Una pa­sión de to­do el año.

La al­bu­fe­ra ha mos­tra­do en los úl­ti­mos tiem­pos que los cha­tos si­guen guen ac­ti­vos aún en los me­ses fríos. Los pes­ca­mos con ce­bos na­tu­ra­les y en fly­cast.

Weekend - - CONTENIDO - Por Wilmar Me­rino.

La al­bu­fe­ra de Mar Chi­qui­ta ha mos­tra­do en los úl­ti­mos tiem­pos que los len­gua­dos si­guen ac­ti­vos aún en los me­ses de ma­yor frío. Los pes­ca­mos con ce­bos na­tu­ra­les y en fly­cast.

Es el mo­men­to. La ba­jan­te ajan­te em­pie­za a de­ri­var aguas aba­jo o a los pe­que­ños pe­je­rre­yes que en­tra­ron ra­ron con la cre­cien­te y és­tos aho­ra a son arras­tra­dos len­ta­men­te y ca­si de for­ma in­cons­cien­te por una marea que ue tie­ne una so­la di­rec­ción: ha­cia la bo­ca a de la al­bú­fe­ra. En el ve­ril, ca­si co­mo una na pie­dra del fon­do, hay una pre­sen­cia que sa­be de es­pe­ras y mo­men­tos opor­tu­nos. nos. Fi­nal­men­te, un pe­je­rrey de 15 cen­tí­me­tros me­tros se po­ne a ti­ro de dos ojos su­ti­les que emer­gen del fon­do y el len­gua­do pe­ga ga un gol­pe se­co con su co­la y dis­pa­ra un ata­que ful­mi­nan­te: su bo­ca pro­trác­til l se abre co­mo un pa­ra­guas in­ver­ti­do y el l em­bu­do de suc- ción dis­pa­ra a la im­pá­vi­da pre­sa den­tro de sus fau­ces. Una vez más, el ri­tual rit ual de la vi­da y la muer­te ha te­ni­do lu­gar. Pe­ro en lo que si­gue, ese ins­tin­to ca­za­dor es el mis­mo que lo con­ver­ti­rá en pre­sa, cuan­do ese len­gua­do con­fun­da a ese “pe­je­rrey” “pe­jer rey ” con una mos­ca Clou­ser Min­now o que­de pren­di­do de un pe­je­rrey en­car­na­do.

Es­ta no­ta na­ce ca­si de una cu­rio­si­dad bio­ló­gi­ca que se vie­ne re­gis­tran­do en los úl­ti­mos años: la pre­sen­cia de leng len­gua­dos ua­dos ac­ti­vos en los me­ses más fríos fr íos del año en la al­bú­fe­ra de Mar Chi­qui­ta, ese pri­vi­le­priv ile - gio de bio­di­ver­si­dad que te­ne­mos los ar­gen­ti­nos muy cer­qui­ta de Mar del Pla­ta y pe­ga­di­to a San­ta Cla­ra del Mar.

Op­ta­mos pa­ra el re­le­va­mien­to por el Pes­que­ro San Ga­briel, ubi­ca­do en el Km 477 de la Ru­ta 11, pun­to es­tra­té­gi­co pa­ra ac­ce­der en po­co tiem­po a las me­jo­res zo­nas aguas aden­tro de la al­bu­fe­ra, que es don­de me­jor se vie­nen dan­do los cha­tos en es­tos mo­men­tos.

