A bor­do de un sue­ño po­si­ble.

El cru­ce­ro Mo­narch pro­po­ne unas va­ca­cio­nes dis­tin­tas: all in­clu­si­ve, pa­ra to­da la fa­mi­lia y fá­ci­les de pla­near. Só­lo hay que em­bar­car­se y de­jar­se lle­var.

Weekend - - CONTENIDO - Por Juan Jo­sé Lanusse.

El cru­ce­ro Mo­narch pro­po­ne unas va­ca­cio­nes dis­tin­tas por las An­ti­llas y el Ca­ri­be Sur: all in­clu­si­ve, pa­ra to­da la fa­mi­lia y fá­ci­les de pla­near. Só­lo hay que em­bar­car­se y de­jar­se lle­var.

El tér­mino va­ca­cio­nes, plu­ral de va­ca­ción, ha­ce re­fe­ren­cia a la sus­pen­sión tem­po­ral de una ac­ti­vi­dad dia­ria pa­ra des­can­sar. Por con­tra­dic­to­rio que pa­rez­ca, mu­chas ve­ces un via­je pue­de ge­ne­rar más cansancio que des­can­so. Ele­gir alo­ja­mien­to, re­ser­var ex­cur­sio­nes, bus­car lu­ga­res pa­ra co­mer o en­ten­der có­mo mo­ver­se por una ciu­dad des­co­no­ci­da son al­gu­nas de las cues­tio­nes que pue­den em­pe­zar a ago­biar­nos an­tes de ar­mar la va­li­ja. ¿Quién no fan­ta­seó con unas va­ca­cio­nes en las que no ha­ya que preo­cu­par­se por ab­so­lu­ta­men­te na­da?

Lo más cer­cano a es­te sue­ño es em­bar­car­se en el Mo­narch, cru­ce­ro in­sig­nia de la em­pre­sa Pullmantur que, en un via­je de ocho días y sie­te no­ches, in­vi­ta a des­cu­brir los des­ti­nos más atrac­ti­vos del sur del Ca­ri­be: Car­ta­ge­na, Cu­ra­zao, Bo­nai­re y Aru­ba. Una prác­ti­ca pro­pues­ta all in­clu­si­ve en la que el pa­sa­je­ro no ten­drá que preo­cu­par­se por na­da, ni si­quie- ra por lle­var la bi­lle­te­ra en­ci­ma una vez em­bar­ca­do. Ya sea por la or­ga­ni­za­ción, la aten­ción o la co­mo­di­dad, es di­fí­cil que no se sien­ta co­mo en ca­sa.

El em­bar­que se pue­de ha­cer en Pa­na­má o Car­ta­ge­na, aun­que la pri­me­ra op­ción es la más re­co­men­da­ble por­que Co­pa Air­li­nes ofre­ce vue­los di­rec­tos des­de Bue­nos, Ro­sa­rio, Cór­do­ba y Men­do­za. Si se lle­ga con tiem­po, se pue­de apro­ve­char la ma­ña­na pa­ra ha­cer un po­co de shop­ping –los pre­cios en in­du­men­ta­ria son muy atrac­ti­vos–, re­co­rrer el cas­co an­ti­guo o vi­si­tar las es­clu­sas de Agua Cla­ra, la nue­va ex­ten­sión del Ca­nal de Pa­na­má, que se apre­cia des­de un có­mo­do mi­ra­dor pa­no­rá­mi­co.

El Mo­narch zar­pa des­de el puer­to de Co­lón –apro­xi­ma­da­men­te a 75 km de Pa­na­má– pa­sa­das las 15 ho­ras. Ya a bor­do, lo ideal es al­mor­zar en el Buf­fet Pa­no­ra­ma de la cu­bier­ta 11 que, gra­cias a sus pa­re­des vi­dria­das, ofre­ce una her­mo­sa vis­ta

mien­tras el cru­ce­ro se ale­ja del con­ti­nen­te y se adentra en las azu­la­das aguas del mar Ca­ri­be. Du­ran­te el res­to del día uno pue­de ir des­cu­brien­do las com­ple­tas ins­ta­la­cio­nes del bar­co o ir eli­gien­do la ex­cur­sión pa­ra el día si­guien­te, cuan­do la em­bar­ca­ción ama­rre en Car­ta­ge­na de In­dias, Co­lom­bia.

Sin du­das, la Ciu­dad Amu­ra­lla­da es una de las ur­bes más en­can­ta­do­ras del mun­do. Su co­lo­ri­da ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial, car­ga­da de his­to­ria y cul­tu­ra, ha si­do fun­da­men­to su­fi­cien­te pa­ra que sea de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO. Aun­que las ac­ti­vi­da­des que se pue­den ha­cer son va­rias, el prin­ci­pal atrac­ti­vo es­tá en su cas­co his­tó­ri­co, res­guar­da­do por cua­tro ki­ló­me­tros de mu­ra­llas que da­tan del si­glo XVI.

