Un pa­raí­so des­co­no­ci­do.

Los ríos de Co­lom­bia son ca­si vír­ge­nes. Y si bien el tu­cu­na­ré es el rey, sus ám­bi­tos ofre­cen gran­des ejem­pla­res de es­pe­cies po­co fre­cuen­tes.

Weekend - - CONTENIDO - Car­de­lla. Por Ma­tías Pa­vo­ni y Leo

Los ríos de Co­lom­bia son ca­si vír­ge­nes. Y, si bien el tu­cu­na­ré es el rey, sus ám­bi­tos ofre­cen gran­des ejem­pla­res de es­pe­cies po­co fre­cuen­tes.

Hoy, con­si­de­ra­mos Co­lom­bia co­mo la me­ca del tu­cu­na­ré de­bi­do a que sus ríos es­tán prác­ti­ca­men­te vír­ge­nes. El país se abrió al mun­do de la pesca de­por­ti­va ha­ce no más de cua­tro años. Ello per­mi­te que, en una só­la jor­na­da, nos en­con­tre­mos con ex­ce­len­tes ejem­pla­res di­fí­ci­les de ob­te­ner en otras la­ti­tu­des. Ríos de re­nom­bre co­mo el Vi­cha­da, To­mo, Bi­ta, Ma­ta­ven y, por su­pues­to, el Ori­no­co, ha­cen que el en­torno sea un lu­gar de en­sue­ño. Po­de­mos dis­tin-

guir en sus aguas dis­tin­tas es­pe­cies de pa­vo­nes, co­mo se los de­no­mi­na en tie­rra ca­fe­te­ra a los cin­cha­dos, pin­ta la­pa, ori­no­sen­sis, mo­no­cu­lus e en­ter­me­dia. Pe­ces que no só­lo po­seen be­lle­za es­té­ti­ca si­mi­lar a los de acuario, sino que tam­bién tie­nen la par­ti­cu­la­ri­dad de ofre­cer un pi­que ex­tre­ma­da­men­te vio­len­to y dar una pe­lea más que es­pec­ta­cu­lar, con sal­tos y co­rri­das dig­nos de vi­sua­li­zar, so­bre to­do en ejem­pla­res de un ta­ma­ño con­si­de­ra­ble. Es por ello que, pa­ra la gran ma­yo­ría de los afi­cio­na­dos a la pesca, lo­grar uno de es­tos ani­ma­les es una de las tan­tas ma­te­rias pen­dien­tes.

Pes­car­los en fly

Cap­tu­rar­los con mos­ca es to­do un desafío. Pa­ra ello de­be­mos te­ner en cuen­ta al­gu­nos factores. Por ejem­plo, es fun­da­men­tal en­ca­rar es­te ti­po de pesca con los ele­men­tos apro­pia­dos. La caña que más se ade­cua es un equi­po 8# po­ten­te, que po­sea un buen butt de pe­lea. Es­to no quie­re de­cir que con una caña 5# o 6# no po­da­mos ob­te­ner y di­ver­tir­nos con ejem­pla­res de 2 o 3 kg. El pro­ble­ma se pue­de pre­sen­tar cuan­do, en­tre los pe­que­ños, apa­re­ce un tu­cu­na­ré de 8 o 9 kg. Su em­bes­ti­da es vio­len­tí­si­ma y sa­le a bus­car re­fu­gio en­tre pa­los y ac­ci­den­tes que ofrez­ca el lu­gar.

Tam­bién pue­de ocu­rrir, y es muy co­mún, que los ata­ques se den al la­do mis­mo del bo­te ,cuan­do es­ta­mos por le­van­tar la mos­ca del agua. Es­to ha­ce que, con equi­pos li­via­nos, es­te­mos en cons­tan­te pe­li­gro de rom­per las va­ras. No obs­tan­te, con un equi­po 8# o 10# co­rre­re­mos mu­chas ve­ces con el mis­mo des­tino, aun­que en me­nor me­di­da.

