Tem­po­ra­das su­per­pues­tas.

Re­co­rri­mos tres de las la­gu­nas de Las En­ca­de­na­das de la Au­to­vía 2 y rea­li­za­mos una ex­ce­len­te pes­ca de dos de las es­pe­cies más bus­ca­das: pe­je­rre­yes y ta­ra­ri­ras.

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­ce­lo Al­ba­ne­se.

Re­co­rri­mos tres de las la­gu­nas de Las En­ca­de­na­das de la Au­to­vía 2, con una ex­ce­len­te pes­ca de pe­je­rre­yes y ta­ra­ri­ras.

El cli­ma des­con­cier­ta, in­clu­si­ve en épo­cas de ve­rano: la idea era jun­tar dos mo­da­li­da­des de pes­ca en una so­la jor­na­da, y fue así que, lue­go de la in­vi­ta­ción de To­más Linch, nos di­ri­gi­mos en bus­ca de los fle­chas de pla­ta y las dien­to­nas, que es­tán en su me­jor mo­men­to. La pri­me­ra pa­ra­da fue el pues­to de car­na­das El Re­po­llo, en Au­to­vía 2 Km 113, en don­de nos es­ta­ban esperando con to­do pre­pa­ra­do pa­ra co­men­zar el día.

En una char­la pre­via nos pu­si­mos a tono pa­ra saber có­mo se ve­nía rea­li­zan­do la pes­ca con la in­fluen­cia de las al­tas temperaturas. Lue­go nos di­ri­gi­mos has­ta la la­gu­na Chis Chis, pre­ci­sa­men­te al pes­que­ro La Amis­tad, en don­de pre­pa­ra­mos to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra rea­li­zar una re­co­rri­da por Las En­ca­de­na­das.

Co­men­za­mos a na­ve­gar con

rum­bo Nor­te pa­ra po­der apro­ve­char la sua­ve bri­sa ga­re­tean­do, ya que el vien­to em­pu­ja­ría la em­bar­ca­ción ha­cia el Sur. Sin de­mo­rar­nos y con el cli­ma que ame­na­za­ba con una pe­que­ña tor­men­ta, co­men­za­mos a ar­mar los equi­pos li­via­nos pa­ra la pes­ca de pe­je­rre­yes.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas ge­ne­ra­les de es­tas la­gu­nas son que per­te­ne­cen al sis­te­ma de Las En­ca­de- na­das, que es el más des­ta­ca­do tri­bu­ta­rio del río Sa­la­do. Es­tá cons­ti­tui­do por sie­te la­gu­nas de gran mag­ni­tud y re­le­van­cia: Vi­tel, Chas­co­mús, Ade­la, Del Bu­rro, Chis-Chis, Las Ta­bli­llas y Las Ba­rran­cas. Los cuer­pos est á n to­dos i nter­co­nec t ados en­tre sí por cin­co arro­yos que for­man una suer­te de ro­sa­rio acuá­ti­co y desem­pe­ñan un rol muy im­por­tan­te. Ellos son: Vi­tel Sur, Gi­ra­do, Ma­nan­tia­les, Ta­bli­llas y Ca­sa­lins.

Las la­gu­nas son po­co pro­fun­das y es­tán si­tua­das en al­ti­tu­des muy pró­xi­mas al ni­vel ma­rino. Las más gran­des y en su ma­yor par­te li­bres de vegetación ma­cró­fi­ta, no es­tra­ti­fi­can tér­mi­ca­men­te, por lo que, sal­vo por lap­sos bre­ves de po­cas ho­ras, po­seen ho­mo­ge­nei­dad tér­mi­ca a lo lar­go de to­da la co­lum­na de agua.

Sus le­chos son de lo­do y muy pla­nos. Sus bor­des po­seen zo­nas inun­da­bles cu­bier­tas de jun­ca­les y, en al­gu­nas ri­be­ras, pre­sen­tan pe­que­ñas ba­rran­cas de po­cos me­tros. Sus aguas son na­tu­ral­men­te eu­tró­fi­cas en ra­zón del apor­te de gran­des car­gas de nu­trien­tes, al es­tar si­tua­das en dre­na­jes fér­ti­les.

