Pe­je­rre­yes en los do­mi­nios del si­len­cio.

El cor­do­bés río Qui­llin­zo, en las pro­xi­mi­da­des de Vi­lla Ru­mi­pal, per­mi­tió cap­tu­ras de pe­je­rre­yes en can­ti­dad y ca­li­dad. Equi­pos, téc­ni­cas, cebas y si­tios pa­ra lo­grar las me­jo­res cap­tu­ras.

Weekend - - CONTENIDO - Ro­dri­go Co­bas. Por

El cor­do­bés río Qui­llin­zo, en las pro­xi­mi­da­des de Vi­lla Ru­mi­pal, per­mi­tió cap­tu­ras en can­ti­dad y ca­li­dad. In­for­me so­bre equi­pos, téc­ni­cas, cebas y si­tios pa­ra lo­grar las me­jo­res cap­tu­ras.

Em­bal­se Río Ter­ce­ro arran­có con una tem­pra­na tem­po­ra­da de pe­je­rrey. Mar­tín Oc­chet­ti, de Pesca Re­crea­ti­va Cór­do­ba, nos acer­có la in­vi­ta­ción pa­ra rea­li­zar un re­le­va­mien­to. Una vez en Cór­do­ba, pre­ci­sa­men­te en Vi­lla Ru­mi­pal, nos jun­ta­mos con Clau­dio Gag­gio­fat­to, Dan­te Mon­te­ne­gro y Marcelo Le­con­te en las ca­ba­ñas Ipa­chi Na­guan, de Cris­tian Ca­sa­le. Asa­do de por me­dio, nos co­no­ci­mos y pla­ni­fi­ca­mos la pesca pa­ra el día si­guien­te: dis­tri­buir­nos en tres lan­chas pa­ra vi­si­tar al­gu­nos pun­tos es­tra­té­gi­cos de las 5.600 hec­tá­reas del em­bal­se.

A só­lo 10 mi­nu­tos de las ca­ba­ñas es­tá­ba­mos en la ram­pa pú­bli­ca del bal­nea­rio mu­ni­ci­pal. Ba­ja­mos las lan­chas y de­ja­mos los vehícu­los ahí mis­mo es­ta­cio­na­dos. Nos di­ri­gi­mos al pri­mer point de pesca: la en­tra­da del río Qui­llin­zo. La re­gla­men­ta­ción per­mi­te dos an­zue­los por pes­ca­dor, por lo tan­to al­gu­nos tes­tea­ron lí­neas de vue­lo con pro­fun­di­dad re­gu­la­ble me­dian­te un nu­do co­rre­di­zo. Otros, la clá­si­ca de bo­yas yo-yo o chu­pe­to­nas, que en Cór­do­ba lla­man chi­rim­bo­lo, con bra­zo­la­das lar­gas de 1,20 m, sin pun­te­ro, pe­ro con la úl­ti­ma bo­ya car­ga­da con un pe­que­ño plo­mo de 5 a 10 g, se­gún lo que la bo­ya per­mi­ta.

Las lí­neas

Al­gu­nos uti­li­za­ron ca­ñas de 4 m y otros bien cor­tas. En mi ca­so, op­té por un equi­po in­ter­me­dio. Al usar dos bo­yas o un pa­ter­nós­ter, pre­fe­rí lle­var una caña de 2,70 m en dos tra­mos (el dis­tal, ma­ci­zo de car­bono). Ado­sa­do al equi­po, un re­el fron­tal car­ga­do con mul­ti­fi­la­men­to de 15 lb, an­zue­los chi­cos y mo­ja­rra vi­va co­mo car­na­da. Tam­bién es ca­rac­te­rís­ti­co del área la uti­li­za­ción de lí­neas de ti­po ba­lan­cín, pa­ra pes­car en las zo­nas más pro­fun­das pe­ga­do al ba­rro pe­ro, en es­te ca­so, no lle­ga­mos a uti­li­zar­lo.

Nos dis­pu­si­mos cer­ca de la ori­lla, con po­ca dis­tan­cia en­tre lan­chas. Con 4 m de pro­fun­di­dad, el eco­son­da mar­ca­ba que el agua es­ta­ba a 19 ºC, mien­tras que la ma­ña­na se pre­sen­ta­ba muy nu­bla­da y ven­to­sa. Fuer­tes rá­fa­gas de 10 a 12 nu­dos nos di­fi­cul­ta­ban se­guir las bo­yas con la vis­ta. Ga­re­tean­do, Dan­te cla­vó el pri­mer pe­je­rrey de la jor­na­da. Lo lle­vó al pe­cho izan­do su caña te­les­có­pi­ca de 4 m. Era un pez gor­do y bien ali­men­ta­do, de unos 30 cm. Tam­bién Clau­dio en su lan­cha

con­si­guió su pri­me­ra cap­tu­ra de si­mi­lar ta­ma­ño. Am­bos ami­gos han ga­na­do im­por­tan­tes con­cur­sos de pesca de pe­je­rrey, co­no­cen al de­ta­lle es­te re­fi­na­do ar­te y, so­bre to­do, el em­bal­se.

Otros ejem­pla­res

L a fa lta de ac­tiv idad y los fuer­tes vien­tos nos mo­ti­va­ron a bus­car re­pa­ro. Aden­trán­do­nos aún más en la desem­bo­ca­du­ra del río Qui­llin­zo, hi­ci­mos una prue­ba en el sec­tor de­no­mi­na­do El Cho­rri­to. En es­te ca­so, en­ca­ra­mos la pesca fon­dea­dos. Tam­bién con­cre­ta­mos al­gu­nas cap­tu­ras más pe­ro muy es­pa­cia­das en el tiem­po, co­mo al­gún ba­gre sa­po. La po­ca pro­fun­di­dad os­ci­la­ba en­tre uno y dos me­tros, y el agua un gra­do más fría.

