Có­mo aho­rrar en los via­jes.

Los ex­per­tos re­ve­lan sus tru­cos pa­ra apro­ve­char las ofer­tas y promociones que nos ayu­da­rán a gas­tar me­nos y per­ma­ne­cer más tiem­po de va­ca­cio­nes.

Weekend - - CONTENIDO - Pa­tri­cia Da­nie­le. Por

Los ex­per­tos re­ve­lan sus tru­cos pa­ra apro­ve­char las ofer­tas y promociones que nos ayu­da­rán a gas­tar me­nos y a per­ma­ne­cer más tiem­po de va­ca­cio­nes.

El bi­chi­to por los via­jes pi­ca siem­pre, es i nev it able, pe­ro tam­bién el ins­tin­to aho­rra­ti­vo es­tá pre­sen­te en la in­ten­ción de sa­car­le el me­jor pro­ve­cho po­si­ble a un gas­to gran­de co­mo pue­den ser las va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res o el so­ña­do via­je fue­ra del país. En la ac­tua­li­dad po­de­mos re­cu­rrir a pá­gi­nas web y apli­ca­cio­nes que nos ayu­dan a en­con­trar ofer­tas que, an­tes, ni sa­bía­mos que exis­tían y tam­bién a ha­cer ren­dir me­jor nues­tra pla­ti­ta.

Más allá de la lle­ga­da de las low cost al país, se pue­den con­se­guir pre­cios com­pe­ti­ti­vos en aé­reos pa­ra re­co­rrer el te­rri­to­rio na­cio­nal ape­lan­do a la ban­da ne- ga­ti­va o apro­ve­char las ofer­tas en lí­neas aé­reas in­ter­na­cio­na­les que en­cuen­tran pa­ra no­so­tros em­pre­sas co­mo Pro­mos Aé­reas o Tu­ris­mo City. A sus re­pre­sen­tan­tes re­cu­rri­mos pa­ra ar­mar un ABC de tru­cos y se­cre­tos que nos ayu­da­rán a aho­rrar en el pró­xi­mo vue­lo al ex­te­rior.

A cam­biar la men­ta­li­dad

C on­sul­ta mos a Ma­tías, de Pro­mos Aé­reas, com­pa­ñía que des­de ha­ce ocho años bus­ca vue­los ba­ra­tos to­dos los días y los com­par­te con su co­mu­ni­dad. El ase­gu­ra que, en los úl­ti­mos tiem­pos, “hu­bo un boom en la ofer­ta de pa­sa­jes apo­ya­da en las sa­li­das des­de ae­ro­puer­tos me­nos re­que­ri­dos o re­cu­rrien­do a la op­ción de mul­ti­des­ti­nos pa­ra lle­gar, en más tiem­po pe­ro con me­nos cos­to, a la ciu­dad ele­gi­da. Asi se su­ma la po­si­bi­li­dad de co­no­cer al­gún lu­gar fue­ra de pro­gra­ma. Em­pe­za­ron a apa­re­cer com­bi­na­cio­nes muy ra­ras que re­sul­ta­ron atrac­ti­vas y, de a po­co, la men­ta­li­dad de los ar­gen­ti­nos fue cam­bian­do: a al­guien de Mendoza le con­vie­ne más sa­lir des­de Foz Do Igua­zú que des­de Ezei­za, por cer­ca­nía y por­que se evi­ta to­dos los im­pues­tos con que se gra­van los pa­sa­jes en nues­tro país (y que a ve­ces du­pli­can el pre­cio ba­se de la com­pa­ñía aé­rea). Ca­da ae­ro­lí­nea tie­ne su es­tra­te­gia de

Re­sig­nar con­fort es el lait mo­tiv de las low cost: los asien­tos es­tán más cer­ca­nos, no tie­nen wi-fi ni en­tre­te­ni­mien­to a bor­do y co­bran des­de una bo­te­lla de agua a la co­mi­da y las va­li­jas en bo­de­ga, mo­di­fi­can­do así el pre­cio pro­mo­cio­nal.

ven­tas se­gun el país, di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con cuán­to es­tá dis­pues­to a pa­gar el via­je­ro lo­cal por ese pa­sa­je. Si tie­nen el vue­lo lleno, ¿por qué lo va a ven­der más ba­ra­to? To­me­mos el ca­so de Mia­mi, un des­tino al que los ar­gen­ti­nos aman: des­de Mon­te­vi­deo no se via­ja tan­to, en­ton­ces es más ba­ra­to sa­lir des­de allí. Y sa­car el pa­sa­je com­bi­na­do Mia­mi-Nue­va York es pro­por­cio­nal­men­te más eco­nó­mi­co. Cla­ro que no to­dos es­tán dis­pues­tos a un tra­yec­to de 48 ho­ras aun­que pa­guen un ter­cio de la ta­ri­fa ha­bi­tual”, ex­pli­ca el eje­cu­ti­vo ar­gen­tino.

Des­ti­nos nue­vos

Ju­lián Gur­fin­kiel, uno de los fun­da­do­res de Tu­ris­mo City, re­ve­la el me­ca­nis­mo por el cual com­par­ten in­for­ma­ción de ofer­tas vía mail: “te­ne­mos una ba­se de da­tos que guar­da ca­da vue­lo con su res­pec­ti­vo pre­cio y que de­tec­ta los me­jo­res com­pa­rán­do­los con los del úl­ti­mo año. El re­sul­ta­do del aná­li­sis es en­via­do re­gu­lar­men­te a nuestros sus­crip­to­res. Tam­bién pue­den crear una aler­ta en nues­tra web y el sis­te­ma avi­sa cuan­do sube o ba­ja de pre­cio. Hay mu­cho via­je­ro –co­mo yo– al que le gus­ta ele­gir des­ti­nos ra­ros pa­gan­do $ 2.000.