Una ciu­dad an­cla­da en el tiem­po

Sus ca­lles trans­mi­ten ener­gía y ale­gría a tra­vés de los co­lo­res de las fa­cha­das, los bal­co­nes con plan­tas col­gan­tes, los mu­ra­les, la mú­si­ca ca­ri­be­ña y, por so­bre to­do, su gen­te que siem­pre re­ci­be a los tu­ris­tas con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja. En es­te am­bien­te que pa­re­ce evo­car el rea­lis­mo má­gi­co de Ga­briel Gar­cía Már­quez, las pa­ra­das in­dis­pen­sa­bles son la Pla­za de San Pe­dro, la Adua­na, la Ca­te­dral, el Pa­la­cio de la Go­ber­na­ción, la es­ta­tua de Bo­lí­var y el Pa­la­cio de la In­qui­si­ción, un mu­seo en el que se des­cri­ben los mé­to­dos de tor­tu­ra uti­li­za­dos si­glos atrás pa­ra com­ba­tir a las su­pues­tas bru­jas que, en ge­ne­ral, eran mu­je­res in­fie­les, fu­ma­do­ras o que prac­ti­ca­ban el ta­rot.

Otro de los gran­des pun­tos de in­te­rés es el Fuer­te de San Fe­li­pe de Barajas, el com­ple­jo mi­li­tar más gran­de cons­trui­do por los es­pa­ño­les en Amé­ri­ca. Por úl­ti­mo, es in­dis­pen­sa­ble vi­si­tar las Bó­ve­das, un pa­seo co­mer­cial ideal pa­ra com­prar ar­te­sa­nías y pro­duc­tos lo­ca­les. Tam­bién se pue­de su­bir al mu­ro y ob­te­ner una her­mo­sa pos­tal con el mar y la ciu­dad de fon­do. Car­ta­ge­na es ideal pa­ra re­co­rrer­la a pie y per­der­se por sus ca­lle­jo­nes y re­co­ve­cos pe­ro, si uno via­ja en fa­mi­lia, tam­bién hay pa­seos en mi­ni­bu­ses o en co­ches ti­ra­dos por ca­ba­llos.

La pri­me­ra pa­ra­da en las An­ti­llas es en Cu­ra­zao, una pe­que­ña is­la que asom­bra gra­cias a su ca­pi­tal, Wi­llems­tad. La ciu­dad cuen­ta con una par­ti­cu­lar ar­qui­tec­tu­ra eu­ro­pea, en la que ca­da ca­sa es­tá pin­ta­da de un co­lor di­fe­ren­te. Pa­ra mu­chos es una pe­que­ña Ams­ter­dam an­cla­da en el Ca­ri­be. En­tre los an­ti­guos fuer­tes mi­li­ta­res y las pin­to­res­cas vi­vien­das, uno de los lu­ga­res más in­tere­san­tes es el Mu­seo Ku­ra Hu­lan­da, en el que se na­rra la cru­da his­to­ria de la es­cla­vi­tud en el mun­do.

Fren­te a un mar cris­ta­lino

La pla­ya es la gran pro­ta­go­nis­ta del día con sus aguas cris­ta­li­nas y su are­na tan fi­na y sua­ve que pa­re­ce ha­ri­na. Más allá de pa­sar una tar­de en fa­mi­lia ba­jo las pal­me­ras y el sol ca­ri­be­ño, tam­bién hay otras pro­pues­tas pa­ra los que bus­can un po­co más de emo­ción. Re­co­rrer su cos­ta en jet ski es di­ver­ti­do, ex­ci­tan­te y fá­cil de ha­cer ya que no se ne­ce­si­ta te­ner nin­gu­na ex­pe­rien­cia pre­via; y ni ha­blar si el pa­seo ter­mi­na con una ho­ra de snor­kel so­bre los res­tos de un bar­co hun­di­do. Una ac­ti­vi­dad

in­creí­ble­men­te re­la­jan­te que da la opor­tu­ni­dad de con­tem­plar la na­tu­ra­le­za en su es­ta­do más pu­ro.

Si­gue Bo­nai­re, uno de los me­jo­res lu­ga­res del mun­do pa­ra prac­ti­car bu­ceo. El snor­kel es una ac­ti­vi­dad ca­si obli­ga­to­ria gra­cias al agua trans­pa­ren­te, los exó­ti­cos pe­ces y los her­mo­sos arre­ci­fes de co­ral. La pla­ya es otra de las su­ge­ren­cias fa­vo­ri­tas pa­ra dis­fru­tar de la tar­de, aun­que la is­la tam­bién ofre­ce pai­sa­jes úni­cos co­mo el la­go Go­to, en el que ha­bi­tan unos 20.000 fla­men­cos, ave re­pre­sen­ta­ti­va del lu­gar. Tam­bién va­le la pe­na vi­si­tar Salt Flats, las sa­li­nas más po­pu­la­res de la zo­na. Un lu­gar úni­co, ideal pa­ra re­tra­tar­se en­tre las blan­cas mon­ta­ñas gi­gan­tes y los pi­le­to­nes de agua ro­sa­da.

