Pe­je­rre­yes ba­jo la llu­via.

Con la lle­ga­da de ma­yo, las la­gu­nas Chis Chis y Las Ta­bli­llas em­pe­za­ron a en­tre­gar el tro­feo más es­pe­ra­do.

Weekend - - CONTENIDO - Por Da­niel Ro­drí­guez.

Con la lle­ga­da de ma­yo, las la­gu­nas Chis Chis y Las Ta­bli­llas em­pe­za­ron a en­tre­gar el tro­feo más es­pe­ra­do por to­dos: las an­sia­das fle­chas de pla­ta.

En es­ta opor­tu­ni­dad re­le­va­mos dos de las la­gu­nas más vi­si­ta­das du­ran­te to­do el año por los pes­ca­do­res de­por­ti­vos: Chis Chis y su ve­ci­na Las Ta­bi­llas, que for­man par­te del gru­po de Las En­ca­de­na­das de Chas­co­mús. Es­tán se­pa­ra­das por un ca­nal de ac­ce­so, que pu­di­mos tran­si­tar fá­cil­men­te con nues­tra em­bar­ca­ción de­bi­do a que la gen­te del pes­que­ro La Amis­tad, jun­to a los guías de la zo­na, tu­vie­ron la bue­na idea de mar­car­lo con ban­de­ri­nes. Si bien el ve­rano pa­sa­do fue de muy po­cas llu­vias, por suer­te no se vio afec­ta­do su cau­dal de agua. La la­gu­na Chis Chis es­tá co­mu­ni­ca­da me­dian­te una com­puer­ta con Las Ba­rran­cas, por la cual a prin­ci­pio de año co­men­za­ron a in­gre­sar gran can­ti­dad de ba­gres blan­cos de me­diano por­te. Lo com­pro­ba­mos cuan­do vi­mos ar­quear­se nues­tras ca­ñas te­les­có­pi­cas y pen­sa­mos que ha­bía­mos pin­cha­do un gran ma­tun­go, pe­ro no, ve­nía pren­di­do un bi­go­tu­do.

Un par de días an­tes de la sa­li­da re­ci­bí el lla­ma­do del guía Mar­tín De­la­lo, de Ex­cur­sio­nes de Pes­ca El Pi­que, in­vi­tán­do­me a re­le­var am­bas la­gu­nas jun­to a su ami­go Ni­co­lás, ya que la

tem­pe­ra­tu­ra co­men­zó a ba­jar, aun­que no mu­cho, y em­pe­za­ban a ac­ti­var­se los pe­je­rre­yes más gran­des. Ma­yo em­pe­zó com­pli­ca­do por las llu­vias, sus­pen­di­mos va­rias sa­li­das has­ta que di­ji­mos: “Llu­via, no te te­ne­mos mie­do, va­mos igual! Pi­lo­to, bo­tas de go­ma y a pes­car”.

La ho­ra del en­cuen­tro era a las 5:30 am de un día de se­ma­na, que­ría­mos to­da la la­gu­na pa­ra no­so­tros (cuan­tas me­nos em­bar­ca­cio­nes en el agua, me­jo­res re­sul­ta­dos). Arran­ca­mos el via­je des­de zo­na oes­te del GBA con una tor­men­ta eléc­tri­ca in­creí­ble pe­ro las ga­nas de pes­car in­tac­tas. Só­lo dos ho­ras nos se­pa­ra­ban del pes­que­ro, pre­via pa­ra­da pa­ra con­se­guir unas muy bue­nas mo­ja­rras en Car­na­das El Ka­tu, lu­gar al que la llu­via to­da­vía no ha­bía lle­ga­do.

En zo­nas ba­jas y de jun­ca­les

En el Ki­lo­me­tro 144,200 de la Au­to­vía 2 es­tá la en­tra­da al pes­que­ro, tan só­lo 100 m de ca­mino y ya es­tá­ba­mos al pie del truc­ker, pre­vio sa­lu­do a la gen­te del lu­gar que, des­de muy tem­prano to­dos los días, re­ci­be vi­si­tan­tes de di­ver- sas zo­nas. Nos to­ma­ron los da­tos per­so­na­les an­tes de em­bar­car y co­men­za­mos a car­gar la lan­cha, mi­ran­do de reojo al cie­lo muy car­ga­do pe­ro sin llu­vias to­da­vía.

La idea de Mar­tín era arran­car ha­cia Las Ta­bli­llas, ya que te­nía el da­to por sa­li­das an­te­rio­res, de que el pe­je gran­de ha­bía que bus­car­lo en zo­nas ba­jas y de jun­ca­les. En me­dia ho­ra de na­ve­ga­ción es­tá­ba­mos en el área ele­gi­da, an­cla­mos y co­men­za­mos a pro­bar con bra­zo­la­das de 15 cm. Tu­vi­mos al­gu­nas res­pues­tas de pe­jes ju­ve­ni­les, otros me­dia­nos y mu­chos ba­gres blan­cos que nos en­ga­ña­ban pren­dién­do­se a nues­tras mo­ja­rras y ar­quean­do las ca­ñas co­mo un gran fle­cha del pla­ta. Pa­ra es­te en­ton­ces, a me­dia ma­ña­na, ya ha­bía co­men­za­do a llo­ver pe­ro, le­jos de des­ani­mar­nos, nos dio más ga­nas de se­guir bus­can­do el pi­que.

