Pi­ques en lo pro­fun­do.

Es tiem­po de pe­je­rre­yes y los fui­mos a bus­car a Cór­do­ba, en el bu­có­li­co en­torno del Club Al­ta Gra­cia, usan­do una em­bar­ca­ción que era una ver­da­de­ra ca­sa flo­tan­te.

Weekend - - CONTENIDO - Por Marcelo Albanese.

Es tiem­po de pe­je­rre­yes y en es­ta oca­sión los fui­mos a bus­car al Di­que Los Mo­li­nos, Cór­do­ba, en el bu­có­li­co en­torno del Club Al­ta Gra­cia, a bor­do de una em­bar­ca­ción que era una ver­da­de­ra ca­sa flo­tan­te.

Con un cli­ma muy cam­bian­te, y que to­da­vía no se ter­mi­na de arrai­gar, di­mos pa­so a bus­car los fle­chas de pla­ta. En es­ta oca­sión, nos tras­la­da­mos al Di­que Los Mo­li­nos, en la pro­vin­cia de Cór­do­ba, un em­bal­se ar­ti­fi­cial en el que pes­ca­ría­mos a una pro­fun­di­dad apro­xi­ma­da de 40 me­tros.

Des­de Ca­pi­tal Fe­de­ral, por Ru­ta Na­cio­nal 8 nos se­pa­ran 719 km has­ta nues­tro des­tino, Vi­lla Ge­ne­ral Bel­grano. Des­de allí ha­ría­mos el tras­bor­do y, tras re­co­rrer 30 km, lle­ga­ría­mos a la lo­ca­li­dad de Amé­ri­ca, don­de nos es­pe­ra­ba Freddy Sa­bat­ti­ni, nues­tro ami­go y guía de la jor­na­da. Ins­ta­la­dos en el Club Al­ta Gra­cia, con su pri­vi­le­gia­da ubi­ca­ción a la vera de la Ru­ta Pro­vin­cial N° 5, Freddy nos aga­sa­jó con un con­for­tan­te desa­yuno pa­ra re­po­ner­nos lue­go de ha­ber viajado to­da la no­che, y nos co­men­tó có­mo iba a trans­cu­rrir la jor­na­da de pes­ca.

Una ca­ba­ña flo­tan­te

La lo­ca­li­dad Vi­lla Ciu­dad de Amé­ri­ca se en­cuen­tra si­tua­da en el Area de Pa­ra­va­chas­ca, so­bre la Ru­ta Pro­vin­cial Nº 5, a 61 km de la ca­pi­tal cor­do­be­sa, en me­dio de un es­car­pa­do te­rri­to­rio ubi­ca­do

en lo al­to de lo­mas y sierras, has­ta don­de las aguas del enor­me la­go de Los Mo­li­nos no pue­den ac­ce­der. Una gran par­te de sus ca­sas son de fin de se­ma­na, aun­que la po­bla­ción ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los úl­ti­mos años. Es una zo­na pro­pi­cia pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre co­mo trek­king, ca­bal­ga­tas y ci­clis­mo de mon­ta­ña, ade­más de de­por­tes náu­ti­cos y pes­ca en el em­bal­se del di­que.

Par­tien­do des­de el Club Al­ta Gra­cia, en la con­for­tan­te y có­mo­da bal­sa equi­pa­da con to­dos los ser­vi­cios, co­men­za­mos la tra­ve­sía con un día que ama­ne­cíó gris y llu­vio­so. Pe­ro eso ca­si no nos im­por­ta­ba por­que pes­ca­ría­mos to­tal­men­te res­guar­da­dos ba­jo te­cho: nos en­con­trá­ba­mos en una ver­da­de­ra ca­sa flo­tan­te.

Pi­que es­po­rá­di­co

Los equi­pos que uti­li­za­mos en la pri­me­ra jor­na­da fue­ron ca­ñas cor­tas que no su­pe­ran los 2,50 m, re­eles car­ga­dos tan­to con mul­ti­fi­la­men­to del 0,18 mm y ny­lon de 0,35 mm, lí­nea ba­lan­cín con an­zue­los N° 2 y 3 y, co­mo car­na­da, mo­ja­rra vi­va pro­vis­ta por el lu­gar. Freddy Sa­bat­ti­ni nos con­tó de los di­fe­ren­tes lu­ga­res en los que in­ten­ta­ría­mos la pes­ca, co­mo fren­te al que­ma­de­ro, en el me­dio del Di­que, en la is­la, la ba­rran­ca y la bo­ca del río De los Es­pi­ni­llos.

Lue­go de ha­ber na­ve­ga­do apro­xi­ma­da­men­te unos trein­ta mi­nu­tos, nos pre­pa­ra­mos pa­ra en­car­nar los apa­re­jos y co­men­zar con los pri­me­ros lan­ces. Nos en­con­trá­ba­mos a una pro­fun­di­dad de 28 m, pe­ro de­ci­di­mos ha­cer los pri­me­ros in­ten­tos en­tre los 10 y 18 m, que es en don­de se ve­nían dan­do los pi­ques en los días an­te­rio­res. Es­pe­ra­mos unos veinte mi­nu­tos has­ta que se con­cre­tó el pri­me­ro en el apa­re­jo de Ni­co­lás Albanese, mar­can­do un buen ejem­plar de pe­je­rrey bien ro­bus­to –su­pe­ra­ba los 30 cm– y que dio una lin­da ba­ta­lla. Así se fue dan­do, es­po­rá­di­ca­men­te, la to­ma de car­na­da en es­ta zo­na.

