San Ca­ye­tano mar­ca ten­den­cia.

Mar­ca ten­den­cia

Weekend - - CONTENIDO - Por Ju­lio Po­lle­ro.

El co­no­ci­do bal­nea­rio es un des­tino ideal pa­ra que los pes­ca­do­res pue­dan dis­fru­tar de una gran jor­na­da de va­ria­da cos­te­ra.

El co­no­ci­do bal­nea­rio es uno de los des­ti­nos idea­les pa­ra que los pes­ca­do­res pue­dan dis­fru­tar de una gran jor­na­da jun­to a la va­ria­da cos­te­ra.

Se­gui­mos dis­fru­tan­do de una ex­ce­len­te pes­ca en to­do el co­rre­dor de la cos­ta atlán­ti­ca, pe­ro es­ta vez de­ci­di­mos des­viar­nos del Par­ti­do de la Cos­ta y lle­gar has­ta San Ca­ye­tano. Un pes­que­ro que siem­pre sue­le dar­nos al­gu­nas sor­pre­sas. San Ca­ye­tano es un pue­blo dis­tan­te a unos 600 km, par­tien­do des­de Bue­nos Ai­res, que nos re­ga­la un sec­tor de am­plias pla­yas res­guar­da­das por su­ce­si­vas ca­de­nas de mé­da­nos que mu­chas ve­ces sir­ven de re­pa­ro pa­ra pa­sar un her­mo­so día de pla­ya jun­to a la fa­mi­lia.

Po­see una pe­que­ña vi­lla turística ro­dea­da de fron­do­sos pi­na­res que le dan co­lor y aro­ma sin­gu­lar a to­das las cons­truc­cio­nes cer­ca­nas al mar. Sin du­da, los ve­ra­nean­tes que lle­guen a es­te des­tino dis­fru­ta­rán de una asom­bro­sa tran­qui­li­dad, só­lo afec­ta­da por los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za. To­dos los años en­con­tra­mos al­gún ade­lan­to en es­ta pe­que­ña po­bla­ción gra­cias al es­fuer­zo rea­li­za­do por em­pre­sas pri­va­das y a los apor­tes de la Se­cre­ta­ria de Tu­ris­mo. Otra de las co­sas que ob­ser­va­mos ca­da vez que lle­ga­mos aquí es el avan­ce y cre­ci­mien­to de su ac­ti­vi­dad co­mer­cial.

Pa­raí­so de la pes­ca cos­te­ra

San Ca­ye­tano qui­zás no sea de los pes­que­ros más tra­di­cio­na­les de nues­tra cos­ta atlán­ti­ca, pe­ro to­dos los pes­ca­do­res que lle­gan has­ta aquí se van muy con­for­mes, tan­to con la pes­ca rea­li­za­da co­mo con la siem­pre con­for­ta­ble aten­ción de sus ha­bi­tan­tes, que ha­cen lo im­po­si­ble pa­ra que to­dos los años que­rra­mos vol­ver a dis­fru­tar de es­te pa­raí­so.

Con las va­ca­cio­nes de ve­rano ya en cur­so, nos jun­ta­mos en­tre al­gu­nos ami­gos pa­ra or­ga­ni­zar un via­je re­lám­pa­go ha­cia es­te tran­qui­lo pue­blo del sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res pa­ra re­le­var una vez más las bon­da­des de su pes­ca cos­te­ra.

Los días no ve­nían sien­do los me­jo­res y los anun­cios tam­po­co eran tan alen­ta­do­res, igual­men­te pro­cu­ra­mos no ol­vi­dar­nos na­da y em­pren­der el via­je con un so­lo ob­je­ti­vo, dis­fru­tar de la com­pa­ñía de ami­gos e in­ten­tar pes­car al­go.