La pes­ca

Nues­tro an­fi­trión fue el con­sa­gra­do guía Cris­tian Di Pao­lo, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo “El Tu­ba”, quien nos re­ci­bió con to­do listo en su lan­cha North Carolina de fon­do plano, que fa­ci­li­ta la na­ve­ga­ción en es­tas aguas ba­jas y mi­xoha­li­nas don­de mo­ran li­sas, pe­je­rre­yes y nues­tro ob­je­ti­vo del día: el len­gua­do. Lle­vá­ba­mos equi­pos de fly cast –ca­ñas Nº 7 con lí­neas de flo­te y mos­cas sí­mil pe­je­rre­yes– y con­ven­cio­na­les –ca­ñas de 2,40 m de ac­ción rá­pi­da y re­eles de bait­cast ti­po 210–, pa­ra pes­car­los con car­na­da, tan­to en bait con lí­nea en mo­vi­mien­to y al va­deo, co­mo en tro­lling. El Tu­ba ha­bía he­cho los de­be­res pes­can- do en la pre­via ,en la es­co­lle­ri­ta de San­ta Cla­ra del Mar, pe­jes del ta­ma­ño ade­cua­do pa­ra usar co­mo car­na­da, de unos 12 a 15 cm.

Jun­to a los ami­gos Charly Geier y Lu­cas Di­ni, na­ve­ga­mos aguas arri­ba y arran­ca­mos con un tro­lling len­to pa­ra ver si ha­bía suer­te mien­tras lle­gá­ba­mos a nues­tro des­tino: la úl­ti­ma go­ma (una se­ña­li­za­ción con un neu­má­ti­co en me­dio de la la­gu­na). No hu­bo.

En­ton­ces, an­cla­mos y em­pe­za­mos a ha­cer pes­ca en mo­vi­mien­to con la clá­si­ca lí­nea len­gua­de­ra, que cons­ta de una so­la bra­zo­la­da pe­ro con una bo­yi­ta ele­va­do­ra y dos an­zue­los en tán­dem: pue­den ser dos sim­ples pa­ra col­gar dos fi­le­tes o un sim­ple arri­ba y un tri­ple aba­jo pa­ra en­car­nar un pe­je­rrey en­te­ro. El uso del hi­lo má­gi­co, en la se­gun­da op­ción, su­je­ta bien el pe­je­rrey pa­ra que no se desar­me con el cons­tan­te gol­pear en los bo­cho­nes.

Tras 15 mi­nu­tos sin re­sul­ta­dos, es­tá­ba­mos por cam­biar de lu­gar cuan­do Lu­cas re­ci­bió un ata­que que pu­di­mos ver to­dos, da­do que un len­gua­do le to­mó jus­to cuan­do iba a sa­car la lí­nea del agua, a cen­tí­me­tros de la lan­cha. La lu­cha fue fe­roz, con sal­tos y co­rri­das pe­ro fi­nal­men­te el co­po cer­te­ro de El Tu­ba lo subió desatan­do la lo­cu­ra a bor­do y las pri­me­ras fotos con es­te so­ber­bio ejem­plar de más de cua­tro ki­los.

Al ra­to, el mis­mo Lu­cas vol­vió a te­ner otro pi­que al la­do de la em­bar­ca­ción, pe­ro el len­gua­do fa­lló. El Tu­ba gri­tó: “Ba­ja­le la car­na­da de nue­vo” y así lo hi­zo Lu­cas, que es­ta vez sí re­ci­bió el ata­que de un len­gua­do de unos dos ki­los.

Fi­nal­men­te, nos mo­vi­mos y em­pe­za­mos a va­dear por la mis­ma zo­na. Dos apostamos a las mos­cas, y dos a los ce­bos na­tu­ra­les. Los len­gua­dos es­ta­ban

pre­sen­tes, pe­ro no tan ac­ti­vos: el guía mo­vió va­rios en su caminata y lo mis­mo le pa­só a es­te es­cri­ba. Em­pe­za­mos a lo­grar pi­ques de len­gua­dos me­no­res, con car­na­da na­tu­ral. Las pie­zas, de unos dos ki­los, ata­ca­ron muy cer­ca nues­tro, lo que nos hi­zo pen­sar que tam­bién po­dían se­guir al pe­je­rrey y to­mar­lo a úl­ti­mo mo­men­to.