Co­mo la zo­na era muy ba­ja, de­ci­di­mos mo­ver­nos ha­cia La Pe­ce­ra, otro lu­gar de buen ren­di­mien­to. Bus­ca­mos los cla­ros pa­ra po­der rea­li­zar los lan­ces y tam­po­co tu­vi­mos suer­te. Vol­vi­mos a mo­ver­nos cruzando la vie­ja com­puer­ta con mu­cho cui­da­do pa­ra no gol­pear el mo­tor. Se­guía­mos te­nien­do pi­ques de pe­je­rre­yes pe­ro no apa­re­cían los gran­des, esos que an­siá­ba­mos tan­to, así que re­to­ma­mos el ca­nal pa­ra in­gre­sar al­re­de­dor de las 14 a la la­gu­na Chis Chis.

Ro­bus­tos y pe­lea­do­res

Rea­li­za­mos un ga­re­te des­de la pun­ta del Mo­rro ha­cia la bahía, de­bi­do a que te­nía­mos fuer­te vien­to del sec­tor no­res­te. Cam­bia­mos de lu­gar, lle­gan­do a

la bo­ca del ca­nal de ac­ce­so a la la­gu­na Ade­la y, des­de ese sec­tor, em­pren­di­mos el ga­re­te. La llu­via y los fuer­tes vien­tos (por mo­men­tos cal­cu­la­mos de 20 km/h) no ce­sa­ron du­ran­te to­do el día pe­ro, con un buen equi­po de llu­via y es­tan­do bien acom­pa­ña­do, es una ex­pe­rien­cia que re­co­mien­do. Rea­li­za­mos cua­tro lar­gos ga­re­tes y ¡ahí sí! Pu­di­mos dar con los gran­des pe­je­rre­yes de es­ta la­gu­na, con por­tes de 43 cm. In­creí­ble­men­te pe­lea­do­res, muy ro­bus­tos y bien ali­men­ta­dos, ofre­cen una muy lin­da lu­cha. Apro­xi­ma­da­men­te a las 17 de­ci­di­mos le­van­tar ca­ñas. El cie­lo es­ta­ba ca­da vez más ne­gro y ha­bía que es­tar a las 18 de re­gre­so.

Vol­vi­mos na­ve­gan­do ba­jo la llu­via, con esa her­mo­sa sen­sa­ción que per­ma­ne­ce des­pués de un buen día de pes­ca. Que­dar­te con

ga­nas de más y ya es­tar pen­san­do “¿cuán­do pue­do vol­ver?”.

El le­cho de Chis Chis es de lo­do y muy plano, ideal pa­ra ga­re­tear in­clu­si­ve con mu­cho vien­to, uti­li­zan­do el an­cla apo­ya­da en el fon­do y ayu­da­do con un muer­to, así po­de­mos re­gu­lar la ve­lo­ci­dad a nues­tro gus­to. Sus bor­des po­seen zo­nas de jun­ca­les y al­gu­nas ri­be­ras pre­sen­tan pe­que­ñas ba­rran­cas de po­cos me­tros. Cuen­ta con un pro­me­dio de 5 a 6 m de pro­fun­di­dad en el cen­tro. Es­tas aguas tie­nen gran can­ti­dad de nu­trien­tes en sus­pen­sión, mo­ti­vo por el cual el pe­je­rrey es muy ro­bus­to y pe­lea­dor al mo­men­to de to­mar la car­na­da, y tam­bién nos jue­ga en con­tra ya que lo ha­ce muy ce­lo­sa­men­te, ca­si im­per­cep­ti­ble, por eso es ne­ce­sa­rio uti­li­zar lí­neas tram­po­sas pa­ra evi­tar ofre­cer­le re­sis­ten­cia.

Con res­pec­to a Las Ta­bli­llas, su fon­do es de mu­cha ve­ge­ta­ción y ra­mas, lo que per­mi­te que po­da­mos ele­gir un lu­gar, al­gún cla­ro o jun­cal, pa­ra an­clar­nos a pe­sar del in­ten­so vien­to; con­tra­ria a la an­te­rior don­de es im­po­si­ble que el an­cla se fi­je al fon­do pues su zo­na más pro­fun­da es de 3 m. En am­bas la­gu­nas es ne­ce­sa­rio que el vien­to es­té ac­ti­vo pa­ra oxi­ge­nar el agua, de lo con­tra­rio el pi­que de pe­je­rrey mer­ma y apa­re­cen los dien­tu­dos. Un detalle que me en­se­ñó el guía es a no ti­rar al agua las mo­ja­rras que sa­ca­mos de los an­zue­los cuan­do pa­sa­ron va­rios mi­nu­tos sin te­ner pi­que, y me­nos cuan­do ga­re­tea­mos, por­que in­me­dia­ta­men­te se lle­na de ga­vio­tas pa­ra ali­men­tar­se, al­go que mo­les­ta a los pe­je­rre­yes que es­tán co­mien­do en su­per­fi­cie, es­pan­tán­do­los. Tam­po­co es ne­ce­sa­rio en un am­bien­te ce­rra­do uti­li­zar ce­ba, ya que lo úni­co que lo­gra­mos es ac­ti­var a los dien­tu­dos y los pe­je­rre­yes ju­ve­ni­les.