A ve­ces, la di­fe­ren­cia en­tre un v ue­lo di­rec­to y otro con una es­ca­la in­có­mo­da es de $ 10.000, mon­to muy gran­de si pen­sa­mos en un gru­po fa­mi­liar y lo mul­ti­pli­ca­mos por cua­tro”.

Ju­lián coici­de con Ma­tías en bus­car la fa­ci­li­dad de sa­lir des­de otro ae­ro­puer­to: “En la Ar­gen­ti­na los im­pues­tos son al­tos, aho­ra conv ie­nen más Mon­tev ideo, San­tia­go, Foz y Asun­ción. El ma­yor aho­rro des­de Mon­te­vi­deo se da cuan­do en nues­tro país es tem­po­ra­da muy al­ta, o sea pleno ve­rano o va­ca­cio­nes de in­vierno. Por otro la­do, ca­da vez más gen­te via­ja en ba­se a una aler­ta irre­si­ti­ble que la ter­mi­na ten­tan­do. Cuan­do vie­ron que era más ba­ra­to ir a Aus­tra­lia o Ja­pón que a Cos­ta Ri­ca, cam­bia­ron el rum­bo de sus va­ca­cio­nes”.

Los ex per tos del bus­ca­dor Ka­yak ase­gu­ran, se­gún su Mo­bi­le Tra­vel Re­port, que du­ran­te 2017 los ar­gen­ti­nos pre­fi­rie­ron dos nue­vos des­ti­nos na­cio­na­les: Ba­ri­lo­che e Igua­zú; y dos in­ter­na­cio­na­les: Áms­ter­dam y Pun­ta Ca­na. Ade­más, des­apa­re­ció por com­ple­to del lis­ta­do San Pa­blo, Bra­sil, que fue una de las ciu­da­des fa­vo­ri­tas en 2016.

¿Adón­de nos alo­ja­mos?

Ma­xi­mi­li­ano Al­fa­ro, country ma­na­ger de Boo­king.com, di­ce que el aho­rro a la ho­ra de ele­gir el alo­ja­mien­to de­pen­de mu­cho “de ca­da via­je­ro y de qué fac­tor prio­ri­ce, ya sea pa­ra des­can­sar, re­co­rrer, de­gus­tar; ca­da des­tino pre­sen­ta un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que se adap­tan a lo que es­té ins­pec­cio­nan­do. Pue­do re­co­men­dar bus­car alo­ja­mien­tos que se adap­ten al pre­su­pues­to es­ti­ma­do pa­ra el via­je y así en­con­trar la me­jor op­ción, des­de los tra­di­cio­na­les ho­te­les has­ta ca­sas, de­par­ta­men­tos, iglúes o ca­sas en los ár­bo­les. Si el des­tino ya es­tá ele­gi­do, hay que sa­ber que un de­par­ta­men­to ayu­da a aho­rrar en la co­mi­da, pues evi­ta te­ner que sa­lir a ce­nar to­das las no­ches. Por otro la­do, los ho­te­les son ideales por la asis­ten­cia al via­je­ro que brin­dan con sus re­co­men­da­cio­nes de pri­me­ra mano y en cual­quier ho­ra­rio”.

Se pue­de al­qui­lar una ca­sa en­te­ra o un alo­ja­mien­to com­par­ti­do en Airbnb y, pa­ra de­ci­dir, Jor­di To­rres Ma­llol, su di­rec­tor re­gio­nal pa­ra Amé­ri­ca la­ti­na, ase­gu­ra que es im­por­tan­te leer con­cien­zu­da­men­te las re­glas de la ca­sa que se se­lec­cio­na, los ho­ra­rios de en­tra­da y sa­li­da, y es­tar al tan­to de la po­lí­ti­ca de can­ce­la­ción. Y acla­ra: “siem­pre re­co­men­da­mos con­tac­tar a va­rios an­fi­trio­nes an­tes de de­ci­dir dón­de hos­pe­dar­se, con­tar­les so­bre el via­je que es­ta­mos pla­nean­do y des­pe­jar du­das so­bre el lu­gar y el ba­rrio”. Y si, hay que to­mar­se el tiem­po pa­ra in­ves­ti­gar y pa­ra pre­gun­tar, aun­que sea des­de la mis­ma pla­ta­for­ma en la que se en­con­tró el hos­pe­da­je.

El se­cre­to: cuan­do se eli­ge on li­ne, lo prin­ci­pal es leer las re­co­men­da­cio­nes de otros via­je­ros o sus co­men­ta­rios, así co­mo la pun­tua­ción que le dan los de­más, pa­ra co­rro­bo­rar que sea el lu­gar in­di­ca­do. Hay que te­ner en cuen­ta que, so­bre el pre­cio fi­nal, Airbnb le co­bra un por­cen­ta­je al via­je­ro y al alo­ja­men­to, mien­tras que Boo­king só­lo lo ha­ce con el lu­gar.

Se­gún el Mo­vil Tra­vel Re­port ela­bo­ra­do por Ka­yak, los vue­los más bus­ca­dos por los ar­gen­ti­nos pro­me­dia­ron, el año pa­sa­do, los $ 16.000 por per­so­na.

Las pla­ta­for­mas on li­ne tie­nen apli­ca­cio­nes pa­ra des­car­gar y te­ner to­do el via­je en el ce­lu­lar. Airbnb agre­gó ex­pe­rien­cias con gen­te lo­cal pa­ra aque­llos que gus­tan de sa­lir del cir­cui­to tu­rís­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.