Nie­ve a la car­ta.

Ho­te­les, re­lax y gas­tro­no­mía cin­co es­tre­llas en dos de los des­ti­nos de mon­ta­ña más lin­dos de los Es­ta­dos Uni­dos. Y el tic­ket do­ra­do: un pa­se anual ili­mi­ta­do pa­ra dis­fru­tar de las me­jo­res pis­tas de es­quí del mun­do.

Weekend - - CONTENIDO - Por Cynt­hia Con­so­li.

Ho­te­les, re­lax y gas­tro­no­mía cin­co es­tre­llas en Vail y Brec­ken­rid­ge, dos de los des­ti­nos de mon­ta­ña más lin­dos de los Es­ta­dos Uni­dos. Y el tic­ket do­ra­do: un pa­se anual ili­mi­ta­do pa­ra dis­fru­tar de las me­jo­res pis­tas de es­quí del mun­do.

La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la di­ce que al­go épi­co es “gran­dio­so o fue­ra de lo co­mún”. El nom­bre de la ex­pe­rien­cia que ve­ni­mos a tes­tear a las en­tra­ñas de las Ro­co­sas, pro­me­te. Via­ja­mos des­de el ca­lor has­ta las tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro del he­mis­fe­rio Nor­te pa­ra ex­pri­mir el Epic Pass en las nie­ves de Vail y Brec­ken­rid­ge, dos de los cen­tros de es­quí más ex­clu­si­vos de Vail Re­sorts en Co­lo­ra­do.

Des­de el ae­ro­puer­to de Den­ver, atra­ve­sa­mos unos 200 km de ca­mi­nos de nie­ve pla­tea­da y pi­nos que son gri­ses o ver­des, se­gún apa­rez­ca o se es­con­da el sol. Ca­da tan­to vi­mos ca­se­ríos con ta­ber­nas con cuer­nos en la puer­ta, en el me­dio de las mon­ta­ñas. Más allá, flo­re­cían más si­llas aé­reas de las que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver.

La vi­lla de las mil es­tre­llas

Lo pri­me­ro que sor­pren­de es que los es­quia­do­res y snow­boar­ders ca­mi­nan muy cam­pan­tes por la vi­lla con sus bo­tas pues­tas, y los es­quíes o ta­blas al hom­bro. An­dan así por las ca­lles y en­tre los edi­fi­cios de ins­pi­ra­ción al­pi­na, mu­ñe­cos de ca­be­za de cas­co rom­pien­do el pai­sa­je blan­co con ro­pa de co­lo­res chi­llo­nes. Sus ca­ras son de va­ca­cio­nes, de que vi­nie­ron a ha­cer lo que más les gus­ta al me­jor lu­gar po­si­ble.

A Vail vi­ni­mos a pro­bar unas cu­cha­ra­das de lu­jo en el des­tino de es­quí fa­vo­ri­to de los que en­tien­den del te­ma. Es so­fis­ti­ca­do y eso se res­pi­ra en el ai­re. Tie­ne piel eu­ro­pea en la ar­qui­tec­tu­ra y ADN nor­te­ame­ri­cano en su fun­cio­na­mien­to per­fec­to: los shuttles del ho­tel a la ba­se del ce­rro pa­san ca­da 15 mi­nu­tos, car­ga­dos de agua mi­ne­ral y ba­rras de gra­no­la pa­ra re­cu­pe­rar fuer­zas. Aquí no se ne­ce­si­ta au­to. Las ame­ni­da­des après ski de los ho­te­les son dig­nas de la realeza. Nues­tra ca­sa es el Ritz Carl­ton que es­pe­ra a sus hués­pe­des con una toa­lla ca­lien­te y per­fu­ma­da de la­van­da pa­ra tem­pe­rar las ma­nos, cho­co­la­te ca­lien­te con mal­va­vis­cos, blends de té or­gá­ni­co y coo­kies re­cién hor­nea­das.

La pri­me­ra pa­ra­da es The Rock Re­sorts Spa en el ho­tel The Arra­be­lle: te­ne­mos una ci­ta pa­ra el me­jor ma­sa­je re­la­jan­te de nues­tras vi­das con vis­tas pa­no­rá­mi­cas a las Ro­co­sas. Mien­tras alis­ta­mos los equi­pos en el ren­tal Vail Sports Arra­be­lle, apa­re­cen de­ce­nas de ar­gen­ti­nos de Work & Tra­vel –y van a se­guir bro­tan­do en re­cep­cio­nes, res­tau­ran­tes y tien­das du­ran­te to­do el via­je–. Nos es­poi­lean el fi­nal del pa­seo: ju­ran que va­mos a en­lo­que­cer con es­te lu­gar.

