Los ca­mi­nos del sol.

A 180 km de la ciu­dad ca­pi­tal se en­cuen­tra Já­chal, cu­na de la tra­di­ción, de los mem­bri­llos y de la poe­sía san­jua­ni­na. Có­mo es el cir­cui­to que lo re­co­rre to­do.

Weekend - - CONTENIDO - Lorena Ló­pez. Por

A 180 km de la ciu­dad ca­pi­tal se en­cuen­tra Já­chal, cu­na de la tra­di­ción, de los mem­bri­llos y de la poe­sía san­jua­ni­na. Có­mo es el cir­cui­to que lo re­co­rre to­do.

Ha­ce­mos un al­to pa­ra com­prar se­mi­tas: unos pa­nes cru­jien­tes por fue­ra y es­pon­jo­sos por den­tro que tie­ne el inigua­la­ble sa­bor que le dan los chi­cha­rro­nes. Ade­más, es­tán ti­bios, lo que los con­vier­te en un bo­ca­do fan­tás­ti­co, adic­ti­vo e ideal pa­ra acom­pa­ñar con ma­tes. Es­ta­mos en el pue­blo de Ni­qui­vil, rum­bo a Já­chal, ciu­dad san­jua­ni­na muy tra­di­cio­na­lis­ta y cu­na del fa­mo­so poe­ta y pe­rio­dis­ta Bue­na­ven­tu­ra Lu­na. Se­rá por eso que nos re­ci­be el Ta­ta Díaz, maes­tro ru­ral ju­bi­la­do y un gran de­ci­dor de poe­sías, que sa­lu­da con es­tos ver­sos: “Vie­jo pon­cho san­jua-

nino/re­fu­gio de mi osa­men­ta/ cuan­do azo­ta la tor­men­ta/al al­to po­nien­te an­dino”.

Así co­mien­za nues­tro re­co­rri­do por Já­chal. Lo pri­me­ro que ha­ce­mos es ir a to­mar un tra­go en el Bar Gar­cés, que man­tie­ne to­da la im­pron­ta de lo be­llo y an­ti­guo: la ba­rra de ma­de­ra, la ca­ja re­gis­tra­do­ra, la cam­pa­na de vi­drio ba­jo la que des­can­sa un pa­tay. Lue­go, la re­co­rri­da por la igle­sia que al­ber­ga a un cris­to ne­gro del si­glo XVIII y la con­tem­pla­ción, en la pla­za prin­ci­pal, de una es­cul­tu­ra de Nar­ci­so La­pri­da he­cha con el ta­len­to de Lo­la Mo­ra.

Tri­go he­cho ha­ri­na

“Nos es­pe­ran en el molino”, nos di­cen, ha­cien­do re­fe­ren­cia a un molino ha­ri­ne­ro cons­trui­do en 1876 que po­see la ca­te­go­ría de Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal (jun­to con otros que tam­bién ha­cen al cir­cui­to) y que aún es­tá en fun­cio­na­mien­to. Sí, es­te molino con el an­ti­guo sis­te­ma de no­ria y mo­lien­da a pie­dra pro­ce­sa 600 ki­los de ha­ri­na por día, 6 me­ses al año. Es con­mo­ve­dor re­co­rrer sus ni­ve­les y ve­ri­cue­tos, ver des­de el agua que po­ne en ac­ción la ma­qui­na­ria has­ta el tri­go con­ver­ti­do en una ha­ri­na blan­ca, sua­ve, se­do­sa, que se cue­la en­tre los de­dos. “Tra­ba­jé aquí to­da mi vi­da”, di­ce Ma­nuel, que si­gue a car­go del Molino y es el me­jor de los guías pa­ra mos­trar sus se­cre­tos mien­tras nos cuen­ta que las fa­mi­lias que­dan fas­ci­na­das lue­go de la re­co­rri­da. “Es­ta es la his­to­ria mis­ma de Já­chal”, ex­pli­ca con or­gu­llo.

A unos mi­nu­tos de los mo­li­nos vi­si­ta­mos a la aso­cia­ción La Fal­de­ñi­ta, de­di­ca­da a la ela­bo­ra­ción de co­sas ri­cas co­mo dul­ce de me­lón, de da­mas­co, to­ma­te y de san­di­lle­ja, una fru­ta que por fue- ra es idén­ti­ca a una san­día… pe­ro que al fi­nal no es y cu­yo dul­ce es al­go di­fe­ren­te a to­do. “En es­te sa­lón re­ci­bi­mos a los tu­ris­tas y les da­mos una me­rien­da gra­tui­ta de yer­biao (ma­te co­ci­do) y so­pai­pi­llas (tor­tas fri­tas) – des­cri­be Ali­cia– y, ade­más de los dul­ces, tam­bién ha­ce­mos arro­pe de cha­ñar y ca­fé de al­ga­rro­ba”.

Co­mino y cer­ve­za

Ca­mino a Hua­co pa­sa­mos por el cam­ping so­bre el río del mis­mo nom­bre y por el área pro­te­gi­da La Cié­na­ga, de 9.600 hec­tá­reas, don­de abun­dan los al­ga­rro­bos blan­cos y ne­gros, y po­see una gran ri­que­za or­ni­to­ló­gi­ca. Cer­ca de allí nos re­ci­be el gru­po de tu­ris­mo ru­ral El Car­dón, que ofre­ce ac­ti­vi­da­des de

trek­king en la mon­ta­ña, bi­ci­tu­ris­mo, co­mi­das al horno de ba­rro y par­ti­ci­par de ac­ti­vi­da­des ru­ra­les co­mo la pro­duc­ción de co­mino.

