En los do­mi­nios del Pa­ra­ná.

Des­de la ciu­dad, al­ter­na­ti­vas en la cos­ta­ne­ra y el nue­vo Acuario del Río. Al otro la­do, pla­yas po­co fre­cuen­ta­das, con su pro­pia gas­tro­no­mía y ca­bal­ga­ta en los hu­me­da­les.

Weekend - - CONTENIDO - Por Pa­blo Do­na­dío.

Des­de Ro­sa­rio, al­ter­na­ti­vas en la cos­ta­ne­ra y el nue­vo Acuario del Río. Al otro la­do del cau­ce, pla­yas del Pa­ra­ná Vie­jo, con su gas­tro­no­mía y ca­bal­ga­ta en los hu­me­da­les.

Eso que ves ahí, no exis­te. Te lo ju­ro por mi vi­da”, di­ce Federico Clé­ri­co aga­rrán­do­se la ca­be­za mien­tras su lan­cha sur­fea el lo­mo del río. El Pa­ra­ná es­tá ro­sa, un ro­sa vie­jo que ins­pi­ra. Pe­ro no al pun­to de ima­gi­nar una ram­pa de ce­men­to emer­gien­do al ex­tre­mo le­jano de la is­la La In­ver­na­da. “No sé qué de­cir­te, lo veo, lo veo y lo nie­go. De­be ser un efec­to del sol, una es­te­la de va­por ma­ña­ne­ro de un bu­que… no sé. Igual sa­ca­le fo­tos que, a par­tir de hoy, te­ne­mos nues­tro Uri­tor­co ro­sa­rino her­mano”, bro­mea y ace­le­ra el mo­tor abrup­ta­men­te. Se su­ce­den en­ton­ces los gran­des edi­fi­cios del cen­tro, el fa­mo­so mo­nu­men­to pa­trio, los tú­ne­les de las ba­rran­cas que ate­so­ran las his­to­rias de con­tra­ban­do de tiem­pos idos y el es­ta­dio de Central. “Dis­cul­pa­me pe­ro a ntes de cua lquier for­ma­li­dad y de es­te con­tac­to del ter­cer ti­po te­nés que co­no­cer el Ca­ri­be Ca­na­lla. El úni­co es­pa­cio

pla­ye­ro de en­ver­ga­du­ra acor­de a un club ar­gen­tino de pri­me­ra di­vi­sión, y no ese la­gui­to tris­te de los pri­mos”, cuen­ta nues­tro guía, a es­ta al­tu­ra un au­tén­ti­co maes­tro de ce­re­mo­nias.

Las is­las y pa­ra­jes al otro la­do de la ciu­dad son un se­cre­to a vo­ces, y un te­so­ro com­par­ti­do. Ubi­ca­das del la­do en­tre­rriano pe­ro ac­ce­si­bles des­de Ro­sa­rio, son los muelles de Cos­ta Al­ta los que em­bar­can en­tu­sias­tas ha­cia sus pla­yas en­fren­ta­das. O me­jor aún, ro­dean­do La In­ver­na­da y abrién­do­se al mun­do de is­lo­tes que el hu­me­dal re­crea, de en­torno na­tu­ral úni­co, don­de emer­gen pro­pues­tas de pla­ya y abun­dan los sa­bo­res tí­pi­cos.

Em­pa­na­das de pes­ca­do

Una de las ven­ta­jas es la cer­ca­nía: se pue­de es­tar li­dian­do con el caos de trán­si­to y, a los 20 mi­nu­tos, des­em­bar­car en la cal­ma is­le­ña, hun­dir los pies so­bre la are­na, pro­bar cru­jien­tes bas­ton­ci­tos de ra­ya, re­vi­vir. Pa­ra ello hay que atra­ve­sar la ima­gen su­rrea­lis­ta de los iru­pés flo­re­ci­dos ba­jo el co­lo­sal puen­te Ro­sa­rio-Vic­to­ria, en un bos­que se­co cu­bier­to por en­re­da­de­ras acuá­ti­cas, y en­trar a la bo­ca del

La ima­gen noc­tur­na de uno de los bu­ques cru­zan­do el in­men­so Pa­ra­ná. Aba­jo a la iz­quier­da, la ca­bal­ga­ta sor­tean­do los hu­me­da­les de El Pim­po­llal. A la de­re­cha, la pe­ce­ra cir­cu­lar del re­cien­te es­tre­na­do Acuario del Río.