An­tes de lle­gar a la pla­ya, hay que pa­sar por el pue­blo y la pa­ra­da obli­ga­da es la ca­sa de pes­ca El Ca­la­brés, del que­ri­do ami­go Car­li­tos Di Lo­re­to, quien siem­pre jun­to a su fa­mi­lia nos re­ci­be con los brazos abier­tos y los me­jo­res co­men­ta­rios acer­ca de có­mo es­tá la pes­ca en el lu­gar. Avi­sán­do­le que lle­gá­ba­mos a de­ter­mi­na­da

ho­ra, no du­dó en pre­pa­rar­nos al­go y des­cri­bir­nos de­ta­lla­da­men­te có­mo y qué ha­bía que ha­cer pa­ra no fra­ca­sar y apro­ve­char los mo­men­tos de pes­ca.

Mien­tras co­mía­mos y las anéc­do­tas iban des­fi­lan­do una tras otra, de­ci­di­mos ha­cer una cor­ta so­bre­me­sa pa­ra des­can­sar y co­men­zar bien tem­pra­ni­to nues­tro día de pes­ca. An­tes del ama­ne­cer ya es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra arran­car ha­cia el bal­nea­rio cu­ya ri­be­ra po­see una ex­ten­sión de ca­si 35 km de are­na im­pe­ca­ble, pla­yas muy an­chas, mé­da­nos lim­pios y otros con al­go de vegetación. Sus costas es­tán desnudas y al­gu­nas tie­nen aflo­ra­cio­nes de ro­cas, bar­cos hun­di­dos y ca­na­le­tas pro­fun­das cer­ca y a me­dia dis­tan­cia de la ori­lla.

En re­su­men, con­ta­mos con to­dos los con­di­men­tos pa­ra lo­grar ex­ce­len­tes pes­cas y de las más di­ver­sas es­pe­cies. El mar es­ta­ba un po­co em­bra­ve­ci­do de­bi­do al vien­to, que so­pló du­ran­te la no­che, pe­ro con ten­den­cia a pa­rar, co­sa que sucedió muy po­co tiem­po des­pués, aun­que el día se­guía tor­men­to­so y con nu­bes gri­ses.

Equi­pos uti­li­za­dos

Co­men­za­mos a pre­pa­rar to­dos los equi­pos pa­ra apu­rar la po­si­bi­li­dad de pes­ca lo má­xi­mo po­si­ble. Pa­ra pes­car des­de la cos­ta en San Ca­ye­tano es con­ve­nien­te lle­var equi­pos de lan­zar tan­to pa­ra fron­ta­les co­mo ro­ta­ti­vos y ca­ñas cor­tas pa­ra in­ten­tar la pes­ca en­tre las pie­dras. Las ca­ñas de lance que se es­tán

usa ndo a ho­ra va n des­de los 3,90 has­ta 4,50 m de lar­go con di­fe­ren­tes po­ten­cias que va­rían se­gún la mo­da­li­dad de cas­teo y el pe­so del plo­mo que va­mos a arro­jar. Los re­eles, tan­to fron­ta­les co­mo ro­ta­ti­vos, los car­ga­mos con ny­lon 0,25 mm y otros con 0,31 mm. Po­de­mos afi­nar un po­co más pe­ro co­rre­mos más ries­gos de cor­te. Los pes­ca­do­res que ti­ran pen­du­lean­do sue­len car­gar las bo­bi­nas de sus re­eles con mo­no­fi­la­men­to más fino, pa­ra lo­grar ma­yor dis­tan­cia.

Con los re­eles car­ga­dos de­be­mos agre­gar­le a la lí­nea una sa- li­da del 0,60 al 0,80 mm, se­gún la po­ten­cia del ti­ra­dor y so­bre es­te chicote irá ar­ma­da o ata­da la lí­nea. Al equi­po prin­ci­pal va­mos a agre­gar­le lí­neas tra­di­cio­na­les de uno o dos an­zue­los y al­gu­nas de las de­no­mi­na­das by­clip.

