Ama­rre, fon­deo y re­mol­que.

Qué exi­ge una re­gla­men­ta­ción obli­ga­to­ria pe­ro po­co co­no­ci­da. Có­mo cal­cu­lar el diá­me­tro ade­cua­do de ca­de­na. Ries­gos con la co­ber­tu­ra del se­gu­ro.

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­tín D´elía.

Uno de los te­mas ta­bú en el ám­bi­to náu­ti­co es el equi­po que se de­be lle­var a bor­do pa­ra efec­tuar la ma­nio­bra de fon­deo o ama­rre de for­ma co­rrec­ta en una em­bar­ca­ción. Des­de el año 1994 hay una re­gla­men­ta­ción de cum­pli­mien­to obli­ga­to­rio pa­ra to­das las em­bar­ca­cio­nes de­por­ti­vas que na­ve­guen en aguas ar­gen­ti­nas, la cual real­men­te muy po­cos na­ve­gan­tes co­no­cen. Di­cha re­gla­men­ta­ción es­ta­ble­ce los re­qui­si­tos téc­ni­cos que de­ben re­unir los equi­pos de fon­deo, ama­rre y re­mol­que pa­ra una em­bar­ca­ción de­ter­mi­na­da. Es muy nor­mal ver en los fi­nes de se­ma­na de ve­rano, que cuan­do hay un po­co de vien­to o co­rrien­te fuer­te en los ríos mu­chas em­bar­ca­cio­nes tie­nen pro­ble­mas pa­ra efec­tuar el fon­deo, y en al­gu­nos ca­sos has­ta es im­po­si­ble lle­var­lo a ca­bo, a ve­ces por fal­ta de en­tre­na­mien­to o co­no­ci­mien­to de có­mo efec­tuar la ma­nio­bra, y mu­chas otras por no te­ner el equi­po re­que­ri­do pa­ra el por­te de la em­bar­ca­ción.

Un inade­cua­do fon­deo o ca­bo de ama­rre. Ade­más de in­cum­plir con la re­gla­men­ta­ción, pue­de pro­vo­car ac­ci­den­tes se­ve­ros, ya que ima­gi­ne­mos que de­bi­do a un in­cre­men­to en el vien­to y/o co­rrien­te, un bar­co de un por­te im­por­tan­te con un equi­po inade­cua­do se suel­ta o rom­pe sus ca­bos o ca­de­nas, mien­tras sus fe­li­ces pro­pie­ta­rios se en­cuen­tran en una muy bue­na sies- ta. Di­cho bar­co se trans­for­ma en una ma­sa im­por­tan­te a la de­ri­va, im­pa­ra­ble por sí so­lo, pu­dien­do atro­pe­llar o gol­pear a ter­ce­ros, cau­san­do da­ños im­por­tan­tes en em­bar­ca­cio­nes y per­so­nas. Por otra par­te, en el ca­so de que su­ce­da un he­cho, mu­chas ve­ces los se­gu­ros po­drán no cu­brir los da­ños ya que la em­bar­ca­ción no con­ta­ba con el equi­po acor­de a la re­gla­men­ta­ción. Co­mo es­tas si­tua­cio­nes hay mi­les de even­tua­li­da­des en na­ve­ga­ción, don­de uno de­be usar el equi­po de fon­deo, ama­rre o re­mol­que, los cua­les po­drían po­ner­nos en pro­ble­mas de no ser los re­gla­men­ta­rios.

Cálcu­lo del equi­po. La Or­de­nan­za nu­me­ro 7/94 de la Pre­fec­tu­ra Na­val Ar­gen­ti­na di­ce en su pun­to 2.8) de la par­te C que to­da em­bar­ca­ción de ma­trí­cu­la REY de­be­rá cum­plir con el equi­po ne­ce­sa­rio pa­ra ama­rre, fon­deo y re­mol­que acor­de a lo est able­ci­do por el NE2 (Nu­me­ral de equi­po 2) y la ta­bla C4 de la re­gla­men­ta­ción. El calculo de NE2 se ob­tie­ne a par­tir de una ex­pre­sión ma­te­má­ti­ca, in­di­ca­da en el pun­to 1.2) de la par­te C, y de­pen­de­rá del ti­po de cas­co que ten­ga­mos (ver re­cua­dro).

