Ideal pa­ra los pri­me­ros lan­ces.

En el Club Náu­ti­co Quil­mes, a po­cos ki­ló­me­tros de la Ca­pi­tal, el pi­que se dio am­plio y de gran­des di­men­sio­nes. Un lu­gar úni­co pa­ra dis­fru­tar de una ma­ña­na con ami­gos.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ro­dri­go Co­bas.

En el mí­ti­co Club Náu­ti­co Quil­mes, a po­cos ki­ló­me­tros de la Ca­pi­tal, el pi­que a bor­do de ka­yaks se dio am­plio y con pie­zas de gran­des di­men­sio­nes. Un lu­gar úni­co pa­ra dis­fru­tar de una ma­ña­na con ami­gos y de un nu­tri­do al­muer­zo de ca­ma­ra­de­ría.

Con la ex­pec­ta­ti­va de pes­car los pri­me­ros pe­je­rre­yes de la tem­po­ra­da, Er­nes­to Ló­pez, Gus­ta­vo Mar­to­rano y yo pla­nea­mos ha­cer un in­ten­to en el Río de la Pla­ta. Por la zo­na de Quil­mes hay va­rios pun­tos don­de se pue­de des­em­bar­car con el ka­yak. No­so­tros op­ta­mos por el Club Náu­ti­co Quil­mes, por­que se in­gre­sa al río por el ca­nal de las em­bar­ca­cio­nes que siem­pre cuen­ta con agua. De es­ta ma­ne­ra, no ne­ce­si­ta­mos un ca­rro de trans­por­te ni arras­trar cien­tos de me­tros el ka­yak por la pla­ya.

Una vez aden­tro del club y es­ta­cio­na­dos a es­ca­sos me­tros de la ram­pa, pre­pa­ra­mos los equi­pos. Ca­ñas de pe­je­rrey cor­tas, de 2,7 m, con lí­neas de 2 o 3 bo­yas, se­gún la

pre­fe­ren­cia de ca­da uno. Tam­bién lle­va­mos equi­pos li­via­nos de 6 a 12 y de 8 a 16 lb (1 lb = 453,592 gra­mos) pa­ra una pesca va­ria­da de río. Es­tos con lí­neas pa­ra bo­ga o car­pa de 1 o 2 an­zue­los y plo­mos co­rre­di­zos de 20 a 60 g. Es­ta­mos en una épo­ca de tran­si­ción de las es­pe­cies. Se van las de ve­rano y lle­gan las de in­vierno. Po­de­mos lle­gar a pes­car pe­je­rre­yes en un día fres­co y un po­co ven­to­so, o bien bo­gas, car­pas, do­ra­dos en un día ca­lu­ro­so.

Tam­bién en la zo­na cer­ca de las ori­llas, con­tra las ro­cas o de­ba­jo de los muelles, sue­len sa­lir cha­fa­lo­tes, li­sas y ta­ra­ri­ras de ta­ma­ños for­mi­da­bles. Pa­ra en­car­nar lle­va­mos mo­ja­rras, maíz her­vi­do, lom­briz y sa­la­me. Ba­ja­mos los ka­yaks por la ram­pa de ce­men­to

y pu­si­mos rum­bo a río abier­to. Re­co­rri­mos los 600 m del ca­nal, pro­te­gi­dos por las es­co­lle­ras sin ne­ce­si­dad de sor­tear olas. Una vez en río abier­to, re­ma­mos unos 400 m más ha­cia el Nor­te, ale­ján­do­nos del pa­so del res­to de las em­bar­ca­cio­nes a ve­la y mo­tor que sue­len en­trar y sa­lir del club. El agua es­ta­ba es­tan­ca­da en una cre­cien­te dé­bil, aún sin fon­dear no nos mo­vía­mos ha­cia nin­gún la­do. La le­ve bri­sa de vien­to nor­te tam­po­co em­pu­ja­ba la em­bar­ca­ción.

Sa­na com­pe­ten­cia

Hi­ci­mos va­rios in­ten­tos de ga­re­tear bus­can­do pe­je­rrey, has­ta que de­ci­di­mos an­clar y se­guir ha­cién­do­lo fon­dea­dos, mien­tras nos di­ver­tía­mos con la caña de va­ria­da. ¡A mis es­pal­das es­cu­cho la exal­ta­ción de Gus­ta­vo con el pri­mer pi­que! Es­ta­ba cer­ca de mí, po­día ver­lo dis­fru­tar de la pri­me­ra bo­ga y, de fon­do, las si­lue­tas de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res en­mar­can­do la pos­tal. Muy lin­do por­te pa­ra pes­car des­de nuestros ka­yaks. Se­gún él, ¡era gi­gan­te! Es­to ac­ti­vó la con­cen­tra­ción de Er­nes­to Ló­pez, el gran bo­gue­ro del gru­po. Una be­lla co­rri­da do­bla­ba su lar­ga va­ra blan­ca. Pe­ro Gus­ta­vo no se que­da­ba atrás ni per­día tiem­po y, con su se­gun­da bo­ga aún en el agua, apu­ra­ba la cuen­ta de cap­tu­ras dan­do ini­cio a una com­pe­ten­cia re­ñi­da y muy en­tre­te­ni­da.