Vie­jo Pa­ra­ná, don­de do­ña Icho (Tel.: 0341-155148869), due­ña y se­ño­ra de Is­la Li­ber­tad, nos es­pe­ra. “Cuan­do lle­gué to­do es­to era sel­va, sin ve­ci­nos prác­ti­ca­men­te. Mi es­po­so era is­le­ño pe­ro yo ve­nía de la ciu­dad y, co­mo una ni­ña mi­ma­da, tu­ve que apren­der to­do. Hoy hay tan­ta ofer ta co­mo hi­jos y nie­tos, y los fi­nes de se­ma­na no da­mos a bas­to”, d ice mien­tras le da al re­pul­gue de las em­pa­na­das de pes­ca­do que mu­chos vie­nen a pr ob a r e xclu­si­va­men­te. El lu­gar es un én­cla­ve is­le­ño al cien­to por cien­to, con ca­ba­ñas ti­po dor­mis pa­ra dos ($ 500) y ser­vi­cios de luz y pa­rri­lla ($ 40) pa­ra quien desea pa­sar el día. Una des­pen­sa aten­di­da por ella mis­ma ofre­ce su in­fa­li­ble pan ca­se­ro y otros pla­tos ri­be­re­ños.

Cru­zan­do un arro­yo y cer­ti­fi­can­do lo dicho, la is­la ve­ci­na al­ber­ga a Leo Díaz (Tel.: 0341155720800), uno de sus hi­jos. An­fi­trión de Wil­son, el pa­ra­dor en ho­me­na­je a la pe­lí­cu­la de Tom Hanks, el hom­bre es fa­mo­so por los bas­ton­ci­tos de ra­ya acom­pa­ña­dos por bue­na cer­ve­za ar­te­sa­nal, que elevan la ofer­ta de un lu­gar sen­ci­llo, bien aten­di­do por su due­ño, su mu­jer y una ami­ga, con me­sas y pa­rri­lle­ros a la som­bra pa­ra pa­sar un día le­jos del rui­do ($ 50 la es­ta­día), ani­mar­se al cam­ping ($ 100 por per­so­na) y a los pa­seos en ka­yak. A po­cos mi­nu­tos y ya so­bre el is­lo­te Benito, Mariana acla­ra de mo­vi­da que el cli­ma si­len­cio­so y el res­pe­to a la na­tu­ra­le­za no se ne­go­cian si se pre­ten­de acam­par en su eco-cam­ping Los Be­ni­tos ($ 300 dos días, Tel.: 0341-153253505 /155529355, FB eco­cam­pin­glos­be­ni­tos) o pa­sar la es­ta­día en los dor­mis ($ 750 a $ 1.150 pa­ra 2, 3 y 4) ubi­ca­dos en pleno mon­te. “No to­qué un só­lo ár­bol cuan­do los hi­ce”, se­ña­la or­gu­llo­sa. Bar y una pro­vee­du­ría su­per­com­ple­ta con op­cio­nes ve­ge­ta­ria­nas, luz y ex­ce­len­tes sa­ni­ta­rios, son par­te de un es­pa­cio que re­quie­re sí o sí de re­ser­va pre­via. Una re­cien­te car­pa pa­ra reunio­nes y ri­tua­les, un sen­de­ro al mon­te na­tu­ral y rin­co­nes sel­vá­ti­cos com­ple­tan un pa­no­ra­ma am­plio cu­ya ba­ja­da o es­ta­día cues­ta $ 80.

Al ga­lo­pe

“Es­to sí no lo ha­ce na­die”, di­ce Fe­de mien­tras ama­rra en El Pim­po­llal (Tel.: 0341-155494777, FB: is­lael­pim­po­llal), el des­tino jo­ven que ha vuel­to a su bal­nea­rio de are­na to­do un imán de es­te río. Pe­ro no va­mos a ha­cer pla­ya ni a dis­fru­tar de bue­nos tra­gos, el vó­ley o el stan­dup, sino a ca­bal­gar. Y pa­ra eso con­ta­mos con una tro­pi­lla a la que le gus­ta el agua tan­to co­mo el sue­lo fir­me. Ad­mi­nis­tra­dor de es­tas tie­rras is­le­ñas he­re­da­das de su fa­mi­lia, Ra­fa en­ca­ra los hu­me­da­les, es­qui­va es­pi­ni­llos y cru­za arro­yos co­mo buen ba­queano, flan­quea­do por su prima Ba­chi, la co­nex ión con “el otro la­do”. Allí es­tán su ga­na­do, sus plan­tas na­ti­vas y

una es­tan­cia que se ofre­ce a gran­des gru­pos (has­ta 20 pa­sa­je­ros, con mí­ni­mo de 7 a $ 600 por per­so­na), tan­to pa­ra es­ca­pa­das fa­mi­lia­res co­mo em­pre­sa­ria­les. “Ha­ce­mos es­ta ca­bal­ga­ta de ho­ra y me­dia pe­ro so­lía­mos ha­cer la tra­ve­sía Ro­sa­rio-Vic­to­ria en tres días. Creo que de­be­ría­mos re­to­mar­la”, se en­tu­sias­ma. Una gran­ja con ani­ma­les (ga­lli­nas, pa­tos, va­cas, cer­dos) apor­ta un to­que di­fe­ren­te al en­torno de pla­ya y fies­ta, y per­mi­te una mi­ra­da fa­mi­liar del lu­gar. Pa­sar el día cues­ta $ 60 y $ 90 con uso de si­llas, me­sa y pa­rri­lle­ro. En­fren­te, en la ca­ra es­te de La In­ver­na­da, la es­tre­lla gas­tro­nó­mi­ca del Pa­ra­ná Vie­jo se pre­sen­ta con dis­cre­to car­tel: Ca­pi­ba­ra (Tel.: 0341154002348/50). Son va­rias las fa­mi­lias ro­sa­ri­nas que en­tra n a l Pa ra ná Vie­jo pa ra al­mor­zar en el res­tau­ran­te más des­ta­ca­do de la zo­na.