Equi­po a adop­tar. Una vez que ob­te­ne­mos el va­lor del NE2 de­be­mos di­ri­gir­nos a la ta­bla C4 del anexo C, don­de pod re­mos obt ener el ti­po de equi­pa­mien­to mí­ni­mo re­que­ri­do que de­be­ría­mos te­ner a bor­do de nues­tra em­bar­ca­ción. A llí se es­pe­ci­fi­ca la can­ti­dad de an­clas ne­ce­sa­rias (por lo ge­ne­ral siem­pre dos, una en uso y otra de res­pe­to por si per­de­mos la pri­me­ra), el pe­so en ki­los de las an­clas a equi­par (que po­drán ser del ti­po ar­ti­cu­la­da –ce­po–, más an­ti­guas y prác­ti­ca­men­te en desuso, o de las de­no­mi­na­das A PA (al­to po­der de aga­rre), del ti­po Dan­forth, Del­ta, etc. Y a con­ti­nua­ción si­gue el diá­me­tro, ti­po de es­la­bón de ca­de­na de fon­deo y lon­gi­tud mí­ni­ma de la lí­nea prin­ci­pal. En al­gu­nas oca­sio­nes, co­mo por ejem­plo em­bar­ca­cio­nes pe­que­ñas o de na­ve­ga­ción en ríos interiores, se po­drá re­em­pla­zar to­da la ca­de­na por un tra­mo de ca­de­na de 9 me­tros de lon­gi­tud y del diá­me­tro re­que­ri­do, a lo que se su­ma­rá el res­to de ca­bo, cu­ya re­sis­ten­cia a la ro­tu­ra de­be ser equi­va­len­te a la ca­de­na. Por úl­ti­mo, la ta­bla C4 arro­ja la lon­gi­tud mí­ni­ma que tie­ne que te­ner ca­da ca­bo de ama­rre y re­mol­que, y la re­sis­ten­cia mí­ni­ma a la ro­tu­ra, lo cual de­pen­de­rá del ma­te­rial del ca­bo y su diá­me­tro.

Ejem­plo prác­ti­co. Pa­ra un cru­ce­ro tí­pi­co de 12 m de es­lo­ra (40 pies), 4 m de man­ga y 2,5 m de pun­tal con fly­brid­ge, apro­xi­ma­da­men­te el NE2 es­ta dan­do en­tre 700 y 800. To­man­do co­mo ba­se un NE2 = 700, el equi­po pa­ra ama­rre, fon­deo y re­mol­que re­gla­men­ta­rio que de­be­rá te­ner a bor­do ten­drá las si­guien­tes es­pe­ci­fi­ca­cio­nes: 2 an­clas ti­po APA (Dan­forth) de 27 kg c/u, 55 m de lon­gi­tud de ca­de­na sin con­tre­te de 9 mm de diá­me­tro, 55 m de lon­gi­tud de ca­bo y 1,88 to­ne­la­das de re­sis­ten­cia pa­ra ama­rre (ca­bo ny­lon Ø 10 mm) y 55 m de lon­gi­tud de ca­bo y 3,46 to­ne­la­das de re­sis­ten­cia pa­ra re­mol­que (ca­bo ny­lon Ø 14 mm). En el ca­so de la lí­nea de ama­rre, se­rán co­mo mí­ni­mo dos.

*In­ge­nie­ro na­val.

Po­rPo lo ge­ne­ral, to­das las em­bar­ca­cio­ne­sem de­ben lle­var dos an­cla­san re­gla­men­ta­rias a bor­do, unaun de uso y otra de res­pe­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.