Tam­bién de­be­mos lle­var va­rios ti­pos de plo­mos en dis­tin­tos pe­sos y for­ma­tos, hi­lo elás­ti­co pa­ra atar la car­na­da, ta­bli­ta y cu­chi­llo, po­sa­ca­ñas y una con­ser­va­do­ra con hie­lo pa­ra man­te­ner siem­pre fres­ca nues­tra car­na­da. Con to­do re­suel­to y los equi­pos pre­pa­ra­dos, las pri­me­ras lí­neas fue­ron arro­ja­das den­tro del mar, y las ca­ñas de­ja­das en los ha­ra­ga­nes con su es­tre­lla un po­co flo­ja. La vis­ta la man­te­nía­mos cla­va­da en las pun­te­ras pa­ra ver si no­tá­ba­mos al­gún pi­que.

Va­ria­da en un día gris

Al prin­ci­pio es­tu­vo me­dio du­ro el te­ma, has­ta que co­men­zó a mo­ver­se la ma­rea. El pri­me­ro que sal­tó co­mo un re­sor­te fue Car­li­tos, que veía co­mo se ar­quea­ba su ca­ña y, a los po­cos mi­nu­tos, do­ble­te de cor­vi­nas ru­bias ya sa­lían pa­ra ser fo­tog ra f ia­das. Lue­go, los pi­ques fue­ron una cons­tan­te con bue­na va­ria­da en to­das las ca­ñas. Juan tam­po­co da­ba tre­gua y am­plia­ba la va­ria­da con al­gún mel­ga­cho, ron­ca­do­ras y has­ta una cor­vi­na de pe­ri­ta. El cie­lo se­guía ame­na­zan­te pe­ro los pes­ca­do­res no se mo­vían, los pi­ques eran con­ti­nuos y só­lo va­ria­mos de lu­gar pa­ra in­ten­tar con otras es­pe­cies co­mo el sar­go, pe­ro es­ta vez no tu­vi­mos suer­te.

Lle­ga­mos a una par­te de la cos­ta cer­ca­na a la ca­na­le­ta y los ti­ros se hi­cie­ron más cor­tos y fá­ci­les. An­te ca­da una de las cap­tu­ras o pi­ques, siem­pre es con­ve­nien­te re­vi­sar y cam­biar ti­ro a ti­ro la car­na­da, pre­sen­tán­do­la de ma­ne­ra nor­mal y bien pro­li­ja. La va­ria­da si­guió fir­me en to­dos los as­pec­tos pe­ro la tor­men­ta nos in­vi­ta­ba a re­ti­rar­nos y le hi­ci­mos ca­so.

Sa­tis­fe­chos con el re­le­va­mien­to rea­li­za­do, jun­ta­mos to­das las co­sas, car­ga­mos los vehícu­los y des­pa­ci­to de­ja­mos la pla­ya jus­to cuan­do co­men­za­ban a caer las pri­me­ras go­tas de llu­via.

A to­dos l os pes­ca­do­res y aman­tes de la tran­qui­li­dad les re­co­men­da­mos te­ner en cuen­ta es­te pa­raí­so lla­ma­do San Ca­ye­tano. Allí só­lo van a en­con­trar con­fort y bue­nos mo­men­tos, dos in­gre­dien­tes sú­per ne­ce­sa­rios pa­ra pa­sar­la bien con ami­gos y fa­mi­lia, y dis­fru­tar de una gran jor­na­da.

El mo­men­to jus­to cuan­do el pes­ca­dor pre­pa­ra la car­na­da pa­ra ca­da uno de los apa­re­jos. Pe­lar lan­gos­ti­nos, cor­tar la an­choa, pre­pa­rar ca­la­ma­re­te y te­ner to­das las op­cio­nes lis­tas.

En ple­na fae­na: uno de los bue­nos pi­ques du­ran­te la pri­me­ra ho­ra, un buen ejem­plar de cor­vi­na ru­bia que to­mó lan­gos­tino co­mo car­na­da.

Con un ti­ro no ma­yor a los 80 me­tros se con­se­guían bue­nas cor­vi­nas ru­bias. San Ca­ye­tano per­mi­te cap­tu­rar ex­ce­len­tes ejem­pla­res des­de la cos­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.