El día de es­quí arranca a las 8 am y ter­mi­na a las 3 pm. Pun­tua­les, subimos en Ea­gle Bahn Gon­do­la

has­ta los 3.527 me­tros de al­tu­ra con Wal­ter Lu­ke, el ins­truc­tor. Nie­va y la sen­sa­ción tér­mi­ca es de ca­si -20 °C que, con la ro­pa in­di­ca­da, se ban­ca bien. Las cla­ses son en la ci­ma, don­de los ojos só­lo ven ma­res blan­cos, pi­nos y cie­lo. Ahí mis­mo es­tá Ad­ven­tu­re Rid­ge, un par­que de nie­ve del ta­ma­ño de un es­ta­dio de fút­bol que pa­re­ce un Dis­ney in­ver­nal. Di­ji­mos que sí a la Fo­rest Fl­yer Coas­ter, una mon­ta­ña ru­sa en el bos­que con ace­le­ra­dor pa­ra que el pa­sa­je­ro controle la ve­lo­ci­dad. Tam­bién hi­ci­mos Tu­bing –se tra­ta de un go­món pa­ra ti­rar­se en un to­bo­gán de nie­ve, con o sin gi­ros– y nos tu­vie­ron que ame­na­zar con ce­rrar el par­que y de­jar­nos allá arri­ba, por­que que­ría­mos se­guir ju­gan­do mil ve­ces más.

La tar­de es el me­jor mo­men­to pa­ra ex­plo­rar Vail Vi­lla­ge, ver có­mo em­pie­zan a pren­der­se las lu­ce­ci­tas y re­co­rrer las tien­das con un pret­zel en la mano. An­nie’s es un lo­cal de de­co­ra­ción; Wild Bill’s E Em­po­rium tie­ne los su­ve­ni­res, ac­ce­so­rios y ob­je­tos de di­se­ño más ori­gi­na­les. En The Spi­ce & Tea Ex­chan­ge hay cien­tos de va­rie­da­des de té en he­bras y es­pe­cias de to­do el mun­do. Y Rocky Moun­tain Cho­co­la­te Fac­tory es una vi­si­ta obli­ga­da pa­ra go­lo­sos. Ade­más, pie­les, ro­pa de­por­ti­va y de mon­ta­ña, cue­ros y jo­yas. Hay micros gra­tui­tos que cir­cu­lan en loop de Lions­head a Vail Vi­lla­ge pa­ra ir y vol­ver de la zo­na ho­te­le­ra al cen­tro, don­de es­tán los res­tau­ran­tes y el cir­cui­to de com­pras.

Dón­de co­mer: en la ci­ma de Ea­gle Bahn Gon­do­la, Bis­tro 14 es un pub ame­ri­cano, su bu­dín de pan es­pe­cia­do con pe­ras, nue­ces y bour­bon es una de­li­cia. Pa­ra des­pués de es­quiar: Vail Chop­hou­se (ri­cas ham­bur­gue­sas y lin­das vis­tas) y Ta­vern on the Squa­re, muy cer­ca de la ba­se. A la no­che, La Bottega es la ta­ber­na de mon­ta­ña fa­vo­ri­ta de los lo­ca­les, con me­nú ita­liano (im­per­di­ble la pas­ta car­bo­na­ra). Re­medy Bar en el Four Sea­sons tie­ne una cu­rio­sa car­ta de pó­ci­mas, eli­xi­res y coc­te­les clá­si­cos con un twist. Fla­me Res­tau­rant (en el mis­mo ho­tel) es un steak­hou­se mo­derno de mon­ta­ña don­de la ve­det­te es la car­ne.

Breck, pa­ra los ami­gos

El si­guien­te desafío as­cien­de a 3.962 m. Es­ta­mos Brec­ken­rid­ge –Breck, pa­ra los ín­ti­mos–, un cen­tro de es­quí en el co­ra­zón de un pue­blo mi­ne­ro. Tie­ne cin­co pi­cos (o peaks): el más bra­vu­cón es el 10; el 9 es pa­ra prin­ci­pian­tes; el 7 tie­ne pis­tas azu­les per­fec­tas pa­ra in­ter­me­dios y el 6 se jac­ta de re­ga­lar una ex­pe­rien­cia úni­ca por en­ci­ma de los pi­nos. La gón­do­la nos de­ja en la ci­ma del 8, con pis­tas pa­ra to­dos los ni­ve­les. Nos es­pe­ran Ca­rol, una ins­truc­to­ra oriun­da de San Mar­tín de Los An­des, y Lee, un aus­tra­liano que ya te­nía ex­pe­rien­cia en es­tas nie­ves y la enamo­ró ha­ce 15

En to­dos los re­sorts hay cla­ses pri­va­das, en gru­po y es­pe­cia­les pa­ra ni­ños, dic­ta­das en es­pa­ñol por ins­truc­to­res de Vail Ski & Snow­board School. Más in­fo: vail.com

años cuan­do ella era una re­cién lle­ga­da. El team de los avan­za­dos par­te con él a prac­ti­car sal­tos. Las no­va­tas va­mos con nues­tra com­pa­trio­ta, que es una fuen­te in­fi­ni­ta de tru­cos pa­ra me­jo­rar la téc­ni­ca y de re­la­tos de his­to­rias de amor que na­cie­ron co­mo la su­ya: de un po­rra­zo en la nie­ve.

