo­so olím­pi­co, el ca­ñón de 73-75 cm de lon­gi­tud es el ideal. La dis­ci­pli­na tie­ne cin­co pues­tos y de ca­da uno sa­le un só­lo pla­to a la de­re­cha, iz­quier­da o cen­tro, en una se­cuen­cia en la que ter­mi­na­da la vuel­ta de 25 pla­tos ca­da ti­ra­dor eje­cu­tó los dis­pa­ros a los mis­mos pla­tos, por lo que el em­pleo de ca­ño­nes más lar­gos es cier­ta­men­te ló­gi­co. Por mo­ti­vos téc­ni­cos, el swing es más me­cá­ni­co y el pla­to se ale­ja a ma­yor dis­tan­cia.

> Ma­ne­ja­bi­li­dad. Ac­tual­men­te en la ma­yo­ría de es­tas mo­da­li­da­des de ti­ro se com­pi­te con car­tu­chos car­ga­dos con 24 a 32 gra­mos de plo­mo, se­gún la dis­ci­pli­na, aun­que aún hoy los pro­duc­to­res más pres­ti­gio­sos de ar­mas si­guen fa­bri­can­do es­co­pe­tas con ca­ño­nes de to­das es­tas lon­gi­tu­des. Pien­so que la es­co­pe­ta de com­pe­ti­ción de­be­rá ser la apro­pia­da en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas de ca­da per­so­na. Así, po­si­ble­men­te una es­co­pe­ta con 76 cm de ca­ñón no re­sul­te la más ade­cua­da pa­ra una per­so­na que mi­da 1,60 m, pues qui­zá le cos­ta­rá más tra­ba­jo tan­to ha­cer el swing co­mo dis­pa­rar con más ra­pi­dez so­bre el ob­je­ti­vo desea­do. Por lo tan­to, a la ho­ra de ele­gir una es­co­pe­ta de­be pri­mar la ma­ne­ja­bi­li­dad que ofre­ce una con ca­ño­nes nor­ma­les an­tes que de­jar­se se­du­cir por las su­pues­tas ventajas de ca­ño­nes más lar­gos.

El lar­go de ca­ñón ideal es el que nos que­de más có­mo­do pa­ra rea­li­zar la ac­ti­vi­dad que que­re­mos desa­rro­llar. Es­ta­rá re­la­cio­na­do con nues­tra es­ta­tu­ra, pe­so y con­tex­tu­ra fí­si­ca.

Hay ar­mas que vie­nen de fá­bri­ca con dis­tin­tos ti­pos de ca­ños y pa­ra ti­rar to­do ti­po de car­tu­chos (stan­dard o mag­nun).

Una cla­ra di­fe­ren­cia en el lar­go de los ca­ños. El más cor­to tam­bién es ideal pa­ra de­fen­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.