Do­mi­nar la bes­tia

Weekend - - BIKE - Tex­tos: LI­SAN­DRO CRESPO. Fo­tos: FOTOPLOMER

Pa­ra el ci­clis­ta de mon­ta­ña, pro­ba r una bi­ci­clet a en te­rre­nos di­fe­ren­tes es una ex­pe­rien­cia emo­cio­nan­te, so­bre to­do cuan­do cier­tos lí­mi­tes de­jan de te­ner una ba­rre­ra y la bi­ci­cle­ta nos per­mi­te cir­cu­lar por te­rre­nos im­pen­sa­dos. Es­te es el ca­so de las fat bi­ke, tan ca­rac­te­rís­ti­cas por sus rue­das grue­sas y di­se­ña­das pa­ra re­co­rrer zo­nas de nie­ve y are­na suel­tas. Sin du­da, una re­for­mu­la­ción del con­cep­to de bi­ci­cle­tas to­do te­rreno, por­que has­ta ha­ce muy po­co su­bir mé­da­nos pedaleando o an­dar en la nie­ve era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble.

Un po­co de his­to­ria

El ciclismo en su­per­fi­cies are­no­sas o nie­ve se re­mon­ta a prin­ci­pios de 1900. En Alas­ka hay re­gis­tros de com­pe­ten­cias tra­di­cio­na­les de nie­ve en don­de ya se im­ple­men­ta­ban cu­bier­tas más an­chas pa­ra no hun­dir­se en la nie­ve. Por otro la­do, el in­ge­nie­ro fran­cés Jean Naud re­co­rrió 3.200 km, des­de Al­ger a Tom­buc­tú en 1986, arri­ba de su bi­ci­cle­ta con neu­má­ti­cos an­chos a tra­vés del de­sier­to del Saha­ra. Mu­cho se ha avan­za­do en el di­se­ño de es­tas bi­ci­cle­tas y se han su­pe­ra­do li­mi­ta­cio­nes res­pec­to del pe­so y co­mo­di­dad. La uti­li­za­ción de ma­te­ria­les más li­via­nos co­mo el alu­mi­nio en la cons­truc­ción de las llan­tas y cua­dros pro­por­cio­na un avan­ce sin pre­ce­den­tes que igualan el con­fort y las ca­rac­te­rís­ti­cas de una moun­tain bi­ke con­ven­cio­nal.

El te­rreno suel­to co­mo la are­na siem­pre fue un li­mi­tan­te en la ac­ti­vi­dad del moun­tain bi­ke. Si bien uno pue­de pe­da­lear con mu­cho es­fuer­zo so­bre los mé­da­nos, la idea de en­te­rrar­se al su­bir­los o ba­jar­los siem­pre es­tá pre­sen­te. Sin em­bar­go, se pier­de el te­mor al pro­bar la Au­ro­ra X1. El es­ce­na­rio pa­ra el test con­tem­pla­ba are­na suel­ta, can­to ro­da­do, gran­za y to­do ti­po de com­bi­na­cio­nes: are­na mo­ja­da, com­pac­ta­da, are­na con pie­dras y des­ni­ve­les. En­se­gui­da no­té una es­ta­bi­li­dad que per­mi­tía al­ta ma­nio­bra­bi­li­dad. La re­la­ción de pla­tos y pi­ño­nes pa­re­ce ha­ber si­do pen­sa­da pa­ra es­te ti­po de te­rre­nos. Al prin­ci­pio la rue­da tra­se­ra res­ba­la­ba un po­co, y pen­sé que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.