Freddy cap­tu­ró otro vo­raz ejem­plar que su­pe­ra­ba los 30 cm. A una pro­fun­di­dad de 13 m, los pi­ques no fue­ron cons­tan­tes, así que de­ci­di­mos cam­biar de lu­gar y nos di­ri­gi­mos a la bo­ca del Río de los Es­pi­ni­llos.

Ca­ma­das de ju­ve­ni­les

Allí co­men­za­mos a pro­bar en di­fe­ren­tes pro­fun­di­da­des con nues­tros apa­re­jos. En mi ca­so, co­rrí el nu­do co­rre­di­zo y lo lle­vé has­ta 8 m. En es­ta zo­na los pi­ques co­men­za­ron a dar­se más cons­tan­tes y lo­gré un her­mo­so ejem­plar que mar­có los 40 cm. En to­dos los ca­sos, los pi­ques se da­ban con ti­ron­ci­tos sua­ves y, de in­me­dia­to, la bo­ya co­men­za­ba a hun­dir­se sua­ve­men­te. Has­ta ese mo­men­to no ha­bía que apre­su­rar­se pa­ra con­cre­tar la pes­ca. Así fui­mos lo­gran­do di­fe­ren­tes por­tes de fle­chas de pla­ta.

Al­go a re­mar­car es que el di­que se en­cuen­tra con mu­chí­si­ma po­bla­ción de pe­je­rre­yes ju­ve­ni­les, al­go que nos po­ne muy con­ten­tos pen­san­do en el fu­tu­ro, y que nos lle­nó de pre­cau­cio­nes pa­ra la pes­ca en sí. Tras una llo­viz­na in­sis­ten­te que per­du­ró prác­ti­ca­men­te to­da la jor­na­da, nues­tro pri­mer día iba cul­mi­nan­do. Le­van­ta­mos las lí­neas y em­pren­di­mos rum­bo al puer­to, don­de nos es­pe­ra­ba Pa­blo Agüe­ro, nues­tro guía del día si­guien­te. Era el mo­men­to de des­can­sar pa­ra co­men­zar la nue­va jor­na­da bien tem­prano.

Abun­dan­te res­pues­ta

Eran las 7:30 cuan­do sa­li­mos a na­ve­gar acom­pa­ña­dos por Agüe­ro y Claus pa­ra re­le­var otros sec­to­res del di­que. La llo­viz­na no ce­sa­ba y otra vez ten­dría­mos una jor­na­da gris que tor­na­ba muy par­ti­cu­lar el en­torno en el que nos en­con­trá­ba­mos, de sierras y pai­sa­jes po­cos fre­cuen­tes. Na­ve­ga­mos apro­xi­ma­da­men­te por 40 mi­nu­tos y co­men­za­mos a pes­car con la mis­ma mo­da­li­dad del día an­te­rior, variando las pro­fun­di­da­des de los apa­re­jos.

Los pi­ques no se hi­cie­ron es­pe­rar y Pa­blo mar­có el pri­mer pe­je­rrey de la jor­na­da en su apa­re­jo, que su­pe­ra­ba los 35 cm. En si­mul­ta­neo, Ni­co­lás con­cre­ta­ba otra de las cap­tu­ras, a una pro­fun­di­dad de 12 m y lo se­guía Claus con otro ma­ra­vi­llo­so ejem­plar, to­dos muy pa­re­jos y com­ba­ti­vos.

La pes­ca es­ta­ba más que en­tre­te­ni­da y en­tre­ve­ra­dos sa­lían fle­chas ju­ve­ni­les que, por su­pues­to, fue­ron de­vuel­tas a su há­bi­tat. Me­dia jor­na­da bas­tó pa­ra dar por ase­gu­ra­da la can­ti­dad y ca­li­dad de pe­ces que con­tie­ne es­te ám­bi­to. Ade­más, lo fre­cuen­tan otras es­pe­cies: ba­gres, ta­ra­ri­ras de muy bue­nos por­tes, dien­tu­dos, mo­ja­rro­nes, car­pas y tru­chas. Va­le la pe­na una es­ca­pa­da.

En me­dio de un es­car­pa­do te­rri­to­rio de lo­mas y sierras, las aguas cris­ta­li­nas y pro­fun­das de es­te di­que die­ron los me­jo­res por­tes de fle­chas en pro­fun­di­da­des, en al­gu­nos ca­sos a los 35 me­tros.

Ni­co­lás Albanese con una de las cap­tu­ras de pe­je­rre­yes, en es­ta oca­sión a ocho me­tros de pro­fun­di­dad.

Par­te del em­bar­ca­de­ro, con la bal­sa lis­ta pa­ra el arran­que en un día gris.

Los en­car­nes ten­ta­do­res pa­ra los por­tes más gran­des fue­ron dos mo­ja­rras vi­vas en­he­bra­das en el an­zue­lo Ni­co­lás Albanese lu­cien­do par­te de las ex­ce­len­tes cap­tu­ras de la jor­na­da. De­re­cha: Pa­blo con un ejem­plar que su­peró los 40 cm.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.