Equi­pos y car­na­da

Uti­li­za­mos ca­ñas te­les­có­pi­cas de 4,20 m, re­eles fron­ta­les car­ga­dos con mul­ti­fi­la­men­to de 0,18 mm y lí­neas con bo­yas li­via­nas en dis­tin­tos co­lo­res. Los más ren­di­do­res fue­ron ver­de li­món, com­bi­na do con ne­gro y na­ran­ja; y las es­pa­ño­las con una pe­que­ña trampa co­rre­di­za de 20 cm en la ma­dre. Mar­tín acos­tum­bra a ar­mar las lí­neas tram­po­sas usan­do las bo­yas chu­pe­to­nas fi­jas a la ma­dre y las que es­tán tram­po­sas son las pe­que­ñas bo­yas yo-yo, con su bra­zo­la­da de no más de 15 a 25 cm que tra­ba­jan li­bres y no ofre­cen re­sis­ten­cia al pi­que. Yo ha­bía lle­va­do las clá­si­cas que com­pra­mos en las ca­sas de pes­ca y, si bien te­nía mu­chos pi­ques, se me com­pli­ca­ba pin­char­los has­ta que co­men­cé a mi­rar de reojo las lí­neas de mis com­pa­ñe­ros y ahí me di cuen­ta del error. Ellos da­ban por sen­ta­do que iba a te­ner las mis­mas lí­neas, así que me die­ron un par de dis­tin­tos co­lo­res y ¡ahí si nos pu­si­mos a la par pin­chan­do fle­chas!

Otro de­ta l le a te­ner en cuen­ta es uti­li­zar un pun­te­ro ca­se­ro he­cho con una bo­ya yo­yo, de no más de 25 cm, al cual le agre­ga­mos un par de ro­to­res gi­ra­to­rios con dos bra­zo­la­das, la pri­me­ra de 20 cm y la se­gun­da de 40. Es lo que ha­ce la di­fe­ren­cia: la ma­yo­ría de los ma­tun­gos ve­nían pin­cha­dos. Con res­pec­to a los an­zue­los, con uti­li­zar Nº 2/0 es­ta más que bien; tal vez, si usa­mos 1/0 nos ju­ga­mos a per­der unos cuan­tos pi­ques. La car­na­da pre­fe­ri­da es la mo­ja­rra vi­va me­dia­na, pin­cha­da de co­la a ca­be­za.

Real­men­te fue una jor­na­da más que in­tere­san­te y di­ver­ti­da. Ha­cien­do ca­so omi­so al pro­nós­ti­co dis­fru­ta­mos la pes­ca en un día de se­ma­na, con po­cas em­bar­ca­cio­nes y mu­cha paz. Cum­pli­mos el sue­ño del pi­be: to­da la la­gu­na pa­ra no­so­tros.

Aun­que lo fun­da­men­tal pa­ra no fa­llar es con­tar con un buen guía, que co­noz­ca al detalle ca­da rincón y que, mo­vién­do­nos por to­do el es­pe­jo, nos lle­ve a dar con el an­sia­do tro­feo, tal co­mo nos pa­só con Mar­tín quien, aún sa­bien­do que no era el me­jor de los días y que la tem­pe­ra­tu­ra del agua no ha­bía ba­ja­do, nos au­gu­ró una muy bue­na jor­na­da de pes­ca, en lo que fue el re­fle­jo de lo que se vie­ne en es­tas dos clá­si­cas la­gu­nas del co­rre­dor de la Au­to­vía 2.

Arri­ba: Ni­co­lás con un pe­je­rrey de 37 cm, in­tere­san­te pro­me­dio de pie­zas, muy gor­das y com­ba­ti­vas. Der.: gran­des ba­gres blan­cos y, en­tre­mez­cla­dos, al­gu­nos ju­ve­ni­les de­vuel­tos al agua.

Sor­pre­sa de 43 cm que to­mó el pun­te­ro con mo­ja­rras vi­vas y a tan só­lo 10 cm. de pro­fun­di­dad. Izq.: em­bar­ca­de­ro de Chis Chis.

Du­ran­te to­da la jor­na­da de pes­ca pu­di­mos de­vol­ver los de por­te más chi­co y que­dar­nos con los gran­des, res­pe­tan­do la cuo­ta mí­ni­ma por ca­ña y pes­ca­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.