Por mi la­do, tu­ve un pi­que de ba­gre ama­ri­llo. Lo es­ta­ba es­pe­ran­do, pa­ra él lle­vé las lom­bri­ces. Era la car­na­da que me fal­ta­ba pa­ra ten­tar al­gún do­ra­di­llo que siem­pre an­da me­ro­dean­do la zo­na. Bus­qué mi ter­ce­ra caña, guar­da­da en el in­te­rior del ka­yak y pu­se una lí­nea pa­ra do­ra­do con bo­ya. Co­mo el ba­gre era muy gran­de, lo cor­té y de­ci­dí co­men­zar en­car­nan­do la co­la. Lan­cé le­jos de la em­bar­ca­ción y la de­jé co­rrer. Ha­bía per­di­do de vis­ta las bo­yas de la lí­nea de pe­je­rrey. Se mo­vían muy len­ta­men­te por la fal­ta de co­rrien­te pe­ro ya es­ta­ban de­ma­sia­do le­jos. Las acer­qué al ka­yak has­ta que pu­de cons­ta­tar que las mo­ja­rras en­car­na­das se­guían vi­vas. De­jé la caña en el por­ta ca­ñas em­bu­ti­do del ka­yak, cor­té el sa­la­me en cu­bi­tos de 5 mm y me su­mé a la com­pe­ten­cia de las bo­gas.

Bo­gas y más bo­gas

Un pi­que su­til, que al ten­sar el ny­lon res­pon­de con cor­tos y cons­tan­tes ca­be­ceos. Vi­go­ro­sa y errá­ti­ca, zig­za­guean­do ba­jo mis pies, lu­cha­ba la pri­me­ra bo­ga. Con fu­rio­sas em­bes­ti­das, ha­cía can­tar al freno del re­el con esa me­lo­día afro­di­sía­ca que enamo­ra a to­do pes­ca­dor. Fue­ra del agua le to­mé una fo­to y, rá­pi­da­men­te, la de­vol­ví al río mien­tras a mis es­pal­das es­cu­cho los gri­tos de mis com­pa­ñe­ros: “¡Tres!”, y otro que res­pon­día: “¡Yo voy cua­tro!”. El pi­que es­ta­ba en el me­jor mo­men­to de es­ta ague­rri­da con­tien­da. Es­cu­ché a Er­nes­to reír y ex­cla­mar: “Una bo­ga pe­gó con­tra mi ka­yak y no es la que ten­go en la lí­nea; ¡cin­co!”.

La lí­nea de flo­te pa­ra do­ra­do se­guía sin ac­ti­vi­dad, por lo que de­ci­dí cam­biar­la por una de fon­do. Só­lo lí­der y car­na­da, ya que no ha­bía co­rren­ta­da. Tam­bién de­ci­dí guar­dar la lí­nea y la caña de pe­je­rrey, por­que las bo­gas es­ta­ban muy ac­ti­vas y, en cual­quier mo­men­to, iba a te­ner tres ca­ñas en­re­da­das en­tre sí. Vol­ví a la com­pe­ten­cia de las bo­gas con otra co­rri­da her­mo­sa. Los por­tes eran to­dos bue­nos y la di­ver­sión es­ta­ba ase­gu­ra­da, pe­ro no po­día ven­cer la ven­ta­ja que me lle­va­ban mis com­pa­ñe­ros. El gri­te­río res­pon­día al pi­que: se iban can­tan­do las cap­tu­ras se­gui­dos de chi­ca­nas y car­ca­ja­das.

Pi­rue­tas y vo­la­do­res

La ac­ti­vi­dad es­ta­ba ca­da vez más in­ten­sa y el vien­to co­men­za­ba a on­dear el río. Se las veía huir por la su­per­fi­cie, co­mo mi­si­les sur­fean­do las oli­tas. ¿Se­rían co­rri­das por al­gún de­pre­da­dor? Un ins­tan­te des­pués veo el ny­lon de mi caña con en­car­ne pa­ra do­ra­do que co­mien­za a co­rrer, la to­mo y aguar­do mien­tras ba­jo la pun­ta. La co­rri­da se ace­le­ra y cla­vo enér­gi­ca­men­te, ten­san­do to­do el mul­ti y ar­quean­do la caña. Pu­de re­co­ger y traer­lo has­ta el ka­yak pe­ro pe­gó un gol­pe con­tra la po­pa y se sol­tó. No pu­de ver­lo. A juz­gar por có­mo que­dó la car­na­da, era un do­ra­di­llo.