Equi­pos y car­na­da

Pa­ra nues­tra pes­ca uti­li­za­mos ca­ñas te­les­có­pi­cas de 4,20 m, re­eles fron­ta­les car­ga­dos con mul­ti­fi­la­men­to de 0,18 mm y otros con nai­lon de 0,28 mm, y lí­neas con bo­yas li­via­nas en dis­tin­tos to­nos de co­lo­res. Los más ren­di­do­res fue­ron ver­de li­món, com­bi­na­das con ne­gro, na­ran­ja; y las es­pa­ño­las con una pe­que­ña tram­pa co­rre­di­za de 20 cm en la ma­dre.

No se uti­li­za­ron pun­te­ros de­bi­do a que los fle­chas, a la ho­ra de dar con los pi­ques, co­mie­ron muy

su­til­men­te, por eso lo más acon­se­ja­ble es que la lí­nea tra­ba­je lo más li­bre po­si­ble: an­zue­los N° 1 y 1/0 con las car­na­das más ren­di­do­ras: las mo­ja­rras vi­vas y el fi­le­te de dien­tu­do en fi­nas ti­ras.

La pes­ca

El vien­to nos acom­pa­ña­ba sua­ve­men­te, de­ri­ván­do­nos con un ga­re­te cons­tan­te que de a ra­tos dis­mi­nuía. El pro­nós­ti­co an­ti­ci­pa­ba que, lle­gan­do al me­dio­día, se cor­ta­ba por com­ple­to, así que era el mo­men­to jus­to pa­ra dar con los pe­je­rre­yes.

A eso de las 9 de la ma­ña­na, y con una tem­pe­ra­tu­ra apro­xi­ma­da de 28 gra­dos que se­guía en as­cen­so, lle­gó el pri­mer pi­que en la lí­nea de To­más. Una lle­va­da su­til de un la­do ha­cia el otro, dán­do­nos la pau­ta de que la es­pe­cie se en­con­tra­ba co­mien­do de for­ma irre­gu­lar. De he­cho, no ha­bía que apu­rar­se a con­cre­tar el pi­que por­que lo per­de­ría­mos: una vez que la lle­va­da en la lí­nea se afir­mó, fue el mo­men­to de cla­var.

Lo asom­bro­so era que los fle­chas se en­con­tra­ban muy sa­nos y ro­bus­tos. Era des­con­cer­tan­te ver que, aun con es­tas temperaturas, la es­pe­cie se en­con­tra­ra tan vi­go­ro­sa. Los pi­ques em­pe­za­ron a afir­mar­se ca­da vez más y, a me­di­da que re­co­rría­mos dis­tin­tos pun­tos del ám­bi­to, era mu­chí­si­ma la can­ti­dad de pe­je­rre­yes que veía­mos en su­per­fi­cie. Se­guía­mos cap­tu­ran­do lin­dos ejem­pla­res, en di­fe­ren­tes pro­fun­di­da­des. Ni­co­lás, pro­ban-

do a 15 cm, lo­gró muy bue­nas pie­zas que su­pe­raron los 35 cm. Por mi par­te, los bus­qué en­tre los 20 y 40 cm con muy bue­nos re­sul­ta­dos, ob­te­nien­do fle­chas de pla­ta muy ro­bus­tos.

En­tre pi­que y pi­que de pe­je­rre­yes sa­lían dien­tu­dos de buen ta­ma­ño. Por eso es acon­se­ja­ble, más en es­ta épo­ca, dar con el día ade­cua­do en cuan­to al ni­vel del vien­to. La tem­po­ra­da que se apro­xi­ma vie­ne muy pro­me­te­do­ra, con abun­dan­tes fle­chas muy cer­ca de Ca­pi­tal Fe­de­ral. Al­re­de­dor de la una de la tar­de, con la la­gu­na to­tal­men­te plan­cha­da, di­mos fin a es­ta mo­da­li­dad y co- men­za­mos a bus­car una de las tan­tas costas ar­bo­la­das pa­ra ar­mar nues­tro cam­pa­men­to y pro­bar con las vo­ra­ces dien­to­nas.

Dien­tes afi­la­dos

Lue­go de d isfr ut a r de un des­can­so jun­to a la na­tu­ra­le­za pu­ra y re­con­for­tar­nos con el al­muer­zo, vol­vi­mos al rue­do. Fue mu­chí­si­ma la ac­ti­vi­dad de ta­ra­ri­ras que se veía den­tro de los jun­cos y muy cer­ca de la cos­ta, den­tro de la vegetación. Co­men­za­mos a ar­mar los equi­pos pa­ra es­ta es­pe­cie: las ca­ñas fue­ron de dos tra­mos o en­te­ri­zas, de 1,70 a 2,10 m, de gra­fi­to o mat er ia les de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y de ac­ción rá­pi­da, con re­eles f ront a les o rot at ivos muy l iv ia nos y ve­lo­ces a la ho­ra de la traí­da, car­ga­dos con nai­lon del 0,28 mm o con mul­ti­fi­la­men­to del 0,15 al 0, 24 mm. Los an­zue­los que rin­die­ron muy bien fue­ron los 8/0 pa­ta lar­ga con lí­der de ace­ro (mí­ni­mo de 10 li­bras; unos 4,5 kg). Las car­na­das, dien­tu­dos vi­vos ob­te­ni­dos de la mis­ma la­gu­na: in­creí­ble su ren­di­mien­to.

Con los apa­re­jos en el agua, co­men­za­mos a pro­bar con bo­yas Plop en cons­tan­te mo­vi­mien­to. Y fue au­to­má­ti­co: las ata­ca­ron de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea, a tal pun­to que to­ma­ron por com­ple­to las car­na­das. Los pi­ques y co­rri­das se da­ban muy fir­mes. Eran ver­da­de­ras ba­ta­llas con por­tes que su­pe­ra­ban los 3 kg.

Ni­co­lás, mien­tras tan­to, pro­ba­ba con lí­nea an­cla­da en­tre los cla­ros de los jun­cos. Fue un show mag­ní­fi­co de pi­ques. Por mi par­te, co­men­cé a va­dear una en­tra­da de agua y fue sor­pren­den­te, lue­go de mo­ver un po­co la lí­nea, la can­ti­dad de Ho­plias ata­can­do mi apa­re­jo. Por mo­men­tos, los tres con­cre­tá­ba­mos pi­ques al uní­sono con ejem­pla­res de to­dos los ta­ma­ños.

To­más co­men­zó a pro­bar la mo­da­li­dad con di­fe­ren­tes se­ñue­los, co­mo Sú­per Bait Pop­pers, ra­nas de go­mas, ra­to­nes y cu­cha­ras on­du­lan­tes o gi­ra­to­rias, con o sin pes­ca­do. Lue­go de unos in­ten­tos y de mo­les­tar un po­qui­to el há­bi­tat, lo­gró con­cre­tar un pi­que tras otro. Sus ar­ti­fi­cia­les eran ata­ca­dos con to­tal vo­ra­ci­dad por por­tes sor­pren­den­tes. Sin du­da, el cuer­po fu­si­for­me y ro­bus­to que po­see ha­ce de la ta­ra­ri­ra una na­da­do­ra vi­go­ro­sa a la ho­ra de al­can­zar su pre­sa. Co­me de to­do pe­ro tam­bién ata­ca to­do lo que la mo­les­te. Es te­rri­to­rial y se­den­ta­ria, y don­de ubi­ca un lu­gar pa­ra vivir, se que­da.

La jor­na­da iba lle­gan­do a su fin, y nin­guno to­ma­ba la ini­cia­ti­va pa­ra de­jar de pes­car. Sin du­da, fue una sa­li­da per­fec­ta com­bi­nan­do es­tas dos gran­des y com­ba­ti­vas es­pe­cies, que es­te año com­par­ten tem­po­ra­da.

Tres ám­bi­tos con bue­na ac­ti­vi­dad de dien­to­nas y con ex­ce­len­tes in­di­cios pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da de pe­je­rre­yes.

La zo­na ele­gi­da, una am­plia cos­ta ro­dea­da de jun­ca­les y mu­cha flo­ra acuá­ti­ca, fue su­fi­cien­te pa­ra dar con ejem­pla­res de ta­ra­ri­ras que su­pe­raron los 3 ki­los de pe­so.

Cin­co arro­yos unen las la­gu­nas cer­ca­nas. To­das tie­nen gran pi­que.

Los am­plios lu­ga­res cos­te­ros nos per­mi­ten ar­mar el cam­pa­men­to al ai­re li­bre y com­par­tir mo­men­tos inolvidables en si­len­cio y so­le­dad jun­to a la na­tu­ra­le­za.

Lo más ren­di­dor pa­ra la pes­ca de ta­ra­ri­ras fue la bo­ya Plop en con­ti­nuo mo­vi­mien­to, en­car­na­da con tro­zos de dien­tu­dos ob­te­ni­dos del mis­mo ám­bi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.