Fin de la es­pe­ra.

Es­te mes co­mien­za la an­sia­da tem­po­ra­da de pa­tos, lie­bres y per­di­ces, y se la au­gu­ra aus­pi­cio­sa. Aten­ción a los cam­bios de pai­sa­je y cli­ma.

Weekend - - CONTENIDO - Horacio Ga­llo. Por

Es­te mes co­mien­za la an­sia­da tem­po­ra­da de pa­tos, lie­bres y per- di­ces, y se la au­gu­ra aus­pi­cio­sa. Aten­ción a los cam­bios de pai­sa­je y cli­ma con res­pec­to al año pa­sa­do.

El ini­cio de la tem­po­ra­da de ca­za me­nor siem­pre trae apa re­ja­do ex pec­ta­ti­vas cre­cien­tes lue­go de ca­si diez me­ses de es­pe­ra. Es­te sá­ba­do 28 de abril se­rá es­pe­cial. De por sí, ca­da año es di­fe­ren­te y lo me­jor que tie­ne una nue­va edi­ción es que nos exige co­no­ci­mien­tos, ex­pe­rien­cia, sen­ti­do co­mún y, so­bre to­do, con­tar con una gran ca­pa­ci­dad pa­ra desa­rro­llar nue­vos co­no­ci­mien­tos. En es­ta opor­tu­ni­dad, se au­gu­ra un cli­ma se­co, frío y con vien­tos va­ria­bles, a di­fe­ren­cia del año pa­sa­do, cuan­do el agua anega­ba los cam­pos y ca­mi­nos; y cuan­do los pas­tos al­tos se con­vir­tie­ron en el gran ob­je­ti­vo a ven­cer.

Co­mo el cli­ma es más se­co, los pas­tos se­rán ba­jos y la can­ti­dad de pre­sas só­lo se ve­rá su­pe­ra­da por la de mos­qui­tos –ca­za­do­res, es tiem­po de usar re­pe­len­te; va a ser tan im­por­tan­te co­mo los car­tu­chos–. Es­pe­ra­mos que el ta­ma­ño ideal de las pie­zas se al­can­ce a me­dia­dos de es­te mes, lo cual per­mi­ti­rá ver­las bien an­tes de dis­pa­rar. Ha­brá gran can­ti­dad de per­di­ces y lie- bres en ca­si to­da la pro­vin­cia, en par­te de­bi­do a que re­cién el 15 de ma­yo co­men­za­rá la ca­za co­mer­cial pa­ra fri­go­rí­fi­cos.

En­tre las pre­cau­cio­nes que ha­brá que te­ner es­tá la de lle­var su­fi­cien­te agua pa­ra hi­dra­tar­nos no­so­tros y al pe­rro que nos acom­pa­ñe. Por el es­ta­do del sue­lo acon­se­jo que, de exis­tir la po­si­bi­li­dad y so­bre to­do en las pri­me­ras sa­li­das, pro­te­jan con bo­tas las pa­tas del can pa­ra evi­tar­le cor­tes y san­gra­do que re­duz­can el tiem­po de va­reo.

Se au­gu­ran días de mu­cho vien­to. Pa­ra es­te ti­po de ca­ce­ría es fun­da­men­tal te­ner un buen pe­rro pues la per­diz se echa y só­lo apa­re­ce si la pi­sa­mos. La que sa­le en con­tra del vien­to vue­la muy ba­jo, en­tre 1 y 1,8 m, por­que a esa al­tu­ra en­cuen­tra me­nor re­sis­ten­cia; cui­da­do al dis­pa­rar ya que, a los 10 me­tros, es­ta­rá a la mis­ma vis­ta del por­te del pe­rro. Con vien­to a fa­vor, las al­ti­tud de vue­lo va­ría en­tre 5 a 10 m por­que allí es don­de ob­tie­ne el me­jor des­pla­za­mien­to.

Siem­pre hay que te­ner en cuen­ta la ubi­ca­ción del pe­rro an-

tes de dis­pa­rar. La ex­pe­rien­cia de ca­zar con vien­to fuer­te es ma­ra­vi­llo­sa pues exige, pa­ra una mis­ma pre­sa, con­di­cio­nes de ti­ro to­tal­men­te dis­tin­tas se­gún el lu­gar ha­cia don­de vue­le. Ca­zar con es­tas con­di­cio­nes se­rá inol­vi­da­ble pues nos exige tan­to a ni­vel hu­mano co­mo ani­mal. Ha­brá que agu­di­zar to­dos los sen­ti­dos.