Con res­pec­to al re­el, só­lo de­be­mos te­ner en con­si­de­ra­ción que ten­ga en lo po­si­ble un buen freno, pa­ra po­der do­mi­nar esa pri­me­ra em­bes­ti­da sin po­ner­nos en ries­go de cor­te. Al­go im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es la lí­nea: de­ben ser tro­pi­ca­les pa­ra so­por­tar tem­pe­ra­tu­ras que os­ci­lan los 35 ºC en el ex­te­rior y al­go más qui­zá den­tro de la em­bar-

ca­ción. Lo ideal es te­ner al me­nos dos lí­neas, una de flo­te WF8F que po­sea un torpe­do cor­to pa­ra po­der cas­tear po­pers y pa­sean­tes de un ta­ma­ño con­si­de­ra­ble (unos 20 cm apro­xi­ma­da­men­te), y una lí­nea IV WF8S de hun­di­mien­to com­pen­sa­do o só­lo po­seer el shoo­ting y un co­rre­dor de flo­te. Su­ce­de que mu­chas ve­ces los pe­ces no es­tán ac­ti­vos en su­per­fi­cie y de­be­mos bus­car­los en la pro­fun­di­dad.

El lea­der, por su par­te, se com­po­ne de un tra­mo de fluo­ro­car­bon de 40 lb de 1,70 m. Por úl­ti­mo, y no me­nos im­por­tan­te, son las mos­cas: strea­mers lar­gos con bue­na si­lue­ta, si­mi­la­res a los que se usan pa­ra pes­car do­ra­dos, fun­cio­nan per­fec­ta­men­te en co­lo­res muy lla­ma­ti­vos co­mo ama­ri­llo, ro­jo, na­ran­ja, ver­de char­treau­se, blan­co y ce­les­te.

Ob­via­men­te, tam­bién se los pue­de pes­car con equi­pos de bait- cas­ting y spin­ning, mo­da­li­da­des que reunen la ma­yor can­ti­dad de adep­tos y nos obli­gan a te­ner to­do muy bien acei­ta­di­to. De lo con­tra­rio, va­mos a su­frir an­te ca­da una de las cla­va­das. Los equi­pos ideales son ca­ñas de 1,60 a 1,90 m de lar­go, con una po­ten­cia má­xi­ma de 25 lb, re­eles me­dia­nos a gran­des car­ga­dos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to de 50 lb de re­sis­ten­cia y, prin­ci­pal­men­te, que ten­gan un

buen re­gis­tro de freno, ca­paz de so­por­tar las co­rri­das que pro­du­cen tan­to los tu­cu­na­ré co­mo las ca­cho­rras, dos de las es­pe­cies más bus­ca­das. La ma­yor can­ti­dad de se­ñue­los la va­mos a ba­sar en ar­ti­fi­cia­les de su­per­fi­cie, tan­to sean pop­pers, hé­li­ces o pa­sean­tes, sin de­jar de la­do los de sub­su­per­fi­cie y los del ti­po glid­ding o steaks. Co­mo to­dos los que pes­ca­mos con ar­ti­fi­cia­les sa­be­mos que na­da pue­de que­dar li­bra­do al azar, lo me­jor es lle­var lo que siem­pre rin­de, y eso es una bue­na can­ti­dad ex­tra de en­ga­ños pa­ra tra­tar de cu­brir to­dos los as­pec­tos.

Am­bi­tos y mos­cas

La pesca del tu­cu­na­ré se rea­li­za prin­ci­pal­men­te en aguas len­tas, co­mo pue­den ser los ca­ños, la­gu­nas o ríos de sua­ves o nu­las co­rren­ta­das y aguas cla­ras. Es ra­ro en­con­trar­nos con es­ta es­pe­cie en los ríos prin­ci­pa­les co­mo el Ori­no­co, aun­que en­tra­da la tem­po­ra­da, cuan­do las la­gu­nas es­tán con un ba­jo ni­vel de agua, sue­len ali­men­tar­se en los re­man­sos que se ar­man en­tre las ro­cas sa­lien­tes y en los ban­cos de are­na que se pro­du­cen en la épo­ca se­ca. Es­tos pe­ces son cí­cli­cos, por lo tan­to no los en­con­tra­mos en gran­des car­dú­me­nes, se ma­ne­jan en pe­que­ños gru­pos y siem­pre es­tán al ace­cho; son muy te­rri­to­ria­les, so­bre to­do en épo­ca de ce­lo.