Ob­via­men­te, el via­je no pue­de ter­mi­nar sin el pla­to fuer­te: Aru­ba, la me­ca pa­ra cual­quie­ra que só­lo an­he­le dar­se un cha­pu­zón en el mar y re­la­jar­se ten­di­do en la blan­ca are­na. Con Palm Beach y Ea­gle Beach co­mo sus pla­yas em­ble­ma, las aguas cris­ta­li­nas son idí­li­cas, una pi­le­ta en el me­dio del océano, en la que uno pue­de ver có­mo los pe­ces pa­san por de­ba­jo de las pier­nas. Pa­ra dis­fru­tar me­jor del agua, una de las pro­pues­tas más in­tere­san­tes es ha­cer snu­ba, una ver­sión sim­pli­fi­ca­da del bu­ceo, ideal pa­ra inex­per­tos.

Aún así, la is­la cuen­ta con un va­ria­do aba­ni­co de her­mo­sos pai­sa­jes. Si se bus­ca un po­co de emo­ción, no hay na­da me­jor que ha­cer un mo­vi­di­to tour en 4x4, en el que se vi­si­ta­rán las for­ma­cio­nes ro­co­sas de Ca­si­ba­ri, el puen­te na­tu­ral me­nor y las ruinas del an­ti­guo puen­te na­tu­ral, cons­trui­dos gra­cias a la ero­sión del vien­to y el mar; las ruinas de la mi­na de oro de Bus­hi­ri­ba­na y el faro Ca­li­for­nia.

La vi­da a bor­do

Mien­tras el cru­ce­ro es­té na­ve­gan­do, los pa­sa­je­ros ten­drán la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de to­das las ins­ta­la­cio­nes del bar­co. A es­to hay que su­mar­le la po­si­bi­li­dad de co­no­cer nue­vas per­so­nas, ya que

uno de los gran­des en­can­tos del Mo­narch es que la len­gua ofi­cial es el es­pa­ñol, lo que lo ha­ce un bar­co rui­do­so, en el buen sen­ti­do, pues pre­do­mi­nan la to­na­da, la ener­gía y la pa­sión la­ti­nas.

El otro en­can­to es­tá en su tri­pu­la­ción, con­for­ma­da por re­pre- sen­tan­tes de to­da la re­gión, co­mo tam­bién de paí­ses tan di­sí­mi­les co­mo Ucra­nia, Fi­li­pi­nas, Tú­nez o Nue­va Ze­lan­da. To­dos ha­blan cas­te­llano y siem­pre se mues­tran aten­tos fren­te a cual­quier du­da o ne­ce­si­dad; por al­go Pullmantur ha ga­na­do el Pre­mio Ex­ce­llen­ce a la Me­jor Tri­pu­la­ción en nue­ve oca­sio­nes con­se­cu­ti­vas.

En ca­da pa­ra­da los atrac­ti­vos pa­re­cen in­ter­mi­na­bles. El Ca­ri­be es mu­cho más que pla­ya y sol, pa­ra vi­vir­lo só­lo hay que su­bir­se a bor­do y de­jar­se lle­var.

Los edi­fi­cios de Wi­llems­tad, ca­pi­tal de Cu­ra­zao, es­tán pin­ta­dos de di­fe­ren­tes co­lo­res de­bi­do a una ley de 1817, que de­cre­tó que las ca­sas no fue­ran blan­cas por­que el res­plan­dor del sol le cau­sa­ba do­lor de ca­be­za y ce­gue­ra al go­ber­na­dor de las An­ti­llas Ho­lan­de­sas.

Arri­ba: el en­can­to de Car­ta­ge­na es­tá plas­ma­do en ca­da una de sus ca­lles. Der.: Cu­ra­zao y su pla­ya, una pro­pues­ta irresistible pa­ra una tar­de de re­lax. Aba­jo: el Mu­seo Ku­ra Hu­lan­da ex­po­ne las raí­ces afri­ca­nas de los ha­bi­tan­tes de Cu­ra­zao.

De izq. a der.: el snor­kel es una ac­ti­vi­dad pa­ra to­da la fa­mi­lia y una for­ma úni­ca de po­ner­se en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za; el Fuer­te de San Fe­li­pe en Car­ta­ge­na es un tes­ti­mo­nio de la re­sis­ten­cia fren­te a las di­fe­ren­tes in­va­sio­nes que su­frió la ciu­dad.

En Bo­nai­re (arri­ba y aba­jo) el agua es tan cla­ra que fá­cil­men­te se pue­de cal­cu­lar su pro­fun­di­dad a sim­ple vis­ta. Es un lu­gar so­ña­do pa­ra los bu­cea­do­res gra­cias a la va­rie­dad de pun­tos de in­mer­sión que ofre­ce su cos­ta.

Aru­ba tie­ne pai­sa­jes agres­tes idea­les pa­ra re­co­rrer en vehícu­los 4x4. Las ruinas de Bus­hi­ri­ba­na o el faro Ca­li­for­nia son una pos­tal clá­si­ca de la is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.