La ho­ra del fly

En con­tac­to con un gr upo de ami­gos mos­que­ros que se que­da­ron va­dean­do a unos 300 me­tros aguas aba­jo del pes­que­ro San Ga­briel, El Tu­ba re­ci­bió la da­ta de que ve­nían me­tien­do al­gu­nos de los bue­nos en f ly cast. Y así cam­bia­mos de ám­bi­to, pe­ro, en la na­ve­ga­ción de re­gre­so, hi­ci­mos otros tro­lling len­tos que es­ta vez fa­vo­re­cie- ron a Charly, quien me­tió su pri­mer len­gua­do del día.

Al lle­gar a la zo­na don­de se ha­cía fly, no­ta­mos que una rue­da de 10 mos­que­ros en­ce­rra­ba sim­bó­li­ca­men­te a un car­du­men de len­gua­dos en for­ma de he­rra­du­ra tirando to­dos ha­cia el cen­tro. Uno de ellos, aca­so pro­vis­to con la mos­ca ade­cua­da, lo­gró tres so­ber­bios ejem­pla­res de unos cua­tro ki­los ca­da uno, mien­tras sus com­pa­ñe­ros te­nían pi­ques es­po­rá­di­cos. Ha­cia allí nos di­ri­gi­mos apro­ve­chan­do la ba­jan­te, pe­ro lle­ga­mos ca­si al fi­nal de es­te fre­ne­sí len­gua­de­ro y só­lo vi­mos pes­car al due­ño de “la mos­ca del día”, mien­tras que no­so­tros no tu­vi­mos suer­te.

Ya que es­tá­ba mos con los equi­pos de fly cuan­do El Tu­ba nos lle­vó ca­si al fi­nal de la tar­de a Pun­ta On­di­na. Allí sí pu­di­mos dar con al­gu­nas cap­tu­ras en fly de dos a tres ki­los, que no al­can­za­ron los por­tes de las tor­tas que ha­bía­mos vis­to mi­nu­tos an­tes, pe­ro que nos sir­vie­ron pa­ra pro­bar las mos­cas y en­tre­te­ner­nos.

Cuan­do el sol ya es­ta­ba ca­yen­do, unas pa­sa­das más a tro­lling nos per­mi­tie­ron dar con otro par de pie­zas muy in­tere­san­tes, ce­rran­do una jor­na­da ma­ra­vi­llo­sa en la que hu­bo que tra­ba­jar pa­ra dar con la pes­ca, pe­ro el len­gua­do cum­plió con creces.

Con mos­ca, con car­na­da, en spin­ning, en tro­lling, al va­deo… el len­gua­do per­mi­te mu­chas for­mas de di­ver­tir­se y que­dó vis­to que su pes­ca es po­si­ble prác­ti­ca­men­te to­do el año. Es só­lo cues­tión de ani­mar­se y de te­ner un po­co de suer­te. Va­ya y dis­fru­te.

Los co­lo­res críp­ti­cos del len­gua­do le dan su ca­mu­fla­ge per­fec­to pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­do y ser cer­te­ros en el ata­que.

Cen­tro: Lu­cas Di­ni pe­lea con una bue­na pie­za. Arri­ba, Charly Geier con nues­tro guía El Tu­ba Di Pao­lo, com­pro­ba­ron que mu­chos pi­ques se da­ban jus­to al le­van­tar la car­na­da.

Por su ubi­ca­ción, el pes­que­ro San Ga­briel per­mi­te lle­gar a los me­jo­res pun­tos de pes­ca en mi­nu­tos.

El clá­si­co apa­re­jo con bo­ya ele­va­do­ra en la bra­zo­la­da nos sir­vió tan­to pa­ra la pes­ca a tro­lling co­mo en spin­ning con car­na­da des­de el bo­te o al va­deo. Con­tar con un co­po pa­ra izar las pie­zas nos per­mi­te de­vol­ver los ejem­pla­res de me­nor ta­ma­ño sin da­ño, a di­fe­ren­cia de la chu­za muy usa­da por pes­ca­do­res lo­ca­les.

Clou­ser Min­now

Bun­ker Min­now Car­de­nal

Bun­ker Min­now

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.