Al caer la tar­de, vol­ve­mos a la ciu­dad de Já­chal y ter­mi­na­mos la jor­na­da en el Mil Ocho­cien­tos, un pub con es­ti­lo vin­ta­ge que ofre­ce cer­ve­zas y bue­nos acom­pa­ña­mien­tos. Ideal pa­ra esa ho­ra cre­pus­cu­lar don­de dan ga­nas de sen­tar­se en una me­sa en la ve­re­da y ha­cer un ba­lan­ce del día.

Sa­bo­res cu­ya­nos

En nues­tra se­gun­da jor­na­da san­jua­ni­na, la pre­mi­sa es ha­cer re­co­rri­dos cer­ca­nos a la ciu­dad. Co­men­za­mos vi­si­tan­do la ti­tá­ni­ca be­lle­za del Tea­tro del Bi­cen­te­na­rio con un hall de 1.500 m cua­dra­dos con una ins­ta­la­ción ar­tís­ti­ca lla­ma­da “Pre­lu­dio y fu­ga”, que im­pac­ta con su pre­sen­cia: partituras que cuel­gan del te­cho has­ta el pi­so… o al re­vés: mú­si­ca que se ele­va de la tie­rra ha­cia el cie­lo. To­do de­pen­de de có­mo se mi­re. La vi­si­ta guia­da es mi­nu­cio­sa y re­co­rre­mos el tea­tro por to­dos sus es­pa­cios: salas de en­sa­yo, pal­cos, pla­teas, mien­tras nos ex­pli­can los cri­te­rios de su cons­truc­ción y los de­ta­lles de su be­lle­za (por ejem­plo, cuen­ta con ara­ñas de po­li­car­bo­na­to ul­tra­li­via­nas, de ape­nas 13 ki­los ca­da una).

“Va­mos a pro­bar to­ma­tes”, nos apu­ra Re­na­to, el guía. En Po­ci­to, a 8 ki­ló­me­tros de la ciu­dad, nos es­pe­ran en un es­ta­ble­ci­mien­to don­de se pro­du­cen to­ma­tes y be­ren­je­nas se­ca­dos al sol. Allí nos en­te­ra­mos de que ca­da to­ma­ti­to se­co que uno con­su­me ale­gre­men­te es la mi­tad de un to­ma­te fres­co y que, de un ca­jón de 20 ki­los, se sa­ca só­lo uno de se­co. “Es­ta­mos muy cer­ca de las ru­tas del Vino y del Oli­vo, así que es ideal ha­cer un al­to pa­ra de­gus­tar to­ma­tes”, di­ce Re­na­to. Y tie­ne ra­zón. Ade­más, ma­ri­dan muy bien con las be­ren­je­nas. Y sí, hay al­gún que­so y pan cro­can­te.

En el de­par­ta­men­to de Zon­da vi­si­ta­mos la bo­de­ga Fin­cas Sie­rras Azu­les, don­de la pro­pues­ta con­sis­te en re­co­rrer los vi­ñe­dos, ver el pro­ce­so del vino y ter­mi­nar con la clá­si­ca de­gus­ta­ción don­de el som­me­lier nos lle­va de la mano pa­ra vis­lum­brar sa­bo­res, aro­mas, co­lo­res y den­si­da­des. Co­mo ha­ce ca­lor, el ro­sa­do, fres­co, se lle­va to­dos los pre­mios. Ma­ri­da muy bien con fru­tos se­cos.

Pun­ta de es­pal­da

El úl­ti­mo mo­men­to de nues­tro re­co­rri­do es con el pla­to fuer­te o, me­jor dicho, el pla­to tra­di­cio­nal san­jua­nino: un cor­te va­cuno lla­ma­do pun­ta de es­pal­da que, ade­más de ser ex­clu­si­vo del lu­gar, has­ta tie­ne una for­ma pa­re­ci­da a la pro­vin­cia. “Así es -nos cuen­ta Mau­ri­cio Te­resz­ko, co­ci­ne­ro es­pe­cia­li­za­do en pre­pa­rar es­te cor­te de to­das las for­mas ima­gi­na­bles-. “Es una car­ne sa­bro­sa, ver­sá­til y que nos iden­ti­fi­ca”. Mien­tras es­pe­ra­mos que lle­gue, brin­da­mos con un ri­co vino na­ci­do y cria­do en es­ta tie­rra del sol. Agra­de­ci­mien­tos: Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo y Cul­tu­ra, y Di­rec­ción de De­sa­rro­llo Agrí­co­la de San Juan.

Tre­king, bi­ci­tu­ris­mo, ka­yak y ki­te son las pro­pues­tas de aven­tu­ra en la na­tu­ra­le­za que ofre­ce to­da la pro­vin­cia de San Juan, acom­pa­ña­das por mag­ní­fi­cos pai­sa­jes.

Ba­res tra­di­cio­na­les, mo­nu­men­to a La­pri­da crea­do por Lo­la Mo­ra y los an­ti­guos mo­li­nos ha­ri­ne­ros son al­gu­nos de los atrac­ti­vos de Já­chal.

La pun­ta de la es­pal­da es el tra­di­cio­nal cor­te va­cuno lo­cal. Y las se­mi­tas, un clá­si­co con el ma­te.

La igle­sia con el cris­to ne­gro je­sui­ta, el fa­mo­so bar Gar­cés y el bus­to de Bue­na­ven­tu­ra Lu­na, poe­ta ja­cha­le­ro por ex­ce­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.