Los cast no son ex­tre­ma­da­men­te lar­gos, aun­que un ti­ro con ma­yor dis­tan­cia siem­pre le pro­por­cio­na más re­co­rri­do a la mos­ca, por lo tan­to, ha­brá más chan­ces de ob­te­ner un ata­que. Pa­ra su bús­que­da siem­pre ob­ser­va­re­mos los ac­ci­den­tes que nos ofre­ce el si­tio, co­mo pue­den ser un ár­bol caí­do, una sa­lien­te de pie­dra, un ve­ril, una pla­ya­da. No es ne­ce­sa­rio te­ner de­ma­sia­da pre­ci­sión en el cast ya que es­tos pe­ces po­seen una gran vi­sión, no son asus­ta­di­zos y atacan to­do lo que les en­tre en la bo­ca. Y eso es exa­ge­ra­da­men­te gran­de ya que, en ejem­pla­res de más de 8 kg, tran­qui­la­men­te pue­den ca­ber dos puños ce­rra­dos. Por eso, re­to­man­do el te­ma de las mos­cas, no de­be­mos te­ner te­mor en lle­var mos­cas de 20 a 30 cm aun­que pa­rez­can exa­ge­ra­das.

Otra for­ma muy atrac­ti­va y adren alí ni ca de pes­car­los es cuan­do es­tán cui­dan­do sus ale­vi­nos. Cuan­do las la­gu­nas lo per­mi­ten y es­tán com­ple­ta­men­te plan­cha­das, va­mos a ob­ser­var en el agua un círcu­lo, co­mo una man­cha os­cu­ra de un me­tro de diá­me­tro so­bre la su­per­fi­cie. Cues­ta mu­cho ob­ser­var­la, por lo que hay que te­ner el ojo real­men­te adies­tra­do. Es­te con­cep­to mu­chas ve­ces mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre un día bueno o ma­lo de pesca, y un guía con­sa­gra­do lo tie­ne en cuen­ta. El car­du­men de ale­vi­nos por lo ge­ne­ral se aco­mo­da le­jos de las cos­tas y sa­be que un me­tro por de­ba­jo es­tán el ma­cho y la hem­bra cui­dan­do. Son ejem­pla­res de un ta­ma­ño im­por­tan­te.

La em­bar­ca­ción de­be acer­car­se si­len­cio­sa y len­ta­men­te, y no apro­xi­mar­se de­ma­sia­do ya que

cual­quier mo­vi­mien­to o so­ni­do ex­tra­ño ha­ce que em­bu­llan a los ale­vi­nos y se va­yan al fon­do del le­cho, per­dien­do la opor­tu­ni­dad de con­cre­tar la cap­tu­ra. Por en­de, en es­ta oca­sión el ti­ro de­be ser muy pre­ci­so y, a ve­ces, lar­go. lo ideal es que cai­ga en­ci­ma de las crías y en­se­gui­da re­co­ger la lí­nea, por lo que los pa­dres sal­drán in­me­dia­ta­men­te a ata­car el ce­bo si con­si­de­ran que pue­den ser un pe­li­gro. En es­te ti­po de pes­co, al­go im­por­tan­te que hay que te­ner en con­si­de­ra­ción es rea­li­zar la de­vo­lu­ción lo más rá­pi­do po­si­ble, pa­ra que las crías no que­den des­pro­te­gi­das.

