Se­ñue­los de fue­go.

En el ex­tre­mo sur del país en­con­tra­mos tru­chas y ró­ba­los de un im­pre­sio­nan­te por­te, pes­ca­dos en ríos y la­gu­nas con ar­ti­fi­cia­les.

Weekend - - CONTENIDO - Por Nés­tor Saa­ve­dra.

En el río Ewan, que atra­vie­sa Tie­rra del Fue­go, en­con­tra­mos con ar­ti­fi­cia­les tru­chas y ró­ba­los de un im­pre­sio­nan­te por­te en ríos y la­gu­nas. El pai­sa­je es un plus que tien­ta a cual­quier vi­si­tan­te.

¿Se pue­den pes­car sal­mó­ni­dos con se­ñue­los en la Ca­pi­tal In­ter­na­cio­nal de la Tru­cha, nom­bre con que se hi­zo po­pu­lar Río Gran­de? Des­de ha­ce un tiem­po es­ta pre­gun­ta deambulaba por mi ca­be­za has­ta que co­no­cí por las re­des so­cia­les a Mar­cos Val­de­be­ni­to, pio­ne­ro en la pesca sis­te­má­ti­ca con bait­cast en la is­la de Tie­rra del Fue­go. Bas­tó un in­ter­cam­bio de ideas pa­ra que se trans­for­ma­se en nues­tro an­fi­trión: con la pla­ta­for­ma de con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les @Naturaltube or­ga­ni­za­mos un via­je pa­ra lle­gar al nor­te fue­guino en el ini­cio del oto­ño. Río Gran­de es la ciu­dad más po­bla­da de es­ta pro­vin­cia (más de 70 mil ha­bi­tan­tes) y la que tie­ne el río más lar­go (240 km y ca­si la mi­tad en te­rri­to­rio ar­gen­tino). Mí­ti­co cur­so de agua, vi­si­ta­do por los más cons­pi­cuos fly­cas­ters del mun­do, no se­ría ob­je­to de nues­tra vi­si­ta: a los cur­sos fue­gui­nos se les aco­ta un nú­me­ro de ca­ñas por tem­po­ra­da y, pa­ra con­se­guir pes­car en el Gran­de, hay que ha­cer re­ser­vas con mu­chí­si­ma an­te­la­ción.

En cam­bio, el plan in­cluía un día de pesca en el río Ewan y al­gu­nas rá­pi­das vi­si­tas a cur­sos de ac­ce­so pú­bli­co más sen­ci­llo. Al Ewan se pue­de in­gre­sar sin cos­to pe­ro so­li­ci­tan­do la lla­ve con tiem­po en el cas­co de la es­tan­cia. Gabriel y Ju­lián, que ha­ce tres dé­ca­das que lo pes­can, se in­cor­po­ra­ron co­mo guías y ami­gos. Con su ca­mio­ne­ta an­du­vi­mos una ho­ra por hue­llas y lo­ma­das, es­qui­van­do cho­rri­llos, has­ta lle­gar a un sec­tor don­de co­men­za­mos a pes­car.

Da­do que es­ta­mos muy cer­ca de la desem­bo­ca­du­ra en el océano Atlán­ti­co y que las ma­reas tie­nen am­pli­tud muy des­ta­ca­da en es­ta zo­na, es fun­da­men­tal sa­ber los ho­ra­rios en que se pro­du­cen los pi­cos de ba­jan­te y cre­cien­te. Es­to nos per­mi­te co­no­cer si lle­ga­re­mos a cier­tos pun­tos y qué com­por­ta­mien­to ten­drán los pe­ces.

En el día de nues­tra vi­si­ta por es­ta enor­me pla­ni­cie, afor­tu­na­da­men­te con buen sol, po­co vien­to y agra­da­ble tem­pe­ra­tu­ra (tres ra­re­zas), se anun­cia­ba en Río Gran­de la pri­me­ra ba­ja­mar a las 4.14 con 1,10 me­tros; la plea­mar a las 10.10 con 8,60 me­tros; a las 16.36 ba­ja­ría a un me­tro y las 22.30 vol­ve­ría a al­can­zar la má­xi­ma pre­ci­ta­da. Ha­cien­do las co­rrec­cio­nes ho­ra­rias del ca­so, ya que Río Gran­de se en­cuen­tra más al nor­te que la bo­ca del Ewan, cal­cu­la­mos lle­gar a las sie­te de la ma­ña­na a la es­tan­cia.

