Un enemi­go a evi­tar.

Có­mo rea­li­zar un va­deo de for­ma co­rrec­ta. Cuá­les son los ries­gos. Por qué lo me­jor es in­ten­tar evi­tar­los.

Weekend - - CONTENIDO - Por Jo­sé Mu­ji­ca.

Có­mo rea­li­zar un va­deo de for­ma co­rrec­ta. Cuá­les son los ries­gos. Por qué lo me­jor es in­ten­tar evi­tar­los.

Mu­chas ve­ces ve­mos imá­ge­nes de vehícu­los cir­cu­lan­do por el agua y decimos “¡Qué di­ver­ti­do! Co­mo me gus­ta­ría ha­cer eso”. Pue­de que sea di­ver­ti­do, pe­ro el agua es uno de los peo­res enemi­gos del vehícu­lo, tan­to del mo­tor co­mo de las par­tes elec­tró­ni­cas y eléc­tri­cas. Por eso re­co­men­da­mos ha­cer un va­deo só­lo si es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio. Es más, acon­se­ja­mos evi­tar los char­cos al ir por la ca­lle. Nun­ca pi­sa­re­mos agua de no ser real­men­te ne­ce­sa­rio.

Cuan­do en una sa­li­da off road nos en­con­tra­mos con un va­deo que hay que atra­ve­sar sí o sí, exis­ten mu­chas va­ria­bles a te­ner en cuen­ta. Lo pri­me­ro es co­no­cer bien nues­tro vehícu­lo: de­be­mos ha­ber leí­do en de­ta­lle el ma­nual de usua­rio, sa­ber la pro­fun­di­dad de va­deo má­xi­ma pro­pues­ta por el fa­bri­can­te (que ge­ne­ral­men­te es­tá don­de se en­cuen­tra nues­tra to­ma de ai­re del fil­tro de ai­re), y ave­ri­guar qué ele­men­tos elec­tró­ni­cos y eléc­tri­cos son los más ex­pues­tos. Tam­bién es fun­da­men­tal sa­ber si nues­tra to­ma de ai­re es­tá a la de­re­cha o a la iz­quier­da.

Mu­chas ve­ces leemos en el ma­nual que la pro­fun­di­dad de va­deo es de una can­ti­dad de cen­tí­me­tros exac­ta, que di­fie­re en ca­da mo­de­lo. Es­ta pro­fun­di­dad se ha­lla mar­ca­da por la ubi­ca­ción de la to­ma de ai­re del fil­tro de ai­re, ha­bi­tual­men­te em­pla­za­da a la al­tu­ra de las óp­ti­cas de­lan­te­ras, pe­ro nun­ca es­tá re­gi­da por la ubi­ca­ción de la compu­tado­ra del vehícu­lo, que en mu­chos ca­sos se ha­lla de­ba­jo del asien­to del con- duc­tor del vehícu­lo. Cui­dar­la es tan vi­tal co­mo pro­te­ger la to­ma de ai­re u otros sen­so­res elec­tró­ni­cos que es­tán muy por de­ba­jo de la to­ma de ai­re.

Co­mo sa­be­mos, los ele­men­tos elec­tró­ni­cos di­si­pan ca­lor, por lo que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble con­ver­tir­los en es­tan­cos o im­permea­bles, da­do que de­ben te­ner ven­ti­la­ción. Si es­ta­mos ha­cien­do un va­deo y por al­gún mo­ti­vo no po­de­mos se­guir avan­zan­do y en­tra agua al ha­bi­tácu­lo, es pro­ba­ble que mo­je­mos la compu­tado­ra o al­gún otro ele­men­to elec­tró­ni­co... ¡Y chau 4x4! Nos que­da­mos ahí ti­ra­dos. Por ese mo­ti­vo es de ab­so­lu­ta im­por­tan­cia co­no­cer bien nues­tro vehícu­lo. Y re­cor­dar lo an­tes di­cho: va­dear só­lo en ca­so de ne­ce­si­dad y no por di­ver­sión, da­do que pue­de cos­tar­nos muy ca­ro el chis­te.

Re­co­men­da­cio­nes es­pe­cí­fi­cas

Una vez que te­ne­mos cla­ros los con­cep­tos ya des­crip­tos, po­de­mos en­ca­rar un va­deo. Lo pri­me­ro que de­be­mos te­ner en cuen­ta es la pro­fun­di­dad del va­deo en to­da su ex­ten­sión. Si es muy lar­go y no con­ta­mos con nin­gu­na referencia, hay que po­ner­se los cor­tos y ca­mi­nar por don­de va­mos a pa­sar con nues­tra 4x4. Y sí, uno se tie­ne que sa­cri­fi­car y mo­jar­se pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad a la ho­ra de va­dear. Cuan­do tes­tea­mos la pro­fun­di­dad, tam­bién es ne­ce­sa­rio ana­li­zar el fon­do. Si es pie­dra, ver si las hay de ta­les di­men­sio­nes o for­mas que pu­die­ran de­te­ner nues­tra mar­cha. Si en­con­tra­mos de ese ta­ma­ño hay que co­rrer­las o bus­car otro ca­mino. Si el le­cho es de ba­rro o are­na, te­ner en cuen­ta que un vehícu­lo pe­sa va­rios cien­tos de ki­los, por lo que se de­be­rán cal­cu­lar 10 o 15 cen­tí­me­tros más de pro­fun­di­dad que la al­tu­ra a la cual le lle­ga el agua a la per­so­na que es­tá mi­dien­do. Y un as­pec­to muy sig­ni­fi­ca­ti­vo a te­ner en cuen­ta es la co­rrien­te: si es fuer­te, ba­ja de iz­quier­da a de­re­cha, y nues­tra to­ma de ai­re es­tá de­trás de la óp­ti­ca de­lan­te­ra iz­quier­da, de­be­mos cal­cu­lar 20 o 30 cen­tí­me­tros más al­to, por­que cuan­do el agua to­pa con­tra la 4x4 se acu­mu­la y le­van­ta su ni­vel. Mien­tras que en la mis­ma si­tua­ción, co­rrien­te de iz­quier­da a de­re­cha y nues­tra to­ma es­tá de­trás de la óp­ti­ca de­lan­te­ra de­re­cha, el ni­vel ba­ja unos 10 o 15 cen­tí­me­tros, pro­duc­to del va­cío que ge­ne­ra el agua al to­par del otro la­do.