Sin per­der tiem­po, nos mo­vi- mos nue­va­men­te aden­trán­do­nos bien en la desem­bo­ca­du­ra del río. Uti­li­za­mos un an­cla de ca­pa pa­ra fre­nar la de­ri­va de la lan­cha y ga­re­tear de Es­te a Oes­te en di­rec­ción del vien­to, des­de el res­guar­do pro­por­cio­na­do por los al­tos pa­re­do­nes, y ace­le­ran­do ha­cia las lla­nu­ra de la cos­ta de en­fren­te. Pa­ra ce­bar uti­li­za­mos una la­ta de ca­ba­lla en acei­te, a la que le efec­tua­mos va­rios

agu­je­ri­tos y la de­ja­mos ata­da col­gan­do del bar­co. Ca­da tan­to la agi­tá­ba­mos fuer­te­men­te pa­ra ir des­me­nu­zan­do el con­te­ni­do y ace­le­ran­do la ce­ba­da. Aquí fue don­de se mar­có la di­fe­ren­cia y to­dos pu­di­mos pes­car unos cuan­tos pe­je­rre­yes. No eran muy gran­des, pe­ro sí sanos de en­tre 25 y 30 cm, y en mu­chos ca­sos en do­ble­te. El pi­que re­sul­tó en­tre­te­ni­do, con pe­je­rre­yes que to­ma­ban tan­to al la­do de la em­bar­ca­ción co­mo otros que ale­ja­ban las bo­yas, al pun­to que las per­día­mos de vis­ta y só­lo sen­tía­mos el pi­que en el hi­lo. Téc­ni­ca que re­quie­re ex­tre­ma con­cen­tra­ción y agu­de­za de sen­ti­dos.

So­ni­dos del em­bal­se

El si­len­cio del en­torno na­tu­ral en el cual es­tá­ba­mos in­mer­sos ape­nas era in­te­rrum­pi­do por el piar de las aves y el agua golpeando la em­bar­ca­ción. A ve­ces se su­ma­ba el fe­roz clac del cie­rre del pick up o el so­ni­do crea­do por la va­ra cor­tan­do el ai­re a to­da pri­sa en el enér­gi­co ca­ña­zo. Tam­bién el cha­po­teo del pe­je­rrey cuan­do lo acer­cá­ba­mos al bar­co.

Al fi­nal de ca­da pier­na, a va­rios me­tros de la cos­ta de so­ta­ven­to, re­mon­tá­ba­mos a mo­tor pa­ra ini­ciar un nue­vo ga­re­te. Siem­pre in­ten­tan­do no lle­gar a la zo­na ba­ja de la ori­lla por­que es­ta­ba lle­na de dien­tu­dos o mo­ja­rro­nes, co­mo sue­len lla­mar­los lo­cal­men­te. Tem­prano, al­gu­na le­ve llo­viz­na nos ha­bía ame­na­za­do pe­ro, al me­dio­día, con vien­tos cons­tan­tes el cie­lo ha­bía des­pe­ja­do y el ca­lor co­men­za­ba a tem­plar­nos. Era el mo­men­to ideal pa­ra un al­muer­zo, así que nos jun­ta­mos en la cos­ta, de­ba­jo del pa­re­dón. Mien­tras Marcelo pre­pa­ra­ba una pi­ca­da, Cris­tian, Mar­tín y Clau­dio pla­ni­fi­ca­ban la es­tra­te­gia a se­guir: pro­ba­ría­mos un par de pier­nas más y lue­go nos di­ri­gi­ría­mos ha­cia la pla­ya de Los Ale­ma­nes, pró­xi­ma a la ba­ja­da de lan­chas. Tras la pi­ca­da, en­ca­ra­mos unos sánd­wi­ches y re­fri­ge­rios pa­ra vol­ver a la ac­ción.

Hi­ci­mos unos ti­ri­tos más en la mis­ma zo­na y a to­do mo­tor fui­mos en las tres lan­chas ha­cia el si­tio pre­vis­to, en don­de de­sem­bo­ca el río San­ta Ro­sa. Una zo­na más pro­fun­da y con agua mu­cho más lim­pia. Ya te­nía­mos la pesca con­cre­ta­da pe­ro siem­pre que­da el vi­cio de uno más y nos va­mos. Así que, con las úl­ti­mas mo­ja­rras que res­ta­ban, com­ple­ta­mos la cuo­ta. Una jor­na­da muy en­tre­te­ni­da con pro­me­sa de una ex­ce­len­te tem­po­ra­da en el em­bal­se.

Arri­ba: ram­pa gra­tui­ta del bal­nea­rio mu­ni­ci­pal. Ideal pa­ra des­cen­der con em­bar­ca­cio­nes pro­pias y es­ta­cio­nar en el lu­gar. De­re­cha: Marcelo, de Ca­ba­ñas Pu­ra Ma­gia, ofre­ce sa­li­das guia­das con su em­bar­ca­ción.

Izq.: el equi­po de Dan­te y Cris­tian en uno de los tan­tos ga­re­tes cer­ca de la en­tra­da del Qui­llin­zo. Der.: el ta­ma­ño fue muy pa­re­jo. Só­lo uno de­vuel­to y al­gún ma­tun­go que des­ta­ca­ba.

Clau­dio en su lan­cha tu­vo una gran pesca, te­nien­do en cuen­ta can­ti­dad y ta­ma­ño que sue­len sa­lir en el em­bal­se. Fue el pri­me­ro en con­cre­tar la cuo­ta per­mi­ti­da de 30 ejem­pla­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.