La idea de nuestros ami­gos era pes­car en el me­jor lu­gar (el más cer­cano a la bo­ca) en­tre la pa­ra­da de agua y el ini­cio de la ba­jan­te. Pri­me­ro hi­ci­mos unos ti­ros aguas arri­ba y lue­go arri­ba­mos al sec­tor más pro­ve­cho­so. En es­tos ríos de aguas ba­jas, las tru­chas se en­cuen­tran en los po­zo­nes y es­tos, ma­yor­men­te, en las cur­vas, so­ca­va­das por las co­rrien­tes.

En uno de los tra­mos don­de me in­di­có Gaby, lan­cé con mi equi­po de spin­ning un pe­que­ño min­now count­down. Co­mo su nom­bre lo in­di­ca, es­tos se­ñue­los se ma­ne­jan “con­tan­do ha­cia atrás”. Una vez que caen en el agua, se re­fe­ren­cia con la mente una determinada can­ti­dad de se­gun­dos y se re­co­ge a sa­bien­das de que el ar­ti­fi­cial rea­li­za­rá ca­si to­do su re­co­rri­do en esa pro­fun­di­dad. Si que­re­mos pro­bar un po­co más hon­do, con­ta­mos unos se­gun­dos más. O vi­ce­ver­sa. En esas prue­bas an­da­ba cuan­do, de re­pen­te, una lin­da ma­rrón co­mió el min­now de pa­le­ta cor­ta y se cla­vó del do­ble de la­do de la co­la (se pue­de usar un so­lo an­zue­lo de una o dos pun­tas; siem­pre es más efi­caz de­jar el pos­te­rior y eli­mi­nar el de la pan­za). Una lin­da co­rri­da fue se­gui­da por un par de bue­nos sal­tos, pa­ra el pos­te­rior arri­me a un pe­que­ño cor­te de la ba­rran­ca de un me­tro, don­de la al­za­mos, gra­ba­mos y li­be­ra­mos. Los sig­nos vi­ta­les es­ta­ban per­fec­tos, a juz­gar por su rá­pi­da des­apa­ri­ción en bus­ca de la pro­fun­di­dad.

En­tre pie­dras y are­na

Mar­cos Bor­gat­ti, que me acom­pa­ña­ba en el via­je, ob­tu­vo un par más chi­cas, has­ta que re­tor­na­mos a la ca­mio­ne­ta pa­ra tre­par una lo­ma­da, don­de al­mor­za­mos con­tem­plan­do el mag­ní­fi­co pai­sa­je de los mean­dros del Ewan, an­tes de ba­jar ha­cia la desem­bo­ca­du­ra.

Cuan­do lle­ga­mos a es­ta zo­na de pie­dras y are­na, mien­tras un zorro pa­sa­ba in­di­fe­ren­te a nues­tras es­pal­das, em­pe­zó la fies­ta. Gaby, con mos­ca, ob­tu­vo un gran ma­cho anádro­mo que no se en­tre­gó fá­cil­men­te. En tan­to, nues­tro an­fi­trión hi­zo ga­la con pa­cien­cia de una muy bue­na pesca de bait con una ca­be­ci­ta de jig re­don­da en­car­na­da con un soft plas­tic ti­po grub.

Tra­yén­do­lo con gol­pe­ci­tos de la caña apun­tan­do ha­cia el cie­lo, es­te ce­bo ar­ti­fi­cial vie­ne golpeando el fon­do, lu­gar que pre­fie­re el ró­ba­lo pa­ra ali­men­tar­se. Al igual que en la pesca de ta­ra­ri­ras, con­vie­ne no apu­rar el ca­ña­zo, ya que pa­re­ce que aprie­ta la go­ma con las bo­cas y tar­da unos se­gun­dos en en­gu­llir­la. Por mi par­te, con cu­cha­ras gi­ra­to­rias, de­bí te­ner la reac­ción opues­ta: cla­var no bien se sien­te el to­que, por­que la tex­tu­ra y la du­re­za del me­tal ha­cen que el ró­ba­lo suel­te en­ga­ño, no bien com­prue­ba su fal­se­dad.