Nos ins­ta­la­mos en el ran­cho de es­quí más gran­de y pa­que­te que ha­ya­mos vis­to (¡o ima­gi­na­do!) ja­más. Que­da en un ba­rrio re­si­den­cial y ve­mos el pue­blo des­de lo al­to. No sa­be­mos si em­pe­zar por la roc­ko­la, pro­bar al ja­cuz­zi en el me­dio de la nie­ve o ju­gar en la ca­si­ta es­con­di­da del cuar­to in­fan­til. No nos dan las ma­nos pa­ra sa­car fo­tos y su­bir sto­ries a ins­ta­gram.

Acá tam­bién se en­cien­de de lu­ces ama­ri­llas cuan­do cae la tar­de y aún en mar­zo da la sen­sa­ción de que por es­tos la­dos la Na­vi­dad du­ra pa­ra siem­pre. Las ca­sas y edi­fi­cios vic­to­ria­nos res­tau­ra­dos del pa­sa­do mi­ne­ro son jo­yas que for­man el cas­co his­tó­ri­co más gran­de de Co­lo­ra­do. Es­ta­mos muy cer­ca de Main Street, ho­gar de al­gu­nos de los más de 200 tien­das, res­tau­ran­tes y ba­res. Spi­ce & Tea Mer­chants tie­ne té en he­bras, ca­fé, es­pe­cias, cho­co­la­tes, de­li­ca­tes­sen or­gá­ni­cas, jue­gos de he­rra­mien­tas y ta­ci­tas. En Oli­ve Fu­sion se pue­den de­gus­tar va­rie­da­des de acei­te de oli­va y pro­bar los po­cho­clos, que son un man­jar. Ma­ri­gold’s Farm­hou­se Funk & Junk es una tien­da de ro­pa, de­co­ra­ción y ac­ce­so­rios con ai­re cam­pes­tre. Los ador­nos, jue-

gos, co­sas de ba­zar y re­cuer­dos más lin­dos los en­con­tra­mos en la sin­gu­lar Bel­vi­de­re & Hern.

Dón­de co­mer: En la ba­se del Peak 8, T-Bar (ri­cas car­nes y pas­tas). Hay que pro­bar el Oxygen Bar, que ayu­da a dis­mi­nuir los efec­tos de la al­tu­ra y ele­var la ener­gía (am­bos es­tán den­tro de One Ski Hill Place). Brec­ken­rid­ge Dis­ti­llery es un must por­que tie­ne tours y de­gus­ta­cio­nes, una tien­da pa­ra com­prar des­ti­la­dos y su­ve­ni­res de coc­te­le­ría, y un res­tau­ran­te ins­pi­ra­do en Wes An­der­son don­de se co­me bár­ba­ro. El Cu­cum­ber Bow Thai es un tra­go a ba­se del vod­ka de pe­ras de la ca­sa, pe­pino, jen­gi­bre y al­baha­ca que se con­vir­tió en el fa­vo­ri­to. Lo me­jor: hay un shuttle gra­tui­to pa­ra que pue­das be­ber tran­qui­lo y vol­ver sin co­rrer pe­li­gro.

Se­gu­ra­men­te, la Real Aca­de­mia ja­más vi­si­tó Vail ni Brec­ken­rid­ge al de­fi­nir “épi­co”. Si al­gún día lo ha­ce, tal vez cree un neo­lo­gis­mo pa­ra in­cre­men­tar el al­can­ce de su de­fi­ni­ción.

Con un pro­me­dio de 300 días de sol y 900 cm de nie­ve al año, Vail y Breck nu­clean en­tre los dos al­re­de­dor de 380 sen­de­ros con te­rre­nos pa­ra es­quia­do­res y snow­boar­ders prin­ci­pian­tes, de ni­vel in­ter­me­dio y ex­per­tos. Las pis­tas ro­dean pue­blos de en­sue­ño con tien­das y res­tau­ran­tes.

En Vail, las pis­tas pa­ra prin­ci­pian­tes y ex­per­tos es­tán cer­ca. Es un des­tino per­fec­to pa­ra fa­mi­lias y gru­pos que bus­quen ex­pe­rien­cias fas­ci­nan­tes.

Arri­ba: tu­bing en Ad­ven­tu­re Rid­ge, Vail. De­re­cha: Main Street, en el pue­blo vic­to­riano de Breck, una sa­li­da de shop­ping ideal. Al la­do, Brec­ken­rid­ge Dis­ti­llery tie­ne un res­tau­ran­te ins­pi­ra­do en Wes An­der­son y una es­pec­ta­cu­lar car­ta de tra­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.