Otras es­pe­cies

So­bre los ríos prin­ci­pa­les y don­de el agua mar­ca una co­rrien­te pro­nun­cia­da, va­mos a to­par­nos con sar­di­na­tas y ca­cho­rras o pa­ya­ras, que ofre­cen un pi­que bru­tal tan­to en fly co­mo en bait o spin­ning. No só­lo el ata­que es sor­pre­si­vo, rá­pi­do y vio­len­to, ade­más se apo­yan en las co­rrien- tes, por lo que su pesca es más que atrac­ti­va, ofre­cien­do sal­tos, co­rri­das y mu­cha re­sis­ten­cia.

Por lo ge­ne­ral, se mue­ven en car­dú­me­nes y van ca­zan­do to­do ti­po de fo­rra­je­ros que an­den dan­do vuel­tas. Si ha­bla­mos de la pesca con mos­ca, lo ideal es uti­li­zar una lí­nea de hun­di­mien­to IV o VI pa­ra que la lí­nea pro­fun­di­ce rá­pi­do so­bre la co­rre­de­ra. Se pue­de pes­car en de­ri­va o stri­pean­do rá­pi­da­men­te ni bien cae la mos­ca. Y si la idea es pes­car­las con se­ñue­los, le da­mos ve­lo­ci­dad y aten­ción al mo­men­to o sea, una vez que lan­za­mos y el se­ñue­lo co­mien­za a tra­ba­jar, de­be­mos es­tar aten­tos al arre­ba­to por­que tie­nen mu­cha fuer­za.

Pa­ra con­tar dos ex­pe­rien­cias de los ope­ra­do­res va­mos a co­men­zar por la pesca en bait que pu­do lo­grar el equi­po co­man­da­do por Ma­tías Pa­vo­ni que, yen­do a una la­gu­na de agua muer­ta, lo­gró cap­tu­rar tre­men­dos tu­cu­na­rés en ca­li­dad y ca­li­dad uti­li­zan­do se­ñue­los Glid­ding Vo­raz y Jua­na Bor­bo­le­ta, los que me­jo­res re­sul­ta­dos le die­ron.

To­dos los pes­ca­do­res que­da­ron asom­bra­dos de la vi­ta­li­dad, fuer­za y com­ple­ji­dad an­te­rior­men­te des­crip­ta. La otra par­te de los pes­ca­do­res, al man­do de Leo Car­de­lla, no se que­dó atrás y ha­cien­do so­la­men­te fly pu­do dar con to­das las va­rie­da­des bus­ca­das y sor­pren­der­se de la mag­ni­tud del am­bien­te. En­tre los dos gru­pos hu­bo coin­ci­den­cia ple­na pa­ra re­gre­sar el año pró­xi­mo.

Ex­ce­len­te can­ti­dad de ejem­pla­res por par­te del gru­po que pes­có con se­ñue­los. El río, plan­cha­do y a re­mo pa­ra no al­te­rar­lo.

Leo Car­de­lla y un gran pa­vón, su­bli­me cap­tu­ra.

Cas­tean­do con los pies en el agua, en bus­ca de lo­grar bue­nos pi­ques. Arri­ba: otra ca­cho­rra, tam­bién lla­ma­da pa­ya­ra, que es­ta vez pi­có en fly. Izq.: pes­can­do con se­ñue­los de sub­su­per­fi­cie y me­dia agua se lo­gró una bue­na can­ti­dad de tu­cu­na­rés.

Her­mo­so ejem­plar de tu­cu­na­ré de unos 6 kg, pes­ca­do en las aguas quie­tas de una la­gu­na, lo­gran­do lo me­jor del pes­ca­dor pa­ra po­der do­ble­gar­lo. De­re­cha: la fe­li­ci­dad del gru­po.

El es­pec­ta­cu­lar salto y pos­te­rior cap­tu­ra de una ca­cho­rra en ma­nos de Ma­tías Pa­vo­ni, sin du­das un gran ejem­plar pa­ra su es­pe­cie.

Ca­cho­rra, tu­cu­na­ré y su­ru­bi­ci­to, más no se pue­de pe­dir. Aba­jo: el cam­pa­men­to muy bien ar­ma­do y con to­das las co­mo­di­da­des, a ori­llas de una la­gu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.