Los spin­ners nú­me­ro cin­co son los más ren­di­do­res. Con­fie­so que te­nía más chi­cos en mi ca­ja de pesca, pues ha­bía lo­gra­do ejem­pla­res de me­dio ki­lo en Puer­to Madryn. Los fue­gui­nos son más gor­dos y apre­cian ar­ti­fi­cia­les más vo­lu­mi­no­sos, co­mo un Spin Fish gran­de que me dio la pri­me­ra sa­tis­fac­ción. He­mos vis­to fo­tos de ejem­pla­res que su­pe­ra­ban los

cin­co ki­los. Sa­ca­mos un par de cer­ca de tres, y nos sor­pren­die­ron la vio­len­cia del ata­que y las co­rri­das, que se po­nen más fre­né­ti­cas al tra­tar de va­rar­los en la pla­ya pa­ra de­vol­ver­los. La­men­ta­ble­men­te, mu­chos los ma­tan por­que su car­ne es ri­ca y la le­gis­la­ción no lo prohí­be. Oja­lá tu­vie­ra la mis­ma pro­tec­ción que la tru­cha por­que, lue­go de sa­car un par de pla­tea­das chi­cas en spin­ning, les ase­gu­ro que no les van en za­ga.

Otras es­pe­cies en­tre la­gos

Com­ple­men­ta­mos es­ta pesca en el fin del mun­do con un par de sa­li­das en los de­más días de nues­tra es­tan­cia. Una tar­de ca­mi­na­mos cua­tro o cin­co po­zos del in­trin­ca­do La­si­fas­haj, que co­rre pa­ra­le­lo a la ru­ta J, ya en la zo­na más aus­tral y más al­ta de la is­la. Bor­gat­ti sa­có una pe­que­ña tru­cha de arro­yo pe­ro la llu­via, que se con­vir­tió en nie­ve cuan­do cru­za­mos con el au­to los An­des por el pa­so Ga­ri­bal­di, ace­le­ran­do la fal­ta de luz de la tar­de, no nos per­mi­tió un aná­li­sis más ex­haus­ti­vo de es­te lar­go cur­so que de­sem­bo­ca en el Ca­nal de Bea­gle.

Otra de las tar­des vi­si­ta­mos la la­gu­na Va­re­la, don­de vi­mos un par de bue­nas tru­chas pe­ro no to­ma­ron los se­ñue­los. Muy cer­ca de ahí, en los des­bor­des del río Tur­bio, Bor­gat­ti lo­gró con un min­now un her­mo­so ejem­plar de ma­rrón lan­zan­do con­tra los yu­yos, ca­si co­mo si pes­ca­ra ta­ra­ri­ras.

Des­de ha­ce unos sie­te años, Mar­cos Val­de­be­ni­to es­tá re­co­rrien­do gran can­ti­dad de arro­yos, ríos y la­gos fue­gui­nos con sus ca­ñas de bait. A va­rios se ac­ce­de con mu­cho sa­cri­fi­cio, su­bien­do y ba­jan­do cues­tas res­ba­lo­sas, ca­mi­nan­do en­tre tron­cos y arries­gán­do­se a re­ci­bir un golpazo (no va­yan nun­ca so­los). Es­te sa­cri­fi­cio lo co­ro­nó sa­can­do mu­chas y muy gran­des tru­chas, de­mos­tran­do que es po­si­ble y le­gal pes­car­las con se­ñue­los. Oja­lá más cul­to­res de es­ta mo­da­li­dad vi­si­ten la is­la.

Tru­cha ma­rrón anádro­ma, que en­tra por los ríos que des­aguan so­bre el Atlán­ti­co. No mue­ren en el ca­mino y tie­nen una fuer­za des­co­mu­nal en la lu­cha. Al la­do, el río La­si­fashj, que va al ca­nal de Bea­gle.

Ró­ba­lo pes­ca­do con una cu­cha­ra gi­ra­to­ria re­co­gi­da lo más len­ta­men­te po­si­ble pe­ga­da al fon­do .

Arri­ba, in­ten­tan­do en ríos de la zo­na sur, ya en­tre ma­yo­res al­tu­ras y den­sos bos­ques. Y Mar­cos Bor­gat­ti con una tí­pi­ca ma­rrón, que to­ma co­lor pla­ta en su ida y vuel­ta en­tre el mar y el río.

Con tru­cha ma­rrón, Coun­tDawn; con ró­ba­lo, Spin Fish, gi­ra­to­ria es­pe­cia­li­za­da de Al­fer’s, y grub con ca­be­za de plo­mo (de­re­cha).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.