Claves pa­ra no que­dar va­ra­do

Las ta­blas de ma­rea son la pri­me­ra fuen­te de in­for­ma­ción, pe­ro no al­can­zan pa­ra na­ve­gar sin pro­ble­mas. Cuá­les son los otros da­tos a con­si­de­rar.

Weekend - - NAUTICA - Tex­tos: FRAN­CIS­CO SAVINO. Fo­tos: CEDOC

To­dos aque­llos que han rea­li­za­do el cur­so de ti­mo­nel han es­tu­dia­do las ma­reas, ta­blas de ma­reas, ta­blas de in­ter po­la­ción, re­glas de los duo­dé­ci­mos, etc. Al ver las ta­blas de ma­rea ob­ser­va­mos que la am­pli­tud en el Río de la Pla­ta es de ape­nas un me­tro co­mo má x imo, sin em­bar­go, mu­chas ve­ces su­pera los dos o tres me­tros de di­fe­ren­cia. Eso nos ind ica que las t ablas no nos re­suel­ven to­do el pro­ble­ma cuan­do na­ve­ga­mos en el río.

Pe­ro, ¿por qué no? Por­que los vien­tos inf lu­yen sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en las al­tu­ras de las aguas de nues­tro es­tua­rio. Es lo que se co­no­ce co­mo ma­rea me­teo­ro­ló­gi­ca, que in­cre­men­ta o dis­mi­nu­ye las al­tu­ras de las aguas de las ma­reas as­tro­nó­mi­cas, que son las que nos dan las ta­blas y que de­pen­den en ma­yor me­di­da de la lu­na y, en me­nor, del sol.

Pri­mer error

En­ton­ces, si es­tas ta­blas no re­suel­ven es­te pro­ble­ma qué ha­ce­mos. Ve­re­mos a con­ti­nua­ción al­gu­nas for­mas prác­ti­cas pa­ra de­ter­mi­nar por dón­de po­de­mos na­ve­gar. Lo pri­me­ro que de­be­mos sa­ber es adón­de que­re­mos ir y ver qué in­for­ma­ción te­ne­mos. Cuan­do le pre­gun­ta­mos a al­gún na­ve­gan­te có­mo ha­ce pa­ra ir a pes­car en zo­nas don­de hay po­ca pro­fun­di­dad, lo co­mún es es­cu­char: “No hay pro­ble­ma, mi­ro las pro­fun­di­da­des en la car­ta o en mi GPS y lis­to, de esa for­ma na­ve­go sin in­con­ve­nien­tes”.

Eso es un error. ¿Por qué? Por­que el relevamiento ba­ti­mé­tri­co –de­ter­mi­na­ción de pro­fun­di­da­des– de las car­tas es muy an­ti­guo y no re­fle­ja la reali­dad en nues­tra zo­na de na­ve­ga­ción. Y en los GPS mu­chas ve­ces se co­pia lo que di­cen las car­tas, ya que rea­li­zar un relevamiento ba­ti­mé­tri­co es muy one­ro­so y los par­ti­cu­la­res no es­tán en con­di­cio­nes de lle­var­lo a ca­bo.

Pe­ro, ¿to­do es un pro­ble­ma? No, por­que nor­mal­men­te cuan­do sa­li­mos a na­ve­gar lle­va­mos un GPS car­ga­do con una ru­ta so­bre la cual nos mo­ve­re­mos. Es­tas ru­tas de­be­rían es­tar con­fec­cio­na­das por zo­nas don­de en ge­ne­ral es fac­ti­ble na­ve­gar sin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.