“Te­ne­mos un am­plio sa­lón y rin­co­nes en el jar­dín que da al río, don­de la ma­yo­ría gus­ta es­tar”, di­ce Eri­ca, que le po­ne la mis­ma po­len­ta a la co­ci­na que a la cons­truc­ción de una ca­ba­ña a pun­to de es­tre­nar pa­ra que “a quien le gus­te co­mer bien, se que­de a dor­mir y re­pi­ta to­do lo que quie­ra”. Su car­ta es muy com­ple­ta y se re­co­mien­da el me­nú fi­jo: em­pa­na­da de pes­ca­do o car­ne, asa­do o bo­ga des­pi­na­do al horno de ba­rro y en­sa­la­da, por $ 350. En la zo­na tra­ba­ja tam­bién la fir­ma Ocea­nic Tra­vel (www. ocea­nic­tra­vel.com.ar / Tel.: 0341154686222), prin­ci­pal pres­ta­dor ha­bi­li­ta­do de pesca de­por­ti­va, con ex­cur­sio­nes y cam­pa­men­tos oca­sio­na­les con re­ser­va pre­via.

De es­treno

De ca­ra al Pa­ra­ná pe­ro des­de la cos­ta de la ciu­dad, la re­cien­te inau­gu­ra­ción del Acuario del Río, en­fren­ta­do a la can­cha de Ro­sa- rio Central, en­san­cha aún más las pro­pues­tas de una cos­ta­ne­ra que re­ci­be a los run­ners, ska­ters y ci­clis­tas, ex­plo­ta en par­ques, ba­res y res­tau­ran­tes, alar­dea con la re­no­va­ción del Mo­nu­men­to y las pla­yas top de La Flo­ri­da. “No es só­lo un acuario sino un cen­tro tec­no­ló­gi­co, cien­tí­fi­co y edu­ca­ti­vo. Aho­ra mos­tra­mos pa­ra en­ten­der y ayu­dar a cuidar la vi­da ocul­ta del río”, di­ce Ale­xis Grim- berg, es­pe­cia­lis­ta en acui­cul­tu­ra y sub­di­rec­tor del lu­gar. La re­co­rri­da lle­va cer­ca de dos ho­ras y em­pie­za en el Par­que Au­tóc­tono cu­ya ram­pa con­du­ce al edi­fi­cio don­de un in­tere­san­te equi­po lle­va ade­lan­te tan­to los es­tu­dios co­mo la for­ma de co­no­cer­los.

Las vi­si­tas son guia­das con ho­ra­rio y cu­po: se re­co­rren los la­bo­ra­to­rios, áreas de ex­pe­ri­men­ta­ción, pi­le­to­nes en tie­rra, la bi­blio­te­ca y otros sec­to­res del pri­mer pi­so. En el en­tre­pi­so es­tá el bar y en la plan­ta al­ta lo que to­dos quie­ren ver: la sa­la con 10 pe­ce­ras gi­gan­tes, pan­ta­llas tác­ti­les, jue­gos de me­mo­ria y un ca­jón de are­na in­ter­ac­ti­va en la que se pro­yec­tan co­lo­res pa­ra re­crear am­bien­tes don­de se ve có­mo se mo­di­fi­can si el hom­bre los in­ter­vie­ne. “La tec­no­lo­gía es cla­ve pe­ro tam­bién la par­te hu­ma­na. Por eso te­ne­mos con­tac­to con pes­ca­do­res des­de el prin­ci­pio del pro­yec­to; sa­li­mos jun­tos y nos han en­se­ña­do un mon­tón de co­sas so­bre es­te río del que to­dos es­ta­mos apren­dien­do”.

Un tra­mo del pa­seo de la cos­ta­ne­ra. Al la­do, Fe­de de­ja atrás Ro­sa­rio ca­mino a las is­las del Vie­jo Pa­ra­ná.

La pis­ta pa­ra las bi­cis en el nu­tri­do es­pa­cio cos­te­ro que ofre­ce la ciu­dad. Der.: la tro­pi­lla cru­za el río pa­ra ini­ciar la ca­bal­ga­ta por los hu­me­da­les de las is­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.