La téc­ni­ca

Una vez analizadas to­das las va­ria­bles y de­ci­di­dos a cru­zar, es pri­mor­dial in­gre­sar las rue­das de­lan­te­ras muy des­pa­cio, por­que un cha­pu­zón lo úni­co que ge­ne­ra es su­bir el ni­vel de agua. Una vez que las rue­das de­lan­te­ras es­tán den­tro del agua, en­ton­ces sí ini­cia­mos un ré­gi­men de re­vo­lu­cio­nes cons­tan­te: ideal, pri­me­ra de ba­ja a unas 2.000 o 3.000 vuel­tas. Es im­por­tan­te ir cons­tan­te pe­ro no rá­pi­do, por­que si ace­le­ra­mos em­pu­ja­mos el agua pa­ra ade­lan­te y su­bi­mos el ni­vel, ge­ne­ran­do un ries­go pa­ra nues­tro mo­tor. Tam­po­co de­be­mos de­te­ner­nos mien­tras va­dea­mos,

de­jar de ace­le­rar o ace­le­rar abrup­ta­men­te. Una vez que lo­gra­mos su­pe­rar el va­deo, nos de­te­ne­mos y de­ja­mos caer to­da el agua que se me­tió en el cha­sis.

Si el mo­tor se apa­ga en me­dio del va­deo, pue­de ser un sín­to­ma de que en­tró agua por la to­ma del fil­tro de ai­re. En es­te ca­so pue­den pa­sar dos co­sas. Una que el mo­tor se ha­ya aho­ga­do por fal­ta de ai­re y se ha­ya apa­ga­do, lo que no se­ría gra­ve: sa­can­do y se­can­do el fil­tro de ai­re ha­bre­mos so­lu­cio­na­do el pro­ble­ma. La otra, bas­tan­te más com­pli­ca­da, es que ha­ya in­gre­sa­do agua en el mo­tor. Si así ocu­rre, pue­de que el lí­qui­do no ha­ya ro­to na­da, por­que el mo­tor se apa­gó y no hi­zo com­pre­sión. Pe­ro tam­bién pue­de su­ce­der que el mo­tor ha­ya he­cho una vuel­ta por la iner­cia que lle­va­ba y rea­li­za­do com­pre­sión en los ci­lin­dros. En es­ta cir­cuns­tan­cia ha­bre­mos ro­to el mo­tor, por­que el agua no com­pri­me co­mo si lo ha­ce el com­bus­ti­ble.

Qué ha­cer y qué no ha­cer

Si fui­mos afor­tu­na­dos y el agua que en­tró al mo­tor no do­bló las vál­vu­las, es vi­tal no dar­le arran­que y sa­car el vehícu­lo del agua em­pu­ján­do­lo. Lue­go re­ti­rar las bu­jías y los in­yec­to­res y ha­cer gi­rar el mo­tor has­ta que ha­ya ex­pul­sa­do to­da el agua. Ob­via­men­te, tam­bién sa­car y se­car el fil­tro de ai­re. Si lo­gra­mos da r sa­tis­fac­to­ria men­te es­tos pa­sos, po­de­mos lle­gar has­ta el me­cá­ni­co más cer­cano y ha­cer­le un man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo cam­bian­do los flui­dos y fil­tros. Si no tu­vi­mos tan­ta suer­te y se rom­pió el mo­tor, es pro­ba­ble que nos acor­de­mos de es­te ar­tícu­lo que ter­mi­na ase­gu­ran­do que el agua es el peor enemi­go del vehícu­lo.

In­gre­sar al agua des­pa­cio, man­te­nien­do un ré­gi­men de ve­lo­ci­dad cons­tan­te, pe­ro sin em­pu­jar brus­ca­men­te el agua de ade­lan­te pa­ra no ha­cer una ola, por­que le­van­ta­rá aún más el ni­vel del agua.

An­tes de va­dear es im­por­tan­te sa­ber exac­ta­men­te dón­de se en­cuen­tra la to­ma de ai­re del fil­tro de nues­tra 4x4. Tam­bién, co­no­cer el fon­do a tran­si­tar y des­pe­jar del ca­mino cual­quier obs­tácu­lo que nos im­pi­da la mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.