He­rra­mien­tas pa­ra la aven­tu­ra

Con­se­jos pa­ra ele­gir un cu­chi­llo de su­per­vien­cia, in­dis­pen­sa­ble y de gran uti­li­dad pa­ra cual­quier ac­ti­vi­dad desa­rro­lla­da al ai­re li­bre.

Weekend - - CUCHILLOS - Tex­tos: PABLO CRESPO

En su­per­vi­ven­cia, el cu­chi­llo es una he­rra­mien­ta de i nca lc u la­ble va lor y u n in­se­pa­ra­ble com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras. Con él po­de­mos t a l la r la ma­de­ra pa ra ha­cer he­rra­mien­tas, cor­tar ra­mas y tron­cos pa­ra ha­cer un refugio o le­ña, ge­ne­rar fue­go con la ayu­da de una pie­dra, de­fen­der­nos de ani­ma­les y has­ta pro­cu­rar­nos ali­men­tos.

El ta­ma­ño

En es­ta opor­tu­ni­dad va­mos a ha­blar del cu­chi­llo pro­pia­men­te di­cho, por­que mu­chos con­si­de­ran que pa­ra que sean de su­per­vi­ven­cia tie­nen que ve­nir equi­pa­dos con un mon­tón de ac­ce­so­rios –al­gu­nos de uti­li­dad y otro no– ins­ta­la­dos den­tro de la em­pu­ña­du­ra o en la vai­na. Y en reali­dad, eso es sim­ple­men­te un cu­chi­llo… acom­pa­ña­do de un kit de su­per­vi­ven­cia.

Ha­ga­mos al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes al res­pec­to. Con­tra­ria­men­te a la ima­gen del gran cu­chi­llo que las pe­lí­cu­las sue­len mos­trar­nos, su ta­ma­ño de­be ser me­diano. Su ho­ja tie­ne que es­tar apro­xi­ma­da­men­te en­tre los do­ce y quin­ce cen­tí­me­tros, y es con­ve­nien­te que se en­cuen­tre con­fec­cio­na­do en una so­la pie­za –full­tang–, o sea que la ho­ja y la em­pu­ña­du­ra sean una so­la pla ncha me­tá li­ca que ocu­pa to­tal­men­te su ex­ten­sión. Es­te úl­ti­mo det a l le le otor­ga una ma­yor re­sis­ten­cia, en com­pa­ra­ción a los de­no­mi­na­dos par­tial tang o los de es­pi­ga.

El fi­lo de­be es­tar de un so­lo la­do, ya que lo­mos afi­la­dos o con sie­rra nos di­fi­cul­tan al­gu­nas ta­reas, co­mo el de­no­mi­na­do ba­to­ning, que con­sis­te en apo­yar el fi­lo so­bre una ma­de­ra que que­re­mos tro­zar o cor­tar y –ayu­da­dos por un una ra­ma grue­sa– gol­pea­mos el lo­mo.

R esp et a ndo est a s paut a s, po­de­mos ele­gir, den­tro de la vas­ta ofer­ta del mer­ca­do, un cu­chi­llo ver­sá­til, de ca­li­dad y que se adap­te a nues­tras ne­ce­si­da­des, lo que re­vis­te una gran im­por­tan­cia. Siem­pre de­be­mos te­ner pre­sen­te que el cu­chi­llo de sup er v iven­cia “t ot a l” no e x ist e. A lg u nos mo de­los se adap­ta­rán me­jor que otros en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias y en otras no. Por esa ra­zón, r esu lt a pr i mor d i a l a n a l i z a r cuá­les son las si­tua­cio­nes en las que ten­dre­mos que de­pen­der de nues­tro cu­chi­llo, pa­ra po­der en­ton­ces se­lec­cio­nar el que re­sul­te más ade­cua­do.

La ofer­ta

Si al­gu­na de nues­tras hi­pó­te­sis de su­per­vi­ven­cia con­tem­pla la de pro­cu­rar­nos ali­men­to, una em­pu­ña­du­ra del cu­chi­llo que fa­ci­li­te el fi­jar­lo fir­me­men­te a una ra­ma nos per­mi­ti­rá uti­li­zar­lo co­mo una lan­za. Por otro la­do, tam­bién es c on­ven ie nt e que al­gu­na sec­ción del fi­lo sea c u r va, pa ra que po­da­mos cue­rear más fá­cil­men­te una pre­sa.

Ha­ce al­gu­nos años, el ex­per­to ras­trea­dor Tom Brown di­se­ñó el que fue ca­li­fi­ca­do por él mis­mo –y mu­cha gen­te más– co­mo el me­jor cu­chi­llo de su­per­vi­ven­cia: el Trac­ker.

Si bien va­rias fir­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.