Ban­de­ra de lar­ga­da

En mi pri­me­ra sa­li­da, acom­pa­ña­do por mi pe­rro Folk, des­em­bar­ca­ré en Aya­cu­cho y Ge­ne­ral Gui­do, via­jan­do el día an­te­rior pa­ra dor­mir ahí e ini­ciar la ca­ce­ría des­can­sa­dos y al 100 %. Es­to va a ser fun­da­men­tal pues nos exi­gi­rá a to­dos los ca­za­do­res un es­fuer­zo adi­cio­nal de con­cen­tra­ción y co­no­ci­mien­tos, no só­lo en el dis­pa­ro y swing, sino tam­bién en la elec­ción de car­tu­cho y cho­kes (fun­da­men­tal con es­ta con­di­ción cli­má­ti­ca).

La otra gran de­man­da se­rá pa­ra los pe­rros, ya que las ema­na­cio­nes con cli­ma se­co no se des­pa­rra­man y el can de­be agu­di­zar los sen­ti­dos pa­ra lo­ca­li­zar la pre­sa. Le­jos de ha­cer­nos desistir, és­to nos de­be dar más ga­nas de vi­vir la ex­pe­rien­cia y los cam­bios que se pre­sen­tan.

Ca­be des­ta­car la im­por­tan­cia del car­tu­cho, no só­lo por la mar­ca sino por la par­ti­da. Hay ca­za­do­res que com­pran una ca­ja aquí y otra allá bus­can­do pre­cio; en reali­dad, lo que hay que con­se­guir es el car­tu­cho que me­jor le cai­ga a la es­co­pe­ta y al ti­ra­dor y, si se pue­de, com­prar de la mis­ma par­ti­da pa­ra to­da la tem­po­ra­da.

La pri­me­ra jor­na­da

An­tes de cru­zar el alam­bra­do hay que fi­jar cla­ra­men­te las nor­mas de seg uri­dad: se ha­ce con la es­co­pe­ta abier­ta, sin car­tu­chos y, en el ca­so de la se­mi­au­to­má­ti­ca, sin car­tu­chos y con la re­cá­ma­ra abier­ta. Con vien­to, una es­co­pe­ta apo­ya­da en el alam­bra­do es po­si­ble que se cai­ga y se dis­pa­re accidentalmente. Si el vien­to vie­ne des­de atrás, hay que lle­var la es­co­pe­ta des- car­ga­da al hom­bro y al pe­rro con la co­rrea has­ta el fi­nal del cua­dro, pa­ra to­mar vien­to de fren­te al lle­gar y no can­sar­lo inú­til­men­te.

Si son dos o más ca­za­do­res los que van con el mis­mo pe­rro, tie­nen que ca­mi­nar en lí­nea rec­ta a 35 m de dis­tan­cia en­tre ca­da uno, con el ar­ma lis­ta por si sa­le al­gu­na pre­sa, y la con­sig­na de dis­pa­rar só­lo ha­cia ade­lan­te y al la­do opues­to del com­pa­ñe­ro, has­ta lle­gar al fon­do del cua­dro. Si sol­ta­mos al pe­rro, de­be­rá sa­lir tran­qui­lo pe­ro mu­chas ve­ces la na­tu­ra­le­za ti­ra; en­ton­ces es re­co­men­da­ble usar co­llar elec­tró­ni­co, que evi­ta que el can se pier­da o se can­se mu­cho.

Con­sul­tan­do a ca­za­do­res de va­rias ciu­da­des, el de­no­mi­na­dor co­mún es que ha­brá más per­di­ces y lie­bres que el año pa­sa­do pe­ro el ta­ma­ño de mu­chas es chi­co, co­mo si exis­tie­se una pos­ter­ga­ción en las fe­chas de anida­da. Se­gu­ra­men­te, con tan­ta can­ti­dad de pre­sas, la cuo­ta dia­ria se cum­pli­rá muy rá­pi­do. Les au­gu­ro una ex­ce­len­te ca­ce­ría.

Las me­di­das de se­gu­ri­dad son siem­pre lo pri­me­ro a con­si­de­rar: cru­ce de alam­bra­dos y dis­tan­cia en­tre ca­za­do­res de­ben con­ver­sar­se de an­te­mano. Si se pue­de, lo ideal es lle­gar al cam­po el día an­te­rior pa­ra es­tar des­can­sa­dos del via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.