Tam­bién se su­mó Cris­tian Vi­lla a la con­tien­da. Con un pi­que más es­pa­cia­do pe­ro con bue­nas bo­gas y gran­des ba­gres. La­men­ta­ble­men­te, no es­ta­ba cer­ca pa­ra po­der cap­tu­rar­lo con la cá­ma­ra. Un ju­gue­teo en mi lí­nea me ad­vir­tió que la bo­ga es­ta­ba mo­vien­do la car­na­da, la aguar­do y ja­lo ten­san­do el mul­ti­fi­la­men­to.

Lue­go del pin­cha­zo, sa­lió rá­pi­da­men­te del fon­do, ca­be­cean­do de ma­ne­ra eléc­tri­ca y acer­cán­do­se a mi. A to­da ve­lo­ci­dad re­co­gí el mul­ti­fi­la­men­to con el re­el, in­ten­tan­do man­te­ner la ten­sión en la lí­nea. Es­tan­do a muy po­cos me­tros de dis­tan­cia, la bo­ga reali­zó un salto fue­ra del agua. Co­mo si fue­se el do­ra­do que no pu­de pes­car, sus­pen­di­da en el ai­re, sol­tó mi an­zue­lo con un ca­be­ceo. Al te­ner la lí­nea ten­sa, in­me­dia­ta­men­te el apa­re­jo sa­lió dis­pa­ra­do ¡ha­cia mi! Me tu­ve que co­rrer rá­pi­da­men­te pa­ra el cos­ta­do con in­ten­ción de es­qui­var­lo mien­tras vo­la­ba so­bre el ka­yak.

Es­cu­ché el fes­te­jo de Er­nes­to, vol­teé pa­ra ver­lo y lo en­con­tré sos­te­nien­do su caña con am­bas ma­nos mien­tras que el pun­te­ro to­ca­ba el agua. Ha­bía con­cre­ta­do un do­ble­te de bo­ga y ba­gre. Tras el gran fes­te­jo, se pro­cla­mó cam­peón. No es­ta­mos se­gu­ros de có­mo con­tó sus cap­tu­ras pe­ro di­jo ha­ber pes­ca­do 19 bo­gas.

Ya era ho­ra de vol­ver. En­ton­ces re­co­gi­mos los fon­deos y con el río que se­guía plan­cha­do re­ma­mos ha­cia el club pa­ra dis­fru­tar por un ra­to de la tran­qui­li­dad de sus ins­ta­la­cio­nes. Co­mi­mos una gran pi­ca­da que pre­pa­ró Cris­tian y, mien­tras to­má­mos unos ma­tes, in­ten­ta­mos rea­li­zar el re­cuen­to de cap­tu­ras. ¡Hay nú­me­ros que no cie­rran!

Arri­ba: Er­nes­to con un do­ble­te de bo­ga y ba­gre. Der.: ba­gre blan­co. Con­tar con un buen sur­ti­do de car­na­da es fun­da­men­tal pa­ra ga­ran­ti­zar el éxi­to de la jor­na­da de pesca.

Las bo­gas pre­fi­rie­ron el sa­la­me, tam­bién to­ma­ban maíz her­vi­do con azú­car y vai­ni­llin, y has­ta mo­ja­rras. To­das las cap­tu­ras fue­ron con de­vo­lu­ción.

A 23 km de C.A.B.A., y a só­lo 30 mi­nu­tos de ma­ne­jo por au­to­pis­ta, po­de­mos rea­li­zar bue­nas ex­pe­rien­cias de ka­yak fis­hing en un en­torno ap­to pa­ra prin­ci­pian­tes. Arri­ba e iz­quier­da: una de las bo­gas cap­tu­ra­das, que in­me­dia­ta­men­te fue de­vuel­ta al río.

Arri­ba: Gus­ta­vo Mar­to­rano con dis­tin­tas cap­tu­ras de bo­ga. Pa­ra pes­car es­ta es­pe­cie es muy im­por­tan­te con­tar con un co­po re­sis­ten­te. De­re­cha: ba­gre ama­ri­llo pa­ra en­car­ne de do­ra­do. Aba­jo: car­gan­do los equi­pos en los